Cómo usar brochas para pintura

La clave para un buen trabajo de pintura es utilizar pintura de alta calidad y una buena brocha de pintar. Compra la mejor brocha que puedas pagar y asegúrate que es la clase correcta para el tipo de pintura que estás utilizando. Las brochas de látex no funcionan muy bien con pinturas de aceite, ni las brochas de aceite funcionan con pinturas de base de agua. Una vez que tengas la brocha correcta, ¡puedes enfocarte en la técnica!

Pasos

  1. Vierte un cuarto de la pintura en un balde de 4- o 5-cuartos de galón. Esta es tu pintura de trabajo que se moverá alrededor del trabajo contigo. Para mejores resultados de brochazo, no sumerjas directamente en la lata.
  2. Prepara los bordes (opcional). Si la superficie que estás pintando topa contra un color diferente de pintura o una pared, puedes poner una línea de cinta de pintor en el borde, presionándola contra la superfice para evitar que la pintura fresca se escurra por debajo de la cinta.
  3. Sumerge las cerdas de la brocha 1 a 2 cm. en la pintura para cargar la brocha. Entre más pintura lleve la brocha, más rápido cubrirás la madera, debes evitar el goteo. Pulsa la punta de la brocha contra el balde, como el badajo de una campana. Para una brocha más seca, intenta arrastrar un lado sobre el borde del balde.
  4. Comienza en la parte superior de la tabla con la brocha cargada y da un brochazo para abajo hacia el centro. La pintura debe fluir suavemente por la superficie con muy poco esfuerzo de tu parte. Cuando la brocha empiece a arrastrarse, detente y vuelve a cargar. Ve los siguientes Consejos.
  5. Haz trazos largos. Evita dar brochazos en pequeñas áreas ya que esto deja marcas en la pintura. La brocha dejará un pequeño rastro de cerdas paralelas, pero se caerán antes de que la pintura comience a secarse.
  6. Rápidamente cubre un área con varias cargas de pintura, y luego mezcla y suavízala corriendo la brocha descargada sobre ella - llamado “extenderla”. Trata de cubrir una tabla o sección completa, pero no dejes que la pintura se quede más de un minuto antes de extenderla. Extiende la pintura fresca fijando la punta de la brocha contra la pintura fresca en la parte superior de la tabla y trazando ligeramente hacia abajo toda la longitud de la tabla. Mantén la brocha perpendicular a la superficie para este trazo.
  7. Corta a lo largo de los bordes. (Esto solo aplicará si no pusiste cinta de pintor.) Aprende con una brocha pequeña (1-1/2 pulg.) y ve con una brocha más grande conforme adquieras control. Sumerge la brocha y limpiala en un lado del balde. Sostén el lado seco de la brocha hacia la línea y arrastra la brocha a lo largo poco a poco. Apoya tu brazo para estabilizarlo, y mantén el movimiento del trazo. Aplica una presión suave hacia abajo, quieres que las cerdas se extiendan hacia abajo ligeramente mientras pintas. Encontrarás que puedes controlar la línea de pintura al variar la presión que apliques a la brocha. Cuando la brocha está seca, recárgala y comienza donde terminó el trazo anterior. A veces tendrás que volver sobre una sección donde la pintura está por debajo de la línea. Completa cortandolo y luego cubriendo el resto de la pieza.
  8. Limpia la brocha inmediatamente después de que te detengas. Lava las brochas de látex en agua tibia y jabonosa y enjuaga en agua limpia, después sacude para secarlas (o seca en una centrigugadora). Suaviza las cerdas de nuevo a su forma. Enjuaga las brochas de aceite profundamente en diluyente de pintura fresca y sacude para secar. Con la limpieza adecuada, una brocha de calidad durará por años.

Consejos

  • Un error común es forzar la pintura de la brocha después de que está muy seca. El objetivo es un grosor uniforme pero no tan grueso como para que se corra o se escurra.
  • Es mejor dar brochazos para arriba que para abajo, así la pintura sale por la gravedad y la fricción enlugar de que se meta a las cerdas.
  • Si el nuevo color no esconde el anterior, es mejor aplicar una segunda capa que aplicar la pintura muy gruesa.
  • Si te das cuenta que la pintura a base de agua se está secando muy rápido y no lo suficientemente adherida, agrega un aditivo como Floetrol para alentar el secado y hacer que la pintura fluya mejor.
  • Si necesitas pausar tu sesión de pintura de látex por algunas horas, y no quieres regresar de la limpieza a una brocha empapada en agua, envuelve la brocha (con la pintura todavía en ella) en una envoltura de plástico y ponla en el congelador. Cuando regreses, deja que se descongele por unos minutos, y estarás listo para continuar donde dejaste la pintura.
  • No TIENES que presionar a cinta muy fuerte contra la pared, ya que esto tomará más tiempo y energía. Lo único que importa es mantener las porciones extra de ser pintadas.
  • SIEMPRE compra las mejores brochas que puedas pagar. Utiliza de nylon/poliéster para pinturas de base de agua y de cerdas naturales para base de aceite.
  • Para limpiar bien una brocha, utiliza un cepillo de alambre pequeño un peine o estropajo para fregar el mango de la brocha y las caras de las cerdas.

Advertencias

  • Nunca dejes una brocha remojando en agua por un período prolongado de tiempo, o en absoluto, si puedes evitarlo. Remojar la brocha en el agua causa que la madera se expanda. A medida que se seque la brocha, la madera se contrae pero el metal no, así que las cerdas se aflojarán y se caerán.
  • Nunca guardes una brocha de pintar en posición vertical sobre sus cerdas, esto la arruinará. Idealmente, una brocha debe guardarse boca abajo, NO colgando por el mango como normalmente se aconseja. Al guardar la brocha al revés, cualquier residuo de pintura se irá hacia el casquillo y la madera del mango, dejando las puntas de las cerdas limpias y ayudando a cimentar más las cerdas en el casquillo. Para guardarlas al revés, utiliza un frasco o haz un rack con orificios cortados en una pieza de madera.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página