Cómo tener una apariencia pulcra y cuidada

Tener una apariencia pulcra y cuidada puede hacer que los demás tengan una mejor opinión de ti y hacerte sentir mejor contigo mismo. Puede marcar la diferencia cuando tratas de conseguir un empleo o impresionar a alguien que te gusta. Sin importar qué tan atractivo seas, tener una apariencia pulcra y cuidada mejorará tus probabilidades de ser notado y causar una buena impresión. La clave es desarrollar una rutina adecuada para ti y luego seguirla.

Mantener una higiene personal

  1. Dúchate todos los días o dejando un día. Lo ideal es que tu ducha o baño dure al menos 10 minutos. Darte una ducha permitirá sentirte y verte fresco. Lávate el rostro regularmente para evitar el acné desagradable. Usa un gel de ducha para limpiar hasta el último rincón de tu cuerpo; no ignores lugares como los pies.
    • Después de la ducha, es una buena idea aplicarte loción, seas hombre o mujer. Así mantendrás tu piel suave y tersa.
  2. Lávate el cabello cada dos días. Asegúrate de mantenerlo limpio y no grasoso. El champú despoja al cabello del sebo, su aceite natural y necesario. Aun así, debes asegurarte de que tu cabello tenga un olor fresco, se sienta limpio y esté libre de caspa.
    • Puedes comprar fácilmente champús y acondicionadores diseñados para tu tipo específico de cabello. Verifica las descripciones del envase y prueba varias marcas para encontrar el producto más eficaz para tu cabello.
    • No te excedas con el uso de productos térmicos o laca, puesto que pueden dañar el cabello y volverlo muy seco y difícil de manejar.
  3. Usa todas las herramientas de higiene dental. Bastará con una pasta de dientes, cepillo de dientes, enjuague bucal, hilo dental y una visita al dentista. Cepíllate los dientes y la lengua regularmente para evitar el mal aliento y la caries.
    • Cambia de cepillo de dientes cada tres meses para asegurarte de limpiar realmente tus dientes en vez de frotarlos con un cepillo viejo y sucio.
  4. Combate los olores corporales. Si te bañas regularmente, esto no debe ser un problema. Sin embargo, siempre debes usar desodorante o un antitranspirante.
    • Puedes usar talco de pies para combatir el olor de los pies sudorosos.
    • Si eliges usar colonia o perfume, úsalos como un complemento, no para ocultar olores. Recuerda echarte un toque muy ligero de dichos productos para evitar que su olor se vuelva abrumador. Ten en cuenta que algunas personas son alérgicas. Si puedes olerlo a más de 1 m (3 a 4 pies) de distancia, significa que te has echado mucho.
  5. Controla el vello facial. Esto puede ser un problema tanto para los hombres como para las mujeres.
    • Si eres un hombre, rasúrate a diario. Si tienes bigote, asegúrate de que ningún pelo cubra el labio superior y nunca dejes que se vuelva tupido. Si vas a tener vello facial, siempre asegúrate de mantenerlo corto y bien arreglado. Podrías necesitar una cortadora de barba eléctrica para mantener todo bien cortado.
    • Depílate por encima del labio. A algunas mujeres también les sale un poco de vello. Un poquito por encima de la boca no es raro. Depilarse con cera es una buena forma de eliminar esos vellos o puedes decolorarlos para hacerlos menos notorios.
    • Depílate las cejas. Dos cejas son mejores que una. Los hombres y las mujeres pueden beneficiarse por igual de algo de cuidado en las cejas. Toma un par de pinzas y arranca esos molestos pelos. Incluso puedes depilarlos para darle una mejor forma a tu rostro.
    • Córtate los vellos de la nariz. Los pelos que cuelgan de la nariz son desagradables, proporcionan una superficie ideal para que se adhiera el moco y te dejan avergonzado. Evita que se salgan fuera de control recortándolos una vez cada dos semanas.

