Cómo sonar inteligente

Ya sea que trates de impresionar a tus nuevos amigos o a tu nuevo jefe, cambiar una mala reputación o llamar la atención de alguna chica linda, no es para nada difícil sonar como un chico inteligente de buena educación (¡aunque no lo seas!).

Usar las palabras correctas

  1. Habla claramente y de manera uniforme. Cuando hables, hazlo con una voz clara y uniforme. Primero, trabaja para mantener el tono y el volumen lo más uniforme posible. Si tiendes a gritar o a susurrar, podrías parecer menos inteligente. Para que tu habla sea más clara, deberás asegurarte de no hablar demasiado rápido. También deberás cuidarte de musitar. Vocalizar las palabras también hará que suenes mucho más inteligente.
    • Vocalizar es hablar claro, sin articular mal ni omitir sonidos, por ejemplo, deberás ser muy cuidadoso para vocalizar la palabra “shopping”, sobre todo si hablas rápidamente.
    • Podrás practicar con algunos trabalenguas para que puedas hablar a una buena velocidad pero asegurándote de vocalizar correctamente. Trata de decir: “Señor véndame un coco. Señor no compro coco porque poco coco como, poco coco compro”.
  2. Haz uso de una gramática correcta. Cuando hables, procura usar una gramática correcta lo más que puedas. No te preocupes por los coloquialismos y las frases comunes, pero asegúrate de que casi todos tus enunciados sean correctos. El uso incorrecto de la gramática les mostrará a los demás (aunque no sea cierto) que no comprendes tu propia lengua materna y parecerás poco inteligente.
    • Si realmente no conoces la gramática correcta que se debe usar, escucha a gente inteligente y lee muchos libros de calidad. Con un poco de esfuerzo, la asimilarás con el tiempo.
    • Un ejemplo de gramática incorrecta sería “Yo y tú fuimos a caminar” en vez de “Tú y yo fuimos a caminar”. Otro ejemplo sería cambiar u omitir letras, como “ayer fuistes a la fiesta” en vez de “ayer fuiste a la fiesta”.
  3. Usa y pronuncia las palabras correctamente. Hay unas cuantas cosas que harán que te veas más tonto que usar las palabras incorrectamente o pronunciarlas pésimo. Esto suele suceder con palabras más complejas y sobre todo si tratas de fingir ser más inteligente usando un vocabulario realmente elegante que todavía no comprendes. Limítate a usar las palabras que ya conozcas.
    • Algunos ejemplos de una mala pronunciación son: “chocrut” en vez de “chucrut” y “suchi” en vez de “sushi”.
    • Un ejemplo del uso incorrecto de una palabra sería “dea” en vez de “dé”.
    • Si ves que quieres usar una palabra, pero todavía no estás 100% seguro de su significado o de su pronunciación, anótala y búscala en el diccionario después.
  4. Reduce el uso de muletillas. Las muletillas son las palabras que uno dice mientras se piensa en lo que dirá después. Todos usamos muletillas, aún sin darnos cuenta. Son palabras como: “mmm”, “ahh”, “este”, “eee”, “o sea”, entre otras. Las muletillas varían según la región y el idioma, pero el efecto es el mismo: parecerá que no eres tan rápido mentalmente y será más difícil entenderte.
    • Trata de hablar más lentamente cuando necesites una pausa para pensar, quédate sin decir nada o si te es posible, cambia la conversación momentáneamente.

