Cómo hacer una mascarilla facial de miel y avena

¿Sufres de piel seca y sensible? ¿El acné y las espinillas te molestan constantemente? ¿Solo deseas mimarte un poco? Si te encuentras en una de estas situaciones, considera hacer una mascarilla facial hidratante y exfoliante con ingredientes que podrías tener en la despensa de tu cocina: avena y miel. Este artículo no solo te mostrará cómo hacer una mascarilla básica, sino también te enseñará a hacer mascarillas específicas para combatir el acné y aliviar la piel seca y sensible.

Hacer una mascarilla básica

  1. Consigue un bol para mezclar todos los ingredientes. Dado que vas a trabajar con cantidades pequeñas, puedes usar un bol pequeño o incluso una taza.
  2. Asegúrate de que la avena esté finamente molida. Su textura debe ser gruesa y similar a la harina. Si la avena está muy granulosa y llena de trocitos, tendrás que molerla en una licuadora, un molinillo de café o un procesador de alimentos.
  3. Coloca la avena en el bol. Mide 3 cucharadas de avena y échala en el bol.
  4. Añade un poco de agua caliente y mezcla bien. La avena debe estar suave para esta mascarilla, así que mide 1 cucharada de agua muy caliente y añádela a la avena. Mezcla ambos ingredientes hasta integrarlos bien.
  5. Deja enfriar un poco la mezcla. Antes de pasar a los siguientes pasos, deja enfriar la avena durante unos minutos. Esto le dará tiempo suficiente para absorber el agua y ablandarse más.
  6. Añade la miel y revuelve bien. Necesitas 1 cucharada de miel. Asegúrate de que sea clara y líquida. Mide la miel, agrégala al bol y mezcla con una cuchara hasta incorporarla bien.
  7. Considera añadir o sustituir otros ingredientes. Puedes usar tu mascarilla facial tal como está o puedes añadirle otros ingredientes. También puedes sustituir ciertos ingredientes por otros. Estas son algunas ideas:
    • En vez de usar agua caliente, usa 1 cucharada de leche fría.
    • También puedes usar 1 cucharada de té de manzanilla en vez de agua.
    • Agrega unas rodajas de plátano machacadas a la avena.
    • Considera añadir unas gotas de aceite de almendras.
    • Reemplaza el agua con 1 cucharada de aceite de oliva para obtener una mascarilla más nutritiva.

Hacer una mascarilla para el acné

  1. Considera una mascarilla de avena, limón y miel. Si sufres de acné, esta mascarilla podría ser justo lo que necesitas. Contiene avena molida, miel, jugo de limón y aceite de árbol de té. Estos son los beneficios de cada ingrediente:
    • La avena actúa como un limpiador natural y tiene propiedades exfoliantes y antiinflamatorias.
    • La miel tiene propiedades antibacterianas y antioxidantes, lo cual la hace excelente para controlar el acné y las espinillas.
    • Los limones tienen propiedades antibacterianas y antimicóticas, lo cual los hace excelentes para el control del acné y las espinillas. El aceite de árbol de té es un antiséptico natural.
    • El aceite de árbol de té es un antiséptico y un tónico natural para la piel.
  2. Asegúrate de que la avena esté finamente molida. Si la avena está entera o muy granulosa, puedes molerla en una licuadora, un molinillo de café o un procesador de alimentos.
  3. Consigue un bol. Dado que vas a trabajar con cantidades pequeñas, puede usar cualquier cosa como tu bol, desde una taza hasta un bol pequeño o incluso un viejo recipiente de yogur.
  4. Añade la avena molida al bol. Mide 2 cucharadas de avena molida y viértela en tu bol.
  5. Vierte la miel. Mide 2 cucharadas de miel y agrégala al bol. No olvides que debe ser miel translúcida y líquida.
  6. Incorpora el jugo de limón fresco. Necesitas 1/2 cucharada de jugo de limón. Es recomendable usar jugo de limón fresco en vez del concentrado, el cual podría ser muy duro para tu piel.
    • Si no dispones de jugo de limón fresco, simplemente corta un limón por la mitad y exprime el jugo de una de las mitades hasta obtener la cantidad deseada. Agrega el jugo de limón a la mezcla, envuelve el limón restante y guárdalo en el refrigerador para usarlo más adelante.
  7. Añade el aceite de árbol de té. Necesitarás 1/2 cucharada de jugo de limón y 4 gotas de aceite esencial de árbol de té.
  8. Mezcla todos los ingredientes. Usando una cuchara o un tenedor, mezcla todo hasta obtener una pasta espesa y granulosa. Esto será suficiente para hacerte uno o dos faciales.

