Cómo tratar la diabetes gestacional

Una de las condiciones que las mujeres embarazadas están en riesgo de padecer es la diabetes gestacional, una forma de diabetes que ocurre durante el embarazo y que afecta a la manera como el cuerpo utiliza el azúcar. A veces las hormonas del embarazo interfieren con la insulina, una sustancia que transporta el azúcar de la sangre a las células para producir energía. Esto conduce a un aumento de azúcar en la sangre, que puede afectar el crecimiento y desarrollo del feto. Por lo general aparecen en la última mitad del embarazo, la diabetes gestacional debe ser controlada y tratada, cuando sea necesario, para la salud de la madre y el bebé. Saber cómo tratar la diabetes gestacional debe ser una prioridad para la madre y el equipo de atención de salud en su conjunto.

Pasos

  1. Pregunta acerca de la detección de la diabetes gestacional. A menos que la mujer tenga otros factores de riesgo, por lo general esta prueba se llevará a cabo entre la semana 24 y 28.
    • El primer paso es beber una solución de glucosa en jarabe y la extracción de sangre.
    • Si los resultados son anormales, se indicará una prueba de nivel de azúcar en sangre en ayunas, en los que la prueba de azúcar en sangre se hará cada hora durante tres horas.
    • Si al menos dos lecturas son altas, el médico diagnosticará diabetes gestacional.
  2. Planea frecuentes chequeos con tu médico o un miembro de su equipo de atención médica. Tu nivel de azúcar en la sangre será objeto de seguimiento, además de los controles de rutina.
    • Cuando hay dificultad en el control de la azúcar en la sangre, más pruebas se pueden pedir para monitorear al bebé.
    • Los posibles exámenes son pruebas sin estrés, perfil biofísico (BPP) y Recuento de movimientos fetales.
  3. Comer sano es la mejor manera de controlar el azúcar en la sangre.
    • Los alimentos nutritivos como frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras son buenas para ti y tu bebé.
    • Limita el consumo de carbohidratos con almidón y dulces, ya que esto es lo que hace que los niveles de azúcar en sangre aumenten.
    • Come la cantidad adecuada de calorías para tu condición.
    • Un dietista puede ayudarte a elaborar un plan de alimentación saludable.
  4. Haz ejercicio regularmente para ayudar a transportar el azúcar a las células, lo que disminuye el azúcar en la sangre.
    • Además, el ejercicio aumenta la sensibilidad a la insulina de manera que un poco ayuda mucho.
    • El ejercicio moderado también ayuda a aliviar las molestias del embarazo.
    • Consulta con tu médico acerca de lo que está bien hacer.
    • Si no has hecho ejercicio durante un tiempo, empieza lentamente y aumenta gradualmente en el tiempo.
  5. Aprende más sobre la diabetes gestacional mediante la lectura de literatura de la “American Diabetes Association” y otros grupos de renombre.
    • Haz una lista de preguntas para hacerle a tu médico en tus citas.
  6. Controla tu azúcar en sangre si tu médico te recomienda esto para tratar la diabetes.
    • La medición del azúcar en la sangre en tu casa se suele hacer al despertar por la mañana y después de cada comida.
    • Realiza la prueba de azúcar en la sangre pinchándote un dedo con una aguja pequeña llamada lanceta.
    • A continuación, coloca una gota de sangre en una tira reactiva e insértela en un glucómetro que medirá tu nivel de azúcar en la sangre.
  7. Usa medicamentos prescritos según lo ordenado por tu médico. Algunas mujeres no pueden estabilizar el azúcar en la sangre con dieta y ejercicio y deben tomar medicamentos.
    • Un medicamento llamado gliburida oral se ha utilizado en mujeres embarazadas con cierto éxito.
    • La terapia con insulina mediante inyecciones de medicamento es el tratamiento más común para la diabetes.

Consejos

  • La diabetes gestacional generalmente desaparece después del parto, pero los niveles de azúcar en la sangre deben ser controlados durante las primeras seis semanas.
  • Mantén la calma, la mayoría de las mujeres con diabetes gestacional dan luz a bebés saludables.

Advertencias

  • Para la mayoría de las mujeres, la diabetes gestacional no produce signos o síntomas perceptibles. En raras ocasiones, la diabetes gestacional puede causar sed excesiva o aumento de la micción.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página