Cómo podar las lilas

Las fragantes y coloridas lilas son fáciles de cultivar en casi todas las regiones. Ya sea que tengas un arbusto o un pequeño árbol de lilas, necesitará que la podes regularmente para que mantenga su tamaño y forma. Asegúrate de que la poda sea en el tiempo del año correcto para que la siguiente primavera te dé hermosas flores. Empieza por el paso 1 para aprender cómo podar a las lilas.

Haciendo una poda anual

  1. Corta a las flores frescas en la primavera. Cuando las lilas lleguen a su pico y estén a punto de marchitarse, puedes ayudar a la planta cortándola para hacer ramos de interior. Si las dejas en sus tallos, morirán, pero continuarán absorbiendo la energía que podría usar la planta en los nuevos crecimientos. Así que no te sientas culpable o derrochador cuando vayas al jardín con la tijera para cortar las hermosas flores. Estarás haciendo lo correcto por tu arbusto o árbol.
    • Otro de los nombres que se le da a este tipo de poda es decapitación. Además de sacar a las flores medio marchitas, corta las que ya han muerto.
    • Haz el corte justo en la base de las flores.
  2. Recorta los tallos largos. Mira al arbusto, o árbol, de lilas y fíjate si tiene tallos extra largos pero sanos que necesiten podarse. Al hacerlo mantendrás la bonita forma de las plantas. El proceso de cortar los tallos un poco se llama recorte. Usa una tijera de mano para cortarlos de la medida del par de brotes más cercanos.
    • Esto significa que estarás recortando los tallos debajo de la parte florecida hasta la parte en que los brotes de los costados están creciendo.
    • Si un tallo largo no tiene brotes laterales cerca de la base, recorta por el nódulo más cercano, o brote, del que saldrán los crecimientos nuevos.
    • Los recortes estimulan a las lilas a sacar nuevos brotes sanos cerca del corte.
  3. Adelgaza a la planta. Busca los tallos muertos o enfermos. Si ves que alguno está flácido, marrón o enfermo, córtalo cerca de la base. Este proceso se llama adelgazamiento y ayuda a la planta permitiendo que el aire circule por ella y quitando el follaje muerto que le está quitando energía.
  4. No podes al final del verano o en el otoño. Debes hacer esta poda anual del principio al final de la primavera, mayo o junio. Estimulará el desarrollo de los nuevos brotes, que continuarán madurando durante el año para florecer la siguiente primavera. Pero, si podas muy hacia el final del verano, te arriesgas a cortar algunos de los nuevos brotes, haciendo que la siguiente primavera la floración no sea abundante.
    • Si podas en el otoño o el invierno, es posible que el arbusto no produzca flores.

Rejuveneciendo una lila demasiado crecida

  1. Estudia tu lila. Si es vieja, está demasiado crecida o sin forma, al hacerle una poda de rejuvenecimiento la restaurarás a su estado sano y atractivo. Este tipo de poda va más allá que una poda liviana anual; debes cortar al arbusto, o al árbol, radicalmente, permitiendo que los crecimientos nuevos ocurran.
    • Haz tu evaluación al principio de la primavera, antes de que la lila se despierte. Es el mejor momento del año para hacer una poda profunda.
    • Ten en cuenta que hacer una poda de rejuvenecimiento significa que perderás los brotes maduros que te darían flores en la primavera. Aunque debas sacrificar las flores de este año, en las siguientes temporadas te llenarás de satisfacción al ver mejores crecimientos y flores.
  2. Determina si tu lila ha tenido injertos. Algunas se injertan con otras variedades para que produzcan una flor de una forma o color particular. Las plantas injertadas deben ser podadas con un poco más de cuidado, porque si cortas debajo del área injertada, molestarás a ese injerto y cambiarás la forma en la que la planta crece. Busca una zona en uno de los troncos principales de la planta en la que veas una diferencia notable en la corteza cerca de un bulto. Probablemente ese sea el injerto. Si no ves tal cosa, es posible que no haya sido injertada, así que no necesitas tener cuidado en dónde haces los cortes.
  3. Usa una tijera para recortar la planta cerca del suelo. Si los troncos son muy gruesos, es posible que necesites un serrucho. Corta cada rama 1/3 o por la mitad. La lila va a volver a crecer, aunque le tomará una o dos temporadas hacerlo.
    • Si descubres que tu planta fue injertada, asegúrate de no cortar debajo del injerto.
  4. Corta los retoños. Los retoños son troncos pequeños creciendo de la planta original o saliendo del suelo cercano. Córtalos hasta la base del tronco o hasta el suelo para evitar que crezcan. Los retoños le quitan energía al resto de la planta. Un arbusto o un árbol de lilas sano no debe tener más que 2 o 3 troncos grandes.

Consejos

  • Si una flor se decolora más temprano que las de otras ramas, córtala antes que a las demás. Esto te asegurará una buena floración la siguiente temporada.
  • Tan pronto como salgan las flores, comienza con el proceso de poda, cortando algunas de ellas para poner en el interior de tu casa.
  • Usar la tijera para cercas puede ser tan efectivo como la tijera de jardín, pero si la usas para podar a las lilas les puede quitar su atractivo, dándoles una apariencia demasiado prolija.

Advertencias

  • No le saques demasiados tallos. La regla general es quitar aproximadamente un tercio de los tallos y equilibrar la extracción entre los viejos y los nuevos. Como los tallos viejos producen flores, debes dejar varios de ellos. Pero, si quitas todos los tallos nuevos, el resultado será que en el futuro la planta no dará más flores.

Cosas que necesitarás

  • Tijera para podar
  • Un pequeño serrucho de jardín o de mano
  • Guantes para jardinería
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página