Cómo peinar adecuadamente tu cabello todos los días

A casi todos nos gusta llevar un peinado favorecedor y original al trabajo o a la escuela. Este artículo te mostrará unas cuantas formas rápidas y divertidas de peinarte.

Pasos

  1. Decide qué peinados son más apropiados para tu cabello. Debes elegir, según tu tipo de cabello, un peinado favorecedor que te resulte fácil de hacer en 10 o 15 minutos por las mañanas. Por ejemplo, si tienes el cabello grueso y rizado, alisártelo a diario puede llevarte demasiado tiempo. Modificar ligeramente la forma natural de tu cabello será lo más rápido y sencillo a la hora de peinarte; además, evitarás los daños causados por el calor a largo plazo. Este artículo te mostrará distintos peinados; te aconsejamos que empieces probando con el que parezca más práctico para tu tipo de cabello.

Colas de caballo

  1. Prueba a hacerte una cola de caballo. La cola de caballo es adecuada para todos los tipos de cabello, excepto para el cabello muy corto. Aquí tienes varias formas distintas de hacerla para que elijas la que mejor encaje con tu estilo personal:
  2. Elige entre una cola de caballo pulcra o una cola desenfadada. Para hacerte un peinado pulcro y elegante, sujétate el cabello a la altura que quieras con una mano. Con la otra mano, péinate con mucho cuidado antes de recogerte la cola, pasándote el cepillo desde el nacimiento del cabello hasta las puntas. Para hacerte una cola más desenfadada, pon la cabeza hacia abajo y alborótate el cabello, utilizando un poco de laca ligera o algún producto para dar volumen a las raíces. Sujétate la cola con una goma elástica sin peinarte ni alisarte el cabello.
  3. Háztela alta o baja. Hazte una cola de caballo en la parte más alta de la cabeza, en la nuca, o a una altura intermedia.
  4. Recógetela a un lado. Prueba a hacerte la cola justo detrás de la oreja, o si quieres un efecto más sutil, recógetela a unas cuantas pulgadas hacia la derecha o hacia la izquierda del centro. En cualquier caso, asegúrate de que se note que te has peinado así intencionadamente; de lo contrario, la gente pensará que llevas la cola torcida por descuido.
  5. Deja algunos mechones sueltos. Si llevas el cabello a capas, tienes flequillo o simplemente quieres hacerte una cola de caballo más informal, déjate unos cuantos mechones sueltos por encima o a los lados de la cara. Puedes rizártelos, alisártelos, o dejarlos tal y como están.
  6. Dale un poco de volumen. Para conseguir un estilo retro, deja un poco ahuecada la parte de arriba de tu melena antes de recogértela en una cola. También puedes ponerte una cinta para el cabello, colocándola a media pulgada, aproximadamente, del nacimiento del cabello.
  7. Esconde la goma elástica. Si tienes el cabello largo y unas cuantas horquillas, puedes tapar la goma que utilices para recogerte la cola de caballo. Coge un mechón largo, de grosor medio, de la parte de abajo de la cola, cerca del centro. Enróllalo alrededor de la base de la cola, tapando la goma, y sujétalo con una horquilla por debajo, cuando haya dado una vuelta completa. Enróllalo de nuevo, tantas veces como necesites, y fíjalo con una horquilla por debajo otra vez.
  8. Hazte media cola. Sujétate la parte de arriba del cabello, dejando la mitad de abajo suelta. Recógetelo con una goma elástica o con un pasador. De esta forma, podrás mantener el cabello apartado de la cara sin renunciar a llevar una parte de la melena suelta, cayendo por los hombros.
  9. Hazte dos colas. Puedes dividir tu cola de caballo en dos colas. Sin embargo, debes tener cuidado, ya que la cola de caballo es apropiada para mujeres de cualquier edad, pero las dos colas son características de las niñas y las adolescentes, o de ciertos disfraces.

