Cómo olvidarte de una persona

Al final de una relación, casi siempre parece que uno no puede seguir con su vida. Esta persona a la que quieres olvidar está en todas partes y seguir adelante, en estos momentos, no es para nada una opción. Sin embargo, no es así como tienen que ser las cosas. Modificando tu ambiente, conservando tu pensamiento y manteniendo tu vida ocupada, puedes dejar a esa persona fácilmente en el pasado. Sigue los pasos que te mencionamos a continuación para olvidarla y sigue con una vida más feliz, saludable y completa.

Escapar de lo que te traiga recuerdos negativos

  1. Pon fin al contacto físico. No puedes olvidar a alguien si aún lo ves todo el tiempo o constantemente escuchas sobre las actividades que realiza. Considera las siguientes estrategias:
    • Asegúrate de no tropezarte con esta persona durante tus actividades diarias. Si vas al supermercado a la misma hora o tomas la misma ruta de casa al trabajo, modifica un poco tu rutina para que haya menos probabilidades de que se encuentren.
    • A partir de ahora, evita las reuniones sociales en donde sabes que él o ella estará presente. Con amabilidad dile al organizador de dicho evento que esperas que todo salga bien y que no irás porque quieres evitar tener un encuentro doloroso.
  2. Sácalo de tu vida electrónica. Hoy en día, por lo general estamos al tanto de lo que les ocurre a las personas con las que nos relacionamos a través de una pantalla. Así no veas físicamente a la persona que quieres olvidar, es muy fácil enterarte de lo que está haciendo. Aunque parezca difícil, sácalo de todos los tipos de redes sociales que utilices.
    • Elimina su información de contacto de tu cuenta de teléfono o correo electrónico.
    • Bloquea su perfil en Facebook, Twitter, Instagram, etc.
    • Toma cualquier otra medida para evitar tener algún tipo de contacto con esta persona. Si es necesario, cambia tu dirección de correo electrónico.
  3. Pídeles a los amigos que tengan en común que dejen de hablarte sobre lo que tenga que ver con él o ella. Tal vez haya ocurrido algo realmente interesante, pero no tienes por qué saberlo. Si tu amigo lo olvida y por casualidad te menciona a esta persona, con gentileza recuérdale el favor que le pediste, diciendo algo como, "Lo siento, Jane, pero me molesta demasiado pensar en Bill. Tal vez podamos hablar de otra cosa".
    • Sin embargo, tal vez quieras añadir una adenda a esta regla: a veces aprender lo correcto te ayudará a encontrar el final de una historia. Tal vez esta persona empezó a fumar, se mudó a otra ciudad o perdió su empleo. Diles a tus amigos que si consideran que sabiendo algo sobre esa persona puedas dar por finalizada dicha historia, deben decirlo.
  4. Deshazte de lo que te hace recordar a esta persona. Elimina de tu vida cualquier cosa que te traiga recuerdos dolorosos de esta persona. Al dejar de ver estas cosas todos los días podrás continuar con tu vida.
    • Si no puedes deshacerte de ciertos objetos, empaquétalos y pídele a algún familiar o amigo cercano que los guarde en su casa, lejos de tu alcance. Pídeles que mantengan estos objetos lejos de tu alcance por unos 6 meses como mínimo.
    • Agarra tu reproductor MP3 y elimina las canciones que te recuerden a esa persona. Reemplázalas con canciones alentadoras y alegres que te ayuden a tener confianza y seguir adelante.
    • Si tienes un niño o una mascota con esta persona, obviamente no puedes deshacerte de ellos, sino más bien tienes que enfocarte en las cosas que hayan hecho para criar a este ser y brindarle una vida de calidad.

