Cómo jugar al Blackjack

El Blackjack (veintiuno o veintiuna) es un juego sencillo de cartas que tiene un mayor número de jugadores que la ruleta, los dados y el bacará juntos. El Blackjack es principalmente un juego de suerte y azar, pero también tiene algo de estrategia. Aquí tienes cómo poner la suerte de tu lado en uno de los juegos de casino más populares del mundo.

Información básica

  1. Aprende el valor de las cartas. En el Blackjack, cada carta tiene un valor que permanece constante a lo largo del juego. La meta es alcanzar 21 con el menor número de cartas posibles. Aquí están sus valores:
    • Cartas numeradas: el valor es el número de la carta.
    • Las figuras (la jota o sota, la reina y el rey): su valor es de 10.
    • As: su valor puede ser de 1 o de 11 dependiendo de la situación. Se cuenta como 11 (generalmente) a menos que te pases de 21, en cuyo caso cuenta como 1.
      • Un As y una figura equivalen a 21 con sólo dos cartas, eso es lo que se llama Blackjack.
  2. Controla tus decisiones: la ventaja más grande que tiene el casino es que el jugador siempre tiene que jugar primero. Si el jugador se pasa (de 21), el casino inmediatamente toma el dinero del jugador. Si el casino se pasa en la misma mano, el jugador pierde de todas formas. El repartidor es el último en jugar la mano. Tienes dos opciones básicas cuando es tu turno:
    • Pedir: Pide otra carta. Puedes pedir hasta que te pases de 21.
    • Quedarse: Te mantienes con tus cartas y no haces nada. No recibirás más cartas.
    • También existen otras posibilidades que puedes utilizar en ciertas manos:
      • Asegurar o seguro: Sólo lo puedes hacer cuando el repartidor muestra un As. Es colocar una nueva apuesta que paga 2 a 1 si el repartidor tiene un Blackjack. Pierdes tu otra apuesta (que te paga 3 a 2) pero ganas el seguro, resultando en empate.
      • Doblar la apuesta: Duplicas tu apuesta y te dan sólo una carta más. Se utiliza generalmente cuando tus dos cartas iniciales suman 10 o 11.
      • Dividir pares o separar: Si tienes dos cartas con el mismo valor, puedes dividir tu mano en dos. Si tus dos manos ganan, obtienes el doble de tu apuesta. Si sólo una mano gana, terminas parejo. Si tus dos manos pierden, pierdes el doble de tu apuesta. Para dividir la mano, separa las cartas y haz una apuesta doble.
      • Rendirse: en muchos casinos, puedes (antes de jugar y después de determinar si el repartidor tiene un Blackjack) rendirte y sólo pagar la mitad de tu apuesta. Es recomendable rendirse cuando el repartidor muestra una figura y el jugador tiene una mano que posiblemente se pase.
        • Cuando el repartidor tiene un As, él automáticamente revisa para ver si tiene un Blackjack. Rendirse anticipadamente es cuando te rindes antes de que el repartidor revise si tiene un Blackjack.
  3. Empieza a ganar. Para ganar, el jugador tiene que estar más cerca de 21 que el repartidor, sin pasarse. Si el jugador supera la barrera del 21, entonces se "pasa". Si ambos quedan en el mismo número, es un "empate", ni el jugador ni la casa ganan. Un Blackjack es cuando tu primera mano es de un As y un 10, o una figura.
    • El repartidor continúa repartiendo hasta que uno de los jugadores decida quedarse. Después juega su propia mano, lo que determina el final del juego. Obviamente cada mano es diferente. Por lo general, los jugadores que utilizan la "estrategia del repartidor" piden en 16 o menos. Funciona un poco mejor que utilizar la estrategia de "nunca pasarse", donde siempre te quedas en 12 o más.

