Cómo hacer perfume

¿Quieres crear tu propio aroma genuino?, o quizás estás buscando un regalo único hecho en casa. Puedes elaborar tus propias fragancias interesantes utilizando ingredientes que puedes conseguir en la tienda de alimentos.

Entender la ciencia de la perfumería

  1. Conoce cuáles son las diferentes notas. Los perfumes son una mezcla de diferentes niveles de aromas a los que también se les llama “notas”. Cuando te rocías una fragancia sobre la piel, esta pasa de una nota a otra en el siguiente orden:
    • Las notas de cabeza o de salida son las que se perciben primero. También son las que desaparecen primero, por lo general entre los 10 y 15 minutos siguientes.
    • Las notas de corazón aparecen cuando se evaporan las de cabeza. Estas forman el núcleo de la fragancia y determinan la familia a la que pertenece el perfume, por ejemplo oriental, amaderado, fresco o floral.
    • Las notas de fondo o de base acentúan y fijan las notas de corazón de la fragancia y se conocen también como el tema. Consisten en la base de la fragancia que hace que el aroma dure entre 4 y 5 horas en la piel.
  2. Familiarízate con las notas de cabeza que más se utilizan. Algunas de ellas son la albahaca, la bergamota, el pomelo, la lavanda, el limón, la lima, la menta, las flores de naranja, el romero y la naranja dulce.
  3. Familiarízate con las notas de corazón que se usan con frecuencia. Algunas de ellas son la pimienta negra, el cardamomo, la manzanilla, la canela, el clavo, las agujas de abies, el jazmín, el enebro, el limoncillo, las flores de naranja, la nuez moscada, la rosa, el palisandro y el ylang-ylang.
  4. Familiarízate con las notas de fondo más populares. Algunas de ellas son el cedro, el ciprés, el jengibre, el pachulí, el pino, el sándalo, la vainilla y el vetiver.
  5. Sé cuáles son las proporciones. Al momento de combinar una fragancia, primero agregarás las notas de fondo, después las de corazón y, al final, las de cabeza. La proporción ideal para mezclarlas es 30 % de las notas de cabeza, 50 % de las de corazón y 20 % de las de fondo.
    • Algunos perfumistas recomiendan combinar un máximo de 3 a 4 notas dominantes.
  6. Aprende la receta básica. Para elaborar un perfume, necesitarás más que las notas de cabeza, de corazón y de fondo; también será indispensable una sustancia a la que se las agregarás.
    • El proceso comienza con un aceite base o portador. Algunas elecciones comunes son los aceites de jojoba, de almendra dulce y de pepitas de uva.
    • Después, le agregarás lentamente unas cuantas gotas de las notas de fondo, de corazón y de cabeza al aceite base.
    • Por último, añadirás una sustancia que contribuya a mezclar los ingredientes. Una elección que se utiliza bastante es el alcohol pues se evapora rápidamente y contribuye a difuminar las notas del perfume. Una elección frecuente entre los perfumistas amateurs es el vodka de buena calidad de entre 80 y 100 proof (es decir, entre 40 % y 50 % de alc/vol).
    • Si quieres hacer un perfumen más sólido (parecido a un bálsamo labial), utiliza la cera de abejas derretida como fijador en lugar de alcohol o agua.
  7. Descubre qué notas contienen tus perfumes favoritos. Si no sabes bien cómo estructurar un perfume, échale un vistazo a los ingredientes de tus aromas comerciales favoritos.
    • Si se te hace difícil descubrir qué ingredientes tienen o separarlos en notas, la página web “Basenotes” es una herramienta excelente para saber las notas de los perfumes conocidos.

