Cómo prevenir la sarna en los perros

Puedes haber visto a un perro con mechones de pelo o heridas en su piel o quizás hayas tenido que lidiar con esto en tu propio perro. En ocasiones, esta condición es el resultado de una infección parasitaria llamada sarna. Existen tres tipos diferentes de sarna, cada una es el resultado de un tipo diferente de ácaro. Estos ácaros son el demodex, el sarcoptes scabiei y el cheyletiella. Los ácaros viven en la superficie de la piel o penetran en la piel. El resultado suele ser mucha irritación y picazón. El perro también puede desarrollar infecciones bacterianas secundarias, lo que provoca heridas y zonas sin pelo. El brote puede darse solo en lugares específicos en el cuerpo de tu perro, como en la cara y en las patas. Cuando el brote se encuentra en todo el cuerpo, se describe como “generalizado”. Dos tipos pueden prevenirse (la sarcóptica y la causada por el cheyletiella), mientras que la causada por el demodex, no. Sin embargo, puede controlarse si conoces los síntomas, consigues el tratamiento correcto y lo aplicas. Un tratamiento eficaz requiere el uso de medicamentos de venta con receta, lo que significa que si tu perro tiene problemas en la piel, primero debes acudir al veterinario.

Observar la irritación de tu perro

  1. Observa qué partes de su cuerpo rasca tu perro. ¿Hay algún área de su cuerpo que le pica más que las otras? ¿Tu perro se lame las patas, debajo de la cola o en su barriga?
    • Las áreas más comunes de irritación en los perros alérgicos son aquellas cercanas al lomo, la cola, el abdomen, las piernas y las patas.
  2. Revisa si presenta la sarna causada por el cheyletiella. A simple vista, este tipo de ácaro luce como caspa, también se mueve con lentitud. Puedes observar a este ácaro cuando cepillas el pelaje de tu perro sobre un papel. También puedes atraparlo con cinta adhesiva para poder diagnosticar su presencia.
    • Tu perro estará moderadamente irritado debido a estos ácaros. Los cachorros pueden experimentar una plaga más severa debido a que su sistema inmunológico aún no madura.
  3. Revisa si presenta la sarna sarcóptica. La sarna sarcóptica (saracoptes scabei) es una plaga de ácaros parasitarios. El perro puede tener piel escamosa y roja en algunas áreas. La sarna sarcóptica puede provocar lesiones significativas en la piel y sufrimiento en el perro, ya que el ácaro causa una picazón fuerte.
    • Los perros pueden contraer la sarna sarcóptica con mucha facilidad y esta es altamente infecciosa para ellos. Si bien estos ácaros pican a las personas, no suelen causar problemas significativos.
  4. Revisa si presenta la sarna demodécica. La sarna demodécica (sarna roja) es provocada por los ácaros pequeños que por naturaleza se encuentran en la mayoría de los perros, pero no siempre causa problemas en la piel, salvo que el sistema inmunológico del perro se vea comprometido. Por lo general, el demodex se encuentra en cachorros, ya que su sistema inmunológico aún está en desarrollo.
    • La sarna demodécica no es muy contagiosa y las personas no pueden contraerla. Por lo general, la madre la transmite a los cachorros lactantes. Esta sarna es más notoria cerca de los ojos y la boca cuando el sistema inmunológico del cachorro joven no mantiene al ácaro bajo control.
    • Se puede heredar una predisposición a este problema en la piel. Es bastante común que los cachorros tengan el demodex si sus padres también lo han tenido en algún momento de sus vidas.