Escoger qué decir

  1. Busca más información. Si tienes una conversación o estás en una reunión y quieres sonar más inteligente, haz preguntas. Parece contra intuitivo, ¿no? Sin embargo, si haces la pregunta correcta de la manera correcta, en realidad demostrarás que piensas en la situación y que piensas de una manera inteligente. Piensa en preguntas que muestren que estás tras objetivos a largo plazo o del razonamiento detrás de las acciones, preguntas que muestren que estás tratando de tener un mejor entendimiento de sistemas complejos. Estas son las clases de preguntas que harán que suenes inteligente.
    • Por ejemplo: “¿Estamos abiertos a la posibilidad de hacerlo con mayor eficiencia?”, “¿Cuál crees que sea verdaderamente la raíz del conflicto?”, “¿Qué nos enseñó el fracaso y qué podemos retener para la próxima vez?”.
  2. Menciona detalles cuando hables. Cuando hables sobre cualquier tema, describe los detalles: ¿Cómo sucedió?, ¿cuándo?, ¿quién lo hizo?, ¿por qué? Esto mostrará que comprendes más que solo la presentación superficial de la situación.
    • Por ejemplo, no digas “La reunión no salió bien”, más bien di “La reunión no fue productiva. Pusimos nuestras cartas sobre la mesa, pero no estaban indispuestos a dar. Me parece que creen que nuestra oferta no es tan seria. Veamos lo que podemos hacer para elaborar nuestra posición”.
  3. Presenta tu razonamiento. Cuando le digas a alguien tu opinión, no le digas solamente la conclusión. Muéstrale la manera en que llegaste a ese entendimiento. Los inteligentes tienen motivos por los cuales piensan de determinada manera y suelen decirlos. Si no hay mucha lógica detrás de tu opinión como para contársela a alguien, también te dirá cosas a ti: te dirá que debes recordar y pensar algo más sobre la situación.
    • Por ejemplo, no digas: “No me gustan los Guardianes de la Galaxia”, más bien di algo como “Creo que los Guardianes de la Galaxia se esfuerzan demasiado para ser graciosos. Los chistes son muy seguidos, cosa que hace que el ritmo parezca extraño. Fue como ver un show cómico y no una película de acción”.
  4. Busca soluciones a los problemas. A los inteligentes les encanta solucionar problemas. Los problemas son rompecabezas y su cerebro busca el estímulo por naturaleza. Si ves algo en tu vida o en la de otra persona que cause problemas, detente para que trates de encontrar una solución en vez de ignorar el asunto. Esto les demostrará a todos que eres un pensador.
    • Por ejemplo, cuando alguien diga “No me gusta mi trabajo”, no le muestres lástima. Di algo como “¿Qué no te gusta de él?”, “¿Cuál es lo más crucial que cambiarías?”, “¿Cómo puedes cambiarlo?”, “¿Qué necesitas para que suceda?”.
  5. Articula los conceptos de manera sencilla. Cualquiera puede aprender pilas de vocabulario complejo y luego decir cualquier oración que no entiende realmente. El lenguaje técnico es bueno para ocultar el hecho de que alguien no entiende muy bien lo que dice. Una persona realmente inteligente, alguien que comprende muy bien una situación, puede hablar de manera tan sencilla que hasta un niño puede comprender. No te escondas detrás de un lenguaje complejo: si quieres mostrar lo bien que comprendes algo, explica las cosas de la manera más sencilla posible.
    • Este es un mal ejemplo de cómo funciona Internet (de Wikipedia): “Internet es un sistema global de redes de computadoras interconectadas que usan el suite del protocolo de Internet estándar (TCP/IP) para vincular varios miles de millones de dispositivos a nivel mundial”.
    • Este es un buen ejemplo de cómo funciona Internet: “La información que ves en tu computadora se envía en paquetes pequeños, como una carta. También se envía con una explicación de adónde va, de dónde provino y cómo deben rearmarse las piezas de la información. Esta información se envía mediante una serie de trasmisiones, al igual que las cartas físicas, hasta que llega a su destino”.

