Cómo escoger un cachorro de pastor alemán

Un pastor alemán es un compañero fiel, inteligente y hermoso que puede ser un maravilloso miembro más de tu familia. Sin embargo, tienes que dedicarte un tiempo a investigar si quieres elegir el cachorro adecuado porque adquirirás un compromiso de 10 años o más. Prepararte para añadir un miembro más a la familia es una decisión importante, así que reúne toda la información que puedas sobre él para garantizar que todos los involucrados estén felices y saludables.

Realizar una investigación

  1. Debes estar seguro de que puedes asumir el gasto de un pastor alemán. Estos perros pueden vivir entre 10 y 12 años si se les cuida bien y se les mantiene en buen estado de salud, así que harás un compromiso a largo plazo con tu nueva mascota. Asegúrate de que puedas proporcionarle todo lo que necesita para tener una vida larga y feliz. La ASPCA (Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales) estima que el primer año que tengas un perro grande como un pastor alemán, gastarás unos $1843 en él. Después del primero, el gasto será de $875 por año. Estas cifras incluyen los costos médicos, la comida, los baños, el equipo (jaulas, juguetes, correas), el entrenamiento, entre otros. Si no puedes asumir el gasto que implica cuidar adecuadamente de un perro, espera hasta que puedas hacerlo antes de incorporar uno a tu familia.
    • Asume que tendrás que pagar entre $500 y $1200, hasta más, por un cachorro de pastor alemán si se lo compras a un criador. Gastarás más dinero al inicio, pero si inviertes más, al final ahorrarás en los gastos de veterinario y otras cuentas. Comprar un cachorro de calidad garantizará que tengas el respaldo de un criador de buena reputación.
    • Por ejemplo, si quieres saber más sobre los rangos de precios en los Estados Unidos, ve a la página web del German Shepherd Dog Club of America (Club Americano del Pastor Alemán). Busca una asociación similar en tu país para encontrar esta información.
  2. Investiga sobre la raza. Aunque los pastores alemanes son perros hermosos, debes asegurarte de que se acomoden bien a tu hogar. Esta es una raza de pastoreo que fue criada para movilizar ganado en las granjas. Como estos perros quieren trabajar, necesitan mucha estimulación mental y física para mantenerse saludables y equilibrados. Cuando no tienen un medio para gastar su energía, los pastores alemanes por lo general se vuelven rebeldes y destructores.
    • Esta raza es excelente para dueños que quieren involucrarse e interactuar mucho con su mascota.
    • Si es mucha responsabilidad para ti, sería mejor buscar otras razas.
  3. Debes estar dispuesto a dedicarle tiempo al entrenamiento de pequeño. Los pastores alemanes son perros grandes. El estándar de esta raza del Kennel Club de Estados Unidos (AKC, por sus siglas en inglés) indica que el punto más alto de los omóplatos debe ser de 61 a 66 cm (24 a 26 pulgadas) en el caso de los machos y de 56 a 61 cm (22 a 24 pulgadas) en el de las hembras. Además estos perros pueden ser mascotas con mucha energía, incluso después de su etapa de cachorros. Por lo tanto, entrenar a un pastor alemán es de crucial importante si no quieres que tu perro te abrume físicamente. Por suerte, son inteligentes y les encanta aprender y trabajar, por lo que responden muy bien al entrenamiento.
