Cómo abrir un negocio

Abrir un negocio propio es una elección de vida estresante pero satisfactorio. Requiere de tiempo y dedicación. Debes empezar con la esperanza de trabajar para vivir hasta que lo establezcas y pueda ponerse en marcha. Hay muchas opiniones diferentes en cuanto a cómo comenzar un negocio propio, pero puedes aprender los requisitos generales si lees lo que viene a continuación.

Crear una idea

  1. Comienza con una buena idea. Tienes que tener una idea de negocio antes que nada. Debe ser algo que te apasione, ya que tu nuevo negocio consumirá tu tiempo, dinero y energías.
    • Para crear una buena idea, piensa qué necesita la gente. Piensa qué cosa no proporciona nadie actualmente en tu zona, o piensa qué puedes proporcionar mejor o con mayor calidad que nadie.
  2. Considera si es algo factible. Antes de ir más lejos, analiza si tu idea es realista: ¿es algo por lo que la gente pagaría? ¿Daría suficientes beneficios para ser viable? Debes analizar si es posible implementar la idea. Si bien sería fenomenal hacer una computadora que fabricara comida del aire, esa idea es inviable (a no ser que seas un gran mago).
  3. Asegúrate de que sea singular. Sea cual sea tu idea, debe ser algo único, tanto como sea posible. Esto te ayudará a eliminar la competencia y hará que tu negocio sea más exitoso. Añadir un simple detalle a un producto o servicio ya existente no suele ser suficiente para crear un buen negocio, así que ¡sigue pensando!

Hacer un plan de negocios

  1. Determina cuáles serán tus costos de operación. Necesitarás un plan sólido para presentarlo a los inversionistas. Por otro lado, el comienzo de todo plan es determinar cuánto hay que gastar para comenzar a vender. Debes calcular cuánto costará fabricar tu producto o cuánto gastarás para ofrecer tu servicio. Esto incluye costos de producción, envío, impuestos, sueldos de trabajadores, alquiler de local, etc.
    • Conocer los costos de operación reales será vital para determinar si tu negocio será rentable, ya que deberás ganar más de lo que gastas para mantenerte en el negocio.
  2. Determina tu mercado potencial. Sé realista: ¿cuánta gente usará tus servicios realmente? ¿Cuánto estarán dispuestos a pagar? Si no salen los números, deberás reconsiderar tus planes o cambiarlos.
  3. Determina los obstáculos. Debes planear por adelantado cualquier problema que pueda presentarse en tu negocio.
    • Evalúa tu competencia. Si el mercado en el que piensas adentrarte es muy estable y fuerte, lo pasarás mal intentando introducirte en ese sector. Nadie querrá pagar el mismo precio o uno mayor por un producto o servicio que ya existe y es más conocido.
    • También debes familiarizarte con las regulaciones y leyes, especialmente las relacionadas a impuestos y permisos. Debes preguntarles a las autoridades locales y a las agencia gubernamentales del sector.
    • Asegúrate de que tu negocio no implique precios prohibitivos, como equipo extremadamente costoso. Por ejemplo, el negocio del automóvil no despegó hasta que Ford consiguió hacer autos económicos mediante la fabricación en cadena.

Hacer un plan de publicidad

  1. Elabora un presupuesto. Una vez que tengas una idea general del dinero que dispones, elabora un presupuesto que indique cuánto tendrás disponible para la publicidad de tu negocio.
  2. Crea ideas que se ajusten a tu presupuesto. Una vez que sepas cuánto dinero tienes, averigua el costo de diferentes formas de publicidad y comienza con lo que sea efectivo dentro del presupuesto. Si dispones de mucho dinero para gastar en marketing, por ejemplo, puedes pensar en grabar un comercial para radio o televisión. Si no dispones de casi nada, tendrás que pensar en usar las redes sociales, que son una forma de publicidad eficiente y muy económica.
  3. Planifica el momento y el lugar. Una vez que sepas qué tipo de marketing vas a usar, piensa en los lugares más efectivos para colocar tu publicidad, y en las horas del día, meses o épocas del año en que tu publicidad tendrá mayor impacto en el mercado que deseas abordar.
    • Debes asegurarte de que tu publicidad sea apropiada para el tipo de personas que deseas que se interesen en tus productos o servicios. No tiene mucho sentido usar las redes sociales para promocionar cruceros para jubilados. Por otro lado, si tratas de promocionas un nuevo club nocturno, poner anuncios en los periódicos seguramente no sería una buena apuesta. Tampoco tiene sentido anunciar un negocio disponible en Madrid para la gente de Barcelona, así que piensa en la localización apropiada.
    • Si tus servicios son estacionales, deberás analizar cuál es el mejor momento para promocionarlos. Además, los anuncios de televisión necesitarán tiempo para que logren un impacto demográfico.

