Cómo quitar olor a orina del concreto

La orina puede ser una sustancia difícil de quitar de cualquier superficie, y más del concreto, que es poroso. Si tu mascota ha estado usando el sótano, el garaje, el balcón o cualquier otra superficie de concreto como su baño de uso personal, quizá creas que nunca te desharás del mal olor, aunque laves la superficie 100 veces. Con el presente artículo aprenderás a quitar completamente el mal olor con un poco de paciencia y unas cuantas soluciones de limpieza especializadas.

Preparar la zona para la limpieza

  1. Limpia la zona de cualquier suciedad o residuo. Si el piso tiene residuos adheridos, como adhesivo de alfombra, quítalos con una rasqueta. Empezar con un suelo limpio ayudará a no hacer un desastre cuando luego añadas los químicos de limpieza y te ayudará a no impregnar más la suciedad en la superficie porosa del concreto.
    • Quita cualquier mueble que pueda obstruir el camino o pueda dañarse con los químicos abrasivos que vas a usar.
  2. Escoge una solución enzimática de limpieza. La orina contiene cristales de ácido úrico, que son insolubles y se adhieren firmemente a la superficie, en este caso, concreto duro y poroso. Los agentes de limpieza comunes como el jabón líquido y el agua no se adhieren al ácido úrico. Así que, por más veces que se limpie la zona, los cristales no se ven alterados. Un limpiador enzimático descompondrá el ácido úrico y finalmente lo quitará del concreto.
    • Aunque creas que el olor desaparece después de usar productos de limpieza convencionales, con tan solo un poco de humedad (incluso solamente un día húmedo) el olor de orina puede revivir. La presencia de agua hace que el ácido único emita un gas, que crea un fuerte mal olor.
    • Busca limpiadores enzimáticos especiales para orina de mascotas (incluso venden específicamente para orina de perros y gatos).
  3. Usa tu nariz o una linterna UV para encontrar la orina. Las linternas de luz negra o luz UV a veces revelan la ubicación de manchas antiguas, lo cual puede ser útil si ya has lavado el suelo varias veces y no hay ningún signo visual de orina. Apaga las luces de la habitación y sostén la luz UV de 30 cm a 1 m (de 1 a 3 pies) del suelo. La mancha podría verse amarilla, azul o verde. Usa un trozo de tiza para marcar la ubicación si solo tienes pensado limpiar un punto específico del suelo.
    • Si la luz UV no funciona, también puedes tratar de olfatear la mancha. Airea la habitación y luego simplemente ponte a olfatear la habitación hasta que hayas revisado todo el lugar.
    • Si bien es probable que debas prestar más atención a estos puntos (y hasta quieras limpiarlos más de una vez), te recomendamos limpiar todo el suelo para que no omitas ninguna mancha que la luz UV no haya revelado.
    • Limpiar todo el suelo también evitará que se vea disparejo. Si el tratamiento deja el concreto más claro y limpio, se verá mejor si todo el suelo queda con un tono limpio y uniforme.

