Cómo inducir pesadillas

¿Disfrutas de la adrenalina que produce una pesadilla aterradora, al menos de vez en cuando? Puedes inducirlas esporádicamente a fin de experimentar esa emoción o para enfrentar aquellas ansiedades que tienes problemas para superar durante el día. Si adoptas un enfoque centrado en tus sueños y pesadillas, tal vez aprendas a volverlos más o menos intensos, de acuerdo a tu preferencia.

Inducción de pesadillas

  1. Duerme boca abajo. Un estudio de la Universidad Shue Yan de Hong Kong demuestra que las personas que duermen boca abajo son más propensas a soñar que están atadas, que las asfixian y con otros temas pesadillescos. Considera que en esta posición también podrían aumentar las posibilidades de sueños eróticos o sexuales, así que tal vez no obtengas los resultados deseados.
    • Si no puedes dormir boca abajo, la siguiente posición más "pesadillesca" podría ser boca arriba, seguida por la de dormir sobre tu lado izquierdo.
  2. Intenta comer ciertos alimentos antes de acostarte. Mientras que se piensa que comer alimentos picantes, salados o grasosos produce pesadillas, los científicos no concuerdan respecto al efecto exacto de estas sustancias. Algunos alegan que la interrupción de tu ciclo de sueño hasta podría demorar el inicio de los sueños, lo que potencialmente resulta en menos sueños o pesadillas. Otros piensan que podría aumentar la intensidad de los sueños, al menos en algunos, y sugieren que cada persona debe prestar atención a la respuesta de su propio cuerpo.
  3. Provócate un susto poco antes de acostarte. Podrías ver una película de terror, jugar un videojuego que te atemorice o leer cuentos de fantasmas antes de dormir. Si tienes un miedo o una ansiedad específicos, mira imágenes que lo representen o simplemente permanece acostado imaginando un "escenario pesadillesco". Intenta provocarte un susto o ansiedad leve, ya que si te asustas demasiado no podrás dormir.
  4. Considera la posibilidad de tomar vitamina B6. Mientras que no se ha estudiado detalladamente el efecto de la vitamina B6 en los sueños, hay quienes juran que tiene la habilidad de aumentar la intensidad de los sueños. Un estudio sugiere que podría ser efectivo, ya sea por su efecto en el proceso mismo del sueño o porque aumenta la habilidad de recordarlos.
    • Incluye vitamina B6 en tu dieta. Consume alimentos que la contengan y toma un suplemento; ten presente que la dosis diaria no debe exceder los 60 mg para los niños de entre 9 y 13 años de edad; 80 mg para los adolescentes de entre 14 y 18 años, o de 100 mg para los adultos mayores de 19 años.
  5. Prueba con la melatonna. Algunas personas han reportado tener sueños más vívidos o extraños cuando toman melatonina, un químico que podría brindarte una nueva experiencia de sueños, aun cuando no sean pesadillas. Hay al menos un estudio que apoya esta idea y que sugiere que es especialmente probable que se presenten sueños que involucren transformaciones cuando se está bajo el efecto de la melatonina.
    • Por lo general, la melatonina se toma en dosis de entre 1 y 20 mg y rara vez causa problemas de salud. Sin embargo, debido a sus interacciones con otros medicamentos, sus posibles efectos negativos durante el embarazo y la posibilidad de una reacción alérgica, tal vez sea recomendable consultar con un médico antes de tomar melatonina.
  6. Consume ciertas sustancias con moderación. La cafeína, el alcohol y la nicotina pueden interrumpir tu ciclo de sueño. Potencialmente, todas ellas pueden causar pesadillas si se consumen en pequeñas cantidades. Sin embargo, ingerir cualquiera de estas sustancias en exceso puede interrumpir tu sueño demasiado. Considera que deberás reducir tu consumo de estas sustancias si tienes dificultades para dormirte, si te despiertas varias veces por la noche o si te sientes cansado al despertar. Todas las anteriores son señales de que no estás obteniendo un sueño reparador, lo que podría reducir tu capacidad de soñar.
    • Si rara vez, o nunca, consumes estas sustancias, probablemente el efecto sea más potente de lo que esperas. No es recomendable que comiences a tomar nada de esto con el único propósito de inducir pesadillas.

