Cómo lidiar con una suegra difícil

Si tu suegra te lastima física o emocionalmente en repetidas ocasiones, es posible que dañe tu matrimonio de forma permanente. En este artículo encontrarás algunas maneras para lidiar con ella que te pueden proteger a ti, a tu familia y a tu futuro.

Evita incrementar los conflictos

  1. Sepárate emocionalmente. Piensa en ella como si fuera una conocida y no tu “otra madre”, a menos que la relación sea cálida, amable y familiar. No la llames “Madre” o “Mamá”. Ella no es tu madre y están en igualdad de condiciones. Llámala por su primer nombre, a menos que vivas en (o tu cónyuge sea de) un país en el que se considere mala educación llamar a tu suegra solo por su nombre. En este caso, sigue la costumbre apropiadamente en cuanto a cómo hacerle frente con respeto y establece un nombre con tu cónyuge con el cual te sientas cómodo llamándola.
  2. Comprende los problemas comunes. Por lo general, hay muchas razones por las cuales una suegra puede ser dura con el nuevo amante de su hija (o todavía la ve como una niña en vez del cónyuge de alguien). Es posible que tenga dificultades para aceptar a alguien más en la vida su hija. Tal vez simplemente sea una persona completamente diferente a ti. Entender el razonamiento detrás de su comportamiento en lugar de tomarlo como algo personal te ayudará a lidiar con ella de una manera más fácil.
  3. Distánciate físicamente. No necesitas mudarte muy lejos, pero tampoco es necesario que asistas a cada evento. Es aceptable para tu cónyuge que asista a algunos eventos familiares sin ti. Sin embargo, esta no debe ser una ocurrencia común. No debes tratar de abrir una brecha entre tu conyugue y su familia. También podría ser una especie de victoria para tu suegra, ya que pasará tiempo con su hija y te evitará por completo. Incluso si es más fácil, con el tiempo esto causará discordia en tu matrimonio.
  4. Recuerda que es muy poco probable que ella cambie. Si tu suegra te ha criticado, te ha apuñalado a tus espaldas con otros miembros de la familia y ha sido despectiva con respecto a las cosas que has dicho, ella podría estar haciendo una declaración muy clara acerca de tu relación. Si lo ha hecho, recuerda que debes mantener tu distancia incluso cuando esté siendo amable. Busca a otras personas para que te den orientación, asesoría y modelos de conducta. Es posible que tengas que considerarla como un factor positivo en tu vida.
  5. Reconoce y evita los factores desencadenantes. Antes de entrar en contacto con tu suegra, visualiza los escenarios que siempre consiguen meterse debajo de tu piel. ¿Qué es lo que te dice o hace para que tu sangre hierva? Una vez que determines los factores desencadenantes (los cuales tienden a ser los mismos emocionalmente pero se manifiestan en diferentes maneras), piensa en las formas en que puedes evitarlos.
  6. No eleves la temperatura emocional. Si el conflicto es imposible de evitar, sigue adelante y responde con honestidad. No seas grosero, pero sé firme y no andes con rodeos. Recuerda que a pesar de tus esfuerzos para evitar un conflicto directo, esta persona ha mostrado poco respeto por tus sentimientos sobre el problema que sea. No dejes que el miedo de herir los sentimientos de tu suegra te impida responderle apropiadamente, ya que claramente a ella no se lo ha impedido.
  7. Desarma la culpa como una arma. Si tu suegra intenta usar la culpa como una herramienta de manipulación, es muy fácil que te gane. Cada vez que percibas su intento de manipular tus emociones al hacerte sentir culpable, lleva el tema por el lado consciente preguntándole “¿No está tratando de hacerme sentir culpable, verdad?”. Probablemente lo niegue, pero pronto el patrón volverá a surgir. Sigue interrumpiendo el patrón de caer en un estado de culpa al llamar la atención de sus tácticas de manipulación emocional. No debes ser grosero, pero debes ponerle fin al uso de la culpa como arma.
    • Negarte a entrar en un estado emocional de culpa te permitirá ser más objetivo y compasivo al ver que ella probablemente está usando la culpa porque se siente impotente. Si puedes hacerle frente a esa sensación de impotencia, tendrás la oportunidad de cambiar la relación para bien. Por ejemplo, di algo delante de su familia para alagarla como “Por lo general reservamos las noches de viernes para cenar con nuestros suegros. Necesitamos tiempo en familia con ellos”. Esto le da un sentido de importancia frente a todos y la ayudará a sentirse querida.
  8. Piensa acerca de tu cónyuge e hijos. No querrás decir ni hacer algo para dañar tu relación con ellos. ¿Necesitas romper la tensión? ¡Muérdete la lengua! Algunas veces tienes que aguantarte y comportarte bien por la felicidad de otra persona.

