Cómo mantener seguras las memorias digitales

“Google es una biblioteca o un archivo como un supermercado es un museo de alimentos]” ¿Valoras tu información digital? Prácticamente todos están creando cosas con las computadoras, y algunos lo hacen sin preocuparse por su valor. Pero los discos duros fallan todo el tiempo, y los servicios en línea en los que las personas invierten su tiempo, cierran con alarmante regularidad, llevándose con ellos el trabajo de millones de personas. Aquí te mostramos cómo conservar tus memorias digitales.

Pasos

  1. Haz de inmediato un respaldo rápido. Al menos compra una unidad de USB barata y transfiere a ella todas las carpetas de documentos.
  2. Decide qué es valioso para ti. Algunas preguntas que te puedes hacer son:
    • ¿Te importaría si se borrara mañana?.
    • ¿Te importaría si no tienes registro de eso de diez años?
    • ¿Esa información es reemplazable?
    • ¿Qué tan bueno eres asignándole el valor a las cosas?
  3. Ten precaución al usar los servicios en línea. Recuerda que ningún servicio en línea puede ser considerado como un archivo o un hogar permanente. Algunas veces estos servicios fallan. Otras veces por tu cuenta puede ser suspendida o perder por accidente tu información.
    • Nunca uses un servicio que no te ofrezca una manera fácil de recuperar de nuevo tus datos.
    • Mantén una cuenta actualizada de correo electrónico en todos los servicios que uses, en caso de que el servicio no funcione. Si envían alguna información lo más probable es que sea por medio del correo electrónico.
    • Mantén copias locales de todo.
    • Está atento a las señales de muerte inminente, ya sea de tus datos o del servicio como un todo.
      • Modelo de negocio insostenible o poco claro.
      • Pérdida de información o periodos largos de inactividad.
      • Reportes de cancelación de cuentas por parte del personal del sitio.
      • Una adquisición por parte de otra compañía que no tiene planes claros para su futuro.
  4. Comienza a hacer respaldos. Los métodos de respaldo más baratos y sencillos se encargan de proteger la gran mayoría de las cosas que pueden perderse. El peor error es complicar demasiado tu estrategia de respaldo: entre más complicado y caro insistas en hacerlo, es menos probable que lo vayas a hacer.
    • Primer nivel: Compra una unidad de USB barata y mete ahí tu carpeta de documentos.
    • Segundo nivel: Una vez que hayas decidido qué es valioso, compra un disco duro externo con unidad de USB y comienza a copiar en él más datos. Mantén el hábito de hacerlo por lo menos una vez a la semana.
    • Tercer nivel: Toma en cuenta tener una estrategia automatizada de respaldo.
    • Cuarto nivel: Redundancia geográfica, para aquellas cosas que definitivamente no puedes perder.
  5. Usa cuidadosamente los servicios de respaldo en línea. Ellos tienen su lugar, sobre todo en el caso de una posible redundancia geográfica, pero nunca dependas de ellos como tu única fuente de respaldo.
  6. No te olvides de tus dispositivos móviles. Para muchas personas han suplantado o reemplazado a las computadoras convencionales. Respalda las fotografías y videos de la cámara de tu teléfono.
  7. Considera la opción de crearle una licencia a tu trabajo bajo la licencia de Creative Commons, o de otra manera proporcionar una copia fácilmente descargable para que otras personas las archiven.
  8. Vigila tus medios de almacenamiento. Si una de tus unidades de almacenamiento falla, reemplázala de inmediato.
  9. Piensa en cuántos de tus archivos digitales son la información de otras personas, y en cómo puedes preservar algo de eso.
  10. Recuerda que tus respaldos son útiles solamente en la medida en que tengas los programas para leerlos.
    • Ten cuidado con los programas que te obligan a seguirlos usando.
    • Ten cuidado con los formatos de archivo propietarios o extraños.
    • Usa solamente formatos de archivos que se puedan leer actualmente con una fuente abierta de programas. Los programas de fuente abierta por lo general se mantienen por más tiempo que los programas de fuente cerrada, así que aunque estés usando un programa propietario, podrás abrirlo en el programa de fuente abierta aun después de que el proveedor haya dejado de apoyarlo.

Consejos

  • Si tienes un sitio web, evita usar robots.txt. Asegúrate de que cualquier host que uses, no use robots.txt o una medida técnica similar; esto podría dar como resultado que tu sitio no esté siendo archivado por los servicios de archivo como Internet Archive. Un terrible ejemplo de lo anterior es Fotopic, el cual tenía una configuración rota de robots.txt, lo que significaba que cuando cerró sin ningún aviso, el Internet Archive “no tenía copias públicas de ninguna de las cientos de miles de fotos que ahí habían”, copias que podían haber sido usadas por sus antiguos miembros para rehacer sus colecciones.
  • Si tienes un sitio web alojado, piensa en comprar tu propio dominio, si el servicio permite dominios personalizados. En el caso de que el servicio cierre, técnicamente es bastante sencillo que alojes el contenido tu mismo.

Cosas que necesitarás

  • Discos duros externos de unidad USB y otras fuentes de respaldo; cuanto más sencillos mejor, así podrás usarlo de manera regular.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página