Cómo hacer una espada de papel

Sonó la campana y es hora de luchar. No tienes una espada de verdad, ¡pero no dejes que eso te detenga! No es lo mismo, pero te servirá. Hacer una espada de papel te ayudará a batirte en duelo en muy poco tiempo.

Usa papel enrollado (rápido y fácil)

  1. Apila 7 u 8 hojas de periódico. Puedes usar cualquier papel, pero las hojas de periódico son extra grandes y te permitirán hacer una espada mucho más intimidante.
    • Si te sientes muy hábil para las manualidades, pinta el periódico con pintura en aerosol plateada y dorada o del color que tu ninja interior prefiera.
  2. Enrolla el papel de forma diagonal. Empieza en la esquina y enrolla el papel en forma diagonal hasta que llegues al otro lado. Mientras más lo ajustes, más sólido será el resultado.
    • Si enrollas de forma ajustada y circular, la espada se parecerá más a un tubo o a un sable de luz. Si enrollas de una forma más elíptica, se parecerá más a una espada.
  3. Pega los extremos de la espada con cinta adhesiva. La cinta de embalaje transparente funciona mejor, pero cualquier cinta adhesiva transparente podría servirte. Si tienes cinta de embalaje, considera pegar toda la espada, de este modo nunca se romperá.
    • Si el extremo de tu espada no tiene la forma correcta, coge tus tijeras y corta un pedazo del extremo. Ten cuidado porque te puedes cortar con el papel.
  4. Repite el mismo proceso de enrollado para el mango. Solo que esta vez no debes ponerle cinta adhesiva. Dóblalo por la mitad alrededor de la base de la espada. Pega la espada con cinta adhesiva entre las mitades. Luego, pega los extremos abiertos del mango para formar una base continua.
    • Mientras más cinta uses, más tiempo permanecerá asegurada y más batallas soportará. ¡Sé generoso! ¡Ahora ve a matar visigodos!

Usa palitos de chupetes

  1. Corta un pedazo de papel con las dimensiones de tu espada. Incluye la longitud del mango. Si quieres una espada de 7,5 cm (3") de ancho y 37,5 cm (15") de largo, corta un pedazo de papel con esas medidas (no te preocupes, puedes pegar dos hojas de tamaño A4 si una sola no basta).
  2. Pega los palitos de chupete a lo largo de la longitud de la espada. Tus amigos van a enfrentarte con tristes espadas de papel (no dijeron nada sobre lo que puedes o no puedes poner "dentro" de tu espada). Esto hará que tu espada sea mucho más sólida y poderosa.
    • Es aconsejable que pongas el doble de palitos de chupete en el mango; la base debe ser más ancha que la hoja de la espada. Si te faltan palitos de chupete, úsalos todos para la hoja de tu espada; siempre puedes amontonar más papel en el mango.
  3. Envuelve tu espada con varias capas de papel. Alinea tu plantilla con el borde de un pedazo de papel (de la medida correcta), empieza a doblar tu tira de palitos de chupete entre capas de papel. Cuando llegues al extremo asegura con cinta adhesiva transparente.
    • Puedes hacer esto todas las veces que quieras. Mientras más papel uses, más fuerte será la espada. Una vez que alcanzaste el grosor deseado, pega todos los bordes, asegurándote de que no se desarme con el uso.
  4. Corta la punta y dale forma. Los distintos estilos de espadas tienen distintas formas. ¿Tu espada es una espada Samurai o es más parecida a un machete? Coge las tijeras y corta la punta de la forma adecuada para tu duelo.
    • Una vez que hayas terminado con esta parte, pega la punta con más cinta adhesiva transparente. Si no lo haces, irás por ahí cortando a tus amigos con el papel (una forma rápida de perder amistades).
  5. Diseña el mango. Hay varias formas de hacer esto y si tienes alguna idea, no la dejes pasar. De lo contrario, puedes simplemente doblar un pedazo de papel a cada lado de tu espada y pegarlos a la base. Un mango de 7,5 cm (3") de ancho y 15 cm (6") de largo se verá bien en una espada de 45 cm (18") de largo.
    • Algunas personas prefieren cortar un agujero en un rectángulo de papel e insertar la espada en él. La cartulina te servirá para este trabajo, pero también podrías sustituirla por papel doblado. Si el agujero es del tamaño correcto, debe quedarse fijo. De lo contrario, usa más cinta adhesiva para asegurarlo.