Establece límites

  1. Define tus límites. Tú eres quien pone los límites en tus relaciones, tanto con tu cónyuge como con tu suegra. Si esos límites se cruzan y tu suegra parece no captar la indirecta y tu cónyuge no es capaz de hacerle frente a la situación y defenderte, entonces tienes que hacerte valer para restablecer el equilibrio. Define los límites que consideres apropiados y siéntete ofendido cuando los crucen. Házselos saber con claridad.
    • Por ejemplo, si valoras tu privacidad y un familiar insiste con las visitas frecuentes e imprevistas, es posible que sea un límite para ti. Lo primero que debes darte cuenta es que es perfectamente correcto satisfacer tus propias necesidades. Una relación que te hace sentir ofendido no es saludable.
    • Si tu suegra llega a tu casa de improviso justo antes de que tú y tu cónyuge vayan a cenar, puedes decir “Vaya, es bueno verla, pero me hubiese gustado que llamara antes. Karen y yo estábamos a punto de salir para cenar. Si hubiéramos sabido que iba a venir, hubiésemos hecho planes para comer en casa”. Esto le dejará en claro a tu suegra que tiene que llamar primero la próxima vez.
  2. Verbaliza tus límites. Si no dices nada, ella no se detendrá. Asimismo, si no eres claro con tu cónyuge acerca de cómo te gustaría manejar el asunto, es posible que continúe apaciguando a su madre por su propia cuenta. Habla con tu cónyuge primero. Si ella (o él) no tiene éxito poniéndole fin a la extralimitación, entonces habla con tu suegra.
    • Si has pasado años sin verbalizar claramente y hacer cumplir tus límites como un adulto maduro y has dejado que tu suegra te trate como un niño por mucho tiempo, lo más probable es que no te tome en serio al principio. Es probable que haya una reacción de shock, la cual por lo general será fingida, ante la idea de atreverte a poner restricciones a este comportamiento. Simplemente deja que tenga su reacción y permanece firme de todos modos.
  3. Haz cumplir tus límites. Hazlo con compasión pero con firmeza. Después de todo, hay una buena probabilidad de que hayas permitido este comportamiento durante años y eso en parte te hace culpable por el hecho de que tu suegra no haya aprendido el comportamiento que deseas que tenga contigo. Sin embargo, si ella no responde a los recordatorios amables, adopta un método riguroso para hacer que cumpla tus límites.
    • Hazle saber que por los próximos 10 días (empieza con 10, luego amplíalos a 30 si no entiende el mensaje la primera vez) tienes la intención de hacer cumplir estrictamente los límites que has descrito. Deja en claro que si viola tus límites incluso una sola vez durante esos 10 días, entonces tanto tú como tu cónyuge dejarán de tener cualquier tipo de comunicación con ella durante 10 días. Si tienes que llegar hasta este extremo, ten a tu cónyuge presente y hazle saber a tu suegra que no puede tener contacto con ustedes durante 10 días. Esto incluye visitas inesperadas, llamadas telefónicas y correos electrónicos (a menos que sea absolutamente necesario). Después del periodo de 10 días sin comunicación, puedes reiniciar el plazo original para que cumpla tus límites y repetir el proceso.
    • Hazle saber a tu suegra que tanto tú como tu cónyuge están igualmente comprometidos a hacerlo (es mejor si tu cónyuge es el que le debe informar esta decisión a su madre, no tú). Sé totalmente transparente con respecto a lo que hagas. Asimismo, hazle saber que estás recurriendo a este proceso porque ella no te ha dejado otra opción. Recuérdale que has hecho muchos intentos para hacerle saber cuán serio fuiste y ella los ignoró.
  4. Considera otro método si te sientes incapaz de hacerle frente a tu suegra. Anota lo que dice o hace. Al hacerlo, estás asegurándote de que la situación no crezca más en tu cabeza después de un par de días de ira hacia ella. Después de un par de veces, te dará una visión más clara de tus acciones y te hará consciente de los momentos en que estabas solo y ella te insultó o violó tu espacio personal. Estarás preparado para la próxima vez y no te sentirás tan asustado o victimizado nunca más.
    • Usa la escritura para responderle. Por ejemplo, digamos que pasa por donde está tu maleta. Simplemente pon una nota en ella que diga “Esta no es tu propiedad. No busques en mi maleta a menos que te lo haya pedido” o en todo caso pon un candado. Piensa en soluciones para sabotear su espionaje o robo.