Buscar financiamiento

  1. Habla con tu banco. Trata con una entidad financiera con la que ya tengas una buena relación. Pregunta cuáles son sus productos de financiación para nuevos negocios y cómo pueden beneficiarte. Al recurrir a un banco que ya te conoce, será más fácil que accedan a tus registros financieros y que confíen más a la hora de prestarte dinero para tu nuevo negocio.
  2. Consigue inversionistas locales. Si lo que te presta el banco no es suficiente, busca otros inversores. Quizá haya algún magnate local u otra persona con buena posición económica que tenga algún interés creado en que tu negocio tenga éxito. Busca en tu entorno a quienes puedan sacar beneficio de tu iniciativa o tengan alguna otra motivación para ayudarte a empezar.
  3. Busca capitalistas de riesgo o inversores angelicales. Los capitalistas de riesgo son empresas y los inversores angelicales son personas, ambos con un alto poder de inversión. Ambos financian emprendimientos prometedores de alto riesgo a cambio de una participación accionaria (sociedad) y suelen traer su experiencia, sus conocimientos de gerencia y contactos a la mesa. Suelen trabajar mediante una red o asociación.
  4. Acércate a amigos y parientes. Es más probable que quienes te conozcan por mucho tiempo confíen en tus capacidades e intenciones. Ellos también son quienes muy probablemente te apoyarán si las cosas se ponen difíciles en las primeras etapas del emprendimiento o si necesitas recaudar más dinero. No obstante, déjales en claro que el dinero que te darán es capital de riesgo, es decir, pueden perderlo por completo o no recibirlo a corto plazo.
  5. Usa fondos comunales. Si no has conseguido la financiación que deseabas, usa sitios web como Kickstarter o IndieGoGo para conseguir el dinero que necesitas para comenzar. Estas fuentes de financiación tienen muchos beneficios: no tienes que pagar intereses por el dinero que consigues (ya que ese dinero lo usarás para proveerles servicios a quienes invirtieron) y te ayudarán no solo a captar el interés sobre tu producto, sino a formar una clientela inicial. Comenzarás un negocio con cientos o miles de clientes que ya están de tu lado y dispuestos a hablar de tu negocio con otras personas.
  6. Elabora informes. Sea cual sea la fuente de tus fondos, asegúrate de brindar información clave sobre tu contabilidad, estrategia y operaciones a tus inversores periódicamente. Por lo general, se hace dos veces al año. Te recomendamos organizar una reunión de junta si todos pueden asistir físicamente. De lo contrario, hazla vía teleconferencia.

Construir la infraestructura

  1. Consigue una oficina. Necesitarás un espacio desde el cual dirigir tu negocio. Puede estar en tu casa si no necesitas mucho espacio o no necesitas empleados, o quizá necesites un local completo o un almacén. Dependerá de lo que vayas a hacer y de lo grande que quieres que sea tu negocio. Asegúrate de que el espacio sea legal y apropiado para el tipo de negocio y tu presupuesto.
  2. Consigue el equipamiento. Compra todo lo necesario para empezar a trabajar. Esto puede ser equipamiento mecánico, computadoras, teléfonos o suministros de artesanía. Trata de conseguir buenos descuentos comprando al por mayor.
  3. Crea un sistema de registros. Cuando te preguntes por qué faltan misteriosamente $2 000 y a los 2 meses descubras que el Sr. Vásquez no pagó su factura, pero tú sí pagaste sus impuestos, te darás cuenta de que realmente necesitas un buen sistema de registros. Este debe funcionar sin fallos y ser fácil de consultar. Invierte en archivadores, estanterías y software de registros digitales para mantenerte organizado y supervisando todo con facilidad.

