Cómo hacer un termo

Un termo es un recipiente para bebidas que usa varias capas de aislamiento térmico para atrapar el calor, lo cual le permite conservar los líquidos calientes o fríos durante periodos prolongados. Puedes hacer tu propio termo para un proyecto de ciencias o para usarlo a diario siempre y cuando tengas algunos materiales básicos y un poco de tiempo extra.

Termo simple

  1. Elige una botella. Usa cualquier botella de plástico o vidrio con una tapa reutilizable. La botella debe ser del tamaño adecuado para contener una bebida individual.
    • Bajo la mayoría de las condiciones, el vidrio es un mejor aislante que el plástico. Sin embargo, el plástico es más económico y más fácil de trabajar, y tiene suficientes propiedades aceptables como un aislante adecuado para este proyecto. Además, es importante usar una botella con tapa reutilizable y muchas botellas de vidrio no tienen este tipo de tapas.
  2. Envuelve la botella en toallas de papel. Extiende una hoja larga de toallas de papel sobre tu superficie de trabajo. Centra la botella en un extremo de esta hoja y enróllala poco a poco sobre las toallas de papel, envolviendo las toallas de papel alrededor de ella durante el proceso.
    • La hoja larga de toallas de papel debe estar compuesta de varias hojas individuales unidas. Usa suficiente material para cubrir la botella al menos tres veces.
    • Para facilitar el proceso de enrollado, pega con cinta adhesiva el extremo cercano de tu hoja de toallas de papel a la botella antes de empezar a enrollarla.
    • Trata de mantener la botella derecha mientras la enrollas de modo que la toalla de papel envuelva la botella en capas homogéneas.
    • Una vez que hayas terminado, pega un trozo grande de cinta aislante sobre el extremo abierto de la toalla de papel para mantenerla apretada y en su lugar.
  3. Envuelve la botella en papel aluminio. Extiende una hoja larga de papel aluminio sobre tu superficie de trabajo. Al igual que lo hiciste con las toallas de papel, centra la botella en un extremo de la hoja de papel aluminio y enróllala sobre la hoja, envolviendo el papel aluminio alrededor de ella mientras trabajas.
    • La hoja de papel aluminio debe ser al menos tan larga como la hoja de toallas de papel que utilizaste anteriormente, incluso un poco más grande.
    • Mientras comienzas, pega con cinta adhesiva el extremo cercano de papel aluminio a las toallas de papel que cubren la botella para mantenerlo en su lugar. Hacerlo te facilitará la tarea de enrollar el papel aluminio sobre la botella.
    • Aplana constantemente el papel aluminio sobre la superficie de la botella mientras la enrollas. También asegúrate de enrollarla en línea recta de modo que las capas sean homogéneas.
    • Si el papel aluminio se rasga durante el proceso de envolver la botella, coloca cinta adhesiva en la parte rasgada y sigue enrollando.
    • Pega con cinta el extremo abierto del papel aluminio cuando hayas terminado de envolver la botella.
  4. Corta el excedente. Utiliza tijeras para cortar el excedente de toalla de papel o papel aluminio que sobresale más allá de la parte superior y la base de la botella. No olvides retirar suficiente de este material de la boquilla de la botella para que puedas beber de ella.
    • A medida que cortas el excedente, ten en cuenta que la capa de toalla de papel no debe verse por debajo de la capa de papel aluminio.
  5. Envuelve la botella en cinta aislante. Pega cinta aislante en la parte superior de la botella, empezando justo por debajo de la capa de papel aluminio. Envuelve la cinta alrededor de la botella en una espiral descendente, asegurándote de que cubra por completo los lados de la botella hasta su base.
    • Aunque el papel aluminio podría permanecer en la botella sin la necesidad de usar la cinta, esta proporciona un nivel adicional de seguridad.
    • En especial, la cinta aislante de color negro es la mejor debido a que también añade una capa adicional de aislamiento a tu termo improvisado.
  6. Prueba el termo. La fase de elaboración de tu termo ha terminado. Para ver si funciona, vierte agua caliente en él. Toma la temperatura del agua inmediatamente después de verterla en el termo, luego verifica su temperatura en intervalos de 30 minutos después de ello.
    • Si estás satisfecho con la efectividad de tu termo, puedes usarlo tal como está. Pero si aún no has quedado satisfecho, trata de añadir más capas de aislamiento o prueba un método distinto de elaboración.

