Cómo ser genial

Todos tienen una idea distinta de lo que significa ser genial. Para algunos, significa cantar en Broadway, para otros significa salvar vidas trabajando en el campo de la medicina. Si bien solo tú puedes determinar lo que te hará genial, ¡hay algo en común entre las vidas de las personas geniales! Lee el paso 1 para comenzar.

Ser genial en tu vida personal

  1. Sé apasionado. Querrás llevar la pasión a todos los aspectos de tu vida. Eso te ayudará a emocionarte por lo que haces y por lo que experimentas. Apasionarte por las cosas también es una excelente forma de encontrar amigos y parejas románticas, porque las personas se sienten atraídas a aquellas que se apasionan por las cosas.
    • Descubre tus gustos. Podrían ser cosas desde cocinar, jugar videojuegos o salvar a las ballenas.
    • Debes salir y probar las cosas nuevas para descubrir lo que te interesa. Por ejemplo: podrías ir a una conferencia gratuita en una universidad local que trate acerca del cambio climático y terminas apasionándote por salvar el planeta. No hubieras encontrado esta pasión si no hubieras salido de tu zona de confort habitual e intentado algo nuevo.
    • También puedes compartir tu pasión con otras personas. Haz que tus amigos se interesen en tus intereses o busca en la red a personas con ideas afines con quienes puedas compartir tus pasiones. Existen miles de sitios web dedicados a muchas cosas desde la escalada en roca hasta el tejido. Incluso puedes buscar en el área donde vives para ver si hay un grupo dedicado a tu pasión o quizás haya una forma de comenzar uno (como un grupo de escritores o de bordado).
  2. Cultiva la gratitud. Ser agradecido por las cosas en tu vida es una excelente forma de mejorar tu salud mental y física. No necesariamente significa que todo vaya a las mil maravillas en tu vida. De hecho, muchas de las personas más agradecidas son aquellas que han experimentado un trauma o un acontecimiento que altere su vida (generalmente “malo”), como una enfermedad o la muerte de un ser querido.
    • Mantén un diario de gratitud. Esto significa que todos los días debes anotar de 3 a 5 cosas por las que te sientes agradecido. Pueden ser cosas tan simples como “El sol me calentó hoy día” o “Hoy comí tocino en el desayuno” o tan grandes como “Hoy me comprometí” o “Van a publicar mi libro”. Asegúrate de pasar el tiempo pensando en las cosas por las que te sientes agradecido.
    • Dile “gracias” a la gente con la que hables a lo largo del día: al mesero que te trae tu almuerzo, a la señora que sujeta la puerta para que pases, a tu hijo cuando te prepare la cena. Al esparcir gratitud no solo te muestras a ti mismo todo (¡incluso las cosas más pequeñas!) por lo que estás agradecido, sino que también difundes ese agradecimiento a todas las personas con las que te encuentras.
    • Es imposible sentir miedo o ansiedad y agradecimiento al mismo tiempo. Al cultivar tu gratitud, te equipas mejor para lidiar con los aspectos más difíciles de la vida de una forma saludable y restauradora.
  3. Cambia lo que puedas. Hay muchas cosas que ocurren y de las que no tienes ningún control. Es por eso que es importante mantener el control sobre las cosas que sí puedes controlar. Estas incluyen: tu actitud hacia la vida, tu trabajo, la manera en la que pasas tu tiempo libre, las personas involucradas en tu vida, etc.
    • La actitud es sumamente importante. Puedes tener la “peor” vida y aun así vivir bien porque tu actitud es lo que importa. No te concentres en los problemas de tu vida a menos que los uses como una experiencia de aprendizaje o para realizar cambios. En lugar de eso, concéntrate en las cosas buenas.
    • Esto no significa que ignores los momentos en que las cosas vayan mal o que incluso no puedas molestarte por ellas. Significa que no debes quedarte atrapado en la miseria por las cosas que no puedes cambiar.
    • Confía en tus instintos. Si el trabajo que haces, el lugar en el que vives y la relación en la que estás no se sienten bien, ve si hay una forma de mejorarlas (p.ej. habla con tu jefe acerca del trabajo, discute tu relación, etc.) Si no puedes mejorar esos aspectos, es posible que sea momento de alejarte de ellos y encontrar un trabajo diferente, otro apartamento o una relación distinta.
  4. Sigue aprendiendo. Perfeccionar tu mente y mantener tu cerebro activo es una excelente forma de mantener tu salud mental y reducir la posibilidad de sufrir de Alzheimer, por ejemplo. Al seguir aprendiendo y creciendo como persona puedes estar abierto a más posibilidades.
