Cómo limpiar el moho negro

El moho negro (la pesadilla de los propietarios de inmuebles) generalmente aparece en áreas húmedas y oscuras, además de poder extenderse rápidamente. Por suerte, existen muchas sustancias de uso doméstico que puedes usar para limpiar el moho negro, incluyendo el bórax, el blanqueador, el aceite de árbol de té, el vinagre, el bicarbonato de sodio y el peróxido de hidrógeno. Usa guantes protectores mientras limpias el moho y desecha los artículos que estén completamente contaminados. Sigue leyendo para aprender más acerca de la limpieza del moho negro.

Usa productos de limpieza

  1. Elimina el moho con bórax. El bórax es un producto económico que puedes comprar en el pasillo de lavandería del supermercado. El bórax funciona en las superficies sin poros como los azulejos y el vidrio, al igual que en la madera y otras superficies porosas (siempre que no estén demasiado dañadas por la humedad). Empieza aspirando el moho suelto con una aspiradora con un filtro HEPA para que las esporas no se dispersen por toda la habitación. Después, sigue estos pasos para limpiar el moho restante:
    • Mezcla una taza de bórax con 3,78 litros (1 galón) de agua.
    • Sumerge un cepillo de fregar en la solución y úsalo para restregar el moho negro.
    • Limpia el área de moho.
    • No enjuagues el área, ya que el bórax evitará que las esporas crezcan nuevamente.
  2. Elimina el moho con detergente. Este método es efectivo en el vidrio, los azulejos y otras superficies sin poros. Mezcla agua con jabón y restriega la solución en superficies sin poros para deshacerte del moho. A pesar de que este método no mata al hongo, resulta especialmente efectivo para limpiarlo de las superficies.
    • Mezcla 1 taza de detergente (puede ser detergente de ropa) con 3,78 litros (1 galón) de agua.
    • Con la ayuda de un cepillo de fregar, aplica la solución al área afectada y restriega para eliminar el moho.
    • Enjuaga el área cuando termines.
  3. Elimina el moho con amoniaco claro. El amoniaco claro es un método efectivo para acabar con el moho. Sin embargo, este producto de limpieza es tóxico, por lo que debe utilizarse con moderación. Usa el amoniaco para acabar con el moho más resistente en los vidrios y los azulejos. Este producto no es muy efectivo en la madera o en otras superficies porosas.
    • Prepara una solución con 2 tazas de agua y 2 tazas de amoniaco claro y luego pon la mezcla en una botella para rociar.
    • Rocía la solución sobre el área afectada.
    • Deja reposar por al menos 2 horas.
    • Enjuaga el área para limpiarla.
  4. Elimina el moho con blanqueador. Este es un método muy efectivo para acabar con el moho negro en las superficies sin poros (como los azulejos y los vidrios), siempre y cuando no te importe dañarlas. Ya que el blanqueador produce vapores tóxicos, querrás asegurarte de que el área esté ventilada correctamente. Abre las ventanas y ponte guantes protectores. Estos son los pasos que debes seguir:
    • Mezcla 1 taza de blanqueador con 3,78 litros (1 galón) de agua.
    • Usa una botella para rociar o un cubo con una esponja para aplicar la solución al área afectada por el moho negro.
    • Deja reposar el blanqueador durante 1 hora. Si lo deseas, puedes limpiar después la solución con blanqueador, aunque no es necesario.

Utiliza métodos naturales

  1. Usa peróxido de hidrógeno para acabar con el moho negro. Este método no es tóxico y resulta efectivo en todos los tipos de superficie. Consigue una botella grande de peróxido de hidrógeno al 3% en la farmacia y sigue estos pasos:
    • Llena una botella para rociar con la solución de peróxido de hidrógeno al 3%.
    • Rocía el área afectada.
    • Deja reposar la solución durante 20 minutos.
    • Limpia la superficie.
  2. Usa aceite de árbol de té para acabar con el moho. El aceite de árbol de té es completamente natural, no es tóxico y se puede aplicar en todos los tipos de superficie. Esta sustancia es muy efectiva para acabar con el moho negro, ya que es un fungicida natural.
    • Mezcla 2 cucharaditas de aceite de árbol de té con 2 tazas de agua.
    • Vierte la solución en una botella para rociar.
    • Usa la solución para empapar el área afectada.
    • No te molestes en limpiar el área, ya que el aceite de árbol de té evitará que las esporas crezcan.
  3. Usa extracto de semilla de pomelo para acabar con el moho. Este método para acabar con el moho es completamente natural e inodoro.
    • Mezcla 20 gotas de extracto de semilla de pomelo con 2 tazas de agua.
    • Vierte la solución en una botella para rociar.
    • Usa la solución para empapar el área afectada.
    • Deja la solución en el área para evitar que las esporas crezcan.
  4. Usa vinagre blanco para acabar con el moho. El vinagre blanco puro puede utilizarse para tratar las manchas resistentes de moho, mientras que una solución compuesta de partes iguales de vinagre y agua puede servir para tratar las áreas menos afectadas. El vinagre es un producto excelente para tratar el moho en cualquier tipo de superficie, incluyendo las alfombras y la madera.
    • Vierte el vinagre puro o una solución de vinagre en una botella para rociar.
    • Usa la solución para empapar el área afectada.
    • Deja secar el líquido en el área afectada para acabar con el moho.
  5. Usa bicarbonato de sodio para acabar con el moho. Este es otro método efectivo y natural para todos los tipos de superficie, ya sean porosas o sin poros.
    • Añade un cuarto de cucharadita de bicarbonato de sodio a 2 tazas de agua.
    • Vierte la solución en una botella para rociar.
    • Rocía el área afectada y restriégala con un cepillo de fregar.
    • Enjuaga el área.
    • Trata nuevamente el área con la solución de bicarbonato de sodio para evitar que el moho aparezca nuevamente.

