Cómo quitar suturas

Si bien te recomendamos que visites un médico o a un profesional de la salud para que te quite las suturas, no siempre esto es lo más práctico. Si ya ha transcurrido el tiempo suficiente para que tu herida sane y se cierre por completo, probablemente desearás quitarte las suturas tú mismo. Todo lo que necesitas son unas pinzas y un par de tijeras.

Prepárate

  1. Fíjate si es seguro quitarte las suturas. En algunos casos, debes evitar a toda costa quitarte las suturas tú mismo. Si te las colocaron después de un procedimiento quirúrgico, o si aún no ha transcurrido el tiempo de curación recomendada (generalmente de 10 a 14 días), al quitártelas tú mismo podrías arriesgarte a una infección e impedir que tu cuerpo sane adecuadamente.
    • A menudo, el médico te coloca esparadrapos en la piel después de quitarte las suturas para facilitar el proceso de curación. Si te las quitas en casa, probablemente no recibas la atención que necesitas.
    • Si quieres estar totalmente seguro de que no hay problema con que te quites las suturas tú mismo, dale una llamada a tu médico. Él te indicará si es así.
    • Si la herida se pone roja o te duele mucho, no te quites las suturas. Acude al médico de inmediato porque podrías tener una infección.
    • Ten en cuenta que, en muchos casos, puedes hacer que te quiten las suturas sin necesidad de sacar una cita para ver al médico. Puedes pasar directamente para que te atiendan. Dale una llamada a tu médico y consúltale.
  2. Escoge una herramienta para cortar las suturas. Utiliza unas tijeras quirúrgicas afiladas. También, puedes utilizar tijeras con puntas afiladas o cortaúñas. No uses tijeras de punta roma ni cuchillos (ya que los cuchillos se deslizan con facilidad).
  3. Esteriliza la herramienta para cortar y unas pinzas. Coloca estos materiales en una olla con agua hirviendo durante unos minutos. Sécalos minuciosamente con una toalla de papel limpia. Luego, límpialos con alcohol y algodón. Al realizar esto, te aseguras de que no transfieran bacterias a tu cuerpo.
  4. Consigue otros suministros. Existen otras cosas que debes tener a la mano. Consigue una venda esterilizada y un ungüento con antibiótico en caso de que la herida comience a sangrar. Estos suministros adicionales no deberían ser necesarios. Si tu piel se ha curado adecuadamente, no necesitas vendarla, pero es importante que tengas a la mano estos suministros solo por si acaso.
  5. Lava y esteriliza el área de las suturas. Lávate con agua y jabón. Sécate con una toalla limpia. Utiliza alcohol y algodón para limpiar aún más el área alrededor de las suturas. Asegúrate de que el área esté completamente limpia antes de continuar.

Quítate las suturas

  1. Siéntate en un lugar bien iluminado. Debes ver claramente cada sutura para realizar el trabajo correctamente. No intentes quitarte las suturas en un lugar demasiado oscuro porque podrías lastimarte.
  2. Levanta el primer nudo. Utiliza las pinzas para levantar suavemente el nudo de la primera sutura ligeramente por encima de la piel.
  3. Corta el hilo de la sutura. Sosteniendo el nudo por encima de tu piel, toma las tijeras y corta la sutura junto al nudo.
  4. Retira el hilo. Jala suavemente el nudo con las pinzas que lo sostienen, hasta que el hilo quede fuera. Es probable que sientas un poco de presión, pero no debe dolerte.
    • Si la piel empieza a sangrar, las suturas aún no están listas para retirarse. Deja lo que estás haciendo y acude al médico para que te quite las suturas restantes.
    • Ten cuidado al jalar el nudo para sacar el hilo, ya que podrías arrancar tu piel y causar una hemorragia.
  5. Continúa quitándote las suturas. Utiliza las pinzas para levantar los nudos. Luego, córtalos con las tijeras. Jala el nudo para sacar el hilo y deséchalo. Continúa hasta que termines con todas las suturas.
  6. Limpia la herida. Asegúrate de que no queden residuos alrededor del área de la herida. Si deseas, puedes colocarte una venda esterilizada para cubrir el área y dejar que continúe sanando.

Supervisa la herida después del procedimiento

  1. Acude al médico si se presentan problemas. Si el área se vuelve a abrir, necesitarás más suturas. Es muy importante que acudas al médico de inmediato si esto sucede. Si solo vendas la herida y dejas que se cure sin nuevas suturas, no será suficiente.
  2. Protege la herida de una nueva lesión. La piel recupera su fuerza lentamente. Al quitarte las suturas, la piel se encuentra solo al 10 % de su fuerza normal. No debes exponer demasiado la parte del cuerpo en la que tenías las suturas.
  3. Protege la herida de los rayos UV. Los rayos ultravioleta son perjudiciales incluso para el tejido sano. Aplícate un protector solar si expones la herida al sol o si vas a utilizar una cama de bronceado.
  4. Aplícate vitamina E. Puede ayudarte en el proceso de curación, pero solo debes utilizarla cuando la herida está completamente cerrada.

Consejos

  • Mantén la herida siempre limpia.
  • No te quites las suturas hasta que tu médico lo indique.
  • Utiliza un cortador de suturas desechable en lugar de las tijeras. Es más afilado y más plano por lo que jala menos la sutura durante el corte.

Advertencias

  • No intentes quitarte grapas quirúrgicas en casa. Los médicos utilizan una herramienta especializada para su extracción, y los métodos caseros pueden provocar un daño mayor y ser muy dolorosos.
  • No te recomendamos que te quites tú mismo las suturas de una cirugía importante. En este artículo, te enseñamos a quitarte suturas de menor importancia.
  • No mojes los cortes de las suturas si te han recomendado que no lo hagas, y no los laves con jabón.

Cosas que necesitarás

  • Tijeras quirúrgicas, bisturís, cortaúñas, o navajas (esterilizadas)
  • Fórceps o pinzas (esterilizadas)
  • Peróxido de hidrógeno o alcohol
  • Una lupa (preferiblemente con luz incorporada)
  • Un ungüento con antibiótico
  • Una venda esterilizada
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página