Cómo lavar un leotardo

Los leotardos no son prendas económicamente accesibles, y deben lavarse con frecuencia para no tener que reemplazarlos. En lugar de enviarlos a una lavandería, donde tengas que pagar para que los limpien, intenta lavarlos tú mismo en casa, de esta manera, ahorrarás tiempo, dinero y tendrás un leotardo que se verá como nuevo.

Pasos

  1. Guarda las etiquetas de instrucciones de lavado. Casi todos los leotardos vienen con instrucciones de lavado específicas adjuntas a la etiqueta. Guarda estas etiquetas y sigue las instrucciones de cuidado del fabricante, ya que estas pueden ser distintas a las que te daremos aquí.
    • Mantén un récord digital de las etiquetas, así las puedes encontrar rápido y fácil cuando las necesites. Escanéalas o tómales una foto y ubícalas en una carpeta.
  2. Revisa las manchas y marcas. Por lo general, lo que se debe lavar de un leotardo es el sudor y el polvo de tiza, pero también es bueno darle una revisión rápida en caso de que algo más se haya marcado por ahí. Si hay una mancha, limpia el lugar de la mancha con un lápiz para quitar manchas o un líquido de pre-lavado, siguiendo las instrucciones del producto. No tires el leotardo a la cesta de ropa sucia, ya que puedes olvidarte de la mancha o puede mancharse de nuevo con otros artículos que estén sucios.
  3. Decide si debes o no lavarlo a mano. Algunos leotardos de uso diario pueden lavarse en lavadora, pero “siempre” es mejor lavar antes la tela a mano. Los hilos metálicos, los detalles en papel aluminio y los diamantes de imitación pueden deteriorarse con el uso y con las lavadas repetidas, y las lavadas realizadas por una lavadora, solo agravarán el problema.
    • ”¡Jamás pongas un leotardo para competencias en la lavadora!” Estos suelen ser los más caros y los más difíciles de reemplazar debido a que son a pedido. Cuídalos mucho y siempre lávalos a mano.
    • Los leotardos con telas de colores claros o blanco, que tengan piezas de tela de colores más oscuros, también deben lavarse a mano para prevenir que el color oscuro manche los colores claros.

Lavado a máquina

  1. Voltea al leotardo por el revés. Esto es vital cuando se lava un leotardo en máquina y también prolongará la vida de la tela y de todos los ornamentos. Los acabados hechos con metal u otros elementos se saldrán rápidamente si se lavan al derecho, ya sea en una máquina o a mano.
  2. Lava los leotardos de uso diario en máquina con mucho cuidado. Si te decides por lavar a máquina, lávalos en el ciclo delicado y de carga ligera con mucha agua. Al sacarlos, retíralos con mucho cuidado.

Lavado a mano

  1. El lavado a mano debe realizarse con agua fría, con un detergente suave. Prepara el agua y el detergente de acuerdo a las instrucciones del producto. El agua fría suele ser la mejor. Usa la cantidad de agua necesaria que permita que el leotardo pueda cubrirse; mientras más agua tenga, mejor.
  2. Escurre el agua jabonosa de toda la tela por un minuto aproximadamente. A menos de que la tela tenga una nueva mancha, que tenga que restregarse para quitarla, no restriegues la tela con nada. No necesita restregarse o remojarse.
  3. Enjuágalo en agua limpia. Escurre la tela con cuidado para asegurarte de que el detergente se haya lavado y el agua corra limpia. No retuerzas el leotardo. Sécalo con una toalla para quitar el agua excedente.

Consejos

  • Es mejor colgar los leotardos en lugar de dejarlos en un cajón o en una cartera. Esto reducirá el riesgo de que se puedan manchar con loción, laca, etc. ¡También te ayudará a encontrar mucho más rápido el que quieras!
  • Quítate el leotardo lo más rápido posible para prevenir de que se ensucie fuera de la clase o la competición.
  • Cuélgalo o déjalo en un lugar plano para que seque. Si dejas el leotardo afuera colgado, asegúrate de mantener la tela lejos de la luz solar, ya que esta la dañará. Si lo cuelgas dentro, aléjalo de vientos calientes o de las ventanas. También puedes usar un secadora a bajo nivel.

Advertencias

  • No escurras un leotardo húmedo. Usa una toalla para secar el agua excedente.
  • No planches el leotardo. Las telas del leotardo se estiran para calzar perfectamente al cuerpo de quien lo use y las arrugas desaparecerán tan pronto este se use.
  • Nunca pongas el leotardo en una secadora a alta temperatura. Esto dañará las propiedades elásticas de la tela, así como los hilos metálicos y los ornamentos; es más, hasta podrían encoger el leotardo. Si debes usar una secadora, configúrala a baja temperatura y asegúrate de que el leotardo esté por el revés.
  • Nunca le apliques lejía a un leotardo. Esto dañará las propiedades elásticas de la tela.
  • Solo los leotardos con combinaciones de colores claros deben lavarse a mano, también deben colgarse con cuidado para prevenir filtraciones de color. Cuélgalos con la pieza de tela oscura para abajo, para que el agua oscura no gotee y manche el color claro.

Cosas que necesitarás

  • Un jabón suave
  • Un cuenco o una tina de lavar con mucha agua
  • Un lugar para colgar los leotardos para que se sequen, lejos de la luz solar o el calor
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página