Cómo evitar que te disparen

Una vez que se tira del gatillo, es casi imposible "esquivar una bala". Son demasiado rápidas para un ser humano. Sin embargo, puedes seguir estos pasos para evitar que te disparen en primer lugar.

Cuando no eres el blanco

  1. Abandona el área si puedes. Si estás en una situación con personas que se disparan unas a otras o alguien dispara a otras personas, tu objetivo principal debe ser irte lo más lejos posible. Si ves que puedes marcharte, hazlo tan pronto escuchas los disparos. Si no sabes de dónde vienen los disparos pero sabes que hay un cuarto seguro cerca de ti, ve hacia él.
  2. Encuentra refugio. Si tienes forma de irte, entonces tendrás que buscar refugio. Ponte detrás de algo que pueda parar las balas, preferiblemente un automóvil u otro objetivo sólido. Las paredes delgadas o las puertas no son suficiente, aunque evitarán que el tirador pueda saber que estás ahí. Mantente detrás de tu cubierta y si es lo suficientemente grande, tírate al suelo. Acostarte en el suelo reduce significativamente las posibilidades de que te disparen.
  3. Olvida tus pertenencias. No pares a reunir tus pertenencias antes de abandonar el área. Esto impactará significativamente en el tiempo que tendrás para irte y hará la gran diferencia en tus posibilidades de marcharte antes de que el tirador sepa que estás ahí. Sólo vete. Tú eres más importante que tu billetera.
  4. Quédate callado. Mientras buscas refugio o huyes, hazlo lo más callado posible. Respira lentamente y evita llorar. Alertar al tirador de tu presencia puede ponerte en peligro. No hables con las personas que tienes cerca ni hagas llamadas telefónicas. Si puedes, pon el teléfono en silencio. Envía un mensaje de texto si quieres pedir ayuda o atención de alguien.
  5. No te muevas. Una vez que estás cubierto, mantente allí. No te muevas de un refugio a otro a menos que sea absolutamente necesario. Mantenerte allí también reducirá la cantidad de ruido que harás y llamará menos la atención.
  6. Haz una barricada. Si puedes protegerte en una cuarto sencillo y seguro, asegúrate de hacer una barricada en las entradas. Cierra las puertas, mueve los muebles pesados para bloquear las puertas, cubre las ventanas y apaga las luces y cualquier cosa que haga ruido. Haz silencio y muévete lo menos posible.
  7. Espera hasta que la ayuda llegue. Una vez que estés en un lugar relativamente seguro, ya sea con una barricada o al menos tras un refugio, sólo espera por ayuda. Es lo único que puedes hacer. La mayoría de tiroteos duran menos de tres minutos, así que aunque parezca que dure para siempre, es poco probable que debas esperar por ayuda por mucho tiempo.

Cuando sí eres el blanco

  1. Analiza la situación. Si alguien trata de dispararte específicamente, primero querrás evaluar la situación. Si se trata de un asalto, cumple con todo lo que la persona te pida, siguiendo todas las instrucciones de la primera sección. Si se trata de una pelea, tus opciones son más limitadas.
  2. Escapa, si puedes. Si te están persiguiendo, haz lo que puedas para escaparte. Si te atraparon pero ves una oportunidad de escapar o distraer a tu agresor, hazlo pero sólo si las opciones de escaparte son bastante buenas. Darle la espalda a tu agresor facilita que te dispare. Mientras escapas, corre en un patrón de zig zag aleatorio (hará más difícil que te disparen). Si puedes, crea distracciones visuales para el agresor, como por ejemplo rociar un extintor de incendios.
  3. Cúbrete, si puedes. Quizás no puedas tener suficiente tiempo para escapar completamente, pero sí puedas llegar a un refugio que al menos sea útil. También, si ves que están a punto de disparar, lánzate para cubrirte si puedes.
  4. Trata de encontrar un arma o una distracción. Durante el enfrentamiento, busca un objeto que pueda ser utilizado como arma. Los objetos pesados, especialmente aquellos con bordes filosos, son buenas armas. Pero si tienes acceso a algo un poco más potente, mejor.
  5. Habla con el tirador. Si no tienes adónde ir, ningún lugar para esconderte y no tienes más opciones, tu mejor apuesta es hablar con el tirador. No ruegues por tu vida ni trates de que sienta lástima por ti. En vez de eso, simpatiza con él y trata de preguntarle qué es lo que quiere. Ofrécele ayuda y pregúntale por qué está haciendo lo que está haciendo.Esto podría dar tiempo para que la ayuda llegue.
  6. Sal de su camino si parece que se prepara para disparar. Si parece que quiere disparar de todas formas, lo mejor que puedes hacer es tratar de salirte de su camino. Moverte al menos aumenta las posibilidades de que te disparen en un área menos importante, ya que es muy difícil que el disparo sea preciso mientras te mueves.

