Cómo podar un bonsai

El bonsái necesita un podado regular para mantener su forma y moldearlo con el estilo deseado. Hay dos tipos de podado: el podado de mantenimiento, el cual “mantiene” la forma del árbol, animando al árbol a crecer más ramas y así asegurarse que no crezca demasiado; y el podado de estilo, el cual tiene como fin realzar la estética.

Pasos

  1. Conoce lo básico sobre el crecimiento del árbol. Un árbol tiende a concentrar su crecimiento cerca de sus puntas para que crezca más alto, ya que los árboles compiten por la luz del sol en los bosques. Esto se llama dominancia apical y ayuda al árbol a sobrevivir. Sin embargo, esto resulta en un crecimiento desproporcionado y al descuido de las ramas inferiores, lo cual es un indeseado efecto secundario. Para contrarrestar este efecto, es necesario realizar un podado regular.
  2. Quita las hierbas. Ocasionalmente, es posible que crezcan hierbas alrededor del bonsái, especialmente cuando lo acabas de comprar de un vivero o si está plantado en exteriores. Con cuidado, arranca la hierba de raíz, asegurándote de no dañar accidentalmente las raíces del bonsái. Las plantas jóvenes son bastante susceptibles al daño en sus raíces ya que estas son bastante sensibles.
  3. Decide el tamaño del dosel (qué tan grande quieres que sea el dosel del árbol). Entonces empieza a podar las ramas crecidas o los retoños usando cizallas para ramitas o un cortador normal. No temas podar áreas en la copa, ya que esto forzará al árbol a distribuir su crecimiento de manera uniforme.
    • Los brotes necesitan ser podados a lo largo del año para que mantenga su forma. Corta las hojas viejas y las ramas para forzar al árbol a crecer nuevas.
    • Cubre los daños que causes con pasta para cortes para evitar la pérdida excesiva de savia.
    • Riega al árbol meticulosamente después de podarlo.
  4. Poda la copa. Ocasionalmente, las ramas de la copa del árbol necesitan cortarse de la corona, la cual ha crecido demasiado y evita que la luz llegue a las ramas inferiores. Rebaja gentilmente la corona cortando cuidadosamente y retirando las ramas pequeñas, junto con los brotes.
    • Marca las ramas que vas a podar con un marcador o un alambre.
    • Con una tijera larga para bonsái o un cortador de ramas, retira las ramas marcadas y los brotes.
    • Las cepas muertas de la temporada pasada pueden ser retiradas con un par de pinzas cortadoras.
    • Asegúrate de cortar en el sentido del flujo de la savia, ya que eso ayuda a que el árbol se recupere rápidamente y con pocas cicatrices.
  5. Deshoja. El bonsái necesita ser deshojado para deshacerse de hojas viejas e impulsar el crecimiento de hojas más pequeñas y estéticamente más agradables. Esto se hace principalmente con árboles de hojas caducas justo después de la aparición de una nueva florescencia. Corta todas las hojas en la base de cada hoja. Asegúrate de no tocar el tallo. Nuevas hojas más pequeñas crecerán en su lugar. Esta es una técnica riesgosa, ya que si el deshojado no se realiza durante la época correcta, puede que el árbol nunca se recupere.
  6. Usa una mejora estética. Para darle cierta apariencia a la planta, primero debes tener una idea firme de lo que quieres. Dobla las ramas gruesas o córtalas si son demasiado gruesas y eso no afecta a la nueva apariencia. Si hay dos ramas similares juntas, corta una y mantén la otra.
    • Corta las ramas que estén torcidas de forma no natural y que no sean agradables a la vista.
  7. Rediseña al árbol cuando lo compres. Inicialmente, cuando compres un árbol del vivero, por lo general está sin podar y se le permitió crecer naturalmente. En tal caso tus cortes pueden llegar hasta la base misma del árbol (a esto se le llama podado de creación). Tiempo más tarde nuevos brotes se formarán de las cepas, de donde podrás elegir la nueva cepa 'líder' y cortar el resto.
    • Todos los cortes deben hacerse horizontalmente.
    • Cuando cortes las ramas, asegúrate de dejar una pequeña cepa, la cual podrá ser cortada una vez que el árbol deje de sangrar. A menos que sea un árbol de hoja caduca, cuya cepa puede reducirse inmediatamente con una pinza cortadora.

Consejos

  • No podes muchos brotes de una sola vez. Puede que la planta no se recupere.
  • Siempre riega y fertiliza a tu bonsái después de una sesión de podado.
  • Corta los brotes delicadamente.
  • Siempre alisa los bordes después de cada corte.

Advertencias

  • Poda con cuidado ya que el bonsái puede quedar dañado permanentemente si cortas las ramas equivocadas.
  • No manipules constantemente al bonsái y tampoco cortes aleatoriamente partes del árbol. Un árbol morirá lentamente si le cortas todas las ramas nuevas que le crezcan.
  • Por lo general, no es una Buena idea podar a un bonsái que ha sido descuidado por mucho tiempo, ya que carece de la salud suficiente como para hacer crecer nuevos brotes.

Cosas que necesitarás

  • Un bonsái
  • Cizallas
  • Pinzas cortadoras para bonsái
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página