Cómo hacer una varita de cintas para una boda

Algunos sitios especialmente acondicionados para bodas prohíben a los invitados tirar arroz, pétalos de flores, burbujas de jabón o cualquier otro tipo de objetos. En estos casos, la gente suele hacer sonar cascabeles atados a unas varitas con cintas de colores. Estas varitas se han popularizado mucho pero pueden resultar caras si se encargan a alguien en lugar de hacerlas en casa. Este es un método barato pero igual de refinado que puede encajar fácilmente en tu presupuesto de boda.

Pasos

  1. Arma tu presupuesto para la varita. ¿Cuánto dinero vas a gastar para que cada uno de tus invitados tenga la suya propia? La respuesta te ayudará a comprar los materiales de manera sopesada.
  2. Elige el tamaño de la varita. La longitud por la que optes finalmente determinará las dimensiones de todo lo demás, desde los tarugos hasta las cintas.
    • Las ferreterías tienen varillas grandes de unos 90 centímetros (36 pulgadas) y un metro (40 pulgadas) que luego cortan para hacer tarugos. En Estados Unidos, este año 2014 una de álamo de unos 6 milímetros de grosor (¼ pulgadas) cuesta US$ 0,78. Con ese tarugo grande, se pueden hacer seis varitas de 20 centímetros (8 pulgadas); cuatro de 30,5 centímetros (12 pulgadas); o tres de 40,6 centímetro (16 pulgadas).
    • El grosor de la varita también es importante. Una vara larga y delgada puede ser demasiado frágil (y romperse fácilmente) pero una demasiada gruesa no influye ni en la estética ni el costo.
    • Tipo de madera o material. Determinará qué tan dura será la varita, cuánto podría durar y el precio.
      • Si vas a usar un clavo (mucho más barato que una armella cerrada), deberás comprar un tarugo más blando para evitar romperlo cuando coloques las cintas.
      • Si vas a usar una armella abierta, podrías tener que optar por una varita de madera más delgada o asegurarte de que el grosor del taladro sea el adecuado para no romperla cuando la perfores.
    • Agarra un lápiz o enrolla una hoja de papel. Un lápiz normal sin punta mide unos 18 centímetros (7 pulgadas). Las dimensiones de una hoja bond son de 21,6 X 27,9 cm (8,5 X 11 pulgadas).
    • Define cuántas varitas en total necesitarás para que cada invitado tenga la suya. A ese total puedes añadirle un 10% por si se suman más invitados o malogras alguna varilla.
  3. Escoge las cintas.
    • Busca en Internet las tiendas con los mejores precios.
    • Piensa en pedir (o hacer) cintas personalizadas para tus varitas.
    • Si usas un clavo o una pistola de silicona, la cinta deberá ser el doble de larga que la varita. (De todo modos, puedes recortarla cuando la hayas unido a la vara).
    • Si usas una armella cerrada, las cintas deberán ser 5 o 7,6 centímetros más largas que la medida de la vara (es decir, 2 o 3 pulgadas más).
    • La norma general es tener cintas de tres colores o tres tipos de cintas diferentes. De todos modos, es una decisión personal. Algunas personas optan por colocarlas de diferentes grosores y texturas. Dale rienda suelta a tu creatividad dentro de los márgenes de tu presupuesto.
  4. Elige qué tipo de campanilla les pondrás a las varitas.
    • ¿Cascabeles o campanillas clásicas? Los cascabeles son más baratos pero las campanillas son más bonitas.
    • El tamaño de la cinta también condicionará el del cascabel, a menos que tengas una armella cerrada y coloques ahí la campanilla. (Ver paso 12).
    • ¿Y los colores? Dorado, plateado, brillante, apagado, llamativo y otros muchos más para escoger.
  5. Define si quieres una varita acabada o pintada. Si es así, compra los utensilios que necesites. La pintura en spray es mucho más rápida y deja un acabado mucho más fino pero si ya las pintaste quizás puedas mirar otras alternativas.
  6. Mide la vara y marca la medida correcta con un lapicero.
  7. Corta los tarugos. Independientemente de con qué recortes las varas, ponte un equipo de protección adecuado.
    • Si las cortas a mano, te resultará más fácil si usas una caja de ingletes para asegurarte de que estará recto, incluso luego de cortar.
  8. Lima con una lija los extremos. Usa un papel de lija fino (P80-granos). Empieza desde fuera hacia dentro para asegurarte de que quede una superficie lisa y sin astillas.
  9. Pinta o personaliza las varitas.
    • Si quieres ahorrar, y darles un aspecto natural, déjalas tal cual.
    • Si prefieres un estilo ‘vintage’, puedes remojarlas en té o café para descolorarlas o usar algún otro método para desteñirlas.
    • Puedes usar una varita de prueba y dejar volar tu imaginación.
    • Una vez que las varitas estén completamente pintadas, pasa al siguiente paso.
  10. Corta las cintas y amárralas a la varilla. El punto donde las recortes dependerá del aspecto que le quieras dar a tu varilla.
    • ¿Un montón de varitas con cintas o solo unas pocas? ¿Varitas de diferentes tamaños o todas iguales? ¿Cintas que llegan hasta el final de la vara o solo hasta el medio?
    • Si vas a amarrar con clavos las cintas a la varilla, tienes que calcular dónde está el medio de la cinta sin sus adornos (por ej. sin cascabeles) y colocar esa parte en el extremo de la varilla. De todos modos, deja un poquito más largo (una pulgada, es decir, unos 2,5 centímetros a mayores) el lado donde vas a colocar el cascabel.
    • Si vas a usar silicona, cuenta con que vas a perder un poco de cinta del cuerpo principal y otro poco más por cada cascabel que le coloques.
    • Si utilizas una argolla cerrada, tendrás que usar un lado de la cinta para hacerle un bucle y atarlo a la argolla.
    • Si te resulta demasiado complicado pensar en todo esto, puedes usar cintas más largas y cortarlas como quieras cuando ya las hayas colocado en la varita.
  11. Une las cintas a la varita según el método que escogiste.
  12. Ponle los adornos.
    • Si vas a sujetar los cascabeles a una armella cerrada, necesitarás una anilla o algo similar, a menos que abras la armella, insertes ahí los escabeles y la vuelvas a cerrar.
    • Ata los cascabeles (y/o los demás adornos) a las cintas.
      • Luego, hazle un nudo a la cinta.
      • Cuando estés conforme con el resultado, puedes echarle pegamento para amarrar bien el nudo.
      • Quizás quieras añadirle otros adornos.
  13. ¡Mueve la varita!

Consejos

  • Si eres hábil con los grabados y los recortes, puedes ponerle una inscripción a la varita.
  • Si quieres usar cintas más gruesas, opta por la armella cerrada. Si prefieres las delgadas (cintas más baratas) usa un clavo.
  • Si la mayoría de las varitas las vas a hacer tú solo, piensa en dividir el trabajo por fases. Una puede ser tomar la medida a todo, otra cortar, una tercera lijar… Descansa en cada una de las etapas para evitar hacerte heridas seguidas, sobre todo si no estás acostumbrado a este tipo de trabajo manual.

Cosas que necesitarás

  • Tarugos grandes
  • Un metro
  • Una sierra
  • Cintas
  • Cascabeles y/u otros adornos
  • Papel de lija fino
  • Ropa protectora (guantes, gafas, etc.)
  • Clavos, pegamento y/o armellas cerradas
  • Martillo (opcional)
  • Pistola de silicona (opcional)
  • Taladro (opcional)
  • Anilla (si vas a atar los cascabeles a la armella cerrada)
  • Utensilios para pintar (opcional)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página