En confrontaciones con la policía

  1. Quitate los anteojos de sol o gorras si aún no te han visto. Si la policía te para mientras vas en tu automóvil o tienes tiempo antes de que se aproximen (como por ejemplo cuando vas a un área conocida por ser frecuentada por la policía), tómate un segundo para quitarte la gorra y los lentes oscuros si los estás usando. Si los policías te ven a los ojos, estarán menos nerviosos. Sin embargo, si el policía ya te está viendo o está al lado tuyo, no es aconsejable ya que el movimiento lo pondrá más nervioso.
    • Recuerda que sólo deberías hacerlo si no te han visto. Si lo haces y el policía te ve, puede que piense que buscarás un arma.
  2. Asegúrate que tus manos estén visibles. Ya sea que estés dentro del automóvil o en la calle, deberás hacer que tus manos sean visibles para el oficial. Si estás en el automóvil, ponlas sobre el umbral de la ventana. Si estás en la calle, sostenlas un poco en alto y despegadas de tu cuerpo. Esto también reducirá la tensión del oficial.
  3. Muévete lo menos posible. No trates de tomar nada o moverte más de lo que necesario. Ciertamente no hagas ningún movimiento súbito, ya que esto podría tomarse como una señal de querer alcanzar un arma.
  4. Mantente sereno. No trates de discutir con el oficial y no dejes que te vea enojado. Incluso si sientes que están violando tus derechos, algo que podría ser factible, no los enfrentes. Ponte legal cuando la confrontación termine y demándalos, pero no te pelees con ellos ahí.
  5. Habla lentamente y no grites. Habla lenta y calmadamente con los oficiales, con un tono moderado (no les grites). Esto les mostrará que no eres hostil y no les causará pánico. Sí, esa carga debería estar sobre ellos para mantenerse calmados, pero las "obligaciones" no evitarán que te disparen.
  6. Haz todo lo que te pidan. Si te dicen que pares, para. Si te dicen que salgas del automóvil, sal del automóvil. Si te dicen que pongas tus manos sobre la pared, pon tus manos sobre la pared. Como hemos dicho, el momento de defender tus derechos es después, no ahora. Sólo se necesita un policía estresado para que estés muerto.
  7. Dile al oficial lo que estás haciendo. Cada vez que tengas que moverte, dile al oficial lo que haces. Hazles saber por qué te estás moviendo, adónde te estás moviendo y haz esos movimientos lentamente. Di todo con calma. Esto también hará que no piensen que estás buscando un arma.

Evita la situación

  1. Quédate en las partes seguras de la ciudad. Evita las áreas que tienen un mayor índice de criminalidad y violencia. Algunas veces estas áreas no pueden evitarse, pero mantente seguro lo más que puedas si tienes que estar allí.
  2. Pasa rápido a través de las áreas inseguras. Si debes estar en áreas que son inseguras, pasa por allí rápidamente en lugar de quedarte en la calle con amigos o por tu cuenta. Evita caminar a lugares que debas ir y en vez de eso toma el bus o un automóvil (el auto de un amigo o el tuyo).
  3. Evita salir de noche. Los índices de criminalidad se elevan de noche, así que evita los lugares inseguros e incluso las áreas relativamente seguras una vez que oscurece. En verdad, nada bueno ocurre a las 2 a.m. Quédate adentro y pasa seguro la noche.
  4. Vístete para evitar la atención. Cierto tipo de ropa atraerá la atención de la policía y los vecinos sospechosos. Aunque deberías usar lo que quieras, esto no ayuda a cambiar la realidad. También deberás evitar utilizar los colores de las pandillas si sabes que pasarás por un territorio de pandillas. Vestirte como "gangsta" o usar ropa roja en ciertas partes de Los Ángeles, por ejemplo, es poco inteligente.
  5. Evita las drogas, las pandillas y el crimen. No te metas en drogas, no te involucres con pandillas y no empieces una vida de crimen. De hecho, no vayas a ningún lugar cercano a las pandillas si puedes lograrlo, ya que asesinar a una persona al azar puedes ser parte de alguna iniciación en las pandillas. Ponerte en estas situaciones peligrosas aumentará significativamente las posibilidades de que te disparen.
  6. No armes problemas. Estas son algunas palabras sabias: "No empieces nada y no pasará nada". Esto significa que si no armas un problema, estarás en el buen camino para evitar los problemas. Robar el equipo de sonido de alguien o acostarte con la novia de alguien más simplemente no es un movimiento inteligente. Evita a los tipos locos simplemente evitando los problemas.