    • Aprende de tus errores. Cada vez que ocurra algo donde eres rechazado, donde arruinas algo, donde fallas, examina lo que salió mal y lo que podrías hacer mejor la próxima vez. Cometer errores no es el fin del mundo y si recuerdas eso, tendrás menos miedo de fracasar. Por ejemplo: si trataste de hacer un soufflé y el resultado fue un completo desastre, podrías revisar la receta para ver si omitiste algún paso o si no seguiste las indicaciones como debiste haberlo hecho. Lo mismo se aplica para cualquier tipo de fracaso en la vida.
    • Mientras más esfuerzo pongas en el aprendizaje de tus pasiones, tienes más probabilidades de encontrar a otras personas que también estén interesadas en ellas. ¡Al tomar clases acerca de un tema que en verdad te gusta, al asistir a una convención o al unirte a una sala de chat donde se hable de dicho tema comunicarás tu pasión mientras aprendes!
    • Hay muchas formas gratuitas y económicas que puedes utilizar para seguir aprendiendo. Podrías inscribirte en un programa gratuito como el de la Universidad Abierta del Reino Unido (Open University) donde puedes tomar clases en línea gratuitas en casi cualquier tema. También puedes revisar las alternativas que tienes en tu ciudad. Hay muchas comunidades que brindan conferencias gratuitas en museos, universidades o bibliotecas. A veces, también ofrecen oportunidades para aprender diversas cosas.
  5. Mantente sano. Si quieres lucir genial, necesitarás mantenerte lo más sano posible. Una vez más, hay algunas cosas que no se pueden evitar (como algunas enfermedades que aparecen de la nada), pero mantener un estilo de vida sano puede ayudarte a manejar estos tipos de condiciones de salud. Si no sufres de una enfermedad grave, tener un estilo de vida saludable puede mejorar tu energía y hacer que te sea más fácil vivir.
    • Come bien. Opta por las comidas buenas y saludables como las frutas y las verduras, especialmente aquellas de hojas verdes y coloridas, como los pimientos rojos, acelgas y zanahorias. Consume muchas proteínas centrándote en las carnes magras como el pollo. Así como consumes proteínas, también puedes consumir grasas buenas de los frutos secos (las almendras y las nueces son las mejores), huevos o soya. En lo que respecta a los carbohidratos, evita los alimentos con harina blanca refinada y opta por el arroz integral, la quinua, la avena y los granos enteros (el pan Ezequiel es un alimento especialmente bueno).
    • Duerme lo suficiente. Actualmente, la mayoría de personas sufren de un déficit de sueño. ¡Esto significa que no funcionas en tus niveles ideales! Procura dormir al menos 8 horas diarias. Establece un horario para dormir (de preferencia antes de las 11:00 p.m.) y uno para despertarte. Apaga los aparatos electrónicos (teléfonos celulares, computadora, iPod, etc.) al menos 30 minutos antes de dormir para que no arruines tus ciclos de sueño.
    • Bebe agua. Estar deshidratado tiene un efecto negativo en tu cuerpo. Te hace sentir somnoliento y confundido, además puede causarte dolores de cabeza y dificultades para concentrarte. Procura beber al menos 8 vasos de agua al día. Tu orina debe tornarse de un color amarillo pálido. Las bebidas con cafeína o azúcar solo harán que te deshidrates más.
    • Ejercítate. Ejercítate no como una rutina para perder peso, sino como una forma para estar sano. El ejercicio libera químicos como las endorfinas que mejoran tu estado de ánimo haciéndote sentir más feliz. Encuentra una rutina de ejercicios que sea de tu agrado. Puedes practicar escalada en el gimnasio, salir a correr o incluso poner música y bailar. Hazlo durante 30 minutos todos los días.
  6. Asume la responsabilidad de tus actos. Algo que es sumamente importante para ser genial es asumir la responsabilidad por las cosas que haces y sientes. No olvides que nadie te debe nada (ni respeto, ni sexo, ni amor) excepto cortesía, que es lo mismo que tú le debes a los demás.
    • No culpes a los demás cuando algo salga mal. Claro, es posible que hayan estado involucrados en eso, pero es poco probable que todo sea culpa suya. Admitir tus errores y asumir la responsabilidad por ellos le ayudará a las personas a verte como un jugador de equipo, alguien que puede manejar las cosas de la manera adecuada.
    • Una vez más, recuerda que la situación no es el problema, sino tu reacción ante ella. Incluso la peor situación puede manejarse de una manera positiva. Por ejemplo: muchas personas diagnosticadas con enfermedades graves y riesgosas para la vida descubren que hacerlo de esta manera elimina muchas pretensiones de sus vidas, lo que les permite vivir con mayor plenitud.
    • Esto no significa que no puedas molestarte, enfurecerte o entristecerte. Simplemente significa que no debes culpar a otras personas por esas emociones. Nadie puede hacerte sentir nada. Por supuesto, hay ocasiones en las que alguien te hace un daño irreparable (como un asalto, un abuso o una violación), que actúa de una manera que te hace buscar justicia (legal) para poder recuperarte.

