Cómo jugar con las cartas de Pokemon

Si te gustan las películas, el programa de televisión o los videojuegos de Pokemón, también puedes jugar el juego de cartas coleccionables de Pokémon (o Pokemón TCG). ¡Esta es una manera genial de divertirte con tus amigos y experimentar las batallas pokémon en la vida real! Lee abajo para averiguar cómo jugar Pokemón TCG.

Dispón tus cartas

  1. Baraja tu mazo. Tu mazo debe tener 60 cartas y debes barajarlo bien. De un tercio a la mitad de tu mazo deben ser cartas de energía.
  2. Roba 7 cartas. Toma 7 cartas de la parte superior del mazo y colócalas a un lado, boca abajo.
  3. Roba tus cartas “de premio”. Estas son las cartas con las que podrás jugar o que usarás siempre para noquear a uno de los pokemón de tu oponente. Por lo general, deberías usar 6 cartas de premio, pero se pueden utilizar 3 para un juego más rápido (ya que el número de cartas de premio es el mismo que el número de pokemón que tendrás que noquear para ganar). Pon estas cartas en una pila al lado.
  4. Coloca el resto de tu mazo al lado. Normalmente, se colocan en el lado opuesto al mazo de cartas “de premio”, que suele estar a la derecha. Tu pila de cartas descartadas estará al lado del mazo.
  5. Encuentra un pokemón básico. Busca un pokemón básico en tu mano de 7 cartas. Si no hay ninguno, baraja tu mazo de nuevo. Tu oponente puede robar una carta si lo desea. Debes tener un pokemón básico en el campo o si no, tu oponente gana de manera automática.
  6. Escoge tu pokemón activo. Si tienes al menos un pokemón básico en tu mano, pon el que deseas usar para atacar primero boca abajo en el área de juego a unas pulgadas en frente de ti. Si tienes más cartas de pokemón básico en tu mano, puedes ponerlas boca abajo debajo de tu pokemón activo si gustas (es tu banca).
  7. Determina quién ataca primero. Si tienes problemas para decidir quién debe ir primero, lanza una moneda para ver quién comienza.
  8. Coloca tus cartas en la dirección correcta. Cuando estés listo para empezar, asegúrate de que tanto tus cartas de pokemón activas como las de la banca estén boca arriba. Sin embargo, el resto de tu mano, los premios y el resto de tu mazo deben estar boca abajo.

Juega tu baraja

  1. En tu turno, puedes robar la carta que se encuentra en la parte superior de tu mazo. Siempre puedes robar una carta en tu turno y no es la única acción que puedes realizar. No se te permite tener más de 7 cartas en tu mano a la vez.
  2. Realiza una acción. Una vez que has robado una carta, puedes realizar una acción (se mencionan en los pasos 3-8 abajo).
  3. Coloca un pokemón básico. Si tienes un pokemón básico en tu mano, puedes colocar ese pokemón en tu banca.
  4. Utiliza tus cartas de energía. Por cada turno, puedes adjuntar una carta de energía debajo de cualquier pokemón, a menos que le hayas aplicado un efecto especial.
  5. Utiliza cartas de entrenador. Estas cartas no necesitan explicación y te permiten hacer muchas cosas útiles. No puedes emplear las cartas de entrenador, de partidario o de estadio en el primer turno, pero sí después. Te serán de mucha utilidad más adelante en el juego.
  6. Haz evolucionar a tu pokemón. Si tienes cartas de evolución para un pokemón que está activo o en tu banca, puedes hacerlo evolucionar. Ninguno de los jugadores puede hacer evolucionar un pokemón en el primer turno, pero sí después. Además, no puedes hacer evolucionar las cartas de pokemón que acabas de evolucionar en ese turno.
  7. Usa el poder de un pokemón. Algunos pokemones tienen poderes o habilidades especiales que puede usar además de atacar. Estas habilidades se mencionan en las cartas.
  8. Retira tu pokemón. Si ha recibido demasiado daño, puedes retirar tu pokemón. El costo del retiro se menciona en la carta del pokemón.
  9. Ataca a tu oponente. Lo último que puedes hacer en tu turno es atacar a tu oponente con el pokemón activo. Siempre puedes atacar, pues se considera una acción aparte de la única acción que se te permite.