Saber qué materiales necesitas

  1. Compra recipientes de vidrio oscuro. Muchas personas recomiendan utilizar este tipo de recipientes porque el vidrio oscuro contribuye a proteger el perfume de la luz, que podría reducir su tiempo de duración.
    • Además sería bueno asegurarte de que los recipientes de vidrio no hayan servido para guardar alimentos anteriormente pues cualquier aroma residual podría trasladarse a tu perfume.
    • La excepción a esta medida sería que quisieras utilizar el aroma de lo que hubiera estado en el recipiente de vidrio anteriormente (advertencia: ¡es posible que un perfume de mantequilla de maní, plátanos y chocolate tenga un mejor sabor que aroma!).
  2. Compra un aceite base o portador. Este es un aceite que portará los aromas de una fragancia particular en tu piel. Por lo generan no tienen olor y se utilizan para diluir aceites concentrados y compuestos aromáticos que podrían irritar tu piel si no se lleva a cabo este paso.
    • En realidad el aceite base puede ser de cualquier tipo. Inclusive podrías utilizar el aceite de oliva si no te molesta su olor.
    • Un perfumista famoso cocina pétalos de rosa a fuego lento en aceite de oliva virgen y luego lo combina con vitamina E para estabilizarlo.
  3. Compra el alcohol más fuerte que encuentres. Una elección frecuente entre los perfumistas amateurs es el vodka de buena calidad de 80 a 100 proof (40 % y 50 % de alc/vol). Otros de estos perfumistas prefieren un alcohol de 190 proof (80 % de alc/vol).
    • Entre las opciones de alcohol de 190 proof que se utilizan frecuentemente está el neutro de uva orgánica y el Everclear que es una bebida alcohólica mucho más barata que está hecha de granos y es de alta gradación.
  4. Selecciona tus aromas. Puedes elaborar tu perfume con una gran variedad de ingredientes. Algunos compuestos aromáticos frecuentemente utilizados para hacer perfumes son los aceites esenciales, los pétalos de flores, las hojas y las hierbas.
  5. Decide qué método utilizarás. El método para hacer el perfume variará un poco de acuerdo a tus materiales. Dos compuestos aromáticos utilizados frecuentemente para los perfumes son la materia vegetal (flores, hojas y hierbas) y los aceites esenciales. Los métodos varían en función de cada caso.

Usar flores, hojas o hierbas frescas

  1. Consigue un recipiente de vidrio limpio. El tipo de recipiente no es tan importante como el material. Solo asegúrate de que esté limpio y sea de vidrio. Además, debe tener una tapa que quede bien ajustada.
    • Normalmente los perfumistas recomiendan utilizar vidrio oscuro pues puede prolongar la duración de la fragancia al protegerla de la luz.
    • No utilices frascos donde hayas guardado alimentos anteriormente, aunque los hayas lavado, pues el vidrio podría transmitir los aromas.
  2. Consigue un aceite sin aroma. Algunas opciones muy utilizadas para hacer perfumes son el aceite de jojoba, de almendras y de pepitas de uva.
  3. Recoge flores, hojas o hierbas que tengan aromas que te atraigan. Asegúrate de recoger las plantas cuando el aroma sea fuerte y las hojas estén secas. Hacer que se aireen puede dejarlas débiles y con un olor menos efectivo.
    • Sería bueno recoger y secar más plantas de las que necesitas, en caso de que más adelante quieras agregar más para intensificar el aroma del aceite.
  4. Retira la materia vegetal no deseada. Si vas a utilizar flores, separa solo los pétalos. Si vas a utilizar hojas o hierbas, retira las ramitas y las demás partes que podrían interferir con el aroma.
  5. Maltrata un poco la materia vegetal. Este paso es opcional, pero podría contribuir a hacer salir mejor el aroma. Solo tendrás que presionar suavemente la materia vegetal con una cuchara de madera.
  6. Vierte un poco de aceite en el recipiente de vidrio. Solo tiene que ser una cantidad pequeña, lo suficiente como para cubrir bien los pétalos, las hojas o las hierbas.
  7. Agrega la materia vegetal al aceite y cúbrelo con la tapa. Asegúrate de que esta esté bien cerrada.
  8. Deja que el frasco repose en un lugar frío y oscuro por una o dos semanas.
  9. Abre la tapa, cuela la mezcla y repite el proceso. Si después de una o dos semanas, el aceite no huele tan intensamente como te gustaría, puedes sacar la materia vegetal vieja del aceite perfumado con la ayuda de un colador y agregarle nueva. Después, guárdalo una vez más.
    • Puedes repetir este proceso por varias semanas o incluso meses, hasta que el aceite haya adquirido la intensidad deseada.
    • ¡Debes conservar el aceite! Tendrás que desechar la materia vegetal vieja.
  10. Conserva tu aceite perfumado. Una vez que estés satisfecho con el aceite, puedes agregarle 1 o 2 gotas de persevantes naturales como la vitamina E o el extracto de pepitas de uva para que dure más tiempo.
    • Si quieres convertir el aceite en bálsamo, puedes agregarle un poco de cera de abejas. Derrite un poco de esta sustancia en el microondas, combínala con el perfume y luego vierte toda la mezcla en un recipiente para que se enfríe y solidifique.