Lograr grandes cosas

  1. Averigua lo que quieres hacer. El mundo valora a las personas que trabajan y tú pasarás una gran parte de tu vida haciéndolo (en teoría). Esto significa que necesitas encontrar algo que amas o que necesitas para averiguar una manera de hacer tu trabajo de una forma que te satisfaga.
    • Considera las cosas que te apasionan. Si realmente estás interesado en la justicia social, busca obtener un título en leyes o en ciencias sociales y trabaja para una asociación sin fines de lucro de algún tipo. Si la música es lo tuyo, podrías iniciar un campamento de música para niños en desventaja o realizar una terapia musical para las personas desahuciadas.
    • Si odias tu trabajo, comienza a buscar otro. No necesitas renunciar de inmediato y, por lo general, es una buena idea tener otro en espera antes de renunciar al primero. Es mejor mantener una mente abierta acerca de los tipos de trabajo que puedes encontrar, porque nunca se sabe qué podría estar a la vuelta de la esquina.
    • Si te encuentras en un trabajo difícil y no puedes renunciar, trata de encontrar formas de hacerlo más sencillo. Si tienes un jefe difícil, clientes irritantes y un trabajo extremadamente aburrido, intenta encontrar soluciones creativas a esas dificultades. Por ejemplo, si tu trabajo es aburrido, piensa en unas cuantas razones por las que es importante (alimentas a personas, te encargas de la limpieza de un recinto, ayudas a personas a recibir préstamos para que puedan tener una vida increíble). Recuerda estas razones cada vez que tu trabajo te desanime.
  2. Fíjate metas. Cuando los planes cambian frecuente y rápidamente, debes establecerte metas que quieras cumplir. También debes esforzarte para cumplirlas de la mejor forma posible, independientemente de las otras cosas que ocurran en tu vida.
    • Ten una lista de metas ordenadas desde la más hasta la menos importante. Estas metas pueden ser: correr un maratón de 10 km, conseguir un empleo en una casa editorial y[http://es.wikihow.com/hacer-un-quilt?utm_source=enwikihow&utm_medium=translatedcta&utm_campaign=translated hacer un edredón para una cama matrimonial.
    • Esfuérzate por alcanzar tus metas. Si quieres trabajar en la industria editorial, no basta con buscar sin entusiasmo algunas oportunidades de trabajo. Averigua lo que se necesitaría para obtener el trabajo que quieres. Obtén los títulos y la experiencia que necesitas, busca puestos como practicante o de nivel básico y demuestra que estás dispuesto a esforzarte un poco más.
  3. Crea un margen de tiempo. Querrás asegurarte de establecer planes específicos para la manera en la que cumplirás tus metas y establecer un margen de tiempo en el que puedas cumplirlas. Una vez más, esto no significa que no puedas adaptar ese margen de tiempo o tus metas, o que las cosas no puedan cambiar, significa que debes mantener tu enfoque y ser capaz de validar tus logros.
    • Por ejemplo: si quieres correr ese maratón de 10 km, necesitarás escoger el tiempo y el lugar adecuado para hacerlo. Necesitarás establecer un margen de tiempo específico para tu entrenamiento. ¿Qué tan lejos y rápido necesitas correr? ¿Cuándo será el maratón? ¿Estás preparado para hacerlo? ¿Te has inscrito en el evento? Cada vez que cumplas estos puntos de tu lista, estarás más cerca de tus metas y de sentirte realizado.
    • Remítete a tus metas y a tu margen de tiempo cada mes. ¿Qué es lo que todavía te falta para lograr tu meta? ¿Qué necesitas para adaptarte y hacer que las cosas sean más factibles? ¿Qué ha cambiado desde la última vez que revisaste tu lista y qué has logrado desde entonces?
