Cómo calibrar una guitarra

Aprender a conocer mejor a tu guitarra es algo maravilloso, ya que te ayudará a la larga. Este artículo desarrolla un procedimiento que te permitirá calibrar una guitarra paso a paso. Al igual que con cualquier proyecto, lo primero que necesitarás es un buen juego de herramientas.

Ajustando el cuello de la guitarra

  1. Comprueba la rectitud del cuello. Inspecciona el cuello en busca de signos de deformación o curvatura. Para comprobar con mayor precisión, usa una regla a lo largo de la guitarra, apoyándola sobre los trastes. Haz esto en ambos lados para asegurarte de que el cuello no se tuerza.
    • Querrás que el cuello de tu guitarra siempre tenga una ligera curva hacia adentro, por lo que el clavijero se doblará ligeramente hacia el puente. Los diseñadores de guitarras se refieren a esta curva como si se le diera un poco de "alivio" al cuello de tu guitarra. Debes tener un espacio muy pequeño entre el cuello y el borde recto. Si el cuello se aleja de las cuerdas (es decir, si se curva hacia atrás), es posible que tengas un problema que afectará a la acción de la guitarra y deberás llevarla a un taller para que la revisen.
  2. Haz una medición más exacta si crees que se puede enderezar el cuello de tu guitarra. Utiliza la cuarta cuerda para comprobar la rectitud del cuello, marcando la altura de las cuerdas. Después de colocarle las cuerdas a la guitarra, toca la cuarta cuerda en el primer y vigesimosegundo trastes, o cualquiera que sea el traste más alto en el cuello de tu guitarra. A continuación, mide la distancia que hay entre la cuerda y el cuello en el duodécimo traste. Idealmente, deberías ser capaz de deslizar una tarjeta de presentación por debajo de las cuerdas. Puedes comprobar la rectitud de todo el cuello tocando notas en diferentes lugares y utilizando la cuerda como un borde recto.
    • Si tienes acceso a una galga, toma un capo y colócalo sobre el primer traste. Mantén pulsada la cuerda más grave en el último traste. Con la galga, mide la distancia que hay entre la cuerda y el octavo traste. La medida debe ser de aproximadamente 0,010 pulgadas (0,254 mm). Si esta medida es mayor que 0,010 pulgadas, tendrás que ajustar el alma girando la llave Allen en sentido horario.
  3. Ajusta el alma para ajustar el cuello. Si necesitas realizar un ajuste a la curvatura del cuello, retira la tapa del alma, que normalmente se encontrará en la parte superior del cuello en la mayoría de las guitarras, pero también en el fondo, cerca del puente. Ajusta con delicadeza, realizando suaves giros con la llave Allen de tamaño apropiado.
    • Si el cuello de tu guitarra demasiado convexo, se le tiene que dar vuelta a la llave Allen hacia la izquierda, levantando las cuerdas. Al hacer este ajuste, tómate tu tiempo y solo gíralo un cuarto de vuelta a la vez. Luego deja que la guitarra se acomode un poco y vuelve a ajustarla antes de comprobar de nuevo o de intentar tocarla. Déjala reposar durante la noche.
  4. Verifica el ángulo que hay entre el cuello y el cuerpo. Si el alma de tu guitarra se ajustó correctamente, pero las cuerdas por encima del duodécimo traste están demasiado lejos del cuello, es posible que exista un ángulo entre el cuello y el cuerpo. Asegúrate de que la guitarra esté apoyada sobre una superficie de trabajo plana y retira las cuerdas antes de intentar desmontar el cuello. Los cuellos que tienen pernos pueden desprenderse del cuerpo al desajustarse los cuatro pernos ubicados en la parte posterior de la guitarra, para así asegurarse de que la juntura esté alineada.
    • El cuello de la guitarra debe estar paralelo al cuerpo de la guitarra, pero a menudo habrá un montón de serrín de la fábrica, lo que significa que el cuello estará torcido. Si está torcido, limpia el área y vuelve a ensamblar el cuello.
    • Si el ángulo del cuello sigue siendo incorrecto, puedes cambiarlo colocando un "separador", ya sea entre los dos tornillos inferiores para inclinar el cuello hacia atrás o entre los dos tornillos superiores para inclinar el cuello hacia adelante. Las notas autoadhesivas o "Post-It" u otros productos afines funcionarán bien, ya que estas se adhieren a la superficie y no se moverán cuando estés ajustando los tornillos nuevamente. Si necesitas un separador más grueso, solo dobla la nota de post-it sobre sí misma.