Visitar al veterinario

  1. Si sospechas que tu perro tiene ácaros, llévalo al veterinario. Consulta al veterinario para saber cuál es el mejor tratamiento para el tipo de sarna que tu perro tiene. No todos los ácaros de la sarna reaccionan a todos los tratamientos y algunas razas de perros no pueden tolerar algunos tratamientos. Nunca emplees medicamentos o tratamientos sin tener la aprobación de un veterinario.
    • El veterinario determinará qué tipo de ácaros han invadido a tu perro. El tratamiento eficaz difiere dependiendo del ácaro involucrado, por lo que el diagnóstico del tipo de ácaro es esencial.
  2. Consulta al veterinario sobre el cepillado del pelaje sobre papel. Un cepillado de pelaje sobre papel consiste simplemente en parar al perro sobre un papel blanco y frotar su pelaje para que la caspa y los residuos caigan en el papel. Luego, el veterinario deposita los residuos en el portaobjetos de un microscopio para examinarlos.
    • Otra opción es usar una cinta adhesiva transparente para recolectar las muestras de caspa directamente del pelaje y examinarlas en un microscopio.
    • Este es el método más empleado para el diagnóstico del cheyletiella. A simple vista, este luce como caspa. Este también se mueve lento y puede atraparse con una cinta adhesiva. Se necesitan otros métodos para los otros dos tipos de ácaros.
    • El sarcoptes es otro tipo de ácaro que vive en la superficie de la piel y, en ocasiones, se puede identificar cepillando el pelaje o realizando un raspado cutáneo. Sin embargo, este se mueve rápido y tiene un tamaño microscópico, por lo que puede evadir estos exámenes con facilidad.
  3. Haz que el veterinario tome una muestra de sangre de tu perro. Los ácaros sarcoptes se mueven rápido y suelen ser demasiado pequeños como para verlos; por esta razón, el veterinario podría realizar un examen de sangre. Este examen busca evidencia que indique que el cuerpo ha montado una defensa inmunológica contra la acción irritante de los ácaros sarcoptes. Este examen brinda una respuesta positiva o negativa sobre la presencia de la infección; sin embargo, solo es confiable una vez que el perro lleve al menos dos semanas infectado. Este es el tiempo requerido para que ocurra una respuesta inmunológica.
  4. Consulta sobre los raspados cutáneos. Los ácaros demodex viven dentro de la piel, así que el veterinario tendrá que usar un bisturí desafilado para raspar o frotar las capas de la superficie de la piel. Esto llevará a los ácaros a la superficie y los atrapará en los residuos de la piel en el borde del bisturí. Los perros de buen temperamento no tendrán problemas al someterse a este procedimiento.
    • El material raspado se analiza con un microscopio para identificar la típica forma de “cigarro” que tienen estos ácaros.
  5. Consulta sobre una biopsia de piel. Se puede realizar una biopsia de piel si los otros métodos de recolección no logran brindar un diagnóstico. Este método también se recomienda si se sospecha fuertemente la presencia del demodex. La idea es recolectar una muestra de piel de grosor completo. El patólogo buscará la presencia de los ácaros demodex en los folículos del pelo.

