Cómo alimentar a tu reptil con grillos

Los reptiles pueden ser divertidos de cuidar y mantener como mascotas. Una parte importante de cuidar de tu reptil será alimentarlo apropiadamente, de manera segura y asegurarte de que obtenga una nutrición adecuada. Puedes alimentar a la mayor parte de reptiles con grillos. Sin embargo, existen algunos aspectos que debes considerar cuando alimentes a tus reptiles con grillos, como cuántos grillos les dará, qué tamaño deben tener y la forma de engordar a los grillos.

Alimentar a tu reptil con grillos

  1. Compra grillos. El primer paso para alimentar a tu reptil con grillos es conseguirlos. Puedes comprar grillos en Internet, una tienda de mascotas local, criarlos por tu cuenta o capturarlos fuera de casa. Sin importar la forma en la que los consigas, asegúrate de tener la cantidad suficiente de grillos para alimentar a tu reptil específico y mantener un buen nivel de nutrición.
    • Debes comprar grillos domésticos (Acheta domestica) para tu reptil.
    • No compres demasiados grillos de una sola vez porque podrían morir antes de que tu reptil tenga la oportunidad de comérselos a todos.
    • Es recomendable que tengas algún tipo de recipiente de almacenamiento para tus grillos. Un cubo de basura de plástico con tubos de cartón para que los grillos se oculten puede resultar útil para este propósito.
  2. Asegúrate de que los grillos tengan el tamaño adecuado. Una parte importante de darle grillos a tu reptil es seleccionar los que tengan un tamaño seguro. El tamaño que escogerás para los grillos dependerá de cuán grande sea tu reptil. A los reptiles más grandes les gustan los grillos más grandes. Sin embargo, es posible que los reptiles más pequeños se lastimen si comen grillos más grandes o probablemente no los coman del todo. Asegúrate de que los grillos que le des a tu reptil tengan un tamaño apropiado para él.
    • Tu reptil debe poder encajar un grillo en su boca fácilmente.
    • Debes evitar darle a tu reptil grillos más grandes que su boca.
    • Si un grillo es más grande que la distancia entre los ojos del reptil, es demasiado grande.
  3. Espolvorea los grillos. Para proporcionarle la mejor nutrición a tu reptil, debes espolvorear una capa de calcio en polvo sobre los grillos. De esta manera, le permitirás a tu reptil obtener más nutrición y asegurarte de que permanezca fuerte y saludable, lo cual reducirá las probabilidades de que se enferme o se lastime. Siempre asegúrate de cubrir los grillos con calcio en polvo cuando alimentes a tu reptil.
    • Puedes comprar este polvo en la mayoría de tiendas de mascotas o en Internet.
    • Coloca el polvo en un recipiente de plástico simple. También puedes utilizar una jarra de plástico alta.
    • Agita algunos grillos en el recipiente.
    • Agita el recipiente ligeramente para cubrir los grillos con el polvo.
    • Debes cubrir los grillos completamente con el calcio en polvo y dárselos a tu reptil.
    • Es recomendable que encuentres un polvo que contenga vitamina D3 además de calcio.
  4. Introduce los grillos. Una vez que hayas espolvoreado los grillos y seleccionado los que tienen el tamaño apropiado para tu reptil, puedes comenzar a introducirlos a su recinto. Si ya sabes la cantidad de grillos que tu reptil come generalmente, solo agrega esa cantidad a su jaula. Si no estás seguro de cuántos grillos agregar, agrega solo unos cuantos a la vez y espera a ver si tu reptil se los come a todos antes de agregar más.
    • No arrojes una cantidad de grillos al recinto del reptil sin contarla.
    • Puedes agregarlos uno por uno recogiéndolos con pinzas y colocándolos en el recinto del reptil.

Controlar la cantidad de grillos que tu reptil come

  1. Observa cuántos grillos come tu reptil. Una vez que hayas agregado los grillos al ambiente de tu reptil, vigila cuántos de ellos come. Es importante que solo lo alimentes con la cantidad de grillos que pueda comer en una sola comida. Cuenta la cantidad de grillos que colocaste en la jaula y compárala con la cantidad de grillos vivos que queden en ella después de media hora o quince minutos.
    • La próxima vez solo agrega la cantidad de grillos que tu reptil pueda comer en una sola comida.
    • Dale a tu reptil un máximo de media hora para comerse todos los grillos que agregues.
  2. Quita los grillos que sobren. Los grillos son omnívoros e intentarán morder y comerse a tu reptil si los dejas en el recinto durante demasiado tiempo. Evita que tu reptil sienta estrés y dolor innecesarios quitando los grillos que no haya comido en la noche. La próxima vez, ajusta la cantidad de grillos con la que lo alimentes según la cantidad de insectos restantes.
    • Nunca dejes los grillos sobrantes dentro del recinto del reptil.
    • Si tu reptil no tiene hambre, no se los comerá. Dejar los grillos restantes en el recinto solo le causará problemas a tu reptil.
    • Los grillos también transmiten enfermedades o parásitos y pueden dejar desechos en el recinto de tu reptil.
  3. Mantén la jaula a una temperatura adecuada. El metabolismo de los reptiles se basa en cuán cálido se mantiene el ambiente. Los ambientes más cálidos incrementan los niveles de actividad, los ritmos metabólicos y permiten que tu reptil tenga la energía para cazar y consumir cantidades de comida saludable. Siempre observa la temperatura del recinto del reptil para asegurarte de que pueda comer y digerir sus alimentos adecuadamente.
    • Tu reptil tendrá temperaturas diferentes dependiendo de qué tipo de reptil sea.
    • Generalmente, la temperatura disminuirá en la noche y tu reptil no querrá comer durante ese tiempo. Asegúrate de comer lo suficiente durante las horas cálidas del día.

