Cómo escribir un libro blanco

Un libro blanco es un documento que describe un problema determinado y propone una solución concreta al problema. Originalmente, este tipo de documentos se utilizaban en la política del gobierno, no obstante, hoy en día son documentos muy habituales en los entornos corporativos. Un libro blanco típico podría incluir formas de satisfacer las necesidades de mercadeo de los clientes, puede sugerir el uso de un determinado producto en un proceso técnico o puede identificar formas de optimizar la comunicación interna. Los siguientes pasos te enseñarán cómo escribir libros blancos con consejos para captar la atención del público y convencerlos con argumentos.

Pasos

  1. Identifica el principal problema al que se enfrenta tu público y que procede resolver. Esto debe ser algo que puedas explicar en pocas palabras.
    • Algunos ejemplos son, “la disminución de las ventas”, las “velocidades lentas de internet” o los “conflictos entre la dirección y los trabajadores”.
  2. Identifica el nivel, la experiencia y la capacidad de atención de tu audiencia. Un buen libro blanco no debe ser ni demasiado simple ni demasiado complejo para tus lectores, y su extensión variará dependiendo de quién lo esté leyendo.
    • Si estás escribiendo un libro blanco para un ingeniero, por ejemplo, incluye muchas palabras técnicas y detenten en las explicaciones; al escribir un libro blanco dirigido a un CEO, debes utilizar un lenguaje directo y debes ir directo al grano para no perder su atención.
  3. Decide la longitud que tendrá el libro blanco. Una extensión habitual suele ser entre 1 y 5 páginas. Consulta el paso anterior para determinar cuál debe ser la extensión adecuada para tu texto.
  4. Utiliza un título genérico para el trabajo, como “el libro blanco de...” y describe el problema en cuestión.
    • Por ejemplo, “Libro Blanco sobre los costes del seguro médico de la compañía X” o “La manera de agilizar la producción: libro blanco”.
  5. Inicia el libro blanco con una descripción del problema que identificaste en el paso 1, con frases claras y concisas. Tu diagnóstico no debe durar más de un párrafo.
  6. Luego enumera los aspectos específicos del problema localizado. Usa cifras, fechas y nombres.
  7. Proporciona toda la información necesaria sobre el problema, como la descripción del tamaño del mercado o la evolución de la tecnología.
  8. Escribe la solución o las soluciones que propones.Adopta un enfoque que permita explicarlo paso a paso, así quedará claramente expuesto el proceso para implementar tu idea.
  9. Acaba el trabajo con un resumen donde se examine el problema, la solución y el resultado que se espera obtener.

Consejos

  • Al escribir un libro blanco, siempre hay que enfocar el problema y describir la solución desde la perspectiva de la audiencia. Por ejemplo, un buen libro blanco diría algo así como “el tiempo medio de producción de la fábrica X disminuye con añadiendo el producto X”.
  • Si quieres publicitar un producto a través de un libro blanco, debes incluir datos como detalles del impacto de tu empresa en el mercado o la superioridad de otras empresas en el sector. Un buen libro blanco identifica un problema específico y sugiere cómo resolverlo, no sirve como un soporte de mercadeo.
  • Las ayudas visuales tales como tablas, gráficos o diagramas son una buena forma de ganar la atención del público y ayudan a respaldar los argumentos que sostienes en el libro blanco. Para los libros blancos que describen procesos técnicos, estas ayudas visuales son especialmente valiosas. Puedes incluirlas como un apéndice en la parte posterior del trabajo.

Cosas que necesitarás

  • Una investigación orientada a un problema
  • Conocer las necesidades de tu público objetivo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página