  4. Decide si quieres un perro hembra o macho. Cuando están cachorros, las diferencias entre hembras y machos no son muy visibles, pero hay algunas que debes tener en cuenta conforme van creciendo. La más obvia es que las hembras entran en celo dos veces al año si no se les esteriliza. Además estas son más pequeñas y menos pesadas que los machos adultos y tienen rasgos faciales más delicados.
    • Los machos a veces pueden ser más territoriales que las hembras, pero se puede controlar la tendencia a marcar su territorio con el olor por medio de un buen entrenamiento.
    • Las hembras usualmente serán más protectoras de su “manada” o familia, aunque esto podría traducirse en celos de otras mascotas.
  5. Ve a eventos relacionados a esta raza para ver pastores alemanes. La mejor forma de aprender de estos perros es verlos en persona. Si vas a una exhibición de la raza o “exposición canina”, podrás conocer pastores alemanes de concurso y a sus criadores. Estos perros son criados para que sus características físicas se acomoden a los estándares de raza del Kennel Club de su país. Sin embargo, si estás más interesado en un perro criado para desarrollar sus habilidades de pastoreo o de trabajo, ve a una exhibición o concurso que las ponga a prueba. Algunos ejemplos son las pruebas de agilidad, obediencia, schutzhund (perro de protección) y rastreo, entre otras.
    • Los perros de trabajo son seleccionados por características como la inteligencia, facilidad de entrenamiento, capacidad atlética y habilidades naturales de pastoreo y trabajo.
    • Podrás encontrar todo tipo de pastores alemanes maravillosos en pruebas de agilidad, obediencia, schutzhund y rastreo (y muchas otros tipos de competencias).
    • Ponte en contacto con el club de pastores alemanes o el Kennel Club de tu país para conseguir una lista de los eventos donde podrías ver y conocer a estos perros.
  6. Escoge en qué lugar quieres adquirir a tu nuevo cachorro. Es poco frecuente encontrar perros de pura raza en albergues, pero con un poco de paciencia quizás puedas encontrar un pastor alemán o un cruce. Si tienes problemas para encontrar uno en los albergues de tu zona, podrías ponerte en contacto con una organización de rescate de esta raza que opere en tu área. Estas dos opciones te dan la oportunidad de rescatar a un perro que necesita ayuda, pero en ambos casos no podrás estar seguro de la ascendencia del perro. Si estás decidido a tener un pastor alemán de pura raza con una ascendencia conocida, tendrás que comprárselo a un criador.
    • Nunca compres un perro que se ofrezca en un anuncio clasificado o en una página web sin ir primero al lugar y hacerte una idea del dueño. No aceptes conocer al perro en otro lugar, pues debes ver las instalaciones del criador.
    • Nunca compres un perro en una tienda de mascotas. Por lo general, estas consiguen a los cachorros en granjas de perros que los crían sin tener en cuenta su salud o su calidad. Usualmente estos vive en malas condiciones y no tienen un buen estado de salud. No apoyes estas prácticas con tu dinero.
    • Es posible que veas personas vendiendo perros en la calle. Si no están afiliadas a una agencia de adopción, de ninguna manera debes comprar cachorros de esta forma. Normalmente estas personas son criadores irresponsables y comprarles un cachorro solo promoverá más prácticas de este tipo.