Tratar la presencia de los ácaros cheyletiella y sarcoptes

  1. Trata la presencia de los ácaros cheyletiella. Esta condición responde a muchos medicamentos diferentes. Algunos medicamentos conllevan un mayor riesgo que los otros; por lo tanto, se recomienda usar alternativas más seguras, si están disponibles.
    • El tratamiento recomendado consiste en tres tratamientos con un aerosol que contenga fipronil, con un lapso de dos semanas entre cada tratamiento. Ten en cuenta que este producto no está autorizado para este uso, pero es ampliamente reconocido como un tratamiento seguro y eficaz. Es muy recomendado por dermatólogos veterinarios especialistas.
    • Otras opciones incluyen a los champús con sulfuro de selenio que se usan una vez a la semana por 3 o 4 tratamientos. Este también es un tratamiento seguro.
    • Una opción que posa un riesgo mayor es la ivermectina. Este tratamiento se administra en inyección en intervalos semanales por 3 tratamientos. Esto puede provocar un coma en las razas que son sensibles a la ivermectina, como las razas collie. Lo mejor es evitarla, salvo que haya una razón de peso para usarla.
  2. Trata los ácaros sarcoptes. Después de identificar esta condición, puede tratarse fácilmente con aplicaciones frecuentes de ciertos productos comunes de aplicación externa. Los productos recomendados son los que contienen selamectina (como Revolution, en los EE.UU.), imidacloprid (como Advocate, en el Reino Unido).
    • Al inicio, este tratamiento se aplica cada 2 semanas por 3 tratamientos y luego una vez al mes para no volver a contraer la infección.
    • Los productos de administración oral también pueden ser eficaces. Estos contienen milbemicina (Milbemax) y se administran en tabletas una vez a la semana por seis tratamientos.
    • Los tratamientos antiguos, como el uso de amitraz, también son eficaces. Este es un líquido insecticida que puede dañar al medioambiente si se desecha de forma inapropiada. Es tóxico para los peces si se arroja al agua. Elige productos más seguros en lugar de este tratamiento.
  3. Trata a todos los perros que hayan entrado en contacto con el perro enfermo. Los ácaros cheyletiella y sarcoptes pueden transmitirse entre perros. Debes tratar con el mismo medicamento a todos los perros que hayan estado cerca del perro enfermo.
    • No es necesario tratar a los gatos o a algún otro animal.
  4. Limpia o desecha toda la ropa de cama, los collares, y las correas de los animales. Desecha o lava bien toda la ropa de cama, los collares, las correas o cualquier otro material usado por los animales. Tienes que eliminar a los ácaros de tu casa. Lava toda la ropa de cama y cualquier otro material con agua caliente. Pásalos por la secadora, si es posible.
  5. Ten en cuenta que las personas pueden sentir picazón por la sarna sarcóptica. El ácaro que causa la sarna sarcóptica puede transmitirse a los humanos, pero no puede reproducirse en ellos. Este puede causar una picazón terrible en áreas específicas de la piel. Sin embargo, los ácaros morirán. Si empiezas a sentir picazón por estos ácaros, tus síntomas se reducirán dentro de 3 semanas aproximadamente.

