Cómo eliminar los forúnculos recurrentes

Los forúnculos son aflicciones comunes que ocurren de manera rutinaria a muchas personas. Un forúnculo es una infección de la piel, la cual se llena de pus. Los forúnculos se manifiestan como bultos rojos y pueden ser muy dolorosos. Estos problemas pueden ser recurrentes, lo que puede ser molesto e incómodo. Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para detener los forúnculos recurrentes.

Comprender los forúnculos

  1. Toma en cuenta los síntomas de los forúnculos. Los forúnculos son manifestaciones similares a bultos en la piel. Cuando están avanzados, los forúnculos pueden desparecer por su cuenta o crecer. Cuando aumentan de tamaño y se convierten en abscesos son de gran preocupación, tanto médica como cosmética. Si crecen, con el tiempo formarán una cabeza, lo que significa que la piel se ha llenado de pus bajo la superficie. Se pueden reventar, y en ese caso, drenarán y supurarán pus, que es una mezcla de células sanguíneas, bacterias y líquidos. Los síntomas incluyen:
    • un bulto firme y normalmente rojo en la piel;
    • un dolor al lado del bulto, que a veces es extremo;
    • una inflamación.
  2. Reconoce la clase de forúnculo. Al notar los síntomas de un forúnculo, es probable que necesites averiguar qué tipo de forúnculo tienes. Un forúnculo es una forma común de una condición médica llamada absceso, el cual es una acumulación de pus debajo de la dermis (la capa de piel debajo de la epidermis). Hay un variedad de diferentes tipos de forúnculos que pueden aparecer. Estos incluyen:
    • Los forúnculos, que aparecen en los folículos pilosos. Están asociados a la fiebre y a los escalofríos y pueden hacerse crónicos.
    • Los carbuncos, que generalmente son más grandes que los forúnculos y también pueden hacerse crónicos. También pueden formar protuberancias endurecidas debajo de la piel.
    • El acné quístico, que es un tipo de acné y un tipo de forúnculo asociado a formas más graves del acné.
    • La hidradenitis supurativa, que es una condición inflamatoria de las glándulas sudoríparas. Se da cuando aparecen varios forúnculos bajo la axila y a lo largo de la zona de la ingle. Además, es resistente a los antibióticos y puede requerir cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas afectadas.
    • El quiste pilonidal, que es el resultado de folículos pilosos inflamados en la parte superior del pliegue de los glúteos. El quiste pilonidal es poco común, aparece después de estar sentado por un periodo prolongado y se da más en hombres que en mujeres.
  3. Toma en cuenta las causas y la ubicación de los forúnculos. Hay varias cosas que pueden causar los forúnculos. Más comúnmente, son el resultado de una infección de la bacteria estafilococo áureo, aunque se pueden encontrar otros hongos y bacterias en los forúnculos. Los forúnculos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, se encuentran mayormente en la cara, en la axila, en el cuello, en los muslos interiores y en las nalgas.
  4. Aprende los factores de riesgo. Los forúnculos pueden aparecer en cualquier persona y en cualquier momento. La bacteria común que causa los forúnculos es muy usual en la piel de casi todas las personas, así que es posible que casi todos puedan tener forúnculos. También hay otros factores que pueden aumentar el riesgo. Estos incluyen:
    • Entrar en contacto cercano con alguien que tenga un forúnculo o una infección de estafilococo.
    • La diabetes, que puede suprimir el sistema inmunológico y conducir a más infecciones.
    • Cualquier condición que dé como resultado la supresión del sistema inmunológico.
    • Otras condiciones de la piel que debiliten las capacidades de barrera de la piel, como la psoriasis, el eczema, el acné u otras condiciones en las que la piel se seque o se rompa.
  5. Trata los forúnculos médicamente. Los forúnculos se diagnostican en la mayoría de los casos por su apariencia. Hay algunas maneras de tratarlos. Una vez que el doctor los diagnostique, puedes pedir que los desbride, que es la operación en la que el doctor hace un agujero en la cabeza del forúnculo (que está llena de pus) y drena el pus.
    • En algunos casos, tu doctor también puede prescribir antibióticos, los cuales pueden ser tópicos y orales. Por lo general, esto se reserva para los forúnculos grandes o aquellos que duran más de dos o tres semanas.
    • Si el forúnculo se encuentra en tu cara o en tu espalda, puede ser particularmente doloroso, estar asociado a la fiebre y requerir más tratamiento.
  6. Busca atención médica. En ocasiones raras, la infección de un forúnculo puede diseminarse, causando infecciones en el cerebro, en el corazón, en los huesos, en la sangre y en la médula espinal. Por eso, no debe ignorarse ninguna sospecha de forúnculo, especialmente si se trata de un forúnculo recurrente. Visita a tu doctor si los remedios o los tratamientos recomendados no ayudan en el transcurso de dos semanas. También llama a tu doctor en cualquiera de los siguientes casos:
    • Tienes fiebre.
    • El forúnculo es muy doloroso o limita tu movimiento o tu capacidad de sentarte.
    • Si el forúnculo está en tu cara.
    • Si te sientes excesivamente fatigado.
    • Si ves rayas rojizas que salen del forúnculo.
    • Si empeora o aparece otro forúnculo.