Cambiar tu perspectiva

  1. No dejes que el deseo de venganza te consuma. Reconoce que al querer vengarte de alguien (ya sea dándole celos, molestándole o dándole preocupaciones), te ves obligado a seguir pensando en él o ella. No podrás seguir adelante ni olvidar si estás obsesionado con vengarte, así es que aprende a dejarlo atrás.
    • Si crees en un poder superior, el karma o algún otro tipo de justicia cósmica, piensa que él o ella recibirá su propio merecido.
    • Si no crees que nadie vaya a darle lo que se merece por lo que te hizo, acepta finalmente el hecho de que la vida no es justa. Esta persona tal vez te haya lastimado injustamente, pero ello no te da el derecho de actuar en contra suya.
    • Recuerda el viejo dicho de George Herbert: "Vivir bien es la mejor venganza". Al continuar con tu vida y rehusarte a ponerte al mismo nivel de la otra persona, le demostrarás que no te afectó lo sucedido, convirtiéndolo finalmente en algo insignificante.
  2. Aparta un tiempo para expresar tus sentimientos. Si ya has probado de todo y no te resistes a la idea de pensar en él o ella, intenta usar un nuevo enfoque. Aparta un tiempo limitado (como una o dos horas) para sentarte y escribir todo lo que sientes por lo sucedido. Cuando el tiempo haya pasado o ya no tengas nada más qué decir, dobla el papel y déjalo en algún otro sitio. La próxima vez que te sientas tentado a preocuparte por esa persona, dite a ti mismo, "No, ya expresé todo lo que tenía que expresar, no perderé mi tiempo haciéndolo de nuevo".
    • Si es absolutamente necesario, date unos 10 o 15 minutos al día para ponerte sensible. Cuando se acabe ese tiempo, di que lo seguirás pensando el día siguiente. A medida que pasen los días, necesitarás cada vez menos minutos para ponerte así. Dándote cuenta de que necesitas menos minutos te ayudará a sentir mejor.
  3. Mantén distraída tu mente. Con suerte, podrás controlar tus pensamientos. Si no quieres pensar en algo, no tienes que hacerlo. Mantén tu vida ocupada con cosas de la escuela, el trabajo o un proyecto que tenga tu mente enfocada en otra cosa. Cuando uno tiene otras cosas en qué pensar, estas personas pasan a un segundo plano.
    • Si te das cuenta de que estás pensando en él o ella, desvía tu atención. Todos soñamos despiertos y de repente nos encontramos pensando en cosas que realmente nos sorprende pensar. La segunda vez que lo ocurrido quiera entrar en tu mente, dentro de ti di que no pensarás en eso o que lo pensarás después (la idea es que no tendrás que hacerlo). Busca a alguien con quien hablar, un juego que te distraiga o cualquier otra cosa que desvíe tu atención, incluso así sea por unos cuantos minutos, ya que es lo único que necesitarás.
  4. No escuches música ni veas películas conmovedoras. La etapa en la que se quiere olvidar a una persona es ideal para los altibajos emocionales y para la depresión. En estos momentos tal vez sientas que estás en un lugar bastante vulnerable. Lo último que necesitas es un estímulo externo que cultive esta emoción, así es que escucha música alegre y solo mira películas que te hagan sentir bien.
    • Pídeles a tus amigos que también tengan en esto presente. Ellos pueden ayudarte a mantener las cosas ligeras y a mantener tu mente ocupada en otras cosas. Cuando necesites levantar los ánimos, llámalos y ellos sabrán qué hacer para hacerte sentir mejor.
  5. Valórate. Lo más probable es que esta persona a la que estás tratando de olvidar te haya hecho daño. A la larga, no te valoró como se debía. Este es el tipo de persona que no debes tener en tu vida. Valorándote, será mucho más fácil darte cuenta de ello. No te trató bien y punto. Solo rodéate de personas que sí lo hagan.
    • Con la autoestima en alto, se te hará más fácil poner las cosas en marcha. Recuerda que eres genial. El mundo entero está delante tuyo, lleno de oportunidades que ofrecerte ¿Qué harás entonces?