Encontrar un criador de buena reputación

  1. Investiga y ponte en contacto con clubes de la raza. Comienza por Internet; visita las páginas de los clubes de pastores alemanes de tu país, por ejemplo el German Shepherd Dog Club of America o el American Kennel Club en Estados Unidos. La página de estas organizaciones te proporcionarán información detalladas sobre las características que debe tener un criador con ética y te llevarán a encontrar recursos más locales. Investiga más sobre los clubes de pastores alemanes de tu zona. Sea que consigas la información en sus páginas web o los contactes directamente, los clubes de raza locales son un medio excelente para conseguir el nombre de los criadores de buena reputación del lugar donde vives.
  2. Habla con los veterinarios de tu zona. Estos profesionales están en contacto con diferentes tipos de personas responsables de animales, como criadores, albergues o dueños particulares. Como saben tanto sobre los asuntos relacionados a los animales en la comunidad, es una buena idea hablar con algunos de ellos para que te recomienden criadores éticos.
    • Asimismo, habla con otros dueños de pastores alemanes, personas que se encarguen del aseo de los perros y entrenadores.
    • Si vas a una exhibición de la raza, habla con dueños y entrenadores sobre las experiencias buenas o malas que hayan tenido con algún criador.
  3. Busca a un criador especializado. Uno bueno no tendrá varias razas de perros disponibles. Busca un criador que se especialice solo en pastores alemanes; tu mejor opción será uno que tenga años de experiencia con esta raza. Este debe ser capaz de resolver tus dudas sobre su desarrollo, temperamento y entrenamiento con facilidad y sin dudar.
  4. Pregunta cuánto tiempo pasa el perro en compañía de personas. Una característica fundamental de un buen criador es el esfuerzo que le pone a la socialización temprana. Se les tiene que enseñar a los cachorros desde muy pequeños a vivir en armonía con las personas. Si un criador tiene las camadas aisladas y lejos de su casa, los cachorros no estarán acostumbrados a lo que se ve y oye en un hogar normal y no estarán habituados a interactuar con personas. Esto podría ser un problema cuando tengan la edad suficiente para ser adoptados.
    • Asegúrate de que los cachorros pasen al menos un poco de tiempo en la casa del criador en su compañía. Mientras más tiempo pasen con los humanos, más podrás confiar en el criador.
  5. Cerciórate de que se aparee a las hembras de manera ética. Un criador ético nunca intentará aparear a una hembra que no haya alcanzado la madurez sexual, es decir, cuando tenga 2 años de edad. Además, las madres deben tener el tiempo necesario para recuperarse de la preñez y separarse de sus cachorros cuando los adoptan. Una hembra debe estar saludable y alerta. Nunca le compres un cachorro a un criador que aparee a una hembra joven o en mal estado de salud, o que no le dé tiempo para recuperarse antes de hacerlo nuevamente
    • Nunca se debe vender o separar a los cachorros de su madre antes de que tengan 8 semanas de nacidos, pues antes es riesgoso destetarlos.
  6. Pregunta sobre la salud de los cachorros. El criador debe haber comenzado el proceso de vacunación y desparasitación antes de ofrecerlos. Asegúrate de que esto haya sido así y no olvides preguntarle sobre cualquier problema de salud que el veterinario haya identificado en los primeros chequeos.
  7. Determina la ascendencia de la camada. Pregúntale al criador si ha hecho que evalúen a sus perros para saber si tienen el gen de la mielopatía degenerativa (DM, por sus siglas en inglés). Este factor puede determinar si en la estirpe del cachorro se encuentra presente esta enfermedad común en los pastores alemanes. Los perros que la tienen sufren de parálisis progresiva, en especial en las patas traseras. También pregúntale al criador si los padres tienen una certificación de la Fundación Ortopédica para los Animales (OFA, por sus siglas en inglés) o si están inscritos en el Kennel Club de tu país. Puedes pedir ver el certificado de cualquiera de estas organizaciones de los padres, pero los criadores con buena reputación normalmente te los mostrarán sin que se los pidas. Ten en cuenta que estar inscrito en un Kennel Club no significa que el animal esté en buen estado de salud, sino que el dueño pagó el dinero necesario para hacerlo.
    • Por el contrario, a la Fundación Ortopédica para los Animales (OFA) le concierne la salud ortopédica y genética del animal.
