Cómo limpiar piercings de oreja

Los piercings en las orejas son un accesorio popular entre muchos hombres y mujeres. Aunque implican menos riesgos que otras perforaciones corporales, las de las orejas también pueden tener complicaciones. A fin de evitar una infección dolorosa, es importante aprender a limpiar los piercings nuevos en las orejas y saber cómo cuidarlos una vez que hayan sanado.

Limpiar piercings nuevos

  1. Lávate bien las manos con jabón antibacteriano. Es recomendable que estés seguro de no exponer tus orejas a los gérmenes o el polvo mientras las estés limpiando.
    • Lleva siempre contigo un desinfectante para las manos. Así, en el caso de que te resulte imposible lavarte las manos, podrás aplicarte un poco de desinfectante y esterilizarte los dedos antes de tocar tus piercings.
  2. Moja una bola de algodón o un hisopo en la solución limpiadora. Puedes usar alcohol isopropílico o una solución de sal marina. Muchos perforadores profesionales te darán una solución salina con sal marina con la cual limpiarte. De no ser así, puedes mezclar 1/8 de cucharadita de sal marina con 236 mililitros (8 onzas) de solución salina.
  3. Límpiate los lóbulos con una bola de algodón o con un hisopo. Hazlo dos veces al día, a fin de mantener limpia el área alrededor de los piercings.
    • Primero, moja la bola de algodón o el hisopo en la solución de limpieza o el alcohol. Intenta presionar el algodón sobre la boca del frasco al tiempo que lo das vuelta rápidamente a fin de mojar el algodón con el alcohol.
    • Aplica el hisopo alrededor de los piercings para mantener el área que los rodea libre de gérmenes.
    • Usa hisopos nuevos para limpiar, de la misma manera, la parte de atrás de las orejas.
    • Utiliza una bola de algodón o hisopo nuevo para limpiar el otro lado de las orejas. Nunca uses el mismo hisopo en dos lados o partes de tus orejas.
  4. Gira los postes de las piezas. Haz un giro de media vuelta en cada dirección. Toma el poste de la pieza entre tus dedos y gíralo en la dirección de las manecillas del reloj, luego gira en la dirección contraria, luego repite el procedimiento en la otra oreja. Esto te ayudará a evitar que se te pegue la piel a las piezas.
  5. Aplica una crema con antibiótico. Usa un hisopo nuevo para aplicar crema en los postes de las piezas, luego vuelve a girarlas. Dale media vuelta en cada dirección dos veces. Esto ayudará a que la crema penetre en la piel.
  6. Limpia tus piercings todos los días. Puedes limpiarlos una o dos veces al día, pero no olvides hacerlo. Convertir esta limpieza en parte de tu rutina al despertar y antes de irte a la cama es una buena manera de asegurarte de adquirir el hábito de limpiar tus piercings diariamente. Ten en cuenta que hacerlo solo te tomará unos pocos minutos y podría evitar que contraigas una dolorosa infección.
  7. No te quites las piezas. Ten presente que quitarte las piezas por demasiado tiempo podría ocasionar que se cierren tus perforaciones. Después de seis semanas, podrás quitarte las piezas, pero si demoras mucho tiempo en volver a ponértelas, hasta los piercings que ya hayan cicatrizado podrían cerrarse, dependiendo de la rapidez con la que sane tu cuerpo. Algunos piercings en las orejas pueden tardar más tiempo en sanar que otros. Por ejemplo, un piercing en el cartílago se demora 4 meses en sanar en lugar de solo 2. Asegúrate de no sacarte las piezas demasiado pronto.

Mantener sanos los piercings de oreja

  1. Sácate las piezas todas las noches. Asegúrate de que tus perforaciones hayan cicatrizado por completo antes de hacerlo. Sacarte las piezas para dormir evitará que se enganchen con algo mientras duermes. También ayudará a que el aire esté en contacto con tu piel y esto mantendrá sanas tus orejas.
  2. Limpia tus piezas con alcohol isopropílico. Moja un hisopo de algodón en alcohol. Frota los postes de las piezas cuando te las quites por la noche. Hacer lo anterior con regularidad te ayudará a que estas se mantengan libres de los gérmenes que puedan causar infecciones.
  3. Limpia tus orejas con un hisopo de algodón y alcohol, y aplícate crema con antibiótico. Haz lo anterior una vez al mes o si alguna vez sientes dolor o molestia en tus piercings. Tratar los piercings de oreja con regularidad reducirá las posibilidades de que se te infecten.

Limpiar piercings de oreja infectados

  1. Saca los postes y límpialos con alcohol isopropílico. Ten presente que se pueden acumular gérmenes y bacterias en las piezas. Límpialas entre 2 y 3 veces al día para que se mantengan aseadas hasta que desaparezca la infección.
  2. Aplica toquecitos de alcohol isopropílico en los hoyos de los piercings. Toma una bola de algodón o hisopo mojado en alcohol y colócalo sobre tus lóbulos, directamente encima de los piercings. Desecha el hisopo después de usarlo una vez, repite el proceso del otro lado de las orejas.
  3. Cubre los postes de las piezas utilizando crema con antibiótico. Hazlo cada vez que limpies los postes, antes de volver a ponerte las piezas. Solo necesitarás una pequeña cantidad de crema. El antibiótico que contiene combatirá la infección y ayudará a que tus orejas sanen.
  4. Si los síntomas persisten, contacta a un dermatólogo. La mayoría de las infecciones se pueden tratar en casa con limpiezas y cremas. Sin embargo, si la infección no cede en un par de días, es aconsejable que consultes a un dermatólogo a fin de evitar que esta se extienda.

Consejos

  • Tócate las orejas solo cuando sea necesario. Ten presente que tu mano tiene más gérmenes de lo que te imaginas.
  • Evita las piezas que cuelguen por debajo de los lóbulos por un tiempo, hasta que tus piercings puedan soportar su peso.
  • Cuando comiences a usar aretes o piezas que cuelguen, que ahora se fabrican de materiales muy ligeros, puedes proteger más tus lóbulos usando refuerzos chatos de plástico en la parte de atrás.
  • Quítate las piezas cuando practiques deportes o nades.
  • No te hagas perforaciones con pistola, del tipo que se ofrecen en las tiendas de los centros comerciales, acude a una tienda de piercings bien establecida, donde usen agujas. Un perforador profesional podrá ayudarte a elegir el tamaño y estilo apropiados y te perforará de la manera adecuada.
  • Trata de usar guantes cuando te limpies los piercings a fin de mantener la higiene.
  • Cambia y lava con frecuencia las fundas de tus almohadas.

Advertencias

  • Asegúrate de limpiarte las orejas o se te infectarán.
  • No te saques las piezas demasiado pronto o las perforaciones se cerrarán.
  • Si se te infectan los lóbulos, o los sientes enrojecidos, inflamados o sensibles, acude al médico de inmediato.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página