Cómo secar hierbas en el microondas

Durante miles de años, los humanos han usado hierbas. Las hierbas se han utilizado siempre en las siguientes formas: en la cocina para condimentar alimentos, como perfumes para dar olor, como desinfectantes, para protegernos contra los gérmenes, como medicamentos para curarnos cuando estamos enfermos o como moneda en lugar de dinero. Hoy en día todavía se utilizan las hierbas para los mismos fines, pero quizás no como moneda de cambio. Busca en la alacena de tu cocina, puedes encontrar pequeños frascos o botes de hierbas. Es probable que las uses para añadirlas a los alimentos y darles un sabor extra. Los libros de recetas están llenos de sugerencias acerca de agregar hierbas para cocinar. Si tienes un jardín fresco, pero tu receta favorita necesita hierbas secas, puedes ir a la tienda y comprarlas, pero hay una manera más sencilla. Aquí tienes como secar hierbas en el microondas.

Pasos

  1. Escoge las hierbas que quieras. Se recomienda que elijas las hierbas antes de que florezcan. Selecciona hierbas que estén frescas, verdes y tiernas. A media mañana es la mejor hora del día para recoger las hojas frescas de las hierbas. Si las cosechas demasiado temprano en la mañana, las hojas aún pueden estar cubiertas de rocío. Cuando se cosechan más tarde en el día, el calor puede ser muy intenso y puede causar que tus plantas se marchiten antes de tener la oportunidad de llevarlas adentro. El cebollín crece rápidamente en la primavera y en el verano. Corta a medida que lo necesites usar, el recorte debe ser justo en la base. Cuando cortes perejil, siempre retira la hoja entera junto con el tallo, cortando de nuevo donde se agrupan las hojas. Evita las hojas más viejas, ya que estas tienden a ser gruesas. Cuando cortas romero para uso culinario, evita que la planta se ponga seca. Usa tijeras para recortar de 10 a 15 cm cada vez, según sea necesario. Evita cortar en el tronco más de dos veces. Al cosechar albahaca, corta usando tijeras o usando el índice y el pulgar, corta las plantas justo por encima de un par de hojas, el nuevo crecimiento aparece en éste punto. No cortes justo por debajo de la hoja dejando el tallo corto ya que simplemente se marchitará.
  2. Retira cualquier hierba descolorida o las hojas que estén podridas. Quita la hoja directamente del tallo.
  3. Lava las hierbas Deja correr agua fría sobre las hierbas en un colador. Si tienes un escurridor de ensaladas, úsalo para que seques las hierbas, coloca unas ramitas cada cierto tiempo.
    • Si no tienes un escurridor, seca las hierbas entre servilletas de papel, presiona suavemente hacia abajo para eliminar el agua tanto como sea posible.
  4. Coloca las hierbas en una servilleta de papel. Cubre la hoja, pero asegúrate de no poner demasiadas hierbas sobre la servilleta. Coloca otra servilleta de papel encima de las hierbas.
  5. Coloca las servilletas de papel en el microondas. Déjalas secar durante unos 2 minutos. Chequea cada 30 segundos para asegurarte de que no se quemen.
  6. Saca las servilleta de papel del microondas. Deja que las hierbas reposen por un par de minutos, de ésta manera la humedad del microondas se evaporará en el aire.
  7. Guarda tus hierbas. Toma un recipiente oscuro y coloca tus hierbas adentro. Asegúrate de que mantengas el envase alejado del calor y la luz. También puedes usar bolsas herméticas. No te olvides de etiquetar las bolsas con el nombre de la hierba y la fecha en que la secaste.
    • Las hierbas secas tienen un uso promedio de un año. A medida que tus hierbas pierden su color, también estarán perdiendo su sabor.

Advertencias

  • Asegúrate de no secar las hierbas demasiado. Cuando saques las hierbas del microondas deben sentirse crujientes entre los dedos.
  • No seques las hierbas aromáticas fuertes en tu microondas, el olor/sabor podría transferirse a otras hierbas y podrían perder su sabor/olor.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página