Criar tus propios grillos

  1. Proporciónales un hogar a tus grillos. Necesitarás unos cuantos espacios para que los grillos vivan, se reproduzcan y crezcan. Asegurarte de que tengan todo lo que necesiten, permitirá que los grillos estén saludables y puedan reproducirse, lo cual con el tiempo proporcionará alimento nutritivo para tu reptil. Construye la casa de tus grillos teniendo en cuenta algunas de las siguientes características:
    • Probablemente necesites tres casas: una casa normal para que vivan, otra para la reproducción y otra para los grillos que pronto estarán listos para alimentar a tu reptil.
    • Pueden ser recipientes de plástico simple o de vidrio. Asegúrate de que la tapa esté cubierta por una malla y no sea hermética.
    • El recipiente donde los grillos vivirán debe tener cosas como tubos de cartón para que los grillos se escondan y vivan.
    • El recipiente para la reproducción debe tener los mismos tubos pero debe contener tierra húmeda en el piso para estimular a que los grillos pongan huevos.
    • El recipiente para la alimentación debe estar instalado del mismo modo que construiste el recipiente donde vivirán los grillos.
    • Revisa esta guía para que encuentres información detallada sobre casas para grillos.
  2. Compra o recolecta los grillos. Si quieres criar tus propios grillos, necesitarás conseguir grillos suficientes para comenzar una colonia. Estos grillos con los que empezarás se reproducirán y producirán una cantidad numerosa de grillos recién nacidos que crecerán hasta formar una colonia que proporcionará alimento suficiente para tu reptil. Ten en cuenta algunos de estos consejos cuando comiences tu colonia de grillos:
    • Probablemente estos grillos se consideren como "ganado de cría".
    • Necesitarás alrededor de 15 a 20 grillos para comenzar tu colonia.
    • Esta colonia debe producir alrededor de 100 crías.
  3. Proporciona calor. Los grillos necesitarán permanecer cálidos para mantenerse saludable y continuar reproduciéndose. Puedes proporcionarles calor usando una bombilla incandescente durante el día. Usa un termómetro para revisar la temperatura manteniéndola a un nivel que sea mejor para tus grillos.
    • Una bombilla incandescente de 40 vatios proporcionará calor suficiente para un tanque de 37,9 litros (10 galones).
    • Usa la luz durante aproximadamente 16 horas al día.
    • Mantén la temperatura entre los 75 °F y los 85 °F.
  4. Engorda a los grillos. Aunque el objetivo es proporcionar una nutrición adecuada a tu reptil, es igual de importante que cuides a los grillos apropiadamente. Los grillos bien alimentados contendrán todas las vitaminas, minerales y otros elementos que tu reptil necesita en su propia dieta. Engordar a los grillos es una forma simple y efectiva de asegurarte de que tu reptil reciba la mejor nutrición que pueda obtener.
    • Alimenta a tus grillos con vegetales de hojas verdes libres de pesticidas.
    • Las frutas también son una buena comida para los grillos.
  5. Controla la reproducción de grillos. Para criar a los grillos de manera adecuada, necesitarás moverlos de un lado a otro del recipiente de reproducción y el recipiente donde vivirán. Hacerlo asegurará que la cantidad de grillos permanezca en un nivel óptimo y no haya escasez de grillos o demasiado pocos. Ten en cuenta los siguientes consejos cuando controles los grillos y los lugares donde vivan:
    • Debes colocar unos cuantos pares de machos y hembras en el recipiente de reproducción.
    • Las hembras tienen un tubo largo que sale de su abdomen. Ellas usan este tubo para depositar sus huevos, mientras que los machos carecen de él.
    • Los huevos aparecerán dentro de cuatro a siete días.
    • Regresa los grillos adultos al recipiente donde viven para mantener los huevos a salvo y permitir que eclosionen.
  6. Espera a que salgan las crías. Después de detectar los huevos en el recipiente de reproducción, debes esperar a que eclosionen. Sin embargo, tendrás que cuidar los huevos y las crías mientras crezcan. Ten en cuenta estos aspectos cuando cuides de las crías de los grillos:
    • Mantén la humedad de los huevos para permitir que eclosionen adecuadamente.
    • Una vez que eclosionen, dales a los grillos agua en una esponja humedecida. Si dejas un tazón con agua, las crías podrían ahogarse.
    • Dentro de cuatro a seis semanas, las crías habrán crecido completamente y podrás regresarlas a la colonia.

Consejos

  • No agregues demasiados grillos en el recinto.
  • Si tu reptil no ha comido todos los grillos dentro de media hora, quita los restantes.
  • Asegúrate de que el recinto del reptil tenga la mejor temperatura durante el día para animarlo a alimentarse.
  • Espolvorea calcio en polvo sobre los grillos antes de alimentar a tu reptil.

Advertencias

  • Los grillos pueden morder a tu reptil. Agregar demasiados o dejarlos en el recinto de tu reptil durante demasiado tiempo hará que tu reptil sienta estrés, dolor y se hiera.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página