Cómo sobrevivir a tu trabajo escolar

¿Tienes problemas para comprender tus libros escolares? ¿Estás luchando con las lecciones, en vez de aceptarlas y lidiar con estas lenta y cuidadosamente? ¿Sientes que necesitas ayuda para comprenderlas y realmente quieres revisarlas apropiadamente? Si es así, este artículo podría ser el indicado para ti. Cuando leas este artículo, con suerte descubrirás cómo comprender tus libros escolares, sin importar el grado o el tema que se trate. Ya sea que vayas a una escuela pública o estudies en casa, este artículo te brindará las respuestas que necesitas.

Pasos

  1. Lo primero que tienes que hacer es detenerte. Solo haz todo a un lado.
    • Lo primero que tienes que comprender es por qué te detienes cuando tienes que estar trabajando. La respuesta es simple: le estás dando un descanso a tu cerebro. Si te estás estresando por las cosas que tienes que hacer, lo más probable es que no entiendas lo que el libro escolar te indica que hagas ni por qué o dónde tienes que hacerlo. Si te frustras demasiado con tu trabajo escolar y quieres detenerte desesperadamente, a pesar de que te sientes presionado a seguir, entonces tienes que hacerle caso a lo que quieres hacer realmente y detenerte.
  2. Coloca el lápiz sobre la mesa y cierra los ojos por un minuto. Lo más probable es que haya cosas que te molestan y te impiden concentrarte en tu trabajo. Por ello, trata de despejar tu mente y deja de pensar en todo lo que no tienes que terminar para la tarea o deja de pensar en todo lo que no tienes que terminar mientras estás en clase.
  3. Cuando hayas despejado satisfactoriamente tu mente, respira hondo varias veces durante un minuto; esto te calmará. Todo en lo que te deberías concentrar es en tu respiración mientras haces esto. Inhala y exhala, inhala y exhala, y así sucesivamente.
  4. Si ya te sientes calmado, entonces continúa con lo siguiente. Sin embargo, si no te sientes calmado, sigue despejando tu mente y respira hondo. No hagas nada que pueda distraerte, no garabatees, dejes que tu mente divague ni observes lo que sucede a tu alrededor. A pesar de que parezca un poco extraño el no realizar estas acciones, las cuales la mayoría de las personas asumen que son de ayuda para hacer el trabajo escolar, la verdad es que estas te distraen y hacen que no quieras volver a retomar lo que estabas haciendo.
  5. Procede con tu trabajo. Esto podría ser la parte más difícil, ya que requiere que continúes haciendo lo que te hizo sentirte confundido, nervioso o frustrado en primer lugar. Si tan solo te desanima el hecho de pensar que tienes que continuar, entonces deberías hablar con el consejero escolar, el profesor, la enfermera o tu padre, dependiendo de tu situación. Si lo que deberías de hacer en tu lección es confuso o frustrante para ti, probablemente sea hora de que vuelvas a leer las instrucciones en tu libro escolar.
  6. Lee las instrucciones con detenimiento. Trata de identificar lo que te resulta desagradable, confuso o frustrante.
    • Recuerda: es difícil para cualquier persona tener que admitir que no comprende algo que casi todas las personas sí entienden. Solo recuerda que nadie, excepto tú, tiene que saber que no puedes comprender fácilmente tu lección.
    • Identifica qué es lo que te molesta de las instrucciones. ¿Es algo que sientes que no has aprendido bien y que te impide proceder con el resto? ¿Sientes que necesitas más información? ¿No comprendes las palabras? ¿Te parece que hay mucho trabajo por hacer?
    • En el caso de que sientas que hay mucho trabajo por hacer, deberías engañarte y hacerte creer que en realidad no es mucho lo que tienes que hacer. Debes recordar que es un mal hábito fijarse en el futuro, en especial para las personas que se estresan, molestan o se confunden fácilmente debido a su trabajo escolar. "Acepta las cosas a medida que vengan" es un dicho muy importante y que debes seguir si sufres de este tipo de problemas.
  7. Comienza colocando una hoja de papel encima de los problemas que no tienes que terminar en este momento. Completa el primer problema, luego destapa otro y termínalo, y así sucesivamente hasta que termines todo.
  8. Si te sientes confundido, frustrado o molesto mientras realizas tus problemas, detente de nuevo, despeja tu mente y respira hondo.
  9. Lidia con problemas de ansiedad. Muchas personas tienen problemas con la ansiedad que está relacionada con la escuela. Si eres una de estas personas, es muy importante que tomes todos los descansos que necesites y respires hondo con frecuencia. Si tienes ansiedad relacionada a la escuela, puedes utilizar como ayuda a ciertas distracciones que normalmente no son útiles y que podrían distraerte demasiado, pero que son efectivas para la ansiedad. Algunas de estas distracciones son:
    • Apretar una pelota para el estrés.
    • Pensar en algo placentero por un momento.
    • Dejar que tu mente divague temporalmente.
    • Sujetar un objeto suave y esponjoso.
    • Mastica una pequeña cantidad de chicle (goma de mascar) si está permitido.
    • Garabatear cosas pequeñas en un papel de borrador.
    • Cubrir los problemas que no tienes que enfrentar aún es una solución ideal.
  10. Sientes la presión y el estrés causados por los límites de tiempo. Este es un problema común que se puede tratar y solucionar. Para ello, respira hondo y despeja tu mente. Estas son las herramientas vitales que te ayudarán a superar la presión. Tienes que detenerte y olvidarte acerca del límite de tiempo. Piensa que no hay nada más importante que tú en este momento. No podrás terminar tu trabajo si no te dan las herramientas y el tiempo para realizarlo.
    • Una vez más te reiteramos que utilices el método de cubrir tus problemas que no tienes que realizar en el momento, ya que te ayudará. De igual forma, los consejos que te mostramos anteriormente para lidiar con la ansiedad te serán de mucha ayuda.
  11. Ocúpate de los problemas de ira y/o frustración. Las personas que están molestas o frustradas debido a su trabajo escolar piensan con frecuencia "¿a quién le importa que aprenda esto?" o "cuando termine esta clase, estaré feliz". De igual forma, por lo general, tienen una conducta negativa o defensiva. Para este tipo de personas, es una buena idea que cuenten con una pelota para el estrés en la mano para aliviar la tensión.
    • Si sufres de problemas de ira o de frustración durante la escuela, podrías tener también problemas de manejo de ira. En este caso, sería una buena idea que veas al consejero escolar o a un terapeuta.
    • Tratar de anclar tus problemas en alguien más nunca es una buena idea, sin importar cuán frustrado estés.
    • Si crees que te puede ayudar el método que te comentamos, trata de cubrir tus problemas que no tienes que realizar en el momento.
    • Trata de aprender a aceptar el hecho de que la escuela existe y de que eres muy afortunado por recibir una educación. Eso se debe a que te ayudará a planificar tu futuro y tendrás un ingreso decente para financiar tu vida cuando te valgas por ti mismo y seas completamente responsable por tus propias acciones.
    • Nunca es una buena idea que te involucres en un pelea, ya sea verbal o física. Esto no ayudará a mejorar tu actitud en cuanto al trabajo escolar.
    • Te recomendamos que despejes tu mente y trates de calmarte por medio de una respiración honda en especial si eres alguien que tiene estos problemas.
  12. Aborda el trabajo escolar con una actitud buena. Sin embargo, esto es muy difícil para muchas personas. Podría ser muy tentador no ir a la escuela, pero no es una buena idea. Aprender a tratar la escuela con una actitud buena te ayudará con tus emociones dentro o fuera del salón de clase, ya sea que vayas a una escuela pública o privada, o incluso si estudias en casa. Asimismo, no puedes hacer las emociones a un lado. Tienes que aceptarlas con los brazos extendidos y decir "¡hola, emociones! ¡Sean bienvenidas!". Haz lo que tienes que hacer, acepta las emociones, en vez de afligirte por su presencia.