Ajustando la acción y la entonación

  1. Ajusta la acción de las cuerdas de la guitarra. La "acción" de una guitarra se refiere al espacio que hay entre cuerdas y el cuello. Los guitarristas con un toque ligero usualmente pueden tener la acción más baja, mientras que los guitarristas pesados pueden necesitar más altura para evitar que las cuerdas estén muy sueltas. Lo más importante es que la altura de las cuerdas sea cómoda para ti y que no haya ningún zumbido. Si tienes un par de guitarras, primero prueba estos procedimientos en la menos preciada y luego intenta hacerlo en tu preferida.
    • Comienza la medición de la distancia desde la parte inferior de la cuerda hasta el primer traste. Esto te ayudará a determinar si las ranuras de la cejuela se redujeron a la profundidad adecuada. Si esta medida no coincide con las especificaciones, debes tomar tu guitarra y llevarla a un taller. La altura de las cuerdas en el duodécimo traste determinará si se debe bajar o subir el puente de la guitarra. Aquí te presentamos algunas de las especificaciones estándar para guitarras eléctricas:
      • Espacio entre el primer traste y la primera cuerda: 0,397 mm o 0,0156 pulgadas
      • Espacio entre el primer traste y la sexta cuerda: 0,794 mm o 0,0313 pulgadas
      • Espacio entre el duodécimo traste y la primera cuerda: 1,191 mm o 0,0469 pulgadas
      • Espacio entre el duodécimo traste y la sexta cuerda: 1,984 mm o 0,0781 pulgadas
  2. Haz un ajuste rápido y sencillo. Suponiendo que el alma de tu guitarra se ajusta correctamente, y que el ángulo del cuello es adecuado, ajusta la altura de la primera cuerda (la más aguda) para que apenas pueda pasar una moneda de 10 centavos de dólar estándar colocada en el duodécimo traste. Una moneda de diez centavos de dólar tiene un espesor de 1,6 mm. Querrás tener una acción ligeramente más baja, si lo puede manejar.
    • La tercera cuerda (sol) y la segunda cuerda (si) se ajustan de manera similar; no obstante, las cuerdas entorchadas (la cuarta, la quinta y la sexta) pueden estar más alejadas de los trastes.
  3. Entona tu guitarra. Tu guitarra puede estar afinada en los primeros 12 trastes, pero cuando ya has pasado el duodécimo traste y tocas una nota, puede sonar terrible. Si esto ocurre, sabrás que necesitarás entonar tu guitarra. Para hacer esto deberás tener un puente con monturas ajustables. Generalmente en la parte inferior del puente habrán tornillos que te permitirán ajustar las monturas hacia adelante o hacia atrás, lejos de la parte superior de la guitarra. Siempre deberás ajustar la entonación como el último paso de la calibración de tu guitarra, porque los ajustes que hagas cambiarán la entonación de tu instrumento.
    • Para realizar ajustes, usa tu afinador y comienza con la primera cuerda, revisando el duodécimo traste (la nota justo por encima del traste), y el duodécimo traste de la nota mi; estos deben sonar igual. Si no es así, tendrás que ajustar la distancia.
      • Si el tono del duodécimo traste es más agudo que la octava armónica natural, entonces tensa la cuerda moviendo la montura de nuevo hacia el puente.
      • Si el tono del duodécimo traste es más grave que la octava armónica, entonces tendrás que aflojar la cuerda y mover la montura hacia la parte superior de la guitarra.
    • Repite este proceso con las cuerdas y así tendrás una guitarra bien entonada. Si eres perfeccionista, puedes llevar tu guitarra a un taller de reparación que tenga un afinador estroboscópico para una precisión aún mayor.
  4. De ser necesario, considera cambiar los trastes de tu guitarra. Si un par de trastes provocan zumbidos mientras los tocas, es posible que tu guitarra tenga trastes desiguales. Si te atreves, puedes intentar mejorar tus trastes nivelándolos. En primer lugar, asegúrate de que el alma, la acción y el ángulo del cuello estén ajustados correctamente; un cuello con demasiado arco puede empeorar los trastes desiguales. Por otra parte, si cualquier traste se sale, puedes volver a colocarlo con un martillo de plástico.
    • Si no es suficiente, puedes lijar tus trastes. Asegúrate de ajustar el cuello tanto como puedas (pero sin romper el alma de la guitarra) y asegúrate de que tu guitarra esté apoyada sobre una superficie plana; luego, cubre el cuello y las superficies acabadas cercanas con cinta para protegerlas, dejando los trastes expuestos. Consigue un bloque de lijado y un papel de lija grano 100. Luego, con el bloque de lijado, deberás lijar y aplanar todos los trastes de forma simultánea; cualquier traste más alto estará al mismo nivel que los demás.
    • Si los trastes están en muy mal estado, la nivelación de estos será demasiado difícil y puede que tengas que retrastear tu guitarra, es decir, cambiar todos los trastes en el cuello de tu guitarra. Esto es, a la vez, difícil y costoso, y es más económico consultar a un luthier para el trabajo.
  5. Ajusta el puente de trémolo. El ajuste más importante, que es único para el Floyd Rose, es asegurarse de que el puente de trémolo esté bien equilibrado. Primero, verifica el alma de tu guitarra, así como el ángulo de su cuello y cuerpo. Con tu guitarra afinada, mira cuidadosamente el puente de trémolo; esta debe ser paralela al cuerpo. Si ese no es el caso, ajusta los resortes que se encuentran en la parte posterior de la guitarra.
    • Afina tu guitarra otra vez, y comprueba el puente de trémolo. Repite hasta que el puente de trémolo se encuentre paralelo al cuerpo. Una vez que se ha realizado este paso, deberás volver a afinar y reajustar la acción y la entonación de tu guitarra. A medida que ajustes la entonación, es posible que el puente de trémolo se mueva y tengas que reajustarlo, en cuyo caso tendrás que volver a hacer la entonación.
  6. Listo.