    • Los pastores alemanes con frecuencia presentan displasia de caderas y de codo. Aunque los expertos recomiendan no aparear animales que tengan estos problemas genéticos conocidos, un certificado de la OFA será una prueba fehaciente.
    • Sin embargo, debes ser consciente de que no hay una garantía total del estado de salud en animales. Siempre habrá la posibilidad de que dos perros sin una enfermedad genética conocida engendren un cachorro que sí presente alguna.
  8. Averigua sobre el proceso de decisión del criador. Este debe evaluarte como un posible dueño, justo como tú lo evaluarás como criador. Ninguno que sea bueno entregará al cachorro sin estar seguro de que el nuevo dueño pueda brindarle una vida buena y saludable al cachorro. Pregúntale al criador qué es lo que busca en un buen dueño y si alguna vez ha rechazado a algún candidato. Este tendrá que responder a estas preguntas sin si quiera pensarlo.
    • Asimismo, sería bueno que le pidas referencias al criador para que puedas ponerte en contacto con familias que tengan perros de camadas anteriores.
  9. Responde honestamente a las preguntas que te haga el criador. Un criador de buena reputación te hará preguntas sobre tu historia y experiencia con los perros, tu estilo de vida y tu familia para ayudarte a tomar la mejor decisión posible. Aunque sea muy difícil de aceptar, un buen criador estará dispuesto a rechazarte si piensa que no eres compatible con sus cachorros. Por ejemplo, si la camada tiene padres especialmente inactivos, es posible que los perritos no se acomoden bien a ti si tienes un estilo de vida muy activo. Si te rechaza, pídele al criador que te indique otras opciones y camadas para que puedas ampliar tu búsqueda. También pregúntale si tiene algunas que aún no hayan nacido y que podrían ser más compatibles contigo.
    • Sé paciente y no te desanimes. Con paciencia y averiguación necesarias, podrás encontrar al cachorro adecuado.
    • Sin embargo, no le mientas a un criador solo para obtener un cachorro. Confía en su decisión, pues no querrás terminar con un perro que no se adapte a tus necesidades.
  10. Aprende cuáles son las señales de un criador sin ética. Evita los que te ofrezcan una "oferta", tengan jaulas sucias o malolientes, o actúen de manera sospechosa en algún aspecto. Confía en tus instintos. Un criador que solo busca el dinero tiene una motivación equivocada y es probable que no esté interesado en el bienestar de sus perros.
    • Asegúrate de que los perros no estén amontonados en jaulas. Estos deben tener suficiente espacio para andar de un lado a otro y explorar sus alrededores. Una parte del tiempo los cachorros deben estar en una casa para estar expuestos al entorno de un hogar.
    • En las instalaciones debe haber alimento y agua suficientes para todos los animales.
    • Las jaulas deben limpiarse todos los días. Aunque es posible que el perro haya tenido un accidente justo antes de que llegaras, sospecha de una jaula que parezca que no se ha limpiado últimamente.
  11. Averigua las políticas de devolución del criador. Todos los criadores de buena reputación estarán dispuestos a aceptar a un perro de vuelta si las cosas no funcionan con tu familia. Si el criador no tiene políticas de devolución, es posible que no le importe en realidad lo que le pase a los perros una vez que se vayan de su propiedad. ¡Esta es una mala señal!
    • Asimismo, averigua qué documentos obtendrás con el cachorro. ¿Te darán papeles de inscripciones y de pedigrí?
  12. Lee y negocia una garantía de salud para el cachorro. Negocia para conseguir lo que quieres si no lo abarca el contrato. Ten mucho cuidado con un criador que no discuta la posibilidad de que el cachorro sea devuelto.
    • ¿El contrato te pide que lleves al cachorro al veterinario en un determinado periodo de tiempo?
    • ¿Cubre asuntos hereditarios toda la vida o solo por un periodo de tiempo?
    • ¿Qué tipo de documentos tendrás que presentar para “sustentar” tu posición?
    • ¿Qué es lo que ofrece el criador: todo tu dinero de vuelta o un cambio con otro cachorro cuando haya disponibilidad?
    • ¿Hay alguna actividad que no puedas hacer con tu perro y que invalide el contrato o la garantía?
    • ¿Vas a comprar un cachorro con características para concursos o como mascota?
    • ¿El criador tiene recomendaciones fijas (o prohibiciones) sobre las vacunas, el alimento o los suplementos para el cachorro? ¿Estas opiniones se fundamentan en estudios científicos contundentes?