Pídele a tu cónyuge que te ayude

  1. Exprésale tus sentimientos a tu cónyuge. Hazle saber a tu esposa (o esposo) que la manera en que su madre te trata es hiriente. Tienes el derecho de compartir estos sentimientos con tu cónyuge. No la critiques (recuerda que es su madre), pero tampoco la protejas. Puedes decir algo como “Cariño, tal vez tu madre no quiso ser hiriente, pero esta noche lo fue. En el futuro, si dice algo como (dale el ejemplo que te lastimó), te agradecería que me defendieras”.
  2. Obtén el apoyo de tu cónyuge. ¿Tu cónyuge te apoya? Esto es muy importante y determinará tu éxito en el trato con su madre. Algunas veces necesitas decirle a tu cónyuge que hay un problema, ya que no querrá herir susceptibilidades. Sé claro y ofrece soluciones específicas que sean aceptables para ambos. Cada uno debe asumir la responsabilidad de poner su matrimonio en primer lugar y la familia de la infancia en segundo, lo cual a veces requiere que protejas tu matrimonio de tu familia biológica. Si tu esposa o esposo no te apoyará ni te protegerá de su madre, entonces tienes un problema que te molestará durante todo tu matrimonio.
  3. Haz que tu cónyuge entienda que debe hacerse cargo de su familia. Si tu cónyuge no se ocupa de su familia, nunca resolverás este problema. La madre de tu cónyuge ya ha demostrado que no te respeta ni te reconoce. Nada que hagas o digas cambiará esto. A menos que tu cónyuge esté dispuesto a hacerse cargo, establece límites claros que su madre no puede pasar y asegúrate de seguir estas declaraciones con acciones y consecuencias definitivas. Tendrás que enfrentar el hecho de que nunca serás capaz de cambiar esta relación. Es posible que este sea un motivo de ruptura para tu matrimonio. Si es así, házselo saber a tu pareja antes de que sea demasiado tarde para remediar la situación.

Encara a tu suegra entrometida con compasión

  1. Sé compasivo(a), no despiadad(a) o enojado(a). Hay muchas maneras de comunicar el mensaje con delicadeza en lugar de una manera calculadora o manipuladora. Este mundo por lo general está compuesto de buenas personas y buenas intenciones. Ella es una buena persona que probablemente sufre por no ser capaz de tener esa relación especial con su hijo que alguna vez tuvo. Independientemente de por qué se siente amenazada o dejada de lado, busca lo bueno en ella.
  2. Entiende lo que le impulsa. Para hacerlo, intenta lo siguiente:
    • Obsérvala como una persona y ve por qué se comporta de cierta manera.
    • Entiende sus necesidades como madre.
    • Entiende sus necesidades como suegra.
  3. Solo acepta las necesidades que consideres lógicas y rechaza educadamente las necesidades que no consideres apropiadas apoyado por una buena lógica.
    • Por ejemplo, digamos que tu hija ha cumplido la edad para ir a la escuela y tu suegra siente que la escuela “A” es la mejor para ella. Sin embargo, tú prefieres la escuela “B”. Respóndele de esta manera: “Me encantaría enviar a mi hija a la escuela ‘A’, pero la escuela ‘B’ tiene más valores que creo que aprecias, como la bondad, la vida orgánica, actividades saludables, etc.”. De esta manera, habrás respetado lo que ella considera importante y al mismo tiempo habrás defendido tu posición.
  4. Responde con preguntas entrometidas o con una pregunta sin dar una indicación de tu preferencia. Por ejemplo, di “Todavía estamos pensando en eso. ¿Cuál es tu opinión?”. Escúchala ininterrumpidamente, pero no tienes que seguir su curso, la elección siempre es tuya. Recuerda que eres tu propio maestro. Nadie puede interferir si tú no se lo permites.
  5. Establece los límites para el tiempo de charla de una manera bondadosa pero constructiva. Si tu suegra habla demasiado por teléfono, controla diez minutos en el temporizador. Cuando el temporizador esté en dos segundos, detenlo y di “Me encanta hablar con usted, pero tengo que terminar el planchado, la limpieza del baño, alimentar a los gatos, pasear a los perros, cocinar pasta para Karen y hacer arroz crujiente en forma de tren para el proyecto escolar de los chicos. Me siento mal, pero… ¿puedo hablar con usted el viernes a las 10:00 a. m.? ¿Es un buen momento?”. Cumple la cita, pero de nuevo, haz que la llamada sea corta y dulce.
  6. Decide algunas reglas que le permitan a tu suegra tener un tiempo con su hijo(a) de vez en cuando. Por ejemplo, podrías tener una regla que se aplique cada tres veces; es decir, por cada tercera visita, deja que tu suegra pase un tiempo a solas con su hijo(a). Ve a correr, termina un encargo, o mejor aún, ofrécete a hacer sus compras. De esta manera la habrás visitado, pero también habrás demostrado que no eres una amenaza para ella. Siempre podrá estar a solas con su querido hijo(a) cuando sea necesario.