Acaba con un problema de moho más grave

  1. Busca moho en áreas escondidas. En ocasiones puedes encontrar moho detrás del cartón yeso, dentro de los marcos de las puertas y debajo de los fregaderos. Algunas señales del moho negro escondido incluyen: olores fuertes, tablas deformadas y techos descoloridos.
  2. Reemplaza los objetos cubiertos de moho. En ocasiones limpiar el moho no es suficiente y probablemente tengas que reemplazar algunas cosas. Evalúa los daños y determina si debes reemplazar alguno de los siguientes objetos que pueden estar invadidos por el moho:
    • Azulejos del baño
    • Las alfombras u otros tipos de piso
    • Paneles del suelo
    • Techos
  3. Sella la habitación afectada por el moho. De esta manera las esporas del moho negro no podrán viajar a través del aire a otras áreas de la casa. Cierra las puertas herméticamente y usa plástico con cinta adhesiva para cubrir los orificios, las entradas o cualquier otra zona por donde el aire pueda escapar.
    • La única excepción es si usas un ventilador de extracción apuntado directamente a una ventana, de modo que las esporas de moho negro que flotan en la habitación salgan expulsadas del lugar.
  4. Protégete cuando estés cerca del moho. Ponte una máscara para el polvo, prendas adecuadas o una cubierta que puedan quitarse fácilmente y lavarse (o incluso desecharse). Ponte guantes de látex y gafas de protección para proteger tus ojos. De esta manera, el moho nunca entrará en contacto con tu cuerpo.
  5. Mantén el polvo y los residuos en un área pequeña. Si planeas desechar objetos contaminados con moho negro, ponlos en una bolsa lo más pronto posible. Esto evitará que las esporas de moho negro de dispersen en el aire.
  6. Si tu problema con el moho negro es extendido, llama a un exterminador profesional de moho. Los expertos recomiendan que llames a un exterminador profesional de moho si tu problema está diseminado en áreas mayores a 3 metros cuadrados (10 pies cuadrados). En este punto será imposible controlar el moho con la ayuda de productos domésticos.
  7. Elimina las fuentes de agua que alimentan al moho para evitar que éste regrese. Arregla las tuberías con fugas, instala una ventilación más apropiada en un baño húmedo o pon un deshumidificador en un sótano húmedo. Seca las habitaciones en las que encuentres moho para evitar que se extienda el problema.

Consejos

  • El moho negro es tan tóxico como las otras clases de moho doméstico. Todas las clases de moho pueden provocar problemas respiratorios, en especial en aquellas personas proclives a ser alérgicas. Debes eliminar todas las clases de moho para evitar este tipo de inconvenientes.

Advertencias

  • Cuando deseches alfombras, azulejos, tablas u otros materiales contaminados con moho negro, asegúrate de ponerlos en bolsas para la basura con resistencia alta. Poner los objetos en dos bolsas puede ser más útil. No cargues las bolsas por toda la casa. En vez de eso, arrójalas por la ventana para que no exista la posibilidad de que el moho negro se extienda a otras áreas de tu hogar.
  • Mantén el aceite de árbol de té alejado de las mascotas, ya que esta sustancia es tóxica para los perros y los gatos.
  • Algunos objetos domésticos con superficies porosas (como las alfombras y las decoraciones de las ventanas) pueden ser imposibles de limpiar. Debes reemplazar estos objetos para evitar que las esporas de moho se dispersen en el futuro.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página