Administrar tratamientos para el demodex

  1. Espera para observar si tu perro siente irritación a causa de los ácaros. La sarna causada por el demodex es un poco diferente a los otros dos tipos de sarna debido a que el ácaro no habita en la superficie, este penetra debajo de la superficie de la piel. Esta también toma dos formas:
    • Una infección autocontenida y localizada en cachorros y perros menores de 12 meses de edad. La piel sí contiene al ácaro demodex, pero esto no causa problemas, salvo que el sistema inmunológico del perro se vea comprometido. Los cachorros tienen sistemas inmunológicos en desarrollo; por ello, en ocasiones tienen áreas pequeñas sin pelo que son lisas y de color rosado. Sin embargo, estas no molestan al perro y no requieren tratamiento. Conforme se fortalezca el sistema inmunológico del cachorro, su cuerpo combatirá la infección y la mantendrá bajo control.
    • Una infección generalizada que suele ocurrir en los perros con más de 12 meses de edad. Se debe iniciar un tratamiento si las áreas se agrandan o si los mechones se vuelven pegajosos y causan picazón, mostrando signos de una infección secundaria.
  2. Lávale el pelo a tu perro con peróxido de benzoílo. La forma generalizada de la sarna demodécica, la cual surge en todo el cuerpo del perro, es más grave. El nombre “sarna roja” refleja la irritación y la inflamación intensas de la piel en respuesta a una gran cantidad de ácaros dentro de los folículos del pelo. Primero necesitas lavar el pelo de tu perro con un champú que contenga peróxido de benzoílo. Este no es un tratamiento en sí, pero posee un efecto “limpiador de folículos”, lo que significa que penetra en los folículos del pelo y les da una buena limpieza. Esto hace que el cuerpo del perro se vuelva un entorno más hostil para el demodex. Esto también elimina a algunos de los ácaros en el proceso.
    • Este tipo de champú se encuentra disponible en las tiendas de mascotas. Conversa con el veterinario para que te haga recomendaciones.
  3. Aplica insecticida a un baño semanal. El tratamiento para el demodex es un baño semanal con un insecticida llamado amitraz. Este es un medicamento líquido que se diluye en agua y se vierte sobre el perro. Por lo general, la infección llega a las patas; por ello, haz que el perro se pare sobre una cantidad pequeña de la solución por 10 minutos. Para que esto sea eficaz, la solución debes estar en contacto con la piel al menos por 10 minutos.
    • No enjuagues el producto. Deja que seque con el aire.
    • El tratamiento es semanal y se administra hasta obtener 2 o 3 raspados cutáneos con resultados negativos. El tratamiento puede durar de 4 a 12 semanas, dependiendo de la respuesta.
    • Ten en cuenta que el amitraz es tóxico para los peces, las aves y los reptiles. Este también puede agravar los casos de asma. El baño siempre debe realizarse en un lugar bien ventilado, de preferencia al aire libre y la persona que lo realice debe usar ropa impermeable protectora, como guantes de goma y un delantal de plástico. Las personas con un historial de asma no deben usar amitraz.
  4. Usa un medicamento oral. El amitraz es desagradable y tóxico para algunos otros animales, muchos veterinarios pueden recomendar tratamientos no autorizados. Estos incluyen a los siguientes medicamentos:
    • Milbemicina (milbemax): este es un antiparasitario oral. Se administra a diario por 30 días siguiendo la dosis sugerida en la etiqueta hasta obtener 2 o 3 raspados cutáneos con resultados negativos tomados con un lapso de al menos 7 días entre ellos. La desventaja es el costo. La milbemicina es cara y el costo de un tratamiento de 60 días para un perro grande puede ser inasequible. Además, no siempre es eficaz, en cuyo caso la dosis debe duplicarse, incurriendo en un mayor gasto.
    • Ivermectina. En un inicio, este medicamento oral se administra con una dosis baja. El veterinario aumentará la dosis con cuidado. El tratamiento diario suele ser necesario por 3 a 8 meses. La ivermectina puede tener efectos secundarios catastróficos en algunos perros, ya que la ivermectina puede cruzar la barrera hematoencefálica e ingresar al cerebro. Esta puede causar problemas respiratorios, una descoordinación extrema e incluso un coma. Se sabe que las razas collie son particularmente sensibles y vulnerables a estos efectos secundarios. Podría decirse que la ivermectina no debe usarse en absoluto en estas razas.
  5. Limpia o desecha toda la ropa de cama, los collares y las correas de todos los animales. Desecha o lava bien toda la ropa de cama, los collares, las correas y cualquier otro material usado por los animales. Tienes que eliminar a los ácaros de tu casa. Lava toda la ropa de cama y cualquier otro material con agua caliente. Pásalos por la secadora, si es posible.
  6. No te preocupes por eliminar al demodex en otras mascotas. El demodex no es infeccioso de la misma forma que el cheyletiella o el sarcoptes, así que las otras mascotas que han estado en contacto con el perro enfermo no necesitarán tratamiento.
    • Los cachorros pueden contraer la infección a través de su madre durante el proceso de nacimiento. Los ácaros pueden estar presentes en la piel por años, esperando una oportunidad para reproducirse.
  7. Consulta al veterinario sobre las enfermedades subyacentes. Un sistema inmunológico debilitado aumenta la probabilidad de desarrollar una infección con demodex. Se debe hacer todo lo posible para diagnosticar y tratar los problemas de salud. Estos pueden incluir al hipotiroidismo, la diabetes o la enfermedad de Cushing.
  8. Trata las infecciones con antibióticos. Las consecuencias de la sarna suelen ser la picazón, las lesiones en la piel y las infecciones bacterianas. Es importante controlar las infecciones secundarias con antibióticos (según sea necesario).
    • En ocasiones, es recomendable consumir una dosis corta de esteroides orales para reducir la picazón mientras los medicamentos tratan la causa subyacente. La excepción para el uso de esteroides es el demodex, ya que su efecto inmunosupresor podría inhibir la capacidad del cuerpo para combatir y eliminar a los ácaros.