Consejos

  • Si tu agresor está utilizando un revólver a quemarropa, recuerda que el cilindro debe rotar antes de ejecutar el disparo. Así que si puedes llevar tu mano a la pistola asegúrate de sostenerla para que el cilindro no rote. Haz esto solamente cuando la pistola no esté amartillada. Puedes darte cuenta cuando la pistola está amartillada o no por la posición del martillo de la pistola, que está localizado arriba de la empuñadura, detrás del cilindro. Si el martillo está hacia arriba, significa que la pistola no está amartillada.
  • Recuerda: estas instrucciones son sugerencias y no deben reemplazar el sentido común ni usarse por encima de las instrucciones, órdenes o ayuda de las autoridades policiales.
  • Si tienes un teléfono celular, llama a la policía cuando te escondas y no amenaces a tu agresor con el hecho de tener un celular. Si sabe que lo tienes, lo querrá tener.
  • Si tu agresor está utilizando un arma corta, mientras más distancia haya entre tú y el tirador, mejor. A diferencia de las películas, las armas de fuego cortas son difíciles de disparar con precisión y sólo los tiradores habilidosos pueden darle a los objetivos en distancias largas.
  • Siempre es mejor arriesgarse esquivando a que te disparen.
  • Mientras te escondes, debes escoger una piedra o herramienta que pueda ayudarte a infligir daño a tu agresor cuando se aproxime.
  • Es una buena idea tener algún conocimiento previo sobre armas, al menos para identificar lo que estás afrontando, la cantidad máxima de balas que pudiera tener en la recámara (una apuesta segura hoy en día es 7-15) y su efectividad. A la mayoría de las personas que les disparan se mueren por darse por vencidas. Ayuda saber que sólo te han disparado con una 9mm Parabellum o una .45 ACP.
  • En la mayoría de pistolas semi-automáticas, si el pasador (la parte de arriba de la pistola) no está hacia adelante, la recámara se ha quedado sin municiones y estás seguro por el momento.
  • Trata de tener el hábito de llevar algún tipo de arma de defensa personal, como una navaja plegable, un cuchillo en la bota o un lapicero de defensa personal.
  • Si la persona que sostiene el arma no te ha disparado todavía, trata de no darle una razón para hacerlo. Finge estar de acuerdo con sus demandas. Finge que simpatizas con tus problemas.
  • Haz lo que necesites para aumentar sus posibilidades inmediatas de supervivencia. Si la persona con el arma quiere que cumplas con alguna demanda, ¡hazlo! Si quiere que estés en silencio, ¡hazlo! Haz lo que te demande y espera tu momento de escapar o ser rescatado. No tiene sentido morir a causa del orgullo.
  • Los matones y criminales comunes son malos tiradores, no tienen mucho tiempo de práctica, así que su tiro depende de la suerte, por lo que debes seguir moviéndote erráticamente.
  • Corre en un movimiento aleatorio, ya que es más difícil dispararle a un blanco en movimiento.

Advertencias

  • Si una pistola semi-automática no tiene una recámara, aún podría tener una bala en la cámara.
  • Ten en cuenta que la mejor respuesta cuando confrontes a un asaltante armado es una respuesta pasiva. En la extraña ocasión que enfrentes un arma, aumentar la tensión o agraviar a tu asaltante aumenta las posibilidades de salir lastimado.
  • Si todo lo demás falla no pruebes eso de no tienes las agallas para hacerlo ya que perderás mucho más de lo que pretendes ganar.
  • No cargues contra un hombre armado. A menos que estés lo suficientemente cerca para tocar la pistola o no estés directamente en la vista del tirador, no debes correr hacia él. Esto podría asustarlo y hacer que dispare de forma instintiva.
  • Trata de buscar alguna salida y espera por ayuda. Resistirte aumentará las posibilidades de morir, así que a menos de que seguir las órdenes de tu agresor represente un peligro como el de ser secuestrado, cumplir con sus demandas es la mejor forma de sobrevivir. Con frecuencia, aún con el secuestro como posibilidad, es mejor cumplir las demandas. La policía puede encontrarte. No podrán hacer mucho si estás muerto.
  • Dile al asaltante "no te hagas esto a ti mismo", señalando que el asaltante tiene más que perder que tú o que la posible ganancia.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página