Cómo curvar el balón en el fútbol

¡Asombra a tus compañeros al hacer una jugada de magia futbolística! Mira cómo el balón literalmente cambia de dirección en medio de su trayectoria. Es más fácil aprender está técnica con un balón detenido, por ejemplo, en una posición de tiro libre, aunque los futbolistas talentosos pueden patear un balón con curva incluso en movimiento. Si quieres ser un maestro en esta habilidad esencial del fútbol, ya no busques más.

Curvar el balón con la parte interna del pie

  1. Toma distancia del balón en un leve ángulo. Acércate al balón como lo haces normalmente, solo prepárate para rematar el balón con la parte interna del pie rematador.
    • Por lo general, la alineación de tu cuerpo no es de frente a la portería. Si vas a patear el balón con la parte interna del pie derecho, tu cuerpo debe estar mirando levemente hacia la derecha de la portería. Si vas a patear el balón con la parte interna del pie izquierdo, tu cuerpo debe estar mirando levemente hacia la izquierda de la portería.
  2. Cuida tu pie de apoyo al comenzar a patear el balón. Tu pie de apoyo es el pie con el cual no estás pateando, el pie que servirá de ancla para tu pie rematador. Planta tu pie no rematador mirando levemente hacia adelante en dirección de la curva inicial, para que cuando remates el balón con la parte interna del pie, ambos pies estén casi paralelos. Colócalo lo suficientemente lejos para que puedas impactar el balón con la parte interior de tu pie, pero lo suficientemente cerca como para no tener que estirarte para llegar, quitándole potencia a tu remate.
  3. Mantén la mano que está del lado de apoyo del cuerpo despegada para tener equilibrio y potencia. Te debes mover hacia el balón y tu cuerpo se debe curvar levemente a la hora de patear el balón. Mantener tu mano del lado de apoyo despegada y en alto mientras pateas te ayudará a añadir potencia a tu remate y te dará equilibrio para lo siguiente.
  4. Impacta el balón con la parte interior de tu pie, justo donde el dedo termina y el pie empieza. El balón rodará hacia atrás junto con la parte interior de tu pie. Debes rematar el balón en el costado inferior derecho si estás rematando el balón con tu pie derecho.
    • Mira el balón fijamente como si fuera un círculo e imagina una cruz (+) justo en su centro. Para un remate con el pie derecho, impacta el cuadrante inferior derecho del balón. Para un remate con el pie izquierdo, impacta el cuadrante inferior izquierdo del balón.
  5. No muevas tu pie de apoyo. Este pie debe mantenerse quieto apuntando hacia la línea original. Mantenlo equilibrado y firme con la ayuda de tus brazos.
  6. Mientras tanto, continúa soltando tu pierna de remate hacia el gol después de que el balón es pateado. Trata de poner tu pierna de remate cruzada con el cuerpo, para que exageres el movimiento de de afuera hacia dentro y estés seguro de continuar con tu remate.
  7. Si quieres levantar el balón, remata por debajo de él. Debe haber suficiente elevación para enviar el balón por encima de la barrera. Cuando tu pie cruza y rodea, creas efecto en el balón, ¡lo que hará que el balón se curve y se sumerja! Puedes aumentar la altura de elevación del balón al retroceder los hombros durante el contacto. Recuerda ponerle suficiente efecto y rotación para enviarla con dirección a portería nuevamente.
    • Inclínate hacia atrás si quieres que el balón vaya hacia arriba o inclínate hacia adelante si quieres curvar el balón hacia abajo. Esta técnica puede efectuarse en cualquier remate, con los mismo resultados.

Curvar el balón con el exterior del pie

  1. Toma distancia del balón con un leve ángulo fuera de tu objetivo. Para un remate con el pie derecho, esto significa tomar distancia del balón un poco hacia la izquierda del objetivo.
  2. Coloca tu pie de apoyo correctamente. Procura que tu pie de apoyo esté hacia la izquierda del objetivo. Tu pie de apoyo estará más lejos y más atrás de lo que estuviera si intentaras un remate con la parte interior.
    • Mantén estacionado tu pie de apoyo mientras te preparas para patear el balón y eventualmente lo pateas. Mover tu pie de apoyo interferirá con el movimiento constante de tu pie rematador, restándole potencia a tu remate.
  3. Mantén tu mano que está del lado de apoyo del cuerpo despegada para tener equilibrio y potencia. De nuevo, tener la mano despegada para soporte y equilibrio es importante en este punto. Tu mano no tiene que estar abierta totalmente en el aire pero tampoco debe estar completamente en el costado de tu cuerpo.
  4. Impacta el balón con el exterior de pie, al traer tu pie rematador cruzando tu cuerpo. Si estás colocando una cruz (+) en el balón y te estás aproximando a impactar con el pie derecho, querrás impactar en el centro inferior o centro izquierdo del balón.
  5. Continúa soltando tu pierna de remate por tu cuerpo, al igual como lo harías con un remate con la parte interna del pie. El movimiento es similar pero los resultados son diferentes porque estás rematando el balón con el exterior del pie.
    • Los futbolistas diestros tratan de darle al balón un efecto en el sentido de las agujas del reloj al impactar con el exterior del pie y luego mover el pie izquierdo por el cuerpo.
    • Los futbolistas zurdos tratan de darle al balón un efecto contra el sentido de las agujas del reloj al rematar con el exterior de su pie y luego mover el pie derecho por su cuerpo.

Consejos

  • Siempre dale continuidad a tu pie, ya que es esencial para conseguir precisión y potencia. Una vez que mejoras, no tendrás que levantar tanto tu pie.
  • Cuando continúas con el pie, debes torcer las cederas.
  • Debes casi "rebanar" el balón con la parte interna del pie.
  • Sal y empieza a practicar.
  • Mientras más tiempo esté el balón en el airea, más se curvará. Si lo picas, es más lento pero seguramente se curvará más.
  • Perfecciona la técnica primero y luego trabaja la potencia y la velocidad.
  • La técnica es similar para curvar con el exterior del pie, pero debes aproximarte el balón desde el lado opuesto. Puedes crear mucha potencia y viraje con el exterior de tu pie. Esto lo hace mucho más difícil de ser preciso.
  • Mientras rematas el balón, inclina tu cuerpo hacia atrás para crear un efecto de elevación al balón y superar la barrera fácilmente.
  • Párate en un ángulo de 90º de la portería.
  • Esto generalmente se llama la técnica de "3 dedos", el sistema es el mismo pero tendrás que impactar el balón más en esta dirección: desde abajo hacia arriba. Tendrás que practicar más y si sientes que te duele la rodilla, para y sigue probando al día siguiente.
  • Toma 5 pasos hacia atrás.

Advertencias

  • Usa zapatos con tacos para una mejor tracción con la grama.
  • Asegúrate de calentar y estirar antes de hacer cualquier ejercicios.

Cosas que necesitarás

  • Un balón de fútbol
  • Espacio abierto
  • Zapatos de fútbol con tacos, para tener tracción
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página