Usa papel para origami

  1. Dobla un cuadrado de papel para origami en ambas diagonales. Es decir, sostén el papel formando un diamante frente a ti y lleva la punta inferior hacia la superior, para formar un doblez. Luego rota el papel 90° y lleva "esa" punta hacia la punta superior, para formar otro doblez. Ahora ya tienes dos dobleces en forma de X en tu papel.
    • Empieza poniendo el lado bonito del papel para origami frente a ti. Si ambos lados son bonitos, bueno, elige el que te guste más.
  2. Dobla la punta superior e inferior hacia el centro, haciendo un doblez firme. En esta unión, la parte superior e inferior son solo dos puntas opuestas (esto dependerá del modo en que el papel está dispuesto en la superficie). Luego, voltéalo.
  3. Dobla el borde plano hacia el centro. Ahora estás mirando el lado inferior de tu papel. Doblaste dos puntas hacia adentro, así que ahora deberías ver una forma con dos lados horizontales y dos lados que van hacia una punta. Dobla el lado horizontal e inferior hacia el medio. Luego, la solapa inferior debería sobresalir.
    • Repite este paso en el otro lado. La forma final debe ser la de un diamante (o cuadrado, dependiendo del ángulo desde el que la ves) entre dos triángulos (en el lado con colores) y dos diamantes (en el lado inferior).
  4. Dobla las dos puntas del diamante central hacia el medio. Ahora tienes algo parecido a una trampa china para dedos, con pequeños triángulos de colores alternados en dos líneas. ¿Sí? ¡Eso esperamos! Ahora continúa.
  5. Dóblalo por la mitad. Ahora debe tener la mitad de su longitud original. Luego, ábrelo hacia atrás.
  6. Dobla un extremo hacia el borde interno del diamante opuesto. En ambos extremos debería haber una forma de diamante en el lado inferior del papel. Entre estos dos extremos habrá una serie de triángulos. Bien, toma un extremo y dóblalo sobre los triángulos hacia el interior de cada diamante. ¿Quedó claro?
    • El lado bonito debe alinearse con los triángulos para formar algo parecido a un lazo para medallas (ya sabes, ese lazo con el corte en V en el extremo).
  7. Dobla la punta externa del diamante interno hacia el centro. Ahora tu tira tiene cuatro diamantes. Desde la izquierda, dobla la punta que está en el extremo derecho del tercer diamante hacia el centro. Con esa punta en el centro, dobla la tira nuevamente sobre sí misma. Esto formará dos dobleces que estarán muy cerca el uno del otro. Haz lo mismo para la punta que está en el extremo izquierdo del mismo diamante.
    • Ahora el centro sobrasaldrá y el triángulo habrá desaparecido (debajo de los dobleces).
  8. Sostén la espada frente a ti de forma horizontal. Dobla la línea inferior hacia el centro y luego desdóblala (solo necesitas el doblez para después). Luego, rótalo y haz lo mismo en el otro lado.
  9. Haz un doblez aplanado para el mango. Ahora tienes cuatro triángulos pequeños frente a ti. En el triángulo que está más a la izquierda, dobla la punta hacia el centro. Luego, abre el triángulo y aplánalo. Esto formará un triángulo aún más pequeño que señalará hacia la derecha. ¿Puedes ver que el mango empieza a formarse?
    • Haz lo mismo en el lado opuesto. Ahora un lado de tu papel es mucho más pequeño que el otro.
  10. Haz otro doblez aplanado. Al lado de los dobleces que acabas de hacer hay un triángulo que se quedó intacto. ¡No por mucho tiempo! Haz el mismo doblez diminuto, lleva la punta hacia el centro. Desdóblala, ábrela y aplánala para formar un triángulo que mirará hacia el mismo lado. Esto debe reducir el ancho de tu espada a la mitad.
    • La mitad de tu mango ya está lista. Ahora se formará una especie de caja a unos 2/3 de la longitud de tu papel, ¿no es así?
    • Repite del otro lado. Ahora todo el mango está listo. ¡Qué buena recompensa!
  11. Dobla la punta del mango para formar un cuadrado. Es genial que uno de los extremos sea puntiagudo (la punta de tu espada), pero el mango no debe serlo también. Dóblalo para formar un cuadrado y termina el mango.
    • ¡Ahora ya tienes la espada, el mango y todo lo demás!

Consejos

  • Puedes remplazar los palitos de chupete por cartulina.
  • Si el origami es algo nuevo para ti, empieza trabajando con papeles grandes. Hacer dobleces pequeños ocasiona más problemas potenciales.

Advertencias

  • La espada está hecha totalmente de papel; ¡no dejes que se moje!
  • No es una espada de verdad, así que no la dobles ni golpees algo muy duro. Abollarás la espada de forma permanente.
  • No intentes lastimar a nadie con tu espada. "¡Pero si solo es papel!" no es una buena excusa.

Cosas que necesitarás

Método uno: usa papel enrollado (rápido y fácil)

  • Varias hojas de periódico
  • Cinta adhesiva transparente (la cinta de embalaje funcionará mejor)
  • Tijeras

Método dos: usa palitos de chupetes

  • Papel para imprimir (o lo que sea que tengas a la mano)
  • Palitos de chupete
  • Cinta adhesiva
  • Pegamento
  • Tijeras

Método tres: usa papel para origami

  • Papel para origami
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página