Cómo conseguir una licencia médica para marihuana

Título del enlaceEn Estados Unidos al momento en que se escribe este texto, 22 estados y el Distrito de Colombia han legalizado el consumo de marihuana para propósitos médicos. Sin embargo, esto no significa que sea legal que todos la compren o la fumen. Sin importar el estado en donde vivas, necesitarás una aprobación por parte de un médico y en la mayoría de casos tendrás que solicitar una licencia. Aunque el proceso varía un poco dependiendo de cada estado, los pasos básicos para obtener la licencia son similares entre cada uno de los estados. Estas instrucciones te guiarán por lo básico para aplicar a una licencia para la compra, posesión y consumo médico de marihuana.

Prepárate para aplicar

  1. Conoce la ley. La ley correspondiente a la marihuana médica varía mucho en cada estado, en algunos es más difícil conseguirla que en otros. Conocer la ley de tu estado hará que el proceso sea más fácil y te protegerá de posibles persecuciones.
    • Por ejemplo, la ley de California extiende licencias para un amplio rango de condiciones médicas como el cáncer, la anorexia, el SIDA, el dolor crónico, la espasticidad, el glaucoma, la artritis, la migraña o "cualquier otra condición médica en que la marihuana pueda causar alivio." Esta última categoría es bastante amplia y ha hecho que obtener una licencia en California sea muy fácil.
    • Otros estados como Nueva Jersey, tienen guías más estrictas, que requieren que exista una condición médica "debilitante" y provee una lista menos flexible de condiciones elegibles.
    • Las leyes estatales también varían en términos de cuánta marihuana puedes poseer y si puedes cultivar tus propias plantas.
    • Existe resúmenes de la ley de cada estado que permite el uso médico de la marihuana aquí. Las multas que se dan por la posesión de marihuana fuera de los límites médicos varían también en cada estado. Estas multas pueden encontrarse aquí.
    • Ten en cuenta que sin importar qué diga la ley de tu estado, poseer cualquier cantidad de marihuana es todavía un delito menor a nivel federal. Aunque los agentes federales generalmente no persiguen a pacientes individuales, existe un pequeño riesgo de que exista una persecución federal.
    • A nivel federal, la penalización para una primera ofensa puede ser una multa de hasta $1000 y/o un año de prisión.
    • Las penalizaciones son incluso más severas si das o vendes marihuana a otras personas. Incluso si se obtiene legalmente, esto se considera como tráfico de drogas.
  2. Averigua si eres elegible. Después de revisar las condiciones para las cuales se permite el uso de marihuana en tu estado, considera si eres elegible.
    • Si has sido diagnosticado con cualquiera de las condiciones listadas explícitamente en tu ley estatal, es casi seguro que seas elegible para una licencia.
    • Si no lo eres, aún es posible que obtengas la licencia. Por ejemplo, si tienes cualquier síntoma que puedas considerar como evidencia de una condición para la cual pueda aprobarse el uso de marihuana en tu estado, vale la pena intentarlo.
    • Sin embargo, si no tienes ningún síntoma o historia de lesiones musculares es posible que no puedas obtener legalmente la marihuana si vives en un estado con estatus estrictos.
    • La mayoría de estados requieren también que compruebes tu lugar de residencia para ser elegible.
  3. Consulta con un médico. Si crees que puedes ser elegible para una licencia, tu paso siguiente es encontrar un médico que esté dispuesto a autorizarlo. Podría ser tu médico regular, si tienes uno o alguien más.
    • Si piensas que tu médico podría autorizarte el uso de marihuana, lo más fácil es ir con él.
    • Si no es así, existen varias formas para encontrar un médico que pueda dar dichas autorizaciones. Por ejemplo, puedes contactar con tu dispensario local ya que es probable que puedan tener información de contacto de algún médico en tu área.
    • Aunque tu médico no pueda otorgar una autorización para la licencia, es recomendable que informes a tu doctor y le pidas una carta de referencia y documentos de tu historial médico.
    • Existen también numerosos sitios web que proveen directorios de médicos que conducen evaluaciones médicas con marihuana en los estados en que su consumo es legal, como este directorio [1] de medicalmarijuana.com y este motor de búsqueda [2] del United Patients Group (en español, Grupo de Pacientes Unidos).
  4. Visita a tu médico. Haz una cita y visita el médico para que te evalúe. Cuéntale sobre tu condición y por qué piensas que la marihuana podría ayudarte.
    • Si el médico piensa que tu caso es válido, proveerá la autorización necesaria para hacer la solicitud de la licencia de tu estado.
    • En estados con restricciones más permisivas, como California, existen clínicas para el único propósito de chequeos médicos para el uso de marihuana. El personal de estos establecimientos no necesitan mucho convencimiento: solo diles cómo podría ayudarte la marihuana y probablemente te lo aprueben.
    • Si estás asistiendo un médico regular o vives en un estado con estatutos más estrictos, puede que tengas que ser más persuasivo. Es una buena idea asistir a la cita con un buen conocimiento de la ley de tu estado, una investigación sobre cómo puede ayudar la marihuana a tu condición e información acerca de la seguridad de la droga. Si hiciste tu tarea, será más fácil dar tu argumento.
    • Es importante que le comuniques a tu médico que de acuerdo a la ley federal, no será perseguido por discutir o recomendar el uso médico de la marihuana. La preocupación de ser perseguidos, que se basa en amenazas hechas en la década de los años 90 hace dudar a algunos médicos de autorizar o incluso discutir esta opción.
    • En algunos estados, una autorización escrita de parte de tu médico puede ser suficiente para comprar marihuana de un dispensario.