Consejos

  • Si tienes problemas de ira, entonces sería una buena idea que compres un saco de arena y lidies con tus frustraciones en casa, en vez de la escuela en donde no hay nada aceptable en la que puedas proyectar tu ira.
  • Recuerda que no eres la única persona que sufre en el mundo por culpa del estrés, la frustración y la ansiedad que se producen en la escuela. Todas las personas que tienen el privilegio de la educación tienen algún tipo de problema con la escuela, sin importar que estén en una que sea pública o privado o que estudien en casa.
  • Las píldoras no son una buena idea. No te ayudarán con tus emociones a largo plazo. Asimismo, es una buena idea que siempre te alejes de las drogas.
  • Si las técnicas que te sugerimos en este artículo no te ayudan, entonces busca la ayuda de un padre, profesor o consejero escolar. Quizás podrías acudir a un terapeuta o una enfermera de la escuela. Estos son los tipos de personas que están dispuestos a ayudarte con tus problemas. Algunas veces, tus amigos podrían darte unas buenas sugerencias que podrías intentar realizar.
  • Si un profesor te pregunta acerca de lo que estás haciendo cuando tomas un descanso o tratas de relajarte, dile la verdad.

Advertencias

  • No tomes ningún tipo de medicamento que se supone que ayuda a la depresión, manejo de la ira, etc. para que te ayude con tus problemas escolares. Podría ser peligroso y necesitas ver a un doctor antes de tomar algún medicamento, en especial si eres menor de edad.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página