Consejos

  • Tienes derecho a una vida pacífica. Tu suegra merece respeto, pero si su comportamiento es pésimo, no tiene derecho a ningún tipo de privilegio especial. Las suegras a veces asumen que serán unas matriarcas poderosas. Si ella no merece tu respeto, sin duda tienes derecho a proteger tu matrimonio y mantener límites severos.
  • Te casaste con tu pareja, ¡no con su madre! Obviamente, tendrás que hacer ajustes y adaptarte a veces, pero ninguno de los dos deberá cambiar por completo debido a una suegra dominante, pasivo-agresiva o despistada.
  • Recuerda que ella dirá y hará lo que quiera. Simplemente haz lo que te plazca siempre y cuando no te rebajes a su nivel.
  • Si sospechas que ella está fingiendo sentirse mal para llamar la atención, desenmascárala. Dile “Me preocupa tus mareos frecuentes. Llamemos a tu médico ahora mismo para hacer una cita”.
  • Este artículo se trata sobre lidiar con las suegras difíciles. Cualquiera sea la razón, no puedes cambiar a los demás, solo a ti mismo. Defenderte a ti y a tu matrimonio es necesario para tener paz y alegría. Hay muchas suegras que son maravillosas. Este artículo claramente no es para ellas. Algunas personas simplemente no son tan afortunadas de tener suegras comprensivas y necesitan ayuda para establecer límites.
  • Considera la posibilidad de sentarte con tu suegra y tener una charla sincera. Escoge el momento con cuidado y piensa en lo que vas a decir antes de tiempo. Obtén el apoyo de tu pareja y opiniones sobre el asunto con anticipación. Si tu suegra está haciendo tu vida miserable, ¿qué tienes que perder?
  • Si mantienes una buena relación con tu suegra, puede convertirse en una fuerza poderosa y beneficiosa en tu vida personal, así como una gran red de apoyo para tu matrimonio. Sin embargo, tienes que trabajar para hacer que esto suceda y la clave es la comunicación. Simplemente hazle saber si necesitas más tiempo solo o algo más. Es solo cuando ella ignora tus deseos después de que los has dejado en claro cuando tienes que recurrir a otras medidas.
  • Algunas veces, el comportamiento negativo de una suegra es en realidad inconsciente y no mal intencionado.
  • Si es posible, sé amable y gentil con ella. Atraparás más moscas con miel.
  • Las suegras se emocionan ante la posibilidad de “ganar un hijo o una hija” y pueden pasarse de la raya sin malas intenciones. Sé amable y compasivo. Es posible que simplemente esté emocionada de tener un nuevo miembro en la familia y quiera estar súper implicada como una manera de ser útil.

Advertencias

  • Si todo lo demás falla, múdate a otra ciudad. Muchas personas aseguran que sus matrimonios se han salvado por esta solución.
  • Algunas veces las suegras están a la espera hasta que nadie más esté en la habitación (incluyendo sus propios maridos, a los quieren de su lado). No estés a solas con ella. Si estás en esta situación, levántate de inmediato y ve al baño, da un paseo o haz lo que necesites hacer con el fin evitarla.
    • Es muy recomendable que si tienes un niño, lo lleves contigo fuera de la habitación al mismo tiempo que te vas. Si no confías en tu suegra estando a solas, no puedes confiar en ella estando con tu hijo. No permitas que le diga cosas venenosas a tu hijo y arruine tu relación con él.
  • Si tu suegra te ataca verbalmente, tu esposa o esposo necesita apoyarte. Tu cónyuge simplemente puede llamarla y decirle “Te escuché decirle “X” a mi esposo. No creo que haya sido muy agradable de tu parte y realmente lo lastimaste. No lo hagas de nuevo”.
  • Si tu pareja no te apoya, esta es una seña crítica tanto en tu relación con tu suegra y tu propio matrimonio. Tienes que pensar seriamente acerca de si es un matrimonio del cual quieras ser parte.
  • Algunas veces los suegros pueden ser muy groseros y perversos con tu cónyuge, ya que tal vez vieron que él tiene la capacidad para ser mejor que ellos en la vida. Pueden causar distracción, hacer comentarios abusivos, maldecir a tu cónyuge, hacer que sea infeliz, etc. Los suegros hacen esto porque quieren arruinar el matrimonio y creen que es el mejor método para hacerlo, ya que un ser humano feliz solo progresa en la vida. De nuevo, si tu cónyuge no tiene el poder de hacer algún cambio o incluso corregir a su madre, lo mejor que puedes hacer es mudarte lejos de tus suegros y rezarle más a Dios, ya que las personas así definitivamente estarán esperando a que caigas y te traerán problemas todo el tiempo. Nunca cambiarán porque creen que no son capaces de competir contigo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página