Crear una clientela

  1. Usa la propaganda y las RR.PP. Deberás llegar a tus clientes potenciales de forma que estos deseen acceder a tus servicios. Esto es vital, sobre todo al comienzo. Luego ya contarás con una cartera de clientes para seguir trabajando.
    • Anúnciate de forma que captes la atención de los clientes con lo mínimo, y con un poco de suerte usarán su imaginación para seguir pensando en tus productos. Sé creativo y explota las cosas positivas de tus clientes para que deseen acercarse a tu negocio.
    • Ofrece muestras gratuitas de lo que haces a las personas apropiadas para que la gente empiece a hablar bien de lo que ofreces. El boca a boca es la mejor publicidad. Si obtienes malas críticas o respuestas negativas, responde positivamente y arregla el problema. La gente será menos dura contigo si te ve dispuesto a escuchar las críticas y a arreglar los fallos.
  2. Usa las redes tradicionales. Ve a conferencias, galas de caridad, reuniones con negocios similares y a cualquier lugar donde pueda haber una concentración de posibles clientes. En otras palabras: muéstrate al público e interactúa con la gente. Usa tus contactos para conocer a personas que quizá puedan ayudarte. Ese tipo de interacción es importantísimo para comenzar. Después de todo, no puedes existir sin que te conozcan.
  3. Ten un buen servicio al cliente. Sé amable e interactúa con la gente. Lee entre líneas lo que dice la gente. Aprende a crear necesidades que no sabían que tenían. Trata de imaginar cómo los harías más felices. Sé encantador. Lo más importante de todo: sé humilde. Quizá los clientes no siempre tengan la razón, pero debes hacerles sentir que sí la tienen.
  4. Ten un sitio web. El mundo se mudó a la red. Cualquier negocio que quiera sobrevivir ha de tener su sitio web. La gente lo usará para ponerse en contacto contigo, encontrarte, conocer tus horarios, preguntarte cosas, hacerte sugerencias y hasta para comprar tus productos. Al tener página web y tener servicios disponibles en la red tendrás la posibilidad de expandir tu áreas de actuación por tu región o por el mundo entero.

Obtener tu dinero

  1. Pide que te paguen. No dejes que nadie se aproveche de ti. Exige el pago de tus servicios o productos en un lapso de tiempo específico (el que sea apropiado en el sector). Haz las facturas lo más pronto posible. Si alguien se atrasa en el pago, habla con él. Si ignoras estos problemas con la esperanza de que se solucionen por sí mismos, te encontrarás trabajando gratis y tu negocio quebrará en poco tiempo.
  2. Acepta tarjetas de crédito y débito. Casi nadie paga ya en efectivo por los productos o servicios que adquiere. Será más fácil para tu negocio y tus registros financieros si aceptas el pago con tarjeta. Si quieres ahorrarte gastos innecesarios y hacer que tu negocio sea más dinámico, plantéate usar Square. Este dispositivo funciona desde un smartphone o una tablet y permite que pases las tarjetas de tus clientes.
  3. Organiza un sistema de pago en línea. Si vas a ofrecer tus productos en la red, deberás establecer un sistema de pago por Internet. Los servicios como Paypal son increíblemente seguros y sencillos. Investiga cuál es el que mejor se ajusta a tus necesidades y asegúrate de que sea seguro. No querrás que nadie robe tus datos ni los de tus clientes para aprovecharse.

Consejos

  • No pienses que tu negocio será un éxito de la noche a la mañana. Lleva su tiempo.
  • Cuando contrates personal, asegúrate de entrevistarte con los trabajadores y averiguar sus antecedentes laborales a fondo. Asegúrate de que cuenten con documentación real y actualizada, y de que sean honestos y confiables.
  • Usa recursos gratuitos. La biblioteca local contiene numerosas referencias sobre corporaciones, planes de negocios, marketing, así como información específica de tu sector. Infórmate en las Cámaras de Comercio regionales y asociaciones municipales que ofrecen entrenamiento, capacitación, asesoramiento y otros servicios para emprendedores.
  • Reconoce que abrir un negocio de la nada requiere tiempo. Muchos negocios no son rentables desde el principio, así que plantéate esa posibilidad. Considera los sacrificios que supondrá ser tu propio jefe en tu vida personal.
  • Asegúrate de hacer atractivo tu producto o servicio al público en general y a tu comunidad en particular. No lo mires solo desde tu propia perspectiva. Pide consejos, opiniones, y tómalas en cuenta.
  • Haz que el pago sea fácil y práctico. Ofrece servicio de pago con tarjeta, pagos mensuales, 2x1 y demás ofertas.
  • Pregunta a quienes tengan su propio negocio familiar, porque pueden ayudarte a comenzar.
  • Asegúrate de no gastar demasiado dinero. Si te quedas sin fondos, no podrás continuar.

Advertencias

  • Asegúrate de reservar tiempo para ti mismo y tu familia. Apégate a un horario de ejercicios físicos y dedicación a tus familiares. Como hemos mencionado antes, tu propio negocio puede consumirte completamente, si no eres equilibrado.
  • ¡Recuerda divertirte mientras lo haces!
  • Administrar un negocio propio es muy absorbente. Será muy raro que te abstraigas del negocio, ya que tú eres el jefe. Sin ti, el negocio ni siquiera existiría.
  • Desconfía de los socios demasiado amistosos, porque quizá te traicionen o te pongan la zancadilla cuando menos te lo esperes. Nunca mezcles la amistad con los negocios.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página