Cómo lograr todo tu potencial

Una vez que hayas desarrollado tu máximo potencial, es hora de esforzarte por alcanzarlo. Aunque tomará planificación, tiempo y esfuerzo, es posible hacerlo. Lograr tu máximo potencial no se trata de una simple tarea, sino más bien consiste en comprometerte con el proceso de superación personal. Solo debes aventurarte, ya que nunca sabes lo que puedes encontrar.

Prepararte para lograr el éxito

  1. Define la mejor versión de ti mismo. En resumen, lograr tu máximo potencial se trata de ser la mejor persona que puedas ser. Debido a que todos somos diferentes, deberás definir tus propios términos de éxito. Para hacerlo, es importante que sepas quién eres.
    • Anota tus valores, fortalezas y debilidades.
    • ¿Existe algo que siempre hayas querido hacer, lograr o alcanzar, tal como bailar, cantar, escribir o practicar algún deporte?
    • ¿Has pensado que podrías mejorar en algún aspecto de tu vida, tal como ser una mejor persona, ser más cortés o ser más asertivo?
    • ¿Existe algo en tu aspecto físico que podrías mejorar, tal como perder peso, ganar peso o aumentar tu masa muscular?
  2. Trázate metas. Trazarse metas es un factor importante para lograr el éxito. Algunas investigaciones han demostrado que trazarse metas específicas ayuda a las personas a conseguir lo que desean. Aprovecha estos hallazgos al trazarte metas a corto y largo plazo.
    • Escribe una lista de todo lo que desees lograr.
    • Revisa tu lista y considera seriamente si esta es realista o no.
    • Enuncia tus metas de una manera positiva. En lugar de decir “Quiero preocuparme menos sobre mi apariencia”, escribe “Quiero tener más confianza con respecto a mi apariencia”.
    • Sé específico. Mientras más específico seas, te resultará más fácil definir el éxito.
  3. Trabaja todos los días para lograr tu meta. Una vez que hayas confirmado que tu meta es realista y que puedes alcanzarla, pon manos a la obra. Es posible que tome tiempo alcanzarla, pero recuerda que debes empezar por alguna parte.
    • Comprométete con el proceso. Cuando te concentras en el proceso, en lugar de hacerlo en la meta final, te resultará mucho más difícil desviarte.
    • Ten en cuenta que tus metas a largo plazo no deben cumplirse al pie de la letra, es decir, palabra por palabra. Los tiempos y las personas cambiarán y, por lo tanto, tus metas cambiarán. No se trata de una ciencia exacta, de modo que no debes tratarla como tal. Permítete tener un espacio para crecer.
    • Crea una lista de verificación de las cosas que debes hacer cada día para lograr tu meta y cúmplelas sin fallar.

Empezar tu travesía

  1. Encuentra tu inspiración. Esta puede ser una persona, un punto de referencia o tu amuleto de la suerte. Cualquiera sea tu fuente de inspiración, esta te hará sonreír cuando despiertes por las mañanas y será lo último que desees ver antes de acostarte por las noches. Descubre qué o quién es la fuente de tu inspiración y atesórala.
    • Para encontrar inspiración, intenta desconectarte de tu rutina diaria.
    • Escucha música.
    • Pasa tiempo en la naturaleza.
    • Lleva un pequeño bloc de notas contigo. Escribe los momentos inspiradores para que puedas recordarlos más adelante.
  2. Trázate metas a corto plazo. Dividir tus metas en pasos más pequeños aumentará las probabilidades de que las cumplas. Alcanzar las metas a corto plazo te permitirá mantenerte motivado durante el proceso para lograr tus metas a largo plazo.
    • Escribe tus metas a corto plazo en un calendario. Usa este calendario para rendir cuentas ante ti mismo con el fin de alcanzar tus metas a corto plazo.
    • Con el fin de tener una mentalidad que te permita lograr el éxito, haz que tus primeras metas a corto plazo sean fáciles de alcanzar.
    • Habiendo dejado eso en claro, una vez que emprendas la travesía, plantéate retos. Cuando sientas que te resulta demasiado fácil hacer algo, eleva la valla un poco más. Una vez que adquieras el hábito de ser exigente contigo mismo, será más fácil continuar progresando hacia el logro de tus metas.
  3. Ten confianza en ti mismo. Si la tienes, podrás cumplir tus metas. Aunque creer en ti mismo no es suficiente para lograrlo, los pensamientos negativos te harán ir más lento.
    • Cuida de ti mismo. Vístete bien, cepilla tu cabello, siéntate con una buena postura y arréglate con regularidad.
    • Piensa en positivo. Cuando tengas un pensamiento negativo, reformúlalo de manera positiva.
    • No te compares con otras personas. En lugar de pensar en qué te diferencias de los demás, concéntrate en ti mismo y en tus metas.
  4. Acepta los cambios conforme estos vayan presentándose. En tu camino a desarrollar tu máximo potencial, algunas cosas cambiarán en tu vida. Si te quedas atascado en tus viejas costumbres, tu desarrollo personal se estancará.
    • Concéntrate en las cosas sobre las que tienes influencia y luego hazlas.
    • Tal como se mencionó antes, recuerda que te has comprometido con un proceso.
    • Adáptate a las nuevas circunstancias al trazarte nuevas metas.
    • Debes estar dispuesto a aprender cosas nuevas.