Educarte a ti mismo

  1. Enriquece tu vocabulario. No estamos diciendo que debas usar palabras como “abstemio”, muchas palabras complejísimas o inusuales, porque dejará en claro que te estarás dando aires. Más bien, habla con el tono que usamos en el presente artículo. Enriquece tu vocabulario de modo que uses palabras comunes pero de alto nivel. Estos son los tipos de palabras que normalmente verás en la universidad y no en la secundaria. Tener este tipo de vocabulario (y estar seguro de usarlo correctamente) hará que suenes muchísimo más inteligente.
    • Unas buenas palabras que deberás aprender son: exacerbar, anatema, puntilloso, eficiente, idiosincrático y elaborado.
    • Enriquece tu vocabulario con la lectura. Lee libros de un nivel cada vez mayor. Anota las palabras que no conozcas y búscalas en el diccionario. Memorízalas en el camino y así tendrás un vocabulario más rico sin darte cuenta.
  2. Infórmate sobre las áreas de tu interés. En la vida te encontrarás con poquísimas personas que sepan todo respecto a un tema. Si conoces a alguien que parezca muy inteligente, normalmente es porque conoce mucho sobre cierta área en particular. ¡Tú también podrás hacerlo! Todos tenemos algo que nos emociona. Te será mucho más fácil ser un experto en algo que te gusta mucho. Infórmate bastante sobre algún tema de tu interés y aprenderás lo suficiente para que, cuando hables sobre eso que te apasiona, suenes como un genio.
    • Por ejemplo, digamos que te encantan los videojuegos. Podrías empezar aprendiendo sobre el arte, sobre aquello que distingue a los juegos excelentes. ¿Sabías que hay mucha teoría y planificación para una buena batalla o una buena historia? Podrás aprender al respecto leyendo blogs de desarrolladores de juegos en varias comunidades de Internet y en shows en línea en Youtube como Extra Credits’ Design Club.
  3. Mantente al tanto de los eventos actuales. Los inteligentes prestan atención a lo que acontece en el mundo. Bien podrían limitarse a seguir el desarrollo de sus áreas específicas de interés, pero definitivamente están al tanto. Claro que no solo escuchan los informes que confirman que ya conocen un tema. La gente inteligente busca puntos de vista diferentes para que pueda comprenderlo de todos los ángulos. Si te mantienes al tanto de los eventos actuales, podrás mencionarlo en alguna conversación, cosa que hará que suenes más inteligente.
    • Para seguir los eventos actuales, podrás leer el periódico. Si no compras el periódico, podrás encontrar muchas fuentes en las noticias de Internet. La BBC es una fuente excelente de noticias de calidad a un buen precio para todos: gratis. Wikipedia también se dedica a cubrir parte de los acontecimientos actuales.
  4. No descuides tu redacción. Sonar inteligente es más que solo la manera en que te expresas. También deberás prestar atención a cómo escribir. Si escribes + como c escribe hoy x hoy, entonces no dejarás una buena impresión en tus lectores. Aunque seas inteligentísimo y el texto diga algo notable, parecerás un tonto. Escribe oraciones completas con una gramática y ortografía correctas lo más que puedas.
    • Este es un ejemplo de un párrafo mal escrito: “El dinero obvio que es importante PERO si persigues ese %#$% pensando que solucionará todos tus problemas..estarás persiguiéndolo por el resto d tu vida jaja..así que qué es importante entonces?”.
    • Este es el mismo ejemplo, pero editado para que parezca más inteligente: “El dinero evidentemente es importante. Sin embargo, si dedicas toda tu vida yendo tras él pensando que solucionará todos tus problemas, terminarás desperdiciando tu vida. ¿Qué es más importante: vivir tu vida o tener dinero?”.
    • Podrás usar editores de texto en línea como Google Docs y Hemingway para que te ayuden a que tu redacción parezca lo más profesional e inteligente posible. Ambos programas son gratuitos.

Dominar la conversación

  1. No tengas temor de quedarte en silencio. Quizá creas que quedarte en silencio hará que te veas tonto, pero nada puede ser más falso. No creas que tienes que mencionar cada hecho cada cinco minutos o liderar la conversación para que te veas como alguien inteligente. Decir algo porque sí haría que fácilmente digas algo equivocado o incluso podría sonar tontísimo. Más bien, si no tienes idea de la conversación o del tema y aunque no tengas nada significativo para decir, quédate callado.
    • Si te quedas callado, parecerá que estás pensando sobre la situación, cosa que es un signo claro de inteligencia. Al decir nada, en realidad lograrás sonar más inteligente.
  2. Evita los falsos indicadores de la inteligencia. Asociamos algunas cosas que parecen inteligentes, pero los que son realmente inteligentes se darán cuenta si tratas de hacerlo. También sabrán que estos indicadores de inteligencia en realidad no lo son en lo absoluto. Céntrate en ser tú mismo en vez de montar un espectáculo para sonar más inteligente.
    • El mejor ejemplo de esto son los acentos. Quizá creas que tener acento de niño rico hará que parezcas más inteligente, pero los acentos son difíciles de imitar. Te pillarán y parecerás más tonto que inteligente.
  3. Ten una conversación de verdad. ¿Alguna vez te has sentado y has tenido que escuchar una charla tontísima? Piensa en cómo se desarrolló esa charla. Casi siempre verás un tema en común: la conversación nunca va a ningún punto. La gente hablará y debatirá solo por el hecho de hablar. Es normal (la gente quiere ser escuchada), pero cuando no se tiene mucha materia gris, será más probable que sea un monólogo de dos lados en vez de una conversación propiamente dicha. En teoría, las conversaciones son intercambios iguales que siguen cierto camino hasta llegar a algún punto, no son aquellas en las que tú solo hablas de nada con otra persona que tampoco habla de nada.
  4. Compórtate con autoconfianza. Por último, sé seguro de ti mismo cuando hables. Si eres excelente exudando confianza, los demás creerán todo lo que digas (aunque estés equivocado). Al menos podrás sonar más inteligente, porque estarás diciendo todo en un tono positivo y confiado.
    • Para sonar más confiado, habla cuando tengas una opinión o algo qué contribuir, mira a los demás a los ojos, habla con firmeza, claridad y con un ritmo normal.
    • Cuando la gente está nerviosa, habla en un tono más alto, más rápido y más bajo. Si evitas esto, harás muchísimo por sonar más confiado.
    • Algo que te delatará es expresar tus afirmaciones a modo de pregunta. Se dice “Estoy seguro”, no “¿Estoy seguro?”. ¡Vamos, tú puedes!