Hacer una mascarilla calmante

  1. Considera hacer una mascarilla calmante. Si tu piel es seca o sensible, los ingredientes de la mascarilla para el acné podrían secarla aún más. En vez de ello, prepara una mascarilla calmante con avena, yogur y miel. Estos son los beneficios de cada ingrediente:
    • La avena constituye un excelente limpiador natural. También tiene propiedades exfoliantes y antiinflamatorias.
    • El yogur es rico en calcio, proteína y vitamina D, los cuales son importantes para la piel. También hidrata y tonifica la piel.
    • La miel es excelente para devolverle la humedad a la piel seca.
  2. Asegúrate de que la avena esté finamente molida. Su textura debe ser gruesa y similar a la harina. Si la avena está muy granulosa, será necesario molerla en una licuadora, un molinillo de café o un procesador de alimentos.
  3. Consigue un bol. Necesitas un bol pequeño o un recipiente para mezclar los ingredientes.
  4. Añade la avena molida al bol. Mide 1 cucharada de avena molida y viértela en el bol.
  5. Vierte la miel. Necesitarás 1 cucharadita de miel. Asegúrate de que sea transparente y líquida.
  6. Incorpora el yogur. Mide 1 cucharadita de yogur y añádela al bol. Para disminuir el riesgo de irritación, usa yogur natural sin azúcar.
  7. Mezcla todos los ingredientes. Usando una cuchara o un tenedor, mezcla todos los ingredientes hasta obtener una pasta espesa. Si la mezcla está muy espesa y llena de grumos, agrega un poco más de miel o yogur.

Usar la mascarilla

  1. Protege tu ropa. Las mascarillas faciales que has preparado estarán muy pegajosas y desordenadas. Considera colocar una toalla sobre la parte frontal de tu pecho y hombros para proteger tu ropa. También puedes usar algo que no te importe ensuciar.
  2. Protege tu cabello. Aunque los ingredientes que has usado no son dañinos para tu cabello, probablemente tendrás que lavarlo por completo si entra en contacto con la mascarilla de avena. Para evitarlo, recoge tu cabello en una cola de caballo para mantenerlo alejado de tu rostro. Si tienes cabello corto, usa un gorro de ducha.
  3. Empieza con tu rostro fresco y limpio. Si aún no lo has hecho, lava tu rostro con tu limpiador facial de siempre y agua. Seca ligeramente (mediante toquecitos) tu rostro con una toalla limpia.
  4. Aplica la mascarilla en tu rostro. Usando tus dedos, empieza masajeando suavemente la mascarilla en tu rostro, con movimientos circulares. Aplica la mascarilla en tu frente, nariz, pómulos y mentón. No la apliques en tu boca u ojos.
  5. Deja la mascarilla en tu rostro. Déjala reposar en tu rostro durante 10 a 15 minutos. Si usas la mascarilla calmante a base de yogur, considera dejarla durante 15 a 20 minutos. La mascarilla podría endurecerse o empezar a descascararse a medida que se seca. No te preocupes, es normal y algo que debe esperarse.
    • Mientras esperas a que se seque, considera darte un baño relajante.
  6. Enjuaga la mascarilla. Usando agua fría, lava tu rostro suavemente. Asegúrate de usar los mismos movimientos circulares que usaste para aplicarte la mascarilla.
  7. Considera aplicar un tonificador y un hidratante. Una vez que tu rostro esté limpio, continúa con tu rutina habitual de cuidado de la piel. Si no tienes una rutina de cuidado de la piel, puedes aplicar un poco de tonificador y un hidratante.
    • Para aplicar el tonificador, simplemente moja una motita de algodón con un poco de tonificador y extiéndelo por todo tu rostro, enfocándote en la frente, la nariz y los pómulos. El tonificador ayudará a cerrar tus poros.
    • Para aplicar un poco de hidratante, simplemente vierte un poco de tu hidratante facial favorito en la palma de tu mano y aplícalo en tu rostro con tus dedos. Evita las áreas sensibles que rodean la nariz y la boca.

Ingredientes

Ingredientes para una mascarilla básica

  • 3 cucharadas de avena molida
  • 1 cucharada de agua caliente
  • 1 cucharada de miel

Ingredientes para una mascarilla para el acné

  • 2 cucharadas de avena molida
  • 2 cucharadas de miel
  • 1/2 cucharada de jugo de limón
  • 4 gotas de aceite esencial de árbol de té

Ingredientes para una mascarilla calmante

  • 1 cucharada de avena molida
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de yogur

Consejos

  • Trata de usar toda la mascarilla facial, ya que está hecha de ingredientes perecibles y no durará mucho tiempo. Si te sobra, guárdala en el refrigerador y úsala al día siguiente.
  • Puedes usar este facial una o dos veces por semana.
  • No ingieras la mascarilla, no importa lo apetecible que se vea.
  • Las mascarillas de avena y miel pueden causar un desorden, así que asegúrate de proteger tu ropa y de mantener tu cabello bien recogido.

Advertencias

  • Evita usar la mascarilla muy cerca de tus ojos, oídos y nariz.
  • Evita usar yogur endulzado o avena saborizada, ya que ambos podrían contener irritantes para tu piel.
  • No prepares o uses esta mascarilla si eres alérgico a cualquiera de los ingredientes.

Cosas que necesitarás

  • Una licuadora, un molinillo de café o un procesador de alimentos
  • Un bol
  • Una cuchara
  • Una toalla
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página