Cómo hacer una mascarilla labial

Tal vez creas que sin importar cuánto bálsamo labial utilices, tus labios seguirán secos y partidos. ¡No desesperes! Una mascarilla labial sencilla podría lograr que estos se pongan bonitos y suaves. Sin embargo, ten en cuenta que la mayoría de ellas requieren que te las apliques unas cuantas veces antes de que puedas ver los resultados. ¡Lee este artículo para aprender a hacer unas mascarillas sencillas con ingredientes que posiblemente ya tengas en casa!

Hacer una mascarilla de labios básica

  1. Reúne los materiales. Para hacer esta mascarilla sencilla, necesitarás suficiente cantidad de miel cruda como para cubrirte los labios, una espátula pequeña o una cuchara y un poco de film plástico. Esta es excelente para las personas que tienen los labios secos o partidos.
  2. Corta un pequeño rectángulo de film plástico y déjalo a un lado. Este te servirá para cubrirte los labios después, así que asegúrate de que tenga un tamaño que abarque toda tu boca.
  3. Empieza con los labios limpios y los dientes cepillados. Esta medida sirve para evitar que los residuos de alimentos se mezclen con tu mascarilla.
  4. Aplícate un poco de miel en los labios con una espátula pequeña o una cuchara. También puedes utilizar los dedos, siempre y cuando estén muy limpios. Debes tener una capa uniforme y gruesa de miel sobre los labios, pero no tanto como para que chorree por tu mentón.
  5. Presiona el film plástico sobre tus labios. Asegúrate de que tus manos estén limpias y presiónalo suavemente sobre la miel. De esta manera capturarás el calor y la humedad.
  6. Déjate la miel con el film plástico en los labios durante 15 minutos. La miel es un hidratante natural así que dejártela en los labios por este periodo de tiempo le permitirá hidratártelos, y darles una sensación de suavidad y sedosidad.
  7. Quítate el film plástico y enjuágate los labios. Desprende el film plástico cuidadosamente. Si se pega a la piel, prueba echándole un poco de agua caliente para disolver la miel. Una vez que lo hayas sacado, enjuágate los labios con más agua caliente y golpéalos suavemente con una toalla suave y limpia hasta que se sequen. Si te queda miel pegada a tu piel, podrás retirarla con un limpiador facial suave.

Hacer una mascarilla de labios exfoliante

  1. Reúne tus ingredientes. Esta mascarilla, llena de ingredientes humectantes y densos como miel, aceite y manteca, hará que tus labios se sientan tan suaves como la seda. Además, esta contiene azúcar, que puede ser un exfoliante suave. Si tienes los labios secos o con escamas, mejor prueba una mascarilla calmante, pues la exfoliante podría ser muy fuerte para ti. Para preparar esta mascarilla necesitarás lo siguiente:
    • 1 cucharadita de aceite de aguacate, oliva o almendras dulces
    • 1 cucharadita de azúcar
    • 1 cucharadita de miel
    • 1 cucharadita de aceite de coco, manteca de karité o vaselina
  2. Consigue un bol pequeño y vierte el aceite en él. Puedes utilizar cualquier aceite líquido de calidad alimentaria, pero los mejores para esta receta son los de aguacate, oliva y almendras dulces. Estos son los beneficios de cada uno:
    • El aceite de aguacate calma y sana la piel. Como es muy ligero, se absorbe más rápido que otros aceites. Además, es rico en vitamina E y tiene excelentes propiedades hidratantes y antioxidantes.
    • El aceite de oliva es muy bueno para los labios secos y partidos; además es humectante y nutritivo.
    • El aceite de almendras dulces es excelente para suavizar la piel partida.
  3. Agrega el azúcar. Quizás este ingrediente no sea bueno para tus dientes o tu salud, pero es un excelente exfoliante suave que te ayudará a eliminar la piel escamosa y las células muertas.
  4. Agrega un poco de miel cruda en un bol o una taza pequeña. Este es uno de los mejores productos que puedes ponerte en la piel. No solo tiene propiedades antisépticas y mata bacterias, también es un humectante natural. Cuando lo aplicas a los labios, te ayudará a devolverles la humedad.
  5. Agrégale el aceite de coco, la manteca de karité o la vaselina. Tanto el aceite de coco como la manteca de karité tienen la consistencia sólida a temperatura ambiente. Si te parecen muy difíciles de manipular, puedes calentarlos por unos cuantos segundos en el microondas (lo suficiente como para que se ablanden sin derretirse) o simplemente batirlos con un tenedor.
  6. Revuelve todos los ingredientes y traslada la mezcla a un recipiente pequeño. El producto debe ser una pasta densa. Si está muy aguada, agrégale un poco más de azúcar y si está muy densa, añádele un poco más del aceite líquido.
  7. Aplícate el exfoliante en los labios y frótalo durante 2 a 3 minutos. Con la ayuda de una cuchara saca un poco de exfoliante y póntelo en los labios mojados. Masajéalos delicadamente con la mezcla por unos cuantos minutos, lo que te ayudará a quitar las escamas y descubrir la piel suave que está debajo.
  8. Enjuágate el exfoliante y guarda el resto. Para obtener los mejores resultados posibles, utilízalo una o dos veces por semana. Como está hecho de ingredientes naturales, tendrás que guardarlo en el refrigerador y acabarlo en dos semanas o se pasará.