Mantener a tu perro con una buena salud

  1. Asegúrate de que tu perro cuente con una dieta saludable. Alimenta a tu perro con una dieta balanceada que contenga las vitaminas y los minerales necesarios para tener un sistema inmunológico fuerte. Esto hará que esté en mejores condiciones para lidiar con las infecciones de los ácaros. Por ejemplo, los expertos consideran que el demodex puede penetrar en la piel de muchos perros comunes que no tienen problemas en la piel. Sin embargo, la inmunidad de su piel mantiene el número de estos ácaros bajo control, así que estos perros no desarrollan signos clínicos de la sarna. Cuando la inmunidad de un perro disminuye debido a una mala dieta o una mala salud, estos ácaros pueden reproducirse y causar un problema.
  2. Mantén un control parasitario al día. La mayoría de los tratamientos para los parásitos externos cuentan con un espectro de actividad más amplio que tan solo eliminar las pulgas o la dirofilaria immitis. Por ejemplo, un producto común (Revolution) contiene selamectina. Este medicamento es eficaz contra las pulgas y los ácaros de la sarna sarcóptica. Otros productos comunes que contienen fipronil (como Frontline y Efipro) son eficaces contra las pulgas y el cheyletiella. Al usar un producto con frecuencia, tu perro estará protegido si entra en contacto con estos ácaros.
    • Estos productos no eliminarán por completo el riesgo de que tu perro contraiga la sarna, pero sí eliminarán el riesgo de contraer ciertos tipos, dependiendo del producto usado.
  3. Mantén un ambiente limpio. Una buena práctica general consiste en mantener limpio e higiénico el espacio en el que vive tu perro. La suciedad y los residuos pueden albergar a parásitos y nutrirlos. En cambio, es más difícil que los parásitos sobrevivan en un ambiente limpio.
    • Aspira con frecuencia (a diario si es posible) y usa un collar antipulgas insecticida en la bolsa de la aspiradora para matar a los parásitos que han sido aspirados. Usa un collar antipulgas que contenga piretrina.
    • Rocía los muebles suaves y las alfombras con un insecticida en aerosol diseñado para matar a los huevos y las larvas de las pulgas. Estos productos son muy fuertes y es probable que maten a los parásitos como el cheyletiella y el sarcoptes que se encuentran en el portador (el demodex vive en la piel, así que en este caso no es relevante). Esto reduce el riesgo de que el perro vuelva a infectarse al estar en contacto con la ropa de cama contaminada. El veterinario puede recomendarte un aerosol apropiado. En los Estados Unidos, algunos aerosoles recomendados podrían incluir a Indorex, RIP Fleas y Nuvan Staykill. Estos no deben usarse cerca de aves, peces o reptiles. Asegúrate de ventilar bien la habitación por un par de horas después de la rociada inicial.
    • La actividad parasitaria puede persistir por 7 meses, así que es importante tratar las posibles plagas.
  4. Limpia tu patio. Si tu perro sale de casa, asegúrate de contar con un ambiente ordenado para él. Elimina los residuos vegetales como las hojas secas y las plantas podridas, los cuales podrían albergar a parásitos.

Advertencias

  • Hay ciertas razas de perros, como los bóxers, que son más susceptibles a sufrir de sarna. Cuando pienses en conseguir un nuevo cachorro, pregúntale al criador cuál es la frecuencia con la que esa raza desarrolla algún tipo de sarna.
  • Es importante tratar de inmediato cualquier tipo de sarna, ya que los ácaros se multiplican rápidamente. Ellos perjudicarán la salud del sistema inmunológico de tu perro, lo que debilitará su capacidad de combatir a los ácaros. Luego tu perro se volverá susceptible a otras enfermedades o parásitos.
  • Asegúrate de revisar las etiquetas de todos los medicamentos de casa que piensas administrarle a tu perro. Algunos champús y líquidos insecticidas no pueden usarse en mascotas de una cierta edad, ya que causarán enfermedades y podrían incluso provocar la muerte. Cuando tengas dudas, consulta a un veterinario.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página