Tratar previamente el concreto

  1. Compra un limpiador de trabajo pesado como fosfato trisódico (TSP). Un limpiador de trabajo pesado garantizará que todos los demás elementos de la orina (como las bacterias) desaparezcan por completo. Además, el limpiador enzimático podrá actuar más rápido para disolver los cristales úricos. Asegúrate de usar gafas protectoras y guantes de goma, ya que el TSP puede dañar la piel.
    • Añade TSP a un cubo de agua muy caliente en una proporción de 1/2 taza por cada galón de agua.
    • Si no quieres usar un químico de trabajo pesado como el TSP, prueba entonces limpiar la zona con una mezcla de agua y vinagre (2 partes de vinagre y 1 parte de agua).
  2. Vierte la mezcla de TSP en el suelo y restriega suavemente la zona con una escoba. Ve restregando avanzando poco a poco (de 1 x 1 m o 3 x 3 pies). Es importante que no dejes que el TSP se seque demasiado rápido. Debe estar intacto (sin absorberse) sobre la superficie del concreto como mínimo 5 minutos. Si la mezcla se seca antes de los 5 minutos, añade más mezcla de TSP o agua al suelo. Entre más tiempo siga líquida la mezcla, podrá penetrar el concreto más profundamente.
    • Es probable que observes que el olor de orina empeora mucho mientras tratas el suelo previamente. Esta es una reacción normal de los cristales de ácido único y el agua.
  3. Vierte agua caliente a la zona tratada y usa una aspiradora común o de agua para absorber todo el líquido. Esta acción quitará gran parte de la solución de TSP usada. Luego, enjuaga el suelo con agua caliente dos veces más para dejar que el suelo se seque naturalmente toda la noche.
    • No utilices ventiladores para acelerar el proceso. La idea es saturar el concreto y desprender la mayor cantidad posible de residuos de orina.
    • Si tu aspiradora huele a orina después de aspirar la mezcla de TSP, rocía la manguera con limpiador enzimático (diluido a 1 parte de limpiador concentrado y 30 partes de agua) mientras la aspiradora esté encendida. Luego, apágala y rocía el interior del tanque de agua sucia.
    • Si vas a usar un limpiador de alfombras, echa agua al tanque en vez de echarla en el suelo y pásala con un ciclo de enjuague.

Limpiar el concreto

  1. Prepara el concentrado enzimático según las instrucciones. Algunos limpiadores tienen que mezclarse con una solución de limpieza para alfombras, mientras que para otros hay que agregar agua. Sigue todas las instrucciones cuidadosamente, y asegúrate de no diluir el concentrado con demasiada agua.
    • Asegúrate de que el suelo esté completamente seco del tratamiento previo un día antes de que apliques el limpiador enzimático.
  2. Empapa la zona manchada con el limpiador enzimático. Debes limpiar en secciones de 1 x 1 m (3 x 3 pies). Usa la cantidad necesaria de solución para que la zona esté empapada durante 10 minutos, por lo menos. Añade más solución si la zona empieza a secarse. Te lo reiteramos: es vital que el líquido impregne cada capa y cada poro de cemento para que pueda descomponer los cristales de urea.
    • Para que sea más fácil de aplicar, utiliza un atomizador limpio. Si usas un atomizador sucio, cualquier residuo (como moho o polvo) puede terminar en el concreto absorbente, dejándote con otro mal olor.
    • Sé especialmente agresivo en las zonas donde hayas visto la mancha de orina con la luz UV. Puedes conseguir un cepillo y usarlo para impregnar bastante el limpiador enzimático en esos puntos.
    • Las zonas más marcadas pueden burbujear. Mantente atento a esas zonas, pues podrías tener que limpiarlas si el olor no se va.
    • Repite el proceso hasta que limpies todo el suelo.
  3. Deja que suelo se seque toda la noche cuando termines el tratamiento de limpieza. Para prolongar este proceso y darle más tiempo a la solución enzimática para que actúe, puedes cubrir el suelo con un plástico. Este desacalorará la velocidad de evaporación de la solución.
    • Si el olor no desaparece, trata las zonas muy afectadas con otra ronda de limpiador enzimático.
  4. Considera la posibilidad de sellar tu suelo de concreto cuando el olor desaparezca de verdad. Así, el suelo será más fácil de limpiar y se verá mejor.

Consejos

  • Si el suelo tiene madera clavada, el procedimiento tiene que hacerse con mayor atención, porque la orina tiende a quedar entre la madera y el concreto.
  • Limpiar el concreto manchado con excremento con un limpiador a presión puede hacer que el olor sea más difícil de quitar, en especial si el agua del limpiador a presión se dirige al concreto en un ángulo mayor a 45 grados o si se usa una boquilla angosta. En realidad, estarías impregnando el material y el olor en el concreto, lo cual hará más difícil quitarlo y neutralizarlo.

Cosas que necesitarás

  • Escoba de cerdas duras
  • Aspiradora común o de agua, o limpiador de alfombras
  • Solución enzimática de limpieza
  • Fosfato trisódico (TSP)
  • Guantes de goma
  • Gafas protectoras
  • Agua
  • Cubo de fregona
  • Atomizador limpio (opcional)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página