Conseguir un perro en una organización de rescate de la raza

  1. Ponte en contacto con organizaciones de rescate de la raza en tu zona. Puedes encontrarlas si buscas en Internet o te pones en contacto con organizaciones humanitarias locales, el servicio de control animal o la oficina de algún veterinario. Muchos negocios relacionados con las mascotas podrán brindarte información sobre estas organizaciones de rescate en tu zona.
    • No olvides hablar con dueños de pastores alemanes o ir a exhibiciones para conocer más.
  2. Asegúrate de tratar con una organización de rescate legítima. Todos los perros que provienen de este tipo de organizaciones deben haber pasado una revisión completa con un veterinario para evaluar su estado de salud en general, la presencia de parásitos y las vacunas antes de que los adopten. Generalmente se les esteriliza antes de ir a un nuevo hogar o te harán firmar un contrato en el que te comprometas a hacerlo más adelante. Desconfía de cualquier grupo de rescate que no cumpla estos pasos.
  3. Realiza el proceso de postulación. Muchos grupos de rescate tienen un proceso de colocación largo. Te pedirán una solicitud, una entrevista y una visita a tu casa para asegurarse de que la adopción tenga éxito. Algunos incluso hablarán con el veterinario al que vas para pedirle información sobre ti y tus mascotas anteriores. Si no tienes casa propia, prepárate para proporcionar una carta de tu arrendador que indique que puedes tener perros. Si ya tienes uno, este tendrá que pasar una evaluación para garantizar que los dos animales se lleven bien.
    • Aunque este proceso podría parecerte excesivo, el grupo de rescate solo quiere colocar al perro en una familia que tenga un hogar preparado para asumir la responsabilidad.

Escoger a tu nuevo cachorro

  1. Investiga el historial de enfermedades en la ascendencia del cachorro. Como sucede con todas las razas, el pastor alemán sufre de muchas enfermedades hereditarias que no se pueden identificar con solo mirarlo. Algunas de las más frecuentes son la mielopatía degenerativa, el agrandamiento del esófago y la insuficiencia pancreática exocrina. Si vas a comprarle tu cachorro a un criador, este debe conocer el historial de enfermedades en la ascendencia del cachorro. Habla de la posibilidad de que el tuyo presente alguna de ellas.
  2. Visita más de una vez al cachorro. De ser posible, anda a verlo en varias ocasiones para que tengas una mejor idea de su temperamento y su salud en general. Así como las personas, los cachorros pueden tener días buenos y días malos, así que no será bueno tomar una decisión en base a una sola interacción.
  3. Examina la salud del cachorro. Tómate tu tiempo para observar de cerca a cada cachorro que estés considerando adoptar. Estos deben tener el peso adecuado, es decir ni muy rellenos ni muy flacos, y no deben apestar. Sus ojos deben estar despejados (no llorosos o rojos) y las orejas, limpias. El manto debe estar completo y brillante (sin partes calvas), y libre de nudos o materia fecal. Busca señales de que se rasque en exceso, lo que podría indicar problemas en la piel o el manto. Su apetito debe ser bueno y no debe haber señales de vómitos o diarrea.
    • Igualmente, evalúa la salud social de los cachorros, que deben ser curiosos, juguetones y amigables, y estar bien socializados.
  4. Prueba el temperamento del cachorro. Hacerlo te ayudará a escoger un perro que se adecué a tu familia y a su estilo de vida. Por ejemplo, un cachorro con mucha energía podría ser el adecuado para una familia activa a la que le gustan las actividades al aire libre, pero no para una que prefiere relajarse en interiores. Para probar su temperamento, separa al cachorro de la camada con el fin de que concentre su atención en ti.
    • Camina para ver si el cachorro te sigue. Uno que siga a las personas estará bien socializado y le agradará su compañía.
    • Arrodíllate y llámalo. El cachorro debe mostrar interés en ti y responder al llamado.
    • Levanta al cachorro en el aire para ver cómo reacciona al ser cargado.
    • Inmovilízalo delicadamente con el vientre hacia arriba. Aunque no estará mal que forcejee un poco, no es bueno que el cachorro se enfrente a ti cuando intentes manipularlo. Busca uno que no se asuste: fíjate si su cola está entre sus patas.
    • Busca signos de temor o desconfianza en todas sus interacciones. Es posible que un cachorro con estas características no se adapte bien a tu hogar.
  5. Observa si tiene mala conducta. Si ves a un cachorro que cuida su comida o sus juguetes, piénsalo dos veces antes de adoptarlo. Aunque se puede mejorar este comportamiento por medio del entrenamiento, es un obstáculo extra que no tendrás que superar si eliges un perro con un mejor temperamento. Observa si el cachorro gruñe o reacciona repentinamente cuando las personas u otros perros se acercan a su comida o sus juguetes. Un perro que se escape también podría tener problemas para interactuar con seguridad y comodidad en un hogar.
    • Si decides adoptar a un “proyecto” con varios problemas de conducta, debes contar con la ayuda de un entrenador o un conductista de confianza.
    • Ten en cuenta que tener un perro “reactivo” aumentará la posible responsabilidad que tengas que asumir como dueño.
  6. Juega con el cachorro. Querrás uno que sea juguetón y no temeroso porque muchos perros muerden a causa del miedo. Los pastores alemanes son animales grandes y fuertes cuando son adultos, así que de ninguna manera debes empezar con un cachorro de naturaleza timorata. Los que nacen con esta personalidad serán más difíciles de entrenar y cuando sean adultos podrían agredir a causa del miedo.
  7. Reflexiona bien si quieres adoptar a un cachorro que esté lejos. Quizá hayas visto una camada y te hayas enamorado de un cachorro que está lejos, en otra jurisdicción. Si no puedes llevártelo a casa de inmediato (por ejemplo, es muy pequeño para destetar), tendrás que hacer arreglos para transportarlo después. Debes hacer el viaje para ir a recogerlo tú mismo por el bienestar del cachorro, pues el envío de animales es muy estresante para ellos y muchas veces provoca que estén enfermos al momento de recogerlos del aeropuerto.
    • Si quieres un cachorro que vive lejos, debes estar dispuesto a viajar para recogerlo.