Termo avanzado

  1. Escoge dos botellas. Una botella debe ser capaz de entrar en la otra con facilidad. La botella interna puede ser de vidrio o plástico, pero la externa debe ser necesariamente de plástico. Asegúrate de que la botella interna también tenga una tapa reutilizable.
    • La botella externa (la más grande) necesitará que la cortes, por eso debes usar una botella de plástico en vez de una de vidrio.
    • El vidrio es un mejor aislante que el plástico bajo la mayoría de las condiciones, así que si puedes encontrar una botella de plástico con tapa reutilizable, úsala para la botella interna. Aunque la tapa es importante, usa una botella de plástico con tapa reutilizable si no puedes encontrar una de vidrio.
    • Por lo general, una botella de 1 litro (1/4 de galón) y otra de 2 litros (1/2 galón) funcionarán bien para este proyecto. Sin embargo, si no estás satisfecho con el tamaño de estas botellas, puedes usar dos tamaños distintos siempre y cuando la botella más pequeña pueda entrar dentro de la más grande con un poco de espacio libre a lo largo de los costados.
  2. Corta la parte superior de la botella más grande. Utiliza tijeras afiladas para retirar con cuidado la parte superior de la botella más grande, cortando justo por debajo del cuello. Es necesario dejar intacta la sección curveada de la parte superior.
    • Ten en cuenta que esta parte de la botella normalmente es una de las secciones más gruesas, por lo tanto, debes tener mucho cuidado al momento de cortar a través de ella.
    • El agujero debe ser lo suficientemente grande como para que el cuello de la botella interna (la más pequeña) salga por él.
    • Considera cubrir el extremo cortado con una capa de cinta aislante gruesa para evitar que te cortes accidentalmente mientras trabajas.
  3. Corta por la mitad la botella más grande. Colócala de lado y córtala cuidadosamente por la mitad, dejando la mitad inferior apenas un poco más grande que la mitad superior.
    • Corta la botella transversalmente, no a lo largo.
    • Corta uniformemente alrededor de la botella. Tu corte debe ser paralelo a toda tu superficie de trabajo.
    • Considera cubrir los extremos cortados de la parte superior e inferior con cinta aislante adicional para evitar hacerte cortes o rasguños por accidente.
  4. Cubre la botella más grande con papel aluminio. Envuelve papel aluminio a lo largo del interior de ambas mitades de la botella. Extiende el papel aluminio de modo que se doble por encima de los extremos cortados de la botella.
    • El metal es un aislante, por lo tanto, cubrir el interior de la botella externa con papel aluminio añade una capa de aislante. Aunque solo necesitas una capa única de papel aluminio, ya que usarás otros materiales aislantes para ayudar a retener el calor por todo el recipiente térmico.
  5. Envuelve la botella más pequeña en un trapo. Extiende un trapo de algodón limpio sobre tu superficie de trabajo y coloca de lado la botella más pequeña, a lo largo de un extremo del trapo. Enrolla lentamente la botella sobre del trapo, envolviéndolo alrededor de la botella durante el proceso.
    • Si deseas, puedes usar otros materiales aislantes en vez del trapo; por ejemplo, fibra de vidrio rosado.
    • Si usas tela, elige el algodón u otro material que retenga bien el calor. Evita las telas ligeras y aireadas como la gasa, ya que es posible que no proporcionen un aislamiento adecuado.
    • Es probable que necesites pegar con cinta adhesiva la tela para fijarla en su lugar y evitar que se deslice.
  6. Centra la botella más pequeña dentro de la más grande. Asienta la base de la botella más pequeña dentro de la base de la botella más grande, centrando ambas. Usa cola caliente de una pistola encoladora para mantener unidas ambas botellas.