Lograr tu potencial a largo plazo

  1. Acepta tus fracasos. Los contratiempos y los fracasos sucederán, ya que son una parte natural de la vida. Recuerda que el fracaso es simplemente una manera de mostrarte qué funciona bien y qué no. Esto te ayudará a darte cuenta de qué eres capaz y en qué debes esforzarte más mientras procuras alcanzar tus metas.
    • No te tomes los fracasos de manera personal. No alcanzar una meta no significa que hayas fracasado como persona.
    • Sigue adelante. Luego de haber aprendido de tu intento fallido, déjalo ir.
    • Una buena manera de mantenerte animado es considerar a los contratiempos como oportunidades para aprender. Fallar una vez no quiere decir que fracasarás en el futuro. En efecto, el hecho de haber fallado te brinda mayor preparación para tener éxito la próxima vez.
    • Visualiza tus éxitos pasados. Esto puede darte el impulso mental que necesitas para superar el estrés de tu fracaso.
  2. Busca apoyo. Ya sea que te encuentres lidiando con una adicción, obsesión o cualquier tipo de crisis, te resultará útil tener apoyo externo. Este apoyo puede ser provisto por amigos, familiares, compañeros de trabajo o amigos del gimnasio. No tienes que hacerlo solo.
    • Cuéntale a alguien a quien veas con frecuencia sobre tus metas.
    • Cuando las personas involucradas en tu vida saben sobre tus metas, pueden ayudarte a alcanzarlas y a hacerles seguimiento. En algunas ocasiones, cuando la fuerza de voluntad nos falla, las personas que nos rodean pueden ayudarnos.
  3. Confía en tu intuición. La intuición viene de la experiencia y el instinto. Aunque debes abrirte al cambio, también debes estar dispuesto a confiar en tu experiencia y conocimiento propios.
    • Confía en tu experiencia, pero mantente abierto a otras nuevas experiencias.
    • Tu intuición puede ayudarte a tomar mejores decisiones.
    • Recuerda que la intuición y la contemplación no son mutuamente exclusivas. Puedes usar tu intuición para alimentar el proceso de toma de decisiones, incluso si no dependes de ella completamente.
    • La intuición es una herramienta útil para tomar decisiones rápidas. Esta puede ahorrarte tiempo, el cual puedes dedicar a otras metas importantes. No debes obsesionarte con cada decisión, pero no olvides que actuar con base en tu intuición no significa que debas tomar decisiones a la ligera.
    • En tu diario, escribe una lista de todas aquellas veces en las que tu intuición te fue útil. Luego, revísalo cuando te enfrentes a un problema.
  4. Nunca te detengas. Lograr tu máximo potencial es un proceso que dura toda la vida. Siempre lograrás muchas metas a lo largo de tu travesía, pero no olvides comprometerte con el proceso de superación personal. Recuerda que las habilidades no son estáticas ni fijas.
    • Incluso después de lograr tus metas, continúa observando la lista de verificación que creaste anteriormente. Esta te ayudará a llevar tu progreso mucho más allá de lo que pensaste.
    • El fracaso no es absoluto. Samuel Beckett escribió: “Inténtalo. Vuelve a fallar. Falla mejor”. Sigue esta simple premisa y podrás continuar esforzándote por lograr tu máximo potencial.

Consejos

  • Quiérete a ti mismo. No esperes que las personas te respeten y acepten si no puedes respetarte ni aceptarte a ti mismo.
  • Recuerda que esta es una simple guía y tendrás que adaptarla a las metas específicas que tienes en mente. Tal como se mencionó antes, el máximo potencial de las personas es variable. Por ello, debes descubrir el tuyo y desarrollarlo de la mejor manera posible.
  • Sonríe y sé positivo. Esta es una frase que se utiliza a menudo, ya que es verdadera. Sonríele a un extraño en la calle solo una vez y tu humor mejorará. Ya sea que estés en tu camino a la corte o a la oficina, mantener una actitud amable y tolerante te inspirará a ti y a los que te rodean.
  • Conoce la diferencia entre desarrollar tu máximo potencial y alcanzarlo. Desarrollarás tu máximo potencial cuando descubras de qué se trata y qué puedes hacer para alcanzarlo. Alcanzarlo se trata de dar lo mejor de ti para llegar lo más cerca posible al potencial que visualizaste.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página