Cómo conservar un trabajo

Conservar un trabajo, particularmente en el clima actual, requiere de sutileza profesional. Sigue leyendo para averiguar cómo hacer que tus coleas te respeten y que tu jefe te vea como un empleado indispensable.

Pasos

  1. ¡Se puntual y no intentes escaparte temprano!
  2. Mantente al pendiente de todo. Infórmate de qué se espera de ti exactamente. Si no estás seguro ¡pregunta! No se recomienda que procedas con la esperanza de descubrir el pastel en el camino. Averigua cuando se espera que termines las tareas y luego coordina tu tiempo como corresponde. Respeta las fechas límite. Desafortunadamente, esto significa que a veces tendrás que hacer horas extras. Si respetar la fecha límite no es posible, asegúrate de avisarle a tu jefe con suficiente tiempo de anticipación y explícale por qué. Que llegues en el día de la entrega sin tu presentación/asignación/tarea completada no te ayudará a ganar puntos.
  3. Vístete acorde. ¡Observa el código de vestimenta de tu lugar de trabajo!
  4. Piensa acerca de lo que vas a decir y como lo vas a decir. Nadie en el trabajo necesita saber cuánto tomaste la noche anterior, a quien jalaste, cuan bien parecidos eran los presentes, ni cuantas veces vomitaste, etc. Tampoco necesitan saber cuándo hay problemas en el matrimonio. Eso no significa que debas ser un trabajador tipo robot. Que se sepa que tienes una vida social activa puede ser una ventaja, eso muestra la persona recta que eres, solo se trata que selecciones los detalles.
  5. Ten cuidado en quién confías. (¡En nadie!) Nunca alegues ni lloriquees acerca de tus colegas, aunque realmente no sirvan para nada. Llevarte bien con los demás es parte de lo que te convierte en un empleado importante para tu patrono. Si dependes de una persona que no sirve para nada para completar una tarea, dale fechas de entrega claras, menciónalas en conversaciones casuales, así como durante el descanso, sin fastidiar y aún mantenerla consiente, unos días antes de la fecha de entrega envía un recordatorio amistoso. Si no funciona, pasa tu parte a tu jefe y deja que ellos se encarguen de hablar y disciplinar.
  6. Si terminas una tarea con suficiente tiempo de anticipación, no lo mantengas secreto ni uses ese tiempo para navegar en internet, para llamar a tus amigos desde el teléfono de la oficina ni te ocupes en juegos de video. Entrégalo temprano y pregunta qué más necesita hacerse. Si no hay nada obvio no tiene nada de malo mostrar que estas dispuesto a repartir el trabajo, ordenar la oficina y ¡lavar las tazas es beneficio para todos!
  7. Si eres el trabajador más experimentado, trata de ayudar a los demás. Ser accesible y servicial te hará ganarte una reputación rápidamente, tu mejor publicidad son los elogios genuinos de parte de tus colegas durante una conversación con tu jefe.

Consejos

  • Muestra interés por los demás. En lugar de hablar de ti mismo o de tu fin de semana, pregúntales a los demás como les fue. ¡A la gente le encanta hablar acerca de si mismos! Que tu meta sea tener buenas relaciones con todos en tu departamento. Hacer un poco de esfuerzo paga sus propias recompensas a la larga. Nunca se sabe cuando necesitarás pedirles algo, y ayudará mucho que ya tengan una relación cuando se llegue ese momento.
  • ¡Sonríe! La gente naturalmente prefiere a los optimistas. Alegar, ser sínico, pedante o sarcástico no te hará popular.
  • No te quejes de tu trabajo o de cuanto tengas que hacer, etc., pero puedes ser honesto si estás en una lucha.

Advertencias

  • Aunque la lista anterior trata de cosas que se deben hacer, es importante ser tu mismo (tu mismo profesionalmente). Un comportamiento falso y sobre actuado o elogiar el corte de pelo de tu jefe te ganará la reputación de lame botas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página