Cómo construir un cimiento de concreto sin mortero

Puedes construir un cimiento de concreto con bloques, varillas y concreto, sin necesidad de usar mortero. La ventaja de apilar los bloques en seco es la facilidad y flexibilidad. Los bloques sirven básicamente como un encofrado para el muro y cuyos agujeros luego se llenan con varillas y concreto, para tales pequeñas cantidades se puede mezclar a mano. De esta manera, un cimiento puede estar totalmente “armado”, y una vez que todo esté recto y a plomo, se fija en su posición con el relleno de concreto. Es una manera sólida y simple de construir un cimiento.

Pasos

  1. Prepara el sitio. Monta los tableros de replanteo en las esquinas y extiende cuerdas de albañilería entre ellos en todo el perímetro de la pared propuesta. Los caballetes de replanteo están formados por dos estacas unidas por un travesaño. Se puede utilizar cualquier pedazo de madera. Sujeta la cuerda al travesaño, y cuando la cuerda esté justo dónde deseas, martilla un clavo y átale la cuerda para que quede fija. Se usarán las cuerdas como guía porque cuando coloques los bloques, la parte externa de la pared se alineará por medio de la cuerda. Para cuadrar las cuerdas, mide los diagonales (deben medir igual), y/o utiliza 3, 4, 5 triángulos para asegurarte de que cada esquina mida 90 grados.
  2. Coloca la primera fila inferior de bloques. Comienza la construcción de la pared desde la parte más baja de la elevación del cimiento, y termina de colocar las filas inferiores hasta que todas estén por debajo del nivel del suelo. Si el cimiento es de una mezcla de piedra y grava, asegúrate de que esté bien apisonado antes de colocar los bloques, mojarlo puede servir de ayuda. Utiliza un mazo de goma para que cada bloque pueda quedar fijo, a nivel y a plomo, y con la cuerda.
    • La fila inferior es la más difícil porque requiere de bastante esfuerzo. Sin embargo, cada fila que viene después no requiere de esfuerzo, solamente coloca el bloque siguiendo el patrón de hileras. Lo mejor es que el muro tenga como mínimo 2 bloques de alto para que se puedan entretejer.
  3. Rellena la fila inferior con grava tanto la parte interior como la exterior. Esto ayudará a fijar la pared, mantenerla seca y fuera del alcance de cualquier crecimiento de plantas y raíces.
  4. Corta las varillas para el muro. Se pueden pedir varillas de 20' de largo junto con el cemento en el mismo lugar donde conseguiste los bloques, pídelo todo junto. Ordena varillas de 2 cm (3/8") para que puedas cortarlas a mano usando un cortavarillas. Dependiendo del acero, con una tijera de podar se pueden cortar algunas varillas de 2 cm (3/8") como si fuesen ramas. Algunas varillas pueden ser más duras y necesitarás poner tu peso sobre ellas; solo coloca la varilla en el suelo, así como la cortavarillas, y presiona el mango superior hacia abajo con todo tu peso. Corta la varillas 30 cm (12") más larga que la altura del muro, para que puedas doblarlas hacia abajo y en el cimiento. Mide y corta la varilla para cada hueco del bloque. Esto le dará gran estabilidad al muro.
  5. Mezcla el concreto. Si vas a empezar de cero con arena, grava y cemento, determina una fórmula que funcione (usualmente 1 parte de cemento para 2 ½ partes de arena y 3 ½ partes de grava) y cabrá fácilmente en la carretilla. Utiliza un balde de 5 galones para las siguientes proporciones: 2 galones de cemento, 5 galones de arena y un balde lleno de grava (de 6 a 7 galones). Mezcla bien la arena y la grava y el cemento antes de añadir agua. Agrega uno o dos litros de agua a la vez y mezcle bien hasta que el concreto tenga la consistencia apropiada, como si fuese una mezcla mojada y pesada. Mezcla utilizado un azadón de albañil; también se puede utilizar una azada de jardín. Es un trabajo duro, realízalo en la sombra.
  6. Vierte concreto en los huecos del muro. Debe ser un relleno grueso que llene todo el espacio, pero que no se derrame. Si hay poca cantidad en el lado seco, empújalo con una pala. Cuando el hueco esté completamente lleno, alisa la parte superior usando una llana.
  7. Inserta los pernos J. Usa los pernos más largos encuentres, y asegúrate de que sobresalgan como mínimo 6,35 cm (2 1/2"), si no es 7,62 cm (3"), por encima del cimiento, para hacer espacio para la solera basal y la arandela y la tuerca que va por encima. Si haces tus cálculos, pensarás que 5,08 cm (2") serán suficientes, pero si el tablero para la solera basal está torcido, vas a necesitar 7,62 cm (3"). Asegúrate de verter concreto alrededor del perno una vez que está recto, y alisa con la llana. Si ingresa concreto a las roscas del perno se puede quitar con un cepillo metálico.
  8. Moja el concreto con una manguera como mínimo una vez por día si hace calor y está seco. Hacerlo permitirá que el concreto cure de manera adecuada. Cuanto más tiempo tome, adquirirá mayor dureza. Puedes también cubrir el concreto fresco usando pedazos de plástico o cartón para mantener la humedad adentro.
  9. Sigue a lo largo del cimiento hasta que llegué al final. Es mejor desplazarse hacia dos direcciones desde un punto, y llegar a la esquina opuesta, que comenzar y terminar en el mismo lugar. Esto reduce salirse del curso e irse muy arriba o muy abajo en un tramo de la pared.

Consejos

  • Para que el muro sea más fuerte y más atractivo estéticamente, cúbrelo con una capa de estuco. La capa le proporcionará fuerza lateral como si fuese un revestimiento de yeso, con o sin malla. Incluso hay un producto llamado "estuco estructural", que tiene fibra de vidrio y que al aplicarse es 7 veces más fuerte que un cimiento con mortero común.
  • Para que los bloques encajen, se pueden cortar con una sierra circular y una cuchilla con punta de diamante ($40). Si es posible, vierte agua sobre el área en la que estás cortando para no levantar polvo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página