Cómo prepararse para una cirugía

Prepararse para una cirugía es aterrador y emocionante. Piensas que te vas a sentir mejor pero no sabes si va a doler. Aquí te damos algunos consejos para guiarte.

Pasos

  1. Conversa con tu familia y amigos. Habla sobre la cirugía con tu familia y amigos para que estén preparados como grupo de apoyo. Cuéntales cómo te estás sintiendo y sobre tu estado de ánimo. 
  2. Comunícate con tu cónyuge o pareja.  Asegúrate de repasar todos los pasos  que debes seguir antes, durante y después de la operación. Confirma la fecha de la cirugía y que los horarios no se crucen.
  3. Revisa tu casa o departamento. Trata de dejar tu casa en orden haciendo limpieza, pagando tus cuentas y haciendo los recados. Recuerda que estarás incapacitado entre una a seis semanas y dejar tu casa en orden ayudará a eliminar algo del estrés emocional.  
  4. Reorganiza los muebles. Haz que tu casa sea segura sacando todo obstáculo o mueble que pueda bloquear la entrada del baño o cocina. No quieres  tener cables o alfombras en el suelo con las cuales puedes tropezarte  y, como consecuencia, caerte y lesionarte.
  5. Habla con otros pacientes. Conversa con otros pacientes de cirugía que puedas conocer y pregúntales como ellos han lidiado con la preparación y la recuperación. Mientras más información tengas sobre el procedimiento, más seguro te sentirás.
  6. Investiga. Ingresa a internet e investiga sobre el procedimiento de la cirugía. Averigua qué dicen los profesionales y cuáles son sus recomendaciones para lidiar con el proceso de recuperación
  7. Cuidado de tu mascota. Debido a que no podrás caminar por un par de días, contacta a tus vecinos o a algún cuidador profesional de mascotas para que cuiden a tu animal favorito.
  8. Movilización. Ponte de acuerdo con algún amigo para que te lleve a terapia física, a la consulta médica o a la farmacia.  Puede que haya alguna persona jubilada que pueda hacer esto por ti. Asegúrate de pagarle justamente.
  9. Corte de cabello. Cuida de tus necesidades personales y mima tu persona.  Asiste a tu salón de belleza y hazte un corte de cabello, una manicura, una limpieza facial o una pedicura. Según el tipo de cirugía, puede que no estés capacitado para realizar esto después de unas semanas. No uses esmalte de uñas para manos o pies, ya que puede interferir con la máquina que monitorea el oxígeno de tu sangre.
  10. Jabón con cuerda. Tomar una ducha debe ser con mucho cuidado. Este tipo de jabón lo puedes colgar cerca de la ducha.
  11. Notebook o grabadora.  Ten un lápiz, un notebook o alguna grabadora cerca de tu cama para tus recordatorios o los de tu cuidador.
  12.   Aprende técnicas de relajación. La meditación, la hipnosis o solo ejercicios de respiración permiten que tu mente y cuerpo soporten mejor la cirugía y así sanes más rápido. 
  13. Recuerda agradecer a tu médico. Ellos lo apreciarán y responderán a tus preguntas y necesidades de manera cortés.

Consejos

  • Ninguna cirugía es totalmente segura. Debes conocer los riesgos y prepararte para lo peor, pero intenta no preocuparte ya que la mayoría son operaciones de rutina y suelen salir bien y sin complicaciones.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página