  4. Emplea el pensamiento creativo. La visualización puede sonar como algo tonto, pero en realidad ha demostrado ser efectiva. Se trata de una técnica que muchas personas famosas han usado para ayudarse a tener éxito, incluyendo Muhammad Ali.
    • La visualización le ayuda al cerebro a prepararse para la acción real, ya sea para obtener un aumento de sueldo o para invitar a salir a alguien. Practicar la visualización puede ayudarte a aumentar tu confianza, tu motivación y a prepararte para el éxito.
    • Todas las noches, justo antes de dormir, siéntate derecho y visualízate teniendo éxito en tus metas y en tu vida. Visualiza estas cosas como si realmente estuvieras ahí (obtener el aumento, dar un discurso exitoso, invitar a salir a alguien). Utiliza tus cinco sentidos: ¿a qué huele?, ¿qué sonidos puedes escuchar?, ¿quién está a tu lado?, ¿qué ropa usas? Cada noche que hagas esto, combina estos pensamientos con una afirmación positiva: “Soy súper seguro de mí mismo”, “Soy un excelente asistente editorial”, “Soy un corredor increíble”.
  5. Celebra tus logros. Cuando te esfuerzas por alcanzar la grandeza, necesitas tomarte el tiempo para reconocer y celebrar las cosas que ya has logrado. No necesitan ser eventos grandes y trascendentales. Los eventos discretos como “Lograr que mi casa esté limpia por tres meses seguidos” también cuentan.
    • Recuerda las últimas 24 horas. ¿Cuál fue tu mayor logro en ese tiempo? Podría ser algo tan simple como “Me preparé una cena deliciosa y nutritiva” o algo tan grande como “No renuncié al baile”.
  6. Sé creativo. La creatividad es importante para tener éxito en la vida y la grandeza proviene de ella. Se trata de tener una flexibilidad mental para considerar otras opciones además de las obvias. Las personas que usan la creatividad en sus vidas tienden a lidiar con los obstáculos con más facilidad.
    • Piensa fuera de la caja. Las personas tienden a atascarse al pensar en cómo usar algunas cosas. Mira a los objetos a tu alrededor y crea usos alternos para ellos con la finalidad de hacer que tu cerebro se acostumbre a ver las cosas de una forma distinta. Por ejemplo, podrías construir un terrario con las tapas de las cajas para CD.
    • Algo que reprime la creatividad es el miedo al fracaso. Para evitarlo, considera un obstáculo o problema sin las limitaciones asociadas. Estas preguntas pueden ayudarte a abrirte al campo de las diferentes posibilidades: “Si pudiera pedirle ayuda a alguien en el mundo, ¿quién sería? Si tuviera acceso a cualquier posible herramienta, ¿cuál sería? ¿Qué solución arriesgada intentaría si no existiera la posibilidad de fracasar?”.
    • Sueña despierto. Este proceso ayuda a formar conexiones y a recordar información en lugar de simplemente ser una actividad sin sentido. Tomarte el tiempo para dejar que tu mente vuele puede ayudarte a tener ideas mejores y más creativas. Puedes soñar despierto mientras das un paseo, en la noche antes de ir a dormir o incluso en el trabajo por unos cuantos minutos.
  7. Toma riesgos. Si vas a ser genial en tu propia mente y en tu propia vida, tendrás que estar dispuesto a tomar riesgos y a considerar la posibilidad de fracasar. Nadie a quien le fue bien en la vida llegó hasta donde está porque todo salió a la perfección (por supuesto, algunos tuvieron ventajas, pero eso no significa que no tomaron riesgos).
    • No te limites. Mantente abierto con las personas con quienes estás y con las cosas que haces. No ocultes tus pasiones e intereses. Cuando te abres a la vida y a todas sus vulnerabilidades, también lo haces al éxito y a cosas nuevas.
    • Obviamente, actúa con inteligencia cuando tomes riesgos. Por ejemplo, saltar de un edificio de 50 pisos sin ningún tipo de soga o nada que detenga tu caída es el tipo de riego que terminará en tu muerte o en una lesión grave. No es algo recomendable.