Reglas y estrategia

  1. Entiende las "reglas de la casa". Muchos casinos siempre se "quedan" en 17 o más. Algunos "piden" si tienen un "diecisiete suave" (un As y un 6). Algunos casinos (aunque es raro) piden un "anticipo" como en el póquer (en estos casinos se favorece a la casa hasta un 20%). Vas a entender rápidamente las reglas del casino cuando te sientes a jugar.
    • Los casinos tienen diferentes normas sobre el seguro, dividir y doblar la apuesta en lo que respecta a cómo y cuándo puedes hacerlo. El repartidor seguramente te dirá cuando sea el caso. Por ejemplo, algunos casinos no te permiten dividir un tercer As; en cuanto a rendirse, algunos sólo permiten rendirse de forma temprana o tardía.
  2. Reconoce las implicaciones de asegurar, dividir, doblar la apuesta y rendirse. Todas las acciones extras favorecen a la casa, ¡no sería un juego de casino de no ser así!
    • Cuando aseguras, estás apostando que la carta oculta del repartidor es un 10, una jota, una reina o un rey. Existen 13 tipos posibles de cartas en la baraja. Tienes menos de 1 de 3 probabilidades de que salga. El mejor momento para asegurar es cuando ¡tienes un Blackjack! Si el repartidor también tiene Blackjack, habrá un empate; tu apuesta de seguro paga 2 - 1 lo cual ¡es mejor que la apuesta original de 3-2!
    • Cuando haces una apuesta doble, obtienes sólo una carta más. Es posible que no te guste la mano con la que termines. ¡Y eso es exactamente lo que espera el casino! Nunca dobles la apuesta si el repartidor tiene un As o una figura (a menos que tengas un 11).
    • Dividir puede convertir una mano excelente en un mano mala y viceversa. Aquí tienes un par de reglas de oro: Nunca dividas cincos, (tu total es 10, probablemente vas a terminar mal). Siempre divide sietes, ochos o ases. Dividir sietes y ochos cambia manos probablemente malas a manos ganadoras. Dividir ases es ventajoso, pero entiende esto: Solamente te permiten dividir ases una vez y sólo puedes tomar una carta por cada mano nueva. Los casinos imponen esa regla porque dividir ases, sin esa restricción, es una gran ventaja.
      • De nuevo, con la excepción de uno que otro casino.
    • Una vez que te "rindes", las acciones del repartidor no son de importancia (para ti). Si la mano del repartidor se pasa, de todos modos ya te rendiste.
  3. Comprende cómo contar cartas. No vas a contar literalmente el valor de todas las cartas. Lo que algunos jugadores hacen (cuando son muy buenos) es contar el "valor" de la baraja o más específicamente, cuántos ases y diez faltan por jugar. Si todavía quedan muchos, suben sus apuestas, sabiendo que tienen más probabilidades de conseguir una mano mejor.
    • Pero los casinos conocen este método y la mayoría ahora utiliza varias barajas en el "zapato" o quitan un sección de la baraja que el jugador no ve o hacen ambas cosas. Con seis barajas en juego y sin algunas cartas, es virtualmente imposible contar el número de cartas buenas en la baraja.
      • Es por esto que no se describe detalladamente el conteo de cartas. Mira la guía de conteo de cartas en wikiHow si te interesa saber los detalles.