Tratar los forúnculos en casa

  1. Cubre tu forúnculo. Antes de examinar o atender el forúnculo, siempre lávate cuidadosamente las manos. Después, cubre el forúnculo con una venda o con gasa. Esto puede ayudar a proteger la piel de los irritantes exteriores o de la irritación. Si una venda se cae o se sale de su lugar debido a la ubicación de la venda (por ejemplo, si se encuentra en el muslo interior), también puedes dejar el forúnculo descubierto.
    • Cuando debas tratar un forúnculo, nunca trates de aplastarlo. Nunca debes usar ningún instrumento afilado (como una aguja o un alfiler) para cortar o reventar al forúnculo. Esto aumenta el riesgo de diseminar la infección.
    • Si el forúnculo llega a un punto y se drena por sí solo, limpia con cuidado el pus que emana con un pañuelo de papel. Luego, cubre la herida con una venda para que pueda curarse.
    • Si el forúnculo no drena por sí solo y crece cada vez más, entonces necesitas visitar a un médico. Es posible que él te ayude a drenarlo en una oficina de entorno esterilizado.
  2. Usa una compresa caliente. Para reducir los forúnculos recurrentes, prueba una compresa caliente. Remoja una toalla pequeña y limpia o un paño en agua caliente. Asegúrate de que no esté demasiado caliente. Exprime el exceso de agua y aplica la compresa directamente al forúnculo. Usa una compresa caliente con la mayor frecuencia posible, pero siempre usa una toalla limpia. Esto impide que la contaminación se disemine.
    • Siempre lava en agua jabonosa y muy caliente las toallas y la ropa que han entrado en contacto con el forúnculo para matar a las bacterias.
  3. Aplica el aceite de árbol de té. El aceite de árbol de té es un tratamiento herbario que se puede usar para tratar un forúnculo recurrente, ya que es un agente antibacteriano y antimicótico. Usa una bola o un bastoncillo de algodón para aplicar el aceite directamente a la piel del forúnculo. Repite esta operación al menos dos o tres veces al día.
    • También puede ser útil para el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), una infección resistente a los antibacterianos, así como para otras infecciones resistentes a los antibióticos. También es un agente antiinflamatorio.
    • El aceite de árbol de té solo se debe usar externamente o en la piel.
  4. Prueba el comino. Se puede usar el comino en el tratamiento del forúnculo, ya sea en polvo o en la forma de aceite esencial. El comino tiene efectos antibacterianos y antiinflamatorios. Para usar el comino en polvo, mezcla media cucharadita de comino con una o dos cucharadas de aceite de ricino para hacer una pasta. Aplica la mezcla directamente al forúnculo, luego cúbrelo con una venda de gasa. Sustituye la venda y la pasta cada 12 horas.
    • Si usas el aceite esencial, aplícalo directamente al forúnculo con una bola o un bastoncillo de algodón.
  5. Usa el aceite de nim. El aceite de nim es un derivado del árbol de lila de las Indias. Se conoce por sus propiedades antisépticas por más de 4 000 años y por su efectividad contra las bacterias, los virus y los hongos. Para ayudar a combatir los forúnculos recurrentes, aplica el aceite directamente en el forúnculo con una bola o un bastoncillo de algodón. Repite esta operación cada 12 horas.
  6. Prueba el aceite de eucalipto. Otro aceite esencial que es beneficioso para los forúnculos es el aceite de eucalipto debido a sus propiedades antibacterianas. Para combatir los forúnculos recurrentes, aplícalo directamente al forúnculo con una bola o un bastoncillo de algodón cada 12 horas.
    • El aceite de eucalipto también es útil contra el SARM y otras infecciones resistentes a los antibióticos.
  7. Haz una pasta de cúrcuma. La cúrcuma, que es el principal ingrediente en el curry, tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. La cúrcuma se puede usar en polvo o como un aceite esencial. Para hacer una pasta de cúrcuma, mezcla media cucharadita de polvo de cúrcuma con una o dos cucharadas de aceite de ricino. Aplica esta pasta directamente al forúnculo con las manos limpias o con una bola de algodón. Luego cubre el forúnculo con una venda de gasa. Sustituya la venda y la pasta cada 12 horas.
    • Para el uso del aceite esencial, aplícalo directamente al forúnculo con una bola o un bastoncillo de algodón.
    • Usar la cúrcuma puede manchar la piel de naranja, lo que significa que puede ser más útil para las zonas que no se ven a simple vista.