Control de los sueños

  1. Piensa en un tema con el cual soñar. Mientras te quedas dormido, intenta pensar en una imagen o concepto que te provoque miedo o ansiedad. Si lo haces todas las noches, tendrás buenas posibilidades de soñar con el tema de tus pensamientos. Si tienes que resolver un problema que te causa ansiedad, podrías lograr que tus sueños o pesadillas sean benéficos; tu cerebro podrá seguir "trabajando" en el problema mientras duermes y posiblemente también podrá darte algunos indicios para su solución.
  2. Duerme ocho o más horas todas las noches. Mientras que si intentas inducir una pesadilla durante una noche específica las interrupciones moderadas del ciclo del sueño te pueden ayudar, repetirlo todas las noches podría reducir de manera importante la cantidad de sueños que tienes. Descansa bien y pasarás más tiempo en la etapa REM, que es la etapa del sueño más profundo y reparador, en la que se tienen los sueños más largos.
    • El REM (siglas en inglés de "movimiento ocular rápido", también conocido como MOR) describe la conducta de la gente dormida durante esta etapa del sueño.
  3. Cuando te despiertes, permanece en la cama. En lugar de levantarte de inmediato, permanece acostado e intenta recordar o "volver a reproducir" tus sueños. Si no recuerdas nada, haz lo posible por examinar tus sentimientos. Analiza si al despertar te sientes ansioso o feliz, ya que concentrarte en esos sentimientos te podría ayudar a recordar una pesadilla.
  4. Escribe tus sueños a fin de aumentar las posibilidades de recordarlos. Todos los seres humanos sueñan cada vez que duermen por un periodo prolongado de tiempo, pero muchos de estos sueños quedan en el olvido. A fin de ayudarte a recordar tus sueños, conserva una libreta junto a tu cama y trata de escribirlos antes de que puedas olvidarlos. Escribe cualquier sueño que recuerdes, no solo las pesadillas, ya que este hábito podría ayudarte a recordar sueños futuros.
  5. Prueba con la inducción de sueños lúcidos. En un sueño lúcido, la persona que sueña está consciente de que está soñando. A menudo esto resulta en un sueño más vívido o memorable y a veces, aunque no siempre, le permite al soñador establecer el curso de los acontecimientos a un cierto grado. Mientras que existen muchas maneras de tener sueños lúcidos, puedes comenzar con dos pasos sencillos:
    • Mientras te estés quedando dormido, concéntrate en el concepto de soñar o en un tema específico sobre el cual soñar. Escoge el mismo tema todas las noches por al menos dos semanas.
    • Durante el sueño y mientras estés despierto, busca "verificadores de la realidad". Muchos descubren que en los sueños, los relojes o las letras no se pueden leer con claridad, o que se ven diferentes cada vez que los leen. Intenta ver qué hora es o leer un cartel durante el día como "verificador del sueño" y podrías darte cuenta de que estás haciendo lo mismo mientras duermes, para constatar que estás soñando.

Consejos

  • Después de tener una pesadilla, intenta escribir tus actividades y estado emocional de la noche anterior. Si notas un patrón, tal vez puedas reproducir las mismas condiciones para volver a inducir una pesadilla.

Advertencias

  • Nunca abuses de medicamentos por prescripción en un intento por inducir las pesadillas. Hacerlo puede ser causa de daños físicos serios o permanentes.
  • Inducir pesadillas con regularidad puede resultar en fatiga crónica o ansiedad.
  • No se recomienda que te induzcas pesadillas si alguna vez te han diagnosticado un problema mental, si sospechas que podrías estar deprimido o ansioso, o si tomas medicamentos que afecten tu estado emocional o mental.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página