Consejos

  • Cambia las cuerdas con frecuencia. Utiliza las cuerdas del mismo calibre siempre. El calibre de las cuerdas es una preferencia personal. La mayoría de las guitarras de cuerpo sólido vienen de fábrica con cuerdas de un calibre ligero (.009 - .042). La mayoría de los guitarristas de jazz prefieren un calibre un poco más grueso (desde .010 hasta .046). Por supuesto, Stevie Ray usó cuerdas de .013 a .056, por lo que realmente debes tratar de tocar con diferentes calibres hasta que encuentres la fuerza que te gusta. Además, las cuerdas más gruesas son ideales para tocar con slides , pero si lo que haces es un montón de bending, debes probar el calibre .009 o incluso el .008.
  • Si las cuerdas de tu guitarra están demasiado alejadas del cuello cerca de la cejuela (por ejemplo, en el primer traste), podrías beneficiarte si reduces el espacio que hay entre las cuerdas y el cuello en la cejuela. No obstante, esto puede ser muy difícil de hacer.

Cosas que necesitarás

  • Un nuevo juego de cuerdas (las que has planeado usar regularmente)
  • Cortaalambres o alicates
  • Afinador electrónico
  • Destornillador(es) (dependerá de la guitarra)
  • Llaves Allen (de 1/4 pulgadas o 5/16 pulgadas o más variedades, dependiendo de tu guitarra) o un destornillador hexagonal
  • Una regla de metal
  • Un capo
  • Una regla pequeña con incrementos de 1/16 pulgadas
  • Galgas de precisión (0,002 - 0,025)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página