Manejar tu guardarropa

  1. Ponte ropa limpia. Algunas prendas como los jeans pueden usarse varias veces antes de lavarlas, pero lava tu ropa interior y medias después de cada uso. Si te pones ropa más de una vez, verifica que no tenga ninguna suciedad o mancha antes de salir de casa. No uses ropa arrugada o cubierta de pelo de mascota.
    • Si tienes una mascota, ten a la mano un rodillo quitapelusas. Este recoge el pelo de mascota, las pelusas y cualquier cosa que se pegue a la ropa.
  2. Combina tus atuendos. Aunque tal vez no dispongas de un gran presupuesto para ropa, aún puedes combinar la ropa que ya tienes. Pon un poco más de energía en combinar un atuendo, luego párate un minuto delante del espejo para ver cómo luces.
    • No mezcles estilos. No te pongas pantalones para correr con una blusa o camisa de vestir. Evita ponerte medias blancas con zapatos de vestir.
    • Evita usar colores que chocan. Evita combinar colores con distinta intensidad o matiz. Los colores tienen distintas propiedades que determinan si son complementarios a la vista o si chocan. Puedes usar el círculo cromático para aprender a identificar las propiedades de diversos colores o simplemente usa muchos colores neutros que sean fáciles de combinar con la ropa de color.
  3. Ponte ropa que te quede bien. Evita las prendas muy holgadas o muy ajustadas. Los pantalones no deben ser tan caídos que se vea tu ropa interior. Asimismo, la ropa muy ajustada puede parecer muy reveladora o provocadora. Busca una talla que te quede cómodamente.
    • Usar un cinturón o tirantes ayudará a mantener tus pantalones en su lugar.
    • Asegúrate de que la ropa que se abotona (como las camisas y las chaquetas) no se estire o se abra en la zona del pecho o el abdomen.
  4. No te pongas ropa vieja y gastada. Evita los atuendos con huecos y la ropa pasada de moda desde hace diez años. Cuando la ropa empieza a estirarse o ya no te queda bien, es mejor deshacerte de ella y elegir ropa nueva. Aun si no dispones de un gran presupuesto, algunos artículos nuevos como un lindo par de pantalones y un par de camisas de color neutro pueden contribuir mucho con el resto de tu guardarropa.
    • Si tu armario está lleno de artículos que nunca te pones, pero se encuentran en buen estado, puedes donarlos a una tienda de beneficencia. No dones cosas desgastadas (ni tampoco ropa interior).

Mantener una buena presencia

  1. Córtate el cabello regularmente. Si pasas mucho tiempo sin un corte de cabello, te será difícil estilizarlo de una forma pulcra y cuidada. El cabello no crece de manera uniforme en la cabeza, así que es necesario cortarlo para evitar las etapas de crecimiento irregular. Programa una cita con el peluquero una vez al mes para mantener tu cabello con el mejor aspecto posible.
  2. Mantente en forma. Mantenerte saludable puede ayudar mucho a mejorar tu apariencia. La mejor manera de mantenerse en forma es ejercitarse y comer de forma adecuada.
    • Controla tu peso y dieta. Sigue una dieta saludable y equilibrada que sea adecuada para ti. Evita el exceso de carbohidratos, azúcares y grasas poco saludables. Consume muchas verduras de hoja verde, proteínas magras y mucha agua.
    • Mantente activo. Haz de 30 a 60 minutos de ejercicio tres veces por semana. Aun si estás ocupado, puedes realizar una simple rutina de ejercicios de 10 minutos diarios que incluya burpees o saltos de rana, estocadas o ejercicios similares usando solo el peso de tu cuerpo.
  3. Sé organizado. Si usas un maletín o una cartera, asegúrate de que todos tus papeles y materiales estén ordenados. Si tienes papeles arrugados, envoltorios de caramelos o recibos viejos que se salen de tu bolso, parecerás desordenado y desorganizado.
    • Mantén tu bolso pulcro, tanto por dentro como por fuera. Si está hecho de tela, lávalo de vez en cuando. Si es de cuero, mantenlo pulido.
  4. Desarrolla una buena postura. Una persona con mala postura se ve poco saludable, cansada y posiblemente incapaz de funcionar en el trabajo. Pararte y sentarte derecho permitirá verte y sentirte mejor. Al principio tal vez te parezca poco natural, pero pronto se convertirá en algo instintivo. Este es un hábito excelente. Mejora la circulación y te ayuda a pensar con más claridad.
    • Céntrate en alinear tu cuerpo adecuadamente para mejorar tu postura. Los pies deben estar firmes en el suelo con los dedos hacia adelante. Alinea las caderas verticalmente por encima de las rodillas: el centro de la caja torácica debe estar alineado con las caderas, los hombros alineados con el centro de las costillas y las orejas con los hombros. A la hora de sentarte, debes mantenerte hacia delante de la silla, de modo que la columna vertebral soporte tu peso, en vez del respaldo de la silla.
  5. Vigila tu lenguaje corporal. Sonríe y muéstrate amigable. Te sorprenderás al ver el efecto que tu sonrisa puede tener en los demás. Sonreír te hará sentirte mejor contigo mismo, y verte más amigable y confiable ante los demás.
    • Evita cruzar los brazos o realizar gestos nerviosos que den una impresión negativa.
    • Establece contacto visual al conversar. Muestra que estás concentrado y atento.
  6. Evita los malos hábitos. No expulses gases o eructos, no te muerdas las uñas ni te metas el dedo en la nariz. Dichas acciones arruinarán de inmediato tus probabilidades de verte como una persona pulcra y cuidada.
    • Si eructas o expulsas gases por accidente delante de los demás, excúsate y pide disculpas a cualquiera que hayas podido ofender.

Consejos

  • Convierte la higiene en un hábito. No solo trates de verte bien cuando lo necesites.
  • Elige una revista de modas para obtener consejos de estilo y cuidado personal para tu género. Estar al día con las tendencias te permitirá mantener un buen aspecto.

Cosas que necesitarás

  • cepillo de dientes
  • pasta de dientes
  • jabón
  • caramelos de menta
  • ducha
  • champú
  • perfume
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página