Moños y otros estilos recogidos

  1. Recógete el cabello. No tienes que reservar los moños para las ocasiones especiales. Aquí tienes unas cuantas formas de llevar moños con un estilo más informal.
  2. Utiliza gomas para el cabello u horquillas. Una vez que te hayas hecho una cola de caballo, la hayas retorcido y la hayas enrollado alrededor de la base, podrás recogerte el moño con otro coletero o con horquillas. Las horquillas ofrecen algo más de control y sujeción, mientras que los coleteros recogen mejor la base del moño, haciéndola más estrecha. Utiliza el método que mejor funcione para ti.
  3. Hazte un moño formal o desenfadado. A un moño muy pulcro y bien recogido se le suele llamar moño de ballet, porque es el peinado favorito de las bailarinas clásicas. Para hacértelo, cepíllate muy bien el cabello, retuércete la cola de forma que quede tirante y utiliza laca. También puedes hacerte un peinado más desenfadado, retorciendo y enrollando la cola alrededor de la base sin tensarla mucho para que el moño quede más suelto e imperfecto, y colocando las horquillas de forma aleatoria. Este tipo de moño más informal funciona muy bien en cabellos rizados u ondulados.
  4. Háztelo alto o bajo. Al igual que puedes elegir la altura de una cola de caballo, puedes recogerte un moño en la parte alta de la cabeza, en la nuca, o en un punto intermedio.
  5. Llévalo a un lado. Si decides recogerte el moño a un lado, háztelo bajo y justo detrás de la oreja (un moño alto a un lado es un peinado un tanto extraño y poco favorecedor).
  6. Déjate algunos mechones sueltos. Si llevas el cabello a capas, tienes flequillo o simplemente quieres hacerte un moño más informal, déjate unos cuantos mechos sueltos por encima o a los lados de la cara. Puedes rizártelos, alisártelos o dejártelos tal y como están.
  7. Hazte un moño trenzado. Recógete el cabello en una cola de caballo. Trénzala de forma que los mechones queden bien apretados desde el principio. Enróllala alrededor de la base, formando un moño. Fíjalo con horquillas o con una pinza para el cabello.

Trenzas

  1. Trénzate el cabello. Existe una variedad de métodos para trenzarse el cabello. Una vez que los conozcas, podrás incorporarlos a tu peinado de distintas formas. Aquí tienes unas cuantas ideas básicas:
  2. Hazte una trenza básica. Si estás aprendiendo a hacer trenzas, empieza con una base estable, como una cola de caballo, media cola o dos colas. Separa tres secciones de cabello y trénzalas como corresponde. Sujeta el final con una goma elástica o un coletero. Cuando hayas perfeccionado la técnica prueba a empezar la trenza con el cabello suelto para obtener un peinado más informal.
    • Hazte muchas trenzas pequeñas con los mechones delanteros, cayendo sobre la cara. Extiéndelas hacia uno y otro lado de la raya del cabello; por ejemplo, dejando que la primera trencita caiga hacia la derecha, la segunda hacia la izquierda, y así sucesivamente, en zigzag. Después, recógete el resto del cabello en una cola baja.
  3. Hazte una trenza francesa (trenza raíz). Una trenza francesa o trenza raíz, se hace a partir de la técnica de la trenza básica, e incluye la parte del cabello más cercana al cuero cabelludo.
    • Prueba a hacerte una trenza francesa completa, o divídela en dos trenzas francesas.
    • Otra opción es dividir el cabello en dos secciones, hacer una trenza francesa hasta que llegues a la parte posterior de la cabeza, y unir ambas secciones en una cola floja.
  4. Aprende a hacer trenzas de pescado. La trenza de pescado parece un peinado complicado, pero es muy fácil de hacer una vez que aprendes la técnica. Empieza con una base estable, como una cola de caballo, si quieres conseguir un peinado más pulcro. Si quieres hacerte una trenza más informal, comienza con el cabello suelto, a la altura de la nuca. Las trenzas de pescado hechas ligeramente a la derecha o a la izquierda y cayendo sobre el hombro están muy de moda.