Cultivar un sistema social fuerte

  1. Encuentra una comunidad. La comunidad no necesariamente significa la gente de tu ciudad. Simplemente significa un grupo de personas que te apoyan. Ser parte de una comunidad puede ayudarte a vivir más y con más felicidad, además de hacerte sentir menos solo.
    • Es aquí donde las pasiones entran en juego. Puedes encontrar una comunidad y un lugar al cual pertenecer en base a las cosas que te interesan. Por ejemplo: si estás interesado en la justicia social, es posible que encuentres personas con ideas afines en tu área o al realizar voluntariado en una asociación sin fines de lucro.
    • También puedes encontrar comunidades a través de Internet en lugares como Reddit o Tumblr, por ejemplo. Muchos de estos lugares cuentan con funciones que pueden ayudarte a encontrar más fácilmente a personas con intereses similares. Todo lo que tienes que hacer es ubicarlas y dar el primer paso para hablarles.
    • No rompas las relaciones. No necesariamente querrás tener a las personas tóxicas en tu vida, pero el mantenerlas puede beneficiarte radicalmente a largo plazo. Incluso las personas tóxicas pueden hacer cosas como escribir recomendaciones para ti o presentarte a otra gente. Esto no significa que no tengas derecho a protegerte. Si alguien se comporta de una manera amenazante o despectiva contigo, tienes todo el derecho de defenderte y de sacarlo completamente de tu vida.
    • Recuerda la regla del 30/30/30. Esta básicamente dice que 1/3 de las personas que conozcas te amará, 1/3 te odiará sin importar lo que hagas y 1/3 será irrelevante. Esfuérzate por fortalecer tus relaciones con ese tercio que te ama y olvida al resto.
  2. Sé el amigo que te gustaría tener. En lugar de preocuparte por qué tipo de amigos tienes, sé la persona que te gustaría tener como amigo. Los demás reaccionarán a ese tipo de amistad y atraerás al tipo de amigos que te gustaría.
    • Apoya a tus amigos. Cuando algo bueno les ocurra, celebra con ellos sin sentir celos. Del mismo modo, cuando les ocurra lo contrario, asegúrate de estar ahí para ayudarles.
    • Dile a tus amigos lo que significan para ti. Sé abierto con respecto a la importancia que tienen en tu vida, sin preocuparte si sienten lo mismo que tú. Por ejemplo: podrías decirle a tu amiga lo mucho que significa para ti al escribirle una carta en la que detalles las cosas sorprendentes que tiene. También podrías decirle “No sé lo que haría sin ti. Siempre logras hacerme reír, aun cuando me siento mal”.
  3. Aprende a escuchar. Escuchar de verdad es una habilidad que la mayoría de personas no cultiva o no aprende hasta que son mucho mayores. Significa que cuando hables con alguien debes escuchar en verdad y pensar en lo que dice en lugar de distraerte pensando en cosas banales o en lo siguiente que dirás.
    • Esto se conoce como escucha activa. Para hacerlo, necesitas evitar distraerte por las cosas que suceden a tu alrededor. Si te distraes, pídele a la persona que repita lo que acaba de decir.
    • Haz preguntas y escucha las respuestas. En lugar de responder inmediatamente con una historia o pensamiento propio, haz una pregunta relacionada con el tema y continúa con eso. Las personas notarán que estás interesado en lo que tienen que decir.
    • Mantén el contacto visual y evita moverte con nerviosismo o revisar tu teléfono (especialmente esto último). Muchas personas solo escuchan con la mitad de su atención.
  4. Sé amable. Esta parte es complicada porque es fácil olvidar que por lo general los demás hacen su mejor esfuerzo al igual que tú. Ser amable no necesariamente significa ser débil o “lindo”. Significa darles a las personas el beneficio de la duda y tratar de ver las cosas desde puntos de vista distintos al tuyo.