Recobrar la felicidad

  1. Persigue lo que te apasiona. Sigue el camino correcto, reemplazando el tiempo que hubieras pasado con esta persona (o que hubieras pasado pensando en esa persona) con una actividad nueva. Pon en práctica algún pasatiempo que siempre hayas querido hacer, únete a algún equipo de deportes o empieza a hacer alguna rutina de ejercicios. Lo que sea que decidas hacer, debe ser lo suficientemente interesante y absorbente como para que no te deje pensar en ninguna otra cosa mientras lo realices.
    • Te sentirás bien al dominar una habilidad nueva y al mejorar tú como persona. Tal vez te sientas incluso como alguien nuevo y mejorado, alguien demasiado bueno para la persona que estás tratando de olvidar, llegando a mejorar tu autoestima. Lo mejor que puedes hacer por ti, tu autoestima y paz mental es mejorar tú mismo.
  2. Come bien y ejercítate. ¿Alguna vez has estado en esos períodos en los que no puedes dejar de comer comida chatarra y todo lo que quieres hacer es sentarte en el sillón y ver programas de televisión? La sorpresa es que no te hace sentir mejor, la ociosidad y falta de salud se siente mucho peor. Comiendo adecuadamente y ejercitándote estarás lleno de energías y con una actitud positiva sobre lo que te está pasando.
    • Lleva una dieta especialmente llena de frutas, cereales y carnes magras. Busca un balance de fibra, proteína, carbohidratos complejos y grasas saludables (como las que encuentras en el pescado, las nueces o el aceite de oliva). Aléjate de la comida procesada que al comienzo te hace sentir bien, pero que a la larga lo único que hace es frenarte.
    • Intenta ejercitarte 30 minutos al día, ya sea caminando, nadando, corriendo o incluso bailando o limpiando la casa. Hazlo de a pocos si tu horario no te permite hacerlo por un tiempo prolongado al principio. Incluso esfuerzos pequeños, como estacionarte lejos de la entrada, con el tiempo sumarán resultados positivos.
  3. Rodéate de amigos y familiares. La mejor manera de mantener la mente ocupada, tu horario ocupado y tu actitud positiva es rodearte de gente fantástica que en serio se preocupe por ti. Así se trate de tu mamá, tu hermana, un grupo de teatro o tu equipo de baloncesto, permanece con ellos. Te harán reír y te harán ver que tienes un millón de cosas por las que seguir adelante.
    • Cuando sientas que lo único que quieres es refugiarte y esconderte debajo de las sábanas, puedes quedarte en casa por alrededor de una hora, pero luego pon un alto y acepta esa invitación a salir y haz vida social. Al comienzo no te sentirás como para hacer algo así, pero para el final de la noche, te alegrará haberlo hecho.
  4. Date un tiempo para ti. El cerebro humano es un curador maravilloso. El dicho antiguo “el tiempo cura todas las heridas” siempre ha sido cierto y siempre lo será. Por naturaleza, el cerebro empieza a enfocarse en el aquí y en el ahora, olvidando el pasado y casi siempre modificándolo según lo crea conveniente. Así es que si ya pasaron unas cuantas semanas, relájate. Estas cosas toman tiempo. Tu cerebro se encargará de todo con paciencia.
    • La etapa de duelo es natural y en la mayoría de los casos, tiene que experimentarse. Hay 5 fases, y podría tomarte un tiempo completarlos. Sé paciente contigo misma, verás el progreso a medida que vaya pasando el tiempo.
  5. Olvida y perdona. Al final, olvidar a alguien es prácticamente imposible si no lo puedes perdonar. Si sigues todos los pasos anteriores y aun así no puedes olvidar, trabaja en el perdón. Solo son seres humanos y las cosas suceden. La vida tiene que seguir.
    • No olvides perdonarte a ti también. Muchos de nosotros guardamos rencor en contra de nosotros mismos con mayor facilidad que a otros. Recuerda que en ese momento, hiciste lo que creías era correcto. Ellos también lo hicieron. Nadie tiene la culpa. El pasado se queda en el pasado y siempre permanecerá ahí, eso es lo mejor, así serás libre de seguir adelante con tu vida.

Consejos

  • Olvidar a alguien puede ayudarte a seguir con tu vida, pero trata de no olvidar lo que aprendiste de la relación. Ningún tiempo se considera como perdido siempre que hayas aprendido algo de él.
  • Nunca intentes buscarlos de nuevo. Tal vez traten de ponerse en contacto contigo, pero sé firme con tu decisión y no dejes que vuelvan a tu vida. Recuerda por qué te alejaste de él o ella.
  • Siempre es difícil olvidar una relación larga, solo reconoce que mereces algo mejor y que nadie es perfecto. Entiende que la vida sigue su curso y lo mismo ocurre con las personas.
  • No te obsesiones con "ponerle fin a la historia". Corta cualquier tipo de contacto ahora y evita recurrir a escenas dramáticas, como enviar un "correo electrónico de despedida" extenso). Solo detente.
  • Haz algo distinto de lo que hubieses hecho con ellos. Empieza a expandir tus horizontes hacia cosas nuevas.
  • No intentes recuperar tus cosas. A menos que sea un anillo de diamante o algo peculiar, lo mejor será que no te comuniques para nada con él o ella para recuperarlo. Olvida los DVD, la vestimenta, tu cepillo de dientes, etc. Solo se trata de objetos ¿Vale la pena ver de nuevo a esta persona solo para reclamarle una par de pantalones? No expongas tu dignidad a cambio de pertenencias insignificantes.
  • No te apresures en iniciar una nueva relación para olvidar la última. Eso siempre falla.
  • Nunca intentes odiar a esa persona en particular; al tratar de hacerlo, te obsesionarás y no saldrá de tu mente, por lo que te verás obligado a pensar en ella cada momento y cada segundo de tu vida. Como consecuencia, no podrás olvidarla, sino más bien te irritará.
  • Recuerda que a veces ese alguien puede seguir ocupando un lugar en tu corazón, así este sea pequeño.
  • No revises el Instagram, Facebook ni ninguna otra cuenta de red social de su amigo. Tal vez publiquen algunas fotografías en las que se les vea felices con él o ella, y te enojará bastante.

Advertencias

  • Nunca recurras a la violencia.
  • Si han pasado varios meses y aún no puedes olvidar a esta persona, visita a un psicólogo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página