Etiqueta y juego en un casino

  1. Toma asiento en una mesa abierta. Cuando se termine la mano (si no estás solo en la tabla), saca tu dinero y dile al repartidor qué tipo de fichas quieres. El cambiará tus monedas por un pila de fichas. Luego, colocas tu apuesta en la caja de apuesta y ¡estás listo!
    • Si eres nuevo en el Blackjack, no te sientes en el asiento en el extremo izquierdo de la mesa. Ya que este lugar está al lado del repartidor y los otros jugadores te van a presionar mucho si el repartidor saca un 10 o un As por tu culpa. Aunque no es nada lógico, nadie dijo que las personas, especialmente los jugadores, lo fueran.
  2. Empieza a utilizar tus manos. En la mesa de Blackjack de un casino, estar en silencio pasa totalmente desapercibido. No necesitas decir ni una sola palabra para jugar. De hecho, te mezclas más con la multitud si no dices nada.
    • Para pedir, puedes golpear la tabla con uno o dos dedos, o raspar la mesa con la punta de tus cartas. Para quedarte, coloca tus fichas sobre tus cartas boca abajo. Para dividir, agrega otra apuesta y divide tus cartas. Para doblar, todo lo que tienes que hacer es poner otra ficha en tu caja de apuestas.
  3. Asume que el repartidor tiene un diez. A final de cuentas, la carta boca abajo tiene más probabilidades de ser un 10 (o una figura) que cualquier otro valor. Así es cómo funciona la estrategia básica. Si el repartidor muestra un 6 o menos, la idea es que se pase. Esa es la estrategia básica.
    • Tienes que tener en cuenta tus cartas y las del repartidor. Si tienes 16 y el repartidor muestra un 6, quédate. Tiene que tomar otra carta. Pero si tienes un 16 y el repartidor muestra un 7, bueno... tú decides. Si estás solo en una mesa o con un grupo de amigos o conocidos, el repartidor probablemente esté feliz de poder otorgarte su "experiencia".
  4. Aprende a parar. Al igual que en el póquer, el Blackjack tiene mesas buenas y malas. No se necesita ser un profesional para saberlo, lo sabrás cuando ¡se te estén acabando las fichas! Si eres buen observador, posiblemente te darás cuenta de que mesa está buena sólo con mirarla.
    • Una regla de oro es apostar en incremento. Si ganas dos apuestas de $5 y luego pierdes una de $10, ¡no pierdes nada! Cuando pare tu racha ganadora (debes ser feliz de sólo haber tenido una) continúa con tu apuesta mínima hasta que la tabla se ponga buena de nuevo.
  5. Una regla de oro básica es siempre parar con un 17 fuerte o más, nunca pares con un 17 suave, manos dobles suaves A,2 y A,3 vs 5-6, A,4 y A,5 vs 4-6, y A,6 y A,7 vs 3-6.

Consejos

  • Aprende la estrategia básica de juego del Blackjack. Los casinos sólo tienen un 2% de ventaja si la utilizas.
  • "Quédate" en 17. La mayoría de casinos no permiten "pedir" al repartidor si tiene un 17, así que por lo general es "seguro" quedarse en 17.
  • Olvídate de contar cartas, a menos que estés preparado para apostar miles de dólares en una sola mano. Contar cartas es un 95% estrategia de apuesta y un 5% estrategia de juego. Convierte la ventaja de 2% de los casinos en una ventaja del 2% para ti. Lo que significa que si apuestas un total de $1000 en una hora, ganarás $20 ¡si no cometes ningún error! Estrategias como esa son inútiles cuando hay muchos jugadores en una sola mesa. Es fácil distinguir a un contador de cartas. Y si juegan en una mesa solos, serán más evidentes todavía. Una mejor idea: Ve y pásala bien jugando con la estrategia básica, si eres cuidadoso, es posible que ganes algo.
  • Un error común sobre las reglas es que en empate, el repartidor gana. Esto sólo se cumple en los juegos informales. En un casino el empate significa que nadie pierde dinero y el repartidor no gana.
  • Un buen momento para doblar la apuesta es cuando se tiene un 11.
  • En los juegos informales de Blackjack, el último jugador en tener un Blackjack es el repartidor. Esto parece injusto, pero aquí tienes la explicación: El repartidor puede perder con varios jugadores al mismo tiempo. Se arriesga mucho más por cada juego y debe permanecer dentro de los límites cuando debe pedir y quedarse.
  • No "pidas" más cuando muestres un 12. Lo más probable es que te pases y pierdas la ronda, especialmente si el repartidor muestra cartas con valores bajos.
  • No "pidas" si tienes 15 o más.
  • Si el repartidor muestra una figura o un As (especialmente un As), considera rendirte. Si tienes 13, 14, 15 o 16 lo más probable es que te pases. Si el repartidor muestra un As, sin importar que tan mala sea la carta que reciba (si es que la necesita), siempre tendrá oportunidad de pedir de nuevo. Es una ventaja enorme para la casa.
  • Si no tienes suficiente dinero para doblar o dividir, da algo de dinero por más dinero. La ventaja para la casa sube 1.9%.

Advertencias

  • No juegues si estás en estado de embriaguez. Perderás tu dinero.
  • No vayas al casino si no tienes un salario balanceado. Endeudarte es algo muy serio.

Cosas que necesitarás

  • Una baraja (si no juegas en un casino donde hay muchas)
  • Dinero (si vas a apostar)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página