Aplica a la licencia

  1. Llena el papeleo. Una vez que hayas recibido la autorización de tu médico, la mayoría de estados requerirán que llenes un formulario o que te enlistes en un registro de pacientes aprobados.
    • Es posible que el médico que lo apruebe tenga el papeleo necesario. De lo contrario, podrías encontrarlo en línea.
    • Dependiendo de donde vivas, podrás escanear el papeleo y la documentación del médico para enviarlo vía Internet, como en el caso de Nueva Jersey. En otros lugares puede que tengas que entregarlos en persona, como el caso del Condado de San Diego. Consulta con tu médico o busca los requerimientos en línea.
  2. Paga la tarifa. La mayoría de los estados (pero no todos) requieren también que pagues la tarifa para recibir la licencia. Cómo y dónde pagar la cuota varía en cada estado, pero deberían haber instrucciones en tu papelería de inscripción.
    • Las tarifas varían de $10 a $200.
  3. Espera por tu tarjeta. Incluso si tu papelería es aprobada, no trates de comprar marihuana hasta que hayas recibido tu tarjeta.
    • En la mayoría de estados, tomará algunos días para revisar tus papeles y enviarán tu tarjeta por correo. En California, algunas clínicas que hacen exámenes médicos para el consumo de marihuana pueden emitirte una tarjeta.
  4. Siempre carga el documento de recomendación con el sello y firma de tu doctor original. Aunque tengas tu tarjeta con foto, la mayoría de los dispensarios y agentes de la ley consideran la tarjeta invalida si no tiene el sello y la firma de tu doctor.
  5. Visita el dispensario. Una vez que haya llegado tu tarjeta, puedes visitar un dispensario con licencia y comprar marihuana.
    • En la mayoría de dispensarios y establecimientos debes presentar tu identificación estatal vigente junto con la licencia de marihuana.
    • En muchos estados como Arizona, esta es la única forma de obtener marihuana legalmente. Si lo compras en otro lugar, puede que violes las leyes estatales.

Consejos

  • Dependiendo del médico con el que busques la aprobación, puede que no quieras mencionar el uso de marihuana médica en tu primera visita, ya que podrían sospechar que estás fingiendo una condición para obtener la aprobación. Establece una relación con el médico para ver si eres diagnosticado con una condición, especialmente en estados con estatutos más estrictos.
  • Si no conoces los diferentes tipos de marihuana o los medios distintos para consumirla, el personal de tu dispensario podrá ayudarte. Puedes comentarles de tus síntomas y el efecto que buscas o prefieres que tenga la planta médica en tu cuerpo y pregunta si tienen alguna recomendación.
  • Procura no consumir ni fumar marihuana mientras manejas o cuando operas herramientas de alto poder o maquinaria pesada por lo mínimo dos horas y media antes.

Advertencias

  • Asegúrate de conocer los límites de las leyes de tu estado. Solo porque hayas recibido la tarjeta no te da la libertad ilimitada de poseer toda la marihuana que desees o que la consumas en cualquier lugar. Si te pasas de estos límites, consumes marihuana en lugares públicos o la das o vendes a otras personas, estarás quebrantando la ley.
  • Algunos estados como California tienen reglas que prohíben la venta de armas a cualquier que use marihuana medicinal. Si estás planificando comprar un arma de fuero, hazlo antes de obtener la licencia.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página