Hacer una mascarilla de labios calmante

  1. Reúne los ingredientes. Esta mascarilla tiene tres tratamientos: un exfoliante, una mascarilla calmante y un humectante. Si tienes la piel de los labios muy seca y escamosa, considera omitir el tratamiento exfoliante, y pasa directamente a preparar y aplicar la mascarilla. Si decides utilizar el exfoliante, debes aplicarlo delicadamente para que no empeores tu estado. Esta es una lista de lo que necesitarás para cada parte:
    • Para el exfoliante: 1 cucharadita de azúcar y 1 cucharadita de aceite de oliva.
    • Para la mascarilla calmante: 1 cucharadita de yogur natural y ½ cucharadita de miel cruda.
    • Para el tratamiento humectante: un bálsamo labial o un aceite natural. Se recomienda utilizar un bálsamo orgánico.
  2. Prepara el exfoliante de azúcar. Combina el azúcar y el aceite de oliva en un bol pequeño, y revuélvelos enérgicamente con un tenedor hasta que obtengas una pasta granulada. Puedes utilizar el azúcar blanca o morena.
  3. Exfóliate los labios durante 30 segundos con la mezcla. Utiliza los dedos para esparcir el exfoliante sobre tus labios y luego masajéalos suavemente con movimientos pequeños y circulares. Así te desharás de las células muertas, y descubrirás la piel suave y uniforme que está debajo.
  4. Quítate el exfoliante con una toalla mojada. Remoja una toalla suave y limpia en agua caliente, y frótala suavemente en los labios para quitar el exfoliante.
  5. Mezcla el yogur y la miel en un bol limpio.Puedes utilizar un tenedor o una cuchara para combinar los dos ingredientes. Ambos trabajarán juntos para hidratar y suavizar tus labios.
  6. Esparce la mascarilla sobre tus labios y déjala durante cinco minutos. Cubre toda la superficie de los labios con las puntas de los dedos. Es posible que la mascarilla empiece a chorrearse, así que sería buena idea que te recuestes o te sientes en una silla e inclines tu cabeza hacia atrás.
  7. Enjuágate la mascarilla y sécate los labios con golpecitos. Inclínate sobre el lavabo y quítate la mascarilla con agua. Aunque esté hecha de ingredientes comestibles, no se recomienda que la ingieras, pues después de permanecer sobre tus labios tanto tiempo, el yogur habrá adquirido un sabor ácido.
  8. Huméctate los labios con un bálsamo labial o con un aceite natural. Simplemente tendrás que aplicarte una capa delgada de cualquiera de estos dos ingredientes sobre los labios y retirar el exceso con la ayuda de un tisú. Evita cualquier producto que contenga eucalipto, mentol o alcanfor pues estos ingredientes pueden secar e irritar tus labios. Más bien, piensa en utilizar un bálsamo labial natural o cualquiera de los siguientes aceites:
    • Manteca de cacao
    • Aceite de coco
    • Aceite de jojoba
    • Aceite de oliva
    • Manteca de karité
    • Aceite de almendras dulces
    • Aceite de vitamina E

Consejos

  • Cuando hagas un exfoliante, piensa en agregarle otros ingredientes como jugos, especias o hierbas picadas.
  • Es posible que tengas que utilizar estas mascarillas unas cuantas veces antes de ver los resultados.
  • Los beneficios de las mascarillas son limitados. No olvides tomar bastante agua para mantenerte hidratada. Es posible que tus labios estén secos simplemente porque no has estado bebiendo lo suficiente.

Advertencias

  • No cedas ante la tentación de desprenderte la piel escamosa o seca, pues solo empeorarás tu condición.
  • Si tienes los labios partidos o sensibles, no los exfolies o hazlo de manera muy delicada.

Cosas que necesitarás

Mascarilla exfoliante básica

  • Miel
  • Una cuchara o una espátula pequeña
  • Film plástico

Mascarilla exfoliante

  • 1 cucharadita de aceite de aguacate (palta), oliva o almendras dulces
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de aceite de coco, manteca de karité o vaselina
  • Un bol pequeño para mezclar
  • Un recipiente pequeño para guardar

Mascarilla calmante

  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de yogur
  • ½ cucharadita de miel
  • Bálsamo labial o aceite natural
  • 2 boles para mezclar
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página