Ataca a tu oponente

  1. Ataca. Para atacar, debes tener un monto de energía necesario para el costo del ataque (se menciona en la carta a la derecha del nombre del ataque) y tener cartas de energía adjuntas al pokemón.
  2. Date cuenta de la debilidad de tu oponente. Cuando ataques, date cuenta del elemento de debilidad del pokemón activo de tu oponente. La víctima recibe un daño adicional si tu pokemón es del elemento al que es débil.
  3. Fíjate en el elemento de resistencia del pokemón víctima. La víctima recibe menos daño si tu pokemón es del elemento al que es resistente.
  4. Algunos ataques no necesitan cartas de energía específicas. Ciertos ataques usan energía sin color. Esto quiere decir que es posible utilizar una carta de energía cualquiera para ejecutar el ataque. A veces, este ataque puede requerir energía sin color, pero en ocasiones, requerirá una combinación de energías.
  5. Emplea los contadores de daño. Cuando tengas una batalla, puedes usar los contadores de daño (que se encuentran en el mazo pokemón inicial) o puedes usar los dados, o algo parecido, para hacerle un seguimiento a los daños; de modo que no haya confusiones, en especial en las ligas y en los torneos.
  6. Desecha un pokemón noqueado. Un pokemón noqueado se debe colocar en la pila de cartas descartadas (tu pokemón en tu pila y los de tus oponentes en las suyas).

Sana condiciones especiales

  1. Trata a un pokemón envenenado. Coloca un marcador de veneno en el pokemón envenenado. Coloca un contador de daño en él después de completar cada turno.
  2. Trata a un pokemón dormido. Lanza una moneda entre turnos; si sale cara, el pokemón se despierta. Si sale cruz, no puede retirarse ni atacar. La carta de un pokemón dormido se gira a la izquierda.
  3. Trata a un pokemón confundido. Lanza una moneda antes de atacar; si sale cruz, coloca tres contadores de daño en el pokemón confundido y el ataque será nulo. Si sale cara, tu pokemón se recupera de la confusión y usa el ataque de forma normal. La carta de un pokemón confundido se coloca de cabeza.
    • Si un lanzamiento de moneda afecta un ataque (como el doble arañazo), entonces primero lanza la moneda por la confusión y luego por el ataque como es normal.
  4. Trata a un pokemón quemado. Si tu pokemón está quemado, coloca un marcador de quemadura en él. Lanza una moneda. Si sale cara, el pokemón no recibe ningún daño por la quemadura. Si sale cruz, pon dos contadores de daño en el pokemón quemado.
  5. Trata a un pokemón paralizado. El pokemón paralizado no puede retirarse o atacar en ese turno. Después de este turno, vuelve a la normalidad. Las cartas de un pokemón paralizado se giran a la derecha.
  6. Cura a tu pokemón herido. La forma más fácil de curar a un pokemón herido es regresarlo a la banca. También puedes usar las cartas de entrenador si tratan este problema específico y si las tienes en tu mano en ese momento.

Consejos

  • Usa artículos para recobrar la salud.
  • ¡Únete a una organización como “Play! Pokemón” para aprender más sobre cómo jugar Pokemón TCG y para encontrar nuevos amigos con quienes jugar!
  • Usa las cartas de los pokemones más débiles primero y guarda las mejores para el final.

Advertencias

  • Sé un buen deportista cuando juegues. No pelees si pierdes y siempre da la mano antes y después de la partida. Recuerda que se supone que debes divertirte, no enojarte o entristecerte.
  • Si jugar partidas es muy difícil o te enoja mucho, siempre puedes solo coleccionar e intercambiar las cartas sin jugar.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página