Llevar el cabello suelto

  1. Lleva el cabello suelto. Llevar el cabello suelto es una opción clásica, y previene el daño causado por utilizar gomas elásticas todos los días, a todas horas. Aquí tienes unas cuantas formas de llevar el cabello suelto para empezar.
  2. Alísatelo. Para alisarte el cabello, puedes secártelo con el secador y un cepillo redondo, o planchártelo cuando ya esté seco. Algunas personas con cabello muy rebelde, se lo alisan primero con el secador y terminan pasándose la plancha. En cualquier caso, asegúrate de utilizar un protector térmico para disminuir los daños del calor sobre el cabello.
  3. Llévalo rizado. Utiliza unas tenacillas para rizarte el cabello ya seco. De nuevo, utiliza un protector térmico para evitar en lo posible los daños sobre el cabello.
    • Para rizarte el cabello sin aplicar calor, empieza con el cabello húmedo o mojado la noche previa. Retuerce y enrolla mechones finos de cabello en pequeños moños, y fíjalos con gel fijador, espuma o laca. Suéltate el cabello cuando ya esté seco por la mañana y alborótalo con suavidad. No te lo cepilles.
  4. Lleva el cabello ondulado. Para ondularte el cabello, sécatelo con secador y difusor, alborotándolo cerca del cuero cabelludo.
    • Para hacerte ondas sin aplicar calor, hazte trenzas normales o francesas con el cabello mojado por la noche. Suéltatelas con el cabello ya seco por la mañana, y alborótatelo con suavidad. No te lo cepilles.

Utilizar accesorios

  1. Añade accesorios. Uno o dos accesorios bien elegidos pueden hacer que tu peinado destaque. Un accesorio es suficiente; no utilices más de dos.
  2. Utiliza lazos. Si te recoges el cabello en una cola de caballo o en un moño, incluye un lazo en tu peinado. Puedes atarlo sobre cualquier goma para el cabello, ocultándola, o utilizar sólo el lazo.
  3. Ponte una cinta para el cabello. Las cintas para el cabello pueden ser sencillas o elaboradas, y se pueden llevar con el cabello suelto o recogido. Experimenta y comprueba si prefieres llevarla cerca del nacimiento del cabello o por detrás, a la altura de la coronilla.
  4. Utiliza horquillas, peinetas o pasadores. Puedes utilizar estos complementos para recoger tu cabello o simplemente como elemento decorativo. Asegúrate de que los colores y los diseños de los accesorios combinen con tu ropa y con tu color de cabello.

Consejos

  • Siempre es más fácil peinar un cabello sano. Utiliza champú y acondicionador con la frecuencia necesaria (normalmente, en días alternos), y córtate las puntas a menudo para sanearlas.
  • ¡Diviértete y experimenta! Juega con tu cabello y encontrarás algún estilo original y que te favorezca.
  • Aplicar calor sobre el cabello y/o utilizar productos con alcohol (gel fijador, espuma, laca) puede dañarlo a la larga.Trata de evitar el uso de estos productos a diario.
  • Para conseguir una melena ondulada, hazte trenzas después de ducharte por la noche y quítatelas por la mañana, sin cepillarte el cabello.
  • No siempre es necesario alisarse o rizarse el cabello. Eres hermosa tal y como eres, y para la mayoría de los recogidos, la textura del cabello no juega un papel importante.
  • No te olvides del flequillo ni de los mechones delanteros. Alísatelos, rízatelos, o recógetelos hacia atrás con horquillas.
  • Si no te gusta tu flequillo y aún está creciendo, recógetelo con horquillas o ponte una cinta para el cabello.
  • Hazte trencitas por todo el cabello y déjatelas durante toda la noche.
  • Prueba a hacerte un tupé; si tienes flequillo, recógetelo hacia atrás con horquillas y ahuécalo dándole volumen. También puedes separar el cabello en secciones, trenzártelo y hacerte un tupé, sujetándotelo con horquillas.

Advertencias

  • Cuando te alises o te rices el cabello, ten cuidado con el agua y los aparatos eléctricos.
  • Cuando apliques calor sobre tu cabello (por ejemplo, al planchártelo o al secártelo con secador), utiliza un protector térmico en sérum o en espray para no dañar el cabello.
  • Alisar con plancha o con secador el cabello rizado hace que las puntas se abran y que el cabello se reseque y se vuelva rebelde. Puede que el resultado sea bueno mientras dura el efecto del alisado, pero a la larga, el calor daña el cabello en profundidad.

Cosas que necesitarás

  • Cintas para el cabello, horquillas, pasadores, gomas elásticas, coleteros, lazos, etc.
  • Peine o cepillo, dependiendo de tu tipo de cabello y del estilo deseado.
  • Secador, plancha para alisar, plancha para hacer ondas, tenacillas (opcional).
  • Espejo de mano, además del espejo de pared (para ver el peinado por detrás).
  • Espuma, gel fijador, protector térmico, algún producto para dar volumen a las raíces, etc.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página