    • Por ejemplo: cuando esa persona irritante te cierre el paso en medio del tráfico, en lugar de entrar en una esfera de irritación (y quizás hacerle un gesto obsceno), dale el beneficio de la duda. Quizás no te vio. Quizás estaba distraída con malas noticias en el trabajo o en casa. Quizás solo es una persona enfadada, en cuyo caso merece tu compasión porque su vida sin duda es más complicada que la tuya debido al hecho de que no puede dejar pasar las cosas.
    • Ser amable significa no contar chismes a espaldas de los demás, ser franco cuando alguien te haya molestado en lugar de emplear acciones de agresión pasivas. Significa no sentir la necesidad de tener la última palabra en las discusiones y escuchar realmente la versión de la otra persona. No significa que debas aceptar el abuso de los demás.
    • Sé amable contigo mismo así como con otras personas. Haz una lista de las cosas que te dices con regularidad (“Soy feo”, “Soy un perdedor”). (Quizás) no le dirías estas cosas a otra persona, así que tampoco deberías decírtelas a ti mismo. Si notas que lo haces, detente y dale la vuelta a ese pensamiento. Di “Creo que soy un perdedor, pero sé que no es más que un pensamiento errante y que no es verdad”.
    • No te compares con otros. Siempre habrá alguien que haga las cosas mejor que tú y si sigues comparándote con las personas que crees que son más exitosas, te volverás sumamente infeliz. También comenzarás a albergar resentimiento, lo cual es lo opuesto a la amabilidad.
  5. Sé honesto. La honestidad es un acto de valor y tratar de vivir tu vida de esta manera te convertirá en una persona genial sin importar en lo que trabajes o lo que logres. No necesitas ser grosero para ser honesto. Una vez más, debes moderar tus opiniones con amabilidad, pero tampoco significa que debas suavizar las cosas.
    • Por ejemplo: si estás en el trabajo y cometes un error, podría ser sencillo cubrirlo o fingir que no fue tuyo. Sin embargo, no sería honesto. Actúa con integridad y admite tu error y da un ejemplo de cómo puedes solucionarlo.
  6. Devuelve los beneficios que recibes. Esta es una parte sumamente importante de ser genial. Devolverle algo a tu comunidad (sin importar lo que sea) ayuda a desarrollar una atmósfera de ofrecimiento y te garantiza que sus miembros serán atendidos. En realidad, la filantropía te ayuda a mantener tu salud y un mejor estado mental.
    • Ayuda a tus amigos y familiares. Ofrécete a llevar a tu abuela a su cita con el médico, cuida del hijo de tu amigo para que pueda tener una cita con su pareja, limpia la casa de tu hermana cuando ella esté muy ocupada.
    • Ofrécete como voluntario en tu comunidad. Podrías hacerlo en un comedor comunitario o en un refugio. Quizás en una asociación sin fines de lucro o en un grupo de justicia social de tu localidad. También puedes donar dinero y artículos, incluso una cantidad pequeña puede hacer una gran diferencia.
    • Haz algo por un extraño. Podría ser algo simple como donar al fondo médico de una persona o comprar en secreto la bebida de la persona que está detrás de ti en la cola. Haz estas cosas de manera anónima para que el estimulo permanezca en la acción en lugar de en las felicitaciones por haberlo hecho.

Consejos

  • Ser genial no se trata de ser mejor que todos. Siéntete igual a las personas. Ofrece tu ayuda. Se trata de ser auténtico contigo mismo y ser la mejor persona posible.
  • Pasa el tiempo con personas que crean que eres genial. No te conviertas en algo que no quieras ser para impresionar a los demás. Hacerlo es el primer paso para vivir en una mentira y volverte infeliz.

Advertencias

  • Tu vida no funcionará de la manera que crees que lo hará. La de nadie lo hace. Esto puede ser algo bueno si te aseguras de estar dispuesto a ir con la corriente y de darle un giro positivo a todo lo que te suceda.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página