Cómo escribir un documento conceptual

Un documento conceptual es un documento escrito para convencer a los donantes potenciales para que patrocinen un producto, un programa o un servicio. Los documentos conceptuales varían en formato y su características son diferentes dependiendo de la función de la organización. No obstante, son documentos generalmente breves que contienen información, estadísticas y argumentos persuasivos. Estos son los pasos necesarios para redactar correctamente un documento conceptual.

Pasos

  1. Reconoce la labor de la organización que te patrocinará. Demuestra tu conocimiento sobre la organización pública o privada patrocinadora con un resumen en el que se destaque cómo vas a participar en el proyecto. Por ejemplo, si aquellos que van a financiar el proyecto se dedican a promover la analfabetización en los países en vías de desarrollo, reconoce su éxito en ese campo a lo largo de los años.
  2. Describe tu equipo y organización. Explica el objetivo principal de tu proyecto. Por ejemplo, una empresa de software educativo que usa programas para enseñar a leer a las poblaciones marginales. Debes transmitir claramente tu posición y las metas que pretendes alcanzar con la financiación que se te otorgue.
  3. Identifica el problema. Las personas que pueden financiar tu proyecto al leer tu documento conceptual deben sentir interés por el problema. Describe el problema principal. Explica el problema con suficiente detalle y transmite tu experiencia y conocimientos sobre el tema. Si es necesario, incluye datos para demostrar la magnitud del problema.
  4. Incluye una evaluación de los métodos explicativos anteriores. Es decir, un informe de tus éxitos con otro proyecto similar que hayas desarrollado. O, quizás, puede ser una referencia a una serie de éxitos cosechados por otras organizaciones que han tratado temas similares al tuyo.
  5. Explica cómo vas a satisfacer la necesidad. Describe el producto, servicio o programa. Sé claro y conciso. Usa un lenguaje que el lector comprenda fácilmente. Evita el uso de un lenguaje técnico si te diriges a un público no técnico.
  6. Esquematiza tus objetivos. Tu solución al problema puede ahorrar dinero, avanzar en la educación o prevenir problemas de salud. Incluye detalles cuantitativos, como el número de personas que se beneficiarán ¿Cuál será el importe de la ganancia que se generará?.
  7. Enumera los recursos necesario para ofrecer los servicios. Aquí puedes incluir una lista de los materiales necesarios para desarrollar el proyecto o el personal que precisarás para ello.
  8. Establece una línea de tiempo para la entrega de los resultados. Explica cuánto tiempo se tardará en realizar tu proyecto. La línea de tiempo debe ser realista y eficiente.
  9. Especifica la cantidad de fondos que estás solicitando. Si es posible, analiza los fondos que esa organización a la que pides el dinero tiene para proyectos. Pedir una cantidad excesiva y que supere el propósito de tu proyecto puede dar lugar a que no se financie.
  10. Resume el documento conceptual, describiendo el resultado. Cierra con un par de frases para que la organización patrocinadora pueda localizar rápidamente los objetivos y los problemas que pueden darse.
  11. Incluye tu información de contacto. Incluye el nombre, dirección, sitio web, E-mail y tu número de teléfono.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página