Cómo mejorar la condición física de un caballo

La condición física de un caballo es esencial tanto para su salud general como para su desempeño. Un caballo con buena condición física tiene menos probabilidades de sufrir lesiones y tendrá más resistencia que uno que solo actúa como una “estatua de pastizal”. Este es el mismo principio que se aplica a los humanos. Al igual que los humanos, los caballos necesitan resistencia cardiovascular y muscular para poder realizar un buen desempeño, en especial en deportes ecuestres como el espectáculo hípico, el salto ecuestre y el enduro ecuestre, aunque todos los caballos se pueden beneficiar con un buen programa de ejercicios.

Pasos

  1. Después de investigar sobre un buen programa de ejercicios, desarrolla un programa personalizado de una semana. Recuerda empezar poco a poco.
  2. Las pistas de carrera son un gran lugar para empezar. Ayudan a eliminar el aburrimiento de un paseo bastante largo y los distintos terrenos y obstáculos son geniales para tu caballo. A continuación te damos algunos consejos:
    • Sube colinas. Esto ayuda a fortalecer la parte trasera de tu caballo y también ayuda a practicar el medio galope. Los caballos pueden subir colinas con una inclinación considerable, pero debes empezar con las más pequeñas primero y asegurarte de revisar el paso del caballo.
    • Trota sobre pequeños troncos caídos. Esto hace que tu caballo eleve más las patas, formando músculos que serán útiles para una reunión expresiva y un gran balance. Para fortalecer los músculos traseros, camina sobre pequeños troncos mientras subes y bajas por colinas. Esto hace que los caballos ejerciten sus hombros y usen los músculos de la espalda, y, por lo tanto, incrementen su habilidad de balance y reunión.
    • Trota lentamente colina abajo. Esto fortalece las patas traseras, necesarias para saltar, y en realidad puede ayudar a tu caballo a saltar más alto y a hacer mejores extensiones. Para un ejercicio aún más difícil, empieza trotando colina abajo a paso semilento y luego reduce la velocidad hasta alcanzar un trote mucho más reunido. Este ejercicio usa el impulso para generar mayor dificultad. Recuerda trotar colina abajo solo en pendientes con una inclinación pequeña o mediana, mas nunca en colinas empinadas.
    • Trota a lo largo de los lechos de los ríos, especialmente los arenosos. Trotar por la arena es un gran ejercicio e incrementa la resistencia, así como también fortalece los músculos de las piernas.
    • Zigzaguea por los árboles. Esto ayuda a mejorar la flexibilidad y puede ayudar a tu caballo a tener un mejor desempeño en diversos terrenos.
    • Las pistas de carrera también son un gran lugar para practicar los giros. Intenta evitar que se incline. Tu caballo probablemente permanezca en la pista, en especial si está rodeado por árboles, lo cual te da la capacidad de pedirle que se incline mientras gira. Esto requiere mucho estiramiento y también fortalece los músculos de los hombros.
    • Haz un paso lateral en los giros. La mayoría de los caballos querrá seguir por la pista, de modo que si mantienes su cabeza derecha y presionas con la pierna, debería hacer un paso lateral suave, lo cual forma los músculos laterales de forma simultánea.
    • Trota y galopa subiendo colinas de inclinación mediana para mejorar la suspensión. El caballo trotará naturalmente y galopará con un paso largo y alto colina arriba, y así mejorará su condición física para hacer lo mismo en terrenos planos.
  3. Agrega peso extra con alforjas llenas de botellas de agua o de pesas para realizar un ejercicio cardiovascular y ejercitar también los músculos de las piernas.
  4. El ejercicio en arena también es importante. Puedes:
    • Retroceder continuamente. No realices dos arrastres con sus patas delanteras. La marcha en retroceso a un paso adecuado fortalece los músculos de la espalda y de las piernas, lo cual ayuda con el equilibrio.
    • Practicar detenerte rápidamente en las esquinas. Trota bruscamente por el camino y conduce a tu caballo hacia un muro, para luego pedirle que se detenga en el último momento, ocasionando que se sostenga un momento en el aire al detenerse. Esto mejora la reunión y el equilibrio.
    • Trotar y galopar cerca de los postes de trote. Una vez que tu caballo mejore, esquivando algunos primero y varios después, puedes colocarlos a lo largo de todo el camino, a unos nueve pies (3 metros) de distancia unos de otros para trabajar el medio galope, y a seis pies (2 metros) para el trote. Sin embargo, esto depende mucho del paso del caballo, de modo que tienes que hacer los ajustes necesarios. Desde luego, también se les puede usar para ayudar a practicar el paso reunido y extendido, pero debes incrementar lentamente la distancia.
    • Trotar sobre los cavaletti, también conocidos como postes elevados de trote. Estos cumplen la misma función que los postes de trote, solo que intensifica el efecto. Nunca coloques más de seis en una fila.
    • Realizar estiramientos antes de galopar. Esto evitará lesiones musculares y mejorará la flexibilidad.
    • ¡Saltar! Saltar puede mejorar la condición física de cualquier caballo, sin importar la disciplina, y es divertido. Empieza con saltos bajos y aumenta la altura gradualmente.
    • Practicar reuniones extremas en los giros. Trota o galopa rápidamente por el camino y gira completamente en el último momento antes de llegar a la esquina. Tu caballo tendrá que mantener el balance mientras hace esto, lo cual fortalecerá los músculos de la espalda. Trata de hacerlo sin arruinar el paso.
    • Pasar por un costado del poste de trote. Camina hacia el poste y pásalo por un costado hasta que tu caballo termine de cruzarlo. También intenta hacer esto con un trote reunido. Esto los ayuda a avanzar muy derechos y fortalece sus músculos.
  5. Los períodos extendidos de trote largo y de galope aumentarán la resistencia cardíaca. Recuerda darle a tu caballo descansos, dejándolo galopar libremente cuando empiece a jadear.
  6. Siempre realiza un calentamiento antes de cada galope, para prevenir los cólicos y el desgarro de los tendones.
  7. Si fuera posible, galopa todos los días. Nunca dejes a tu caballo en el establo toda la semana y luego lo saques para montarlo los fines de semana.
  8. Revisa con frecuencia los cascos de tu caballo. Si se están gastando rápidamente debido al aumento del ejercicio, es posible que necesite otro tipo de cuidados en sus herraduras o un suplemento para los cascos.
  9. Aliméntalo con heno o pasto de buena calidad. A menos que tu caballo coma bastante, no le des muchos granos. La mayoría de caballos solo necesita granos suficientes para conseguir los suplementos necesarios.
  10. Juega polocrosse. Esto hace que tu caballo se vuelva más rápido al detenerse y girar.
  11. Recuerda, siempre diviértete con tu caballo y asegúrate de que él también se esté divirtiendo. El objetivo de galopar es ser el compañero de tu caballo, no un dictador.