Consejos

  • Piensa dos veces antes de hablar, porque es probable que digas algo irrelevante y tonto.
  • Trata de participar lo más que puedas en tu propia comunidad. Además de ayudar a los demás, serás mucho más conocido y entre más personas crean que eres inteligente, aumentará más tu autoconfianza.
  • A veces, lo mejor es quedarse callado (cuando estés cansado, ebrio, drogado, alterado, etc). Si estás en alguno de esos estados, tus palabras podrían ser causa de burlas o podrían usarse en tu contra meses o años después.
  • Trabaja en tu lenguaje corporal. Tener un lenguaje corporal carismático es el criterio más importante para ser persuasivo. Desarrolla buenas expresiones faciales, una buena postura y un tono de voz sobrio. Habla siempre con una voz calmada aunque alguien te enfurezca o te moleste.
    • Sin embargo, recuerda cuándo no apoyar una discusión. Cuando estalla una discusión, todos cuanto la apoyan se verán pésimos. Por ejemplo, cuando alguien dice “Yo te dije que el efecto coriolis no funciona en los retretes” y nunca dijiste que estabas de acuerdo con esa hipótesis, solo pregunta “¿Dije qué?”. Asegúrate de que no tenga un tono defensivo, sino uno sorprendido de haber si quiera pensado tamaña locura.
  • Cuando hables por Internet, abre un programa como Microsoft Word para que revises tu ortografía. Si no estás seguro de la ortografía, también podrás escribirlo en un motor de búsqueda comoGoogle. También podrás buscar definiciones con Google.
  • El sarcasmo es inteligente cuando se usa correctamente.
  • Lee un diccionario de definiciones y uno de sinónimos en tu tiempo libre. La gente inteligente suele estar interesada en estas áreas, además al aumentar tu vocabulario se te asociará con este tipo de gente.
    • Lee el gran diccionario de sinónimos de Tom Heehler.
  • Lee todo lo que encuentres, piensa mucho y presta atención en la escuela. Solo así podrás ser inteligente y no solo parecerlo. Sé responsable y toma notas si estás en la escuela. Pídeles a tus profesores que te aclaren tus dudas, porque así parecerás ser inteligente.
  • Si no tienes la habilidad de usar expresiones idiomáticas (ganar el premio gordo, tener la sartén por el mango, etc.), entonces apréndelas o evítalas.
  • Algo que podría impresionar a los profesores o los adultos es saber sobre política. Trata de hacerte de tiempo para mirar las noticias o si te parecen demasiado aburridas, trata de buscar programas de televisión que traten temas serios en una forma entretenida.

Advertencias

  • Trata de no sonar pretencioso, porque es una mala cualidad, si es que se puede llamar así.
  • No emplees un exceso de palabras largas. Podrías confundir o irritar a quienes no estén acostumbrados a oírte hablar de esa manera, porque podrían pensar que estás siendo pretencioso.
  • Calcula tu tono con sumo cuidado. El rechazo suele ser el resultado de ser considerado inteligente. Hazte ver inteligente de una manera compasiva y altruista.
  • Nunca uses los términos o abreviaciones de Internet si no lo estás usando, por ejemplo, “LOL”, “ESL”, etc. Cuando hables con alguien cara a cara, no será tan difícil producir sílabas extra (sin mencionar que podrás reírte de verdad, lo creas o no).
  • No emplees varios signos de interrogación o de exclamación.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página