Consejos

  • Para ayudarte con la transición a un nuevo hogar, el criador debe darte al menos el nombre del alimento que le daba al cachorro, si no es una bolsa de muestra, para minimizar el malestar estomacal y alentarlo a comer una dieta familiar en su nueva casa. Si después decides cambiar el alimento, hazlo con la ayuda de un veterinario y haz que la transición sea gradual en un periodo de una o dos semanas.

Advertencias

  • Escoger al cachorro de pastor alemán perfecto requiere bastante tiempo, esfuerzo y energía. Sin embargo, cuando se hace correctamente, el cachorro adecuado puede brindarte una gran alegría en los años que vienen.
  • No compres un cachorro en lugar de otra persona. Esta es una decisión muy personal y costosa, y no debe tomarse a la ligera. Elegir a un cachorro es parte del proceso de unión.
  • Piensa en el momento cuando lleves un nuevo cachorro a tu hogar. ¿Vas a tener el tiempo de educar al cachorro y socializarlo adecuadamente? ¿Estarás de vacaciones en el momento en que lo lleves a casa, pero luego tendrás que volver a trabajar y dejarlo solo todo el día? Prepárate e infórmate para que el periodo inicial de tu cachorro en tu hogar tenga éxito.
  • Prepara tu presupuesto. No debes adquirir un nuevo cachorro en un arranque de voluntad. Este es un compromiso a largo plazo que implica gastos. Al momento de planificar, piensa en el costo del cuidado veterinario, que incluye procedimientos básicos como las vacunas, la prevención de pulgas, garrapatas y el gusano del corazón, así como la esterilización. También tendrás que presupuestar los costos de los alimentos, los baños y el entrenamiento. Asimismo, debes planificar un lugar donde se quede el animal cuando estés de vacaciones o de viaje, una cerca y una casa. ¿Estás preparado para las emergencias médicas? Hay muchas compañías de seguros para mascotas que ofrecen planes asequibles, pero requieren cuotas mensuales. ¿Quieres que tu perro participe en concursos o exhibiciones? Estas actividades también requieren un gasto.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página