Consejos

  • Asegúrate de ejercitar con tu caballo todos los días o tanto como sea posible, pero no le exijas demasiado. Tú y tu caballo se beneficiarán y lograrás una conexión mucho mejor con él.
  • No le exijas demasiado a tu caballo. Entiéndelo. Si está teniendo dificultades para respirar o está demasiado caliente, camina con él por unos minutos, déjalo recuperar el aliento y retoma el ejercicio.
  • Ten paciencia. Ejercitar a un caballo toma tiempo, así que no te desanimes si los resultados no son tan rápidos.
  • Premia a tu caballo. Si hace algo bien, hazle saber que hizo algo bien diciéndole lo bueno que es.
  • Empieza de a pocos y aumenta la intensidad.
  • No solo lo saques del potrero para ejercitarlo. Se cansará de eso. Dale un día de cariño, golosinas y amor. Los caballos son inteligentes.
  • Utiliza una cuerda y haz un poco de doma de caballos. Esto te ayudará a que tu caballo te preste atención. Además, deberías intentar alimentarlo solamente con pequeñas porciones de granos mientras lo cepillas. Eso también ayudará a que te preste atención.

Advertencias

  • Deja que tu caballo se relaje después de galopar para disminuir el riesgo de cólicos. Si está sudando, échale agua con una manguera y frótalo hasta que sus hombros estén fríos al tacto. Si hay mucho viento, cúbrelo con una manta ligera para que no se enfríe.
  • Poner a tu caballo en forma toma tiempo. Los caballos más viejos podrían necesitar más tiempo para fortalecer sus músculos y tener buena salud.
  • Cada raza es distinta. Fortalecer los músculos podría ser más sencillo para un caballo de raza árabe que para un poni. Tu caballo tendrá su propio ritmo para ponerse en forma.
  • Espera al menos una hora para alimentar a tu caballo después de haberlo montado. Alimentar demasiado pronto a tu caballo podría ocasionarle cólicos.
  • Usa un casco cuando montes a tu caballo, por tu propia seguridad.
  • ¡No es bueno montar diariamente a tu caballo con demasiada intensidad! Un caballo debe tener un descanso de uno o dos días a la semana. Demasiado galope puede causar cojera y dolores musculares.
  • No le exijas demasiado a tu caballo al comienzo porque tendrá mayor riesgo de lesionarse de ese modo. Crea resistencia y fuerza antes de exigirle más.
  • No saltes hasta que tu caballo esté relativamente en buena forma porque saltar con un caballo con sobrepeso puede ser muy duro para sus articulaciones y toda su estructura frontal. Recuerda que el extremo frontal recibe el 100% de la fuerza cuando el caballo cae, inclusive si es por un segundo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página