Cómo dilatar tu cérvix más rápido

A medida que te acercas a la fecha programada para dar a luz, probablemente tu cérvix comenzará a ablandarse y a dilatarse mientras se prepara para el alumbramiento, incluso antes de que empieces a sentir los dolores de parto. Por lo general, la dilatación del cérvix se mide con los dedos (la obstetra, enfermera u otro asistente puede introducir 1, 2 o 3 dedos para saber si estás completamente dilatada y lista para el alumbramiento) o en términos de centímetros (10 cm indica una dilatación completa). Las primerizas normalmente dilatan su cérvix con mayor lentitud, pero existen métodos para agilizar el proceso. ¿Deseas que tu trabajo de parto sea más rápido?, entonces lee los pasos a continuación.

Estimular la dilatación cervical de manera natural

  1. Camina lo más que puedas. Los ejercicios suaves estimulan las contracciones urinarias, las cuales presionan el cérvix y estimulan su dilatación. Al caminar, también le ayudas al bebé a colocarse en el canal del parto, ejerciendo la misma presión y dilatando más rápido.
    • Si se rompe la fuente, tu médico o partera te indicará que dejes de caminar. Siempre infórmales a los asistentes si presentas pérdida de líquido amniótico por la vagina.
  2. Mantén tu vejiga vacía. Una vejiga llena inhibe las contracciones, lo que producirá menos presión en el cérvix y una dilatación lenta. Para no alargar el proceso, micciona regularmente.
  3. Siéntate sobre una pelota de parto. Esta es una pelota de ejercicios, llena de aire, firme y a la vez suave. Cuando te sientas o te pones en cuclillas sobre una de ellas, tus músculos cervicales se relajan, haciendo que el cérvix se dilate más rápido. Para mayor comodidad y eficacia, siéntate sobre la pelota extendiendo las piernas hacia los lados y apoyando tu espalda contra la cama o una silla.
  4. Estimula tus pezones. Cuando tú o tu pareja estimula tus pezones manualmente o con un sacaleches, tu cuerpo segrega una hormona llamada oxitocina, la cual acelera la dilatación cervical.
  5. Intenta tener sexo. Durante un orgasmo tu cuerpo también segrega oxitocina y ocasiona que tu útero se contraiga. Además, la prostaglandina que se encuentra en el semen ayuda a que el cérvix se dilate. Todo esto significa que, para algunas mujeres, las relaciones sexuales son la manera natural más eficaz y agradable de dilatar el cérvix rápidamente.
  6. Relájate. La tensión muscular puede alargar el progreso del trabajo de parto, obstruyendo el descenso del feto y evitando que el cérvix se dilate. Trata de mantenerte fuerte emocionalmente y relajada mentalmente.
    • Si tienes dificultades para relajarte, toma una ducha con agua tibia, escucha música o pídele a alguien que te dé un masaje.

Estimular la dilatación cervical con medicamentos

  1. Aplica los medicamentos directamente en el cérvix. Estas medicinas, utilizadas únicamente con prescripción médica, pueden ayudar a ablandar y dilatar el cérvix.
    • El misoprostol, una prostaglandina, se coloca a veces en la vagina (pocas veces suministrado oralmente) para ablandar el cérvix. Es seguro, relativamente barato y utilizado frecuentemente por los médicos.
    • La dinoprostona es una prostaglandina similar que puede producir los mismos efectos. Se puede introducir en la vagina como un supositorio o aplicar en la entrada del cérvix.
    • La hialuronidasa es una enzima extraída de los testículos bovinos. Cuando se inyecta en el cérvix, puede ablandarlo y ayudar a dilatarlo. Se usa frecuentemente cuando el cérvix de la paciente no ha madurado o dilatado en lo absoluto.
  2. Consúltale a tu médico sobre los medicamentos intravenosos. La oxitocina que segrega tu cuerpo cuando estimulas los pezones o tienes relaciones sexuales también puede suministrarse a través de una intravenosa (IV). En ocasiones, este medicamento puede producir contracciones uterinas muy intensas y otros efectos secundarios, por tal motivo consúltale a tu médico detenidamente sobre los pros y contras.

Estimular la dilatación cervical mecánicamente

  1. Considera usar un catéter de Foley. Un catéter de Foley es un tubo flexible con un globo en un extremo. Cuando el médico inserta el catéter en el cérvix y lo llena con fluidos, el globo se infla, ejerciendo una presión constante en el cérvix. Además, en el proceso se separan las membranas, originando una liberación de prostaglandinas y una dilatación más rápida. Este método es la forma más común de dilatar el cérvix mecánicamente.
  2. Habla con tu médico sobre la laminaria. La laminaria es un alga marina que, al morir, se vuelve higroscópica; es decir, absorbe y retiene el agua. Cuando el médico introduce la laminaria en el cérvix, esta absorbe el agua y aumenta su tamaño, produciendo más presión y estimulando la dilatación.

Consejos

  • Primero prueba los métodos naturales. Lo mejor es dilatar tu cérvix naturalmente, a menos que tu médico considere necesario inducirte al parto lo más rápido posible. Todas las intervenciones médicas y mecánicas implican riesgos y al realizarlas podrías incrementar las probabilidades de requerir una cesárea.
  • Habla previamente con tu partera u otro asistente sobre los procedimientos que apruebas y los que quieres evitar. Cada labor de parto es diferente y tendrás que ser flexible; sin embargo, es útil contar con un plan.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página