Prevenir los forúnculos

  1. Mantén secas las zonas en riesgo. Los forúnculos se encuentran mayormente en los muslos interiores, cerca de la ingle, debajo de los brazos y en las nalgas, en donde haya folículos pilosos. Estas áreas están generalmente húmedas y las bacterias que causan los forúnculos pueden crecer ahí. Mantén estas áreas tan secas como sea posible. Eso quiere decir que debes secarlas con una toalla de algodón todas las veces que puedas después de un baño y al sudar.
  2. Usa la ropa adecuada. Para mantenerte seco, asegúrate de usar el tipo adecuado de ropa para que puedas permanecer lo más seco posible. Esto incluye las telas transpirables, como el algodón, el lino, la seda, la sirsaca y el lyocell. También debes usar ropa holgada, la cual permite que tu piel respire y previene la irritación en las zonas de riesgo.
  3. Trata los cortes apropiadamente. Los forúnculos aparecen cerca de los cortes debido a la posibilidad de las infecciones. Cuando te hagas un corte, trátalo inmediatamente con antisépticos de venta libre. También puedes usar el olmo escocés, que tiene propiedades antisépticas y antibacterianas.
    • Para usar el olmo escocés, vierte un poco en una almohadilla de gasa limpia y aplícala al corte. Deja que el olmo escocés humedezca el forúnculo por un minuto y luego sécalo.
  4. Combina los métodos. Si crees que un forúnculo está creciendo, toma una compresa caliente y aplícalo en esa zona. Luego, usa cualquier remedio casero para tratar los forúnculos y aplícalo a la piel según las indicaciones. Aplica esta combinación cada 12 horas hasta que estés seguro de que la inflamación o el dolor hayan desaparecido.
  5. Busca atención médica. Si has probado varias opciones y aún tienes forúnculos recurrentes, visita a tu doctor. También debes ver a tu doctor si has probado tratamientos caseros y no has experimentado ninguna mejoría en el transcurso de dos semanas. En este punto, debes hacer una cita con un dermatólogo. Puedes tener alguna otra condición que te haga más susceptible a los forúnculos.
    • Si no conoces a un dermatólogo, pide alguna referencia a tu doctor.

Consejos

  • Si usas tratamientos caseros con un niño, siempre habla con tu doctor. También asegúrate de que el niño no ingiera ninguna de estas hierbas.
  • Para comprobar la sensibilidad de la piel a las hierbas, prueba primero pequeñas zonas de la piel para asegurarte de que no tengas alergias a las hierbas.
  • Mientras más temprano empieces el tratamiento, menos graves serán los forúnculos.
  • El quiste pilonidal y la hidradenitis supurativa pueden tener que extirparse quirúrgicamente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página