    • Deja secar la cola antes de pasar al siguiente paso.
  7. Llena los espacios vacíos con algodón. Coloca motitas de algodón en los espacios vacíos que hayan quedado entre ambas botellas. Llénalos lo más alto que puedas, apretando bien el algodón.
    • Si la mitad inferior de tu botella externa no cubre por completo la altura de la botella interna, también podría ser necesario llenar con algodón la mitad superior. Hazlo mientras comienzas a unir las mitades en el siguiente paso.
    • Si deseas, puedes probar otros materiales aislantes en vez del algodón. Por ejemplo, las bolitas de poliestireno, la espuma de poliestireno o el aislante polyfil podrían funcionar muy bien.
  8. Junta las dos mitades de la botella más grande. Encaja la mitad superior en la mitad inferior de modo que ambas se superpongan. Inserta el cuello de la botella más pequeña a través del agujero en la parte superior de la mitad externa, mientras deslizas por encima el trozo superior.
    • Si necesitas añadir algodón a la mitad superior de tu recipiente, usa una pincita o un palillo chino para meter pedazos de algodón en ella; empieza desde su abertura más grande, una vez que las dos mitades estén parcialmente conectadas (aún no encajadas por completo).
    • Ya que ambas aberturas son del mismo tamaño, podría ser necesario presionar el plástico en la mitad inferior mientras deslizas la mitad superior por encima. Debes tener paciencia, puesto que este paso probablemente requerirá algo de tiempo y esfuerzo para completarlo.
    • Si es necesario, haz una ranura de 1,2 cm (1/2 pulgada) en la mitad superior y la mitad inferior de la botella externa. Hacerlo afloja un poco el plástico, lo cual podría facilitarte la tarea de juntar las mitades de la botella.
  9. Envuelve con cinta aislante el exterior del recipiente. Pega el extremo inferior de la mitad superior con la mitad inferior, usando cinta aislante. Envuelve el resto de la parte exterior en la misma cinta, cubriendo todos los lados.
    • La cinta aislante tiene tres funciones:
      • Como cinta adhesiva, ayuda a mantener unida la estructura para evitar que las mitades se separen con el uso.
      • Como cinta aislante, tiene propiedades aislantes, lo cual hace que el termo sea aún más útil.
      • Como una cubierta externa, esconde de la vista el “interior” de tu termo, lo cual le da un aspecto un poco más impecable.
  10. Prueba el termo. Has terminado la fase de elaboración. Para averiguar por cuánto tiempo el termo retendrá el calor, vierte agua caliente en él y verifica la temperatura. Vuelve a verificar la temperatura en intervalos de 15 a 30 minutos.
    • Si estás satisfecho con la cantidad de calor que retiene tu termo y la cantidad de tiempo que requiere para ello, el termo ya está listo para su uso. Pero si no lo estás, trata de hacer otro termo usando distintos materiales aislantes en vez de tela y motitas de algodón.

Advertencias

  • Siempre corta en dirección opuesta a ti al momento de usar tijeras o una cuchilla. Nunca cortes en dirección a ti.
  • Asegúrate de limpiar de antemano cualquier botella que utilices para hacer tu termo.

Cosas que necesitarás

Termo simple

  • Una botella de plástico o de vidrio
  • Toallas de papel
  • Papel aluminio
  • Tijeras
  • Cinta aislante

Termo avanzado

  • Una botella de plástico de 2 litros (1/2 galón)
  • Una botella de plástico o de vidrio de 1 litro (1/4 de galón)
  • Tijeras
  • Cinta aislante
  • Papel aluminio
  • Pincitas o palillos chinos
  • Un trapo de algodón o un aislante similar
  • Motitas de algodón o un aislante similar
  • Una pistola encoladora con barras de pegamento
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página