Usar aceites esenciales

  1. Reúne tus materiales. Necesitarás los siguientes ingredientes:
    • 2 cucharadas de aceite base (de jojoba, almendras o pepitas de uva)
    • 6 cucharadas de alcohol de 100 a 190 proof
    • 2,5 cucharadas de agua embotellada (no de grifo)
    • 30 gotas de aceites esenciales (al menos 1 de cada tipo de nota: de fondo, de corazón y de cabeza)
    • Un filtro de café
    • Un embudo
    • 2 recipientes limpios de vidrio
  2. Vierte 2 cucharadas de aceite base en el frasco de vidrio.
  3. Agrega tus aceites esenciales. Añade unas 30 gotas en total. Comienza con las notas de fondo, después agrega las de corazón y, por último, las de cabeza. La proporción ideal es 20 % de fondo 50% de corazón y 30 % de cabeza.
    • Presta atención a los aromas que estás agregando: si uno es mucho más fuerte que los demás, será mejor añadir menos cantidad para que no domine al resto.
  4. Agrega el alcohol. Utiliza uno de buena calidad que tenga una gradación alta. Los perfumistas amateurs eligen comúnmente el vodka.
  5. Deja que el perfume se asiente por al menos 48 horas. Tapa el recipiente y deja que el perfume se cure por 48 horas como mínimo. Puedes dejarlo hasta por 6 semanas, cuando el aroma será más intenso.
    • Revisa el frasco con frecuencia para ver en qué estado se encuentra el aroma.
  6. Agrega 2 cucharadas de agua embotellada. Una vez que estés satisfecho con el aroma, agrega esta cantidad de agua embotellada a tu perfume.
  7. Agita el frasco vigorosamente. Hazlo durante 1 minuto para garantizar que el contenido se mezcle bien.
  8. Traslada el perfume a otro frasco. Con la ayuda de un filtro de café y un embudo, vierte el perfume en un frasco limpio de vidrio oscuro. También puedes usar un frasco elegante si lo vas a regalar.
    • Quizás quieras escribir los ingredientes y la fecha en el frasco para que puedas saber bien cuánto dura. De esta forma sabrás si la próxima vez tendrás que hacer más o menos cantidad.
  9. Prueba una variación. Para elaborar un perfume sólido (como un bálsamo labial) en lugar de uno para rociar o líquido, sustituye el agua con cera de abejas derretida. Agrega esta sustancia al perfume y luego vierte la mezcla caliente en un recipiente para que se solidifique.
    • Puedes comprar cera de abejas en la mayoría de tiendas de alimentos saludables.

Consejos

  • No exageres con los aromas. Huele cada ingrediente y considera con cuidado si juntos irán bien o no. Se puede arruinar una fragancia poniéndole muchas notas.
  • Para limpiar un recipiente de vidrio, lávalo con agua que esté lo más caliente posible, después colócalo en una bandeja y hazlo secar en el horno a 110 ºC.
  • Piensa en hacer que tus aromas se parezcan a tus alimentos y bebidas favoritos. Por ejemplo, puedes hacer un perfume de chai con aceite de canela, naranja dulce, clavo y cardamomo. Otro ejemplo es la tarta de calabaza que podría contener los siguientes aceites esenciales: canela, clavo, jengibre, nuez moscada, vainilla y naranja.

Advertencias

  • No agregues jugos de fruta fresca en tu perfume pues podrían hacer que se cuaje o se rancie. Además los limones son fototóxicos, lo que quieres decir que aplicarte sustancias con limón en la piel podría provocar que esta se queme con el sol.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página