Cómo encontrar la energía para limpiar una casa extremadamente desordenada

Existen pocas casas que están "increíblemente desordenadas". Algunas pueden estar demasiado desordenadas hasta el punto que el puro pensamiento de limpiarlas suena aterrador. Sin embargo, puedes hacerlo, pero se necesita que tú y otros aprendan a olvidarse de esos malos hábitos. Una casa arreglada, créelo o no, es más fácil de manejar que una desarreglada (y además es más agradable para vivir).

Pasos

  1. Identifica la razón por la cual la casa está exageradamente desarreglada. ¿Es porque tú eres el desorganizado o alguien más contribuye a esto?
  2. En cualquier caso debes establecer reglas para la organización y estándares de limpieza, y apégate a ellos; ejemplo, no comida en ciertos cuartos, toda la ropa sucia debe ir en su lugar, etc.
  3. Empieza con un cajón o armario a la vez, digamos, en la cocina y sigue los pasos de abajo para cada uno.
  4. Si hay un cuarto de la casa que sea exclusivamente tuyo, empieza por ese.
  5. Quita el desorden. Saca todo lo que está en el cuarto (incluyendo la cama) y limpia bien todo el cuarto. Limpia las paredes, el piso y sacude todas las superficies. Voltea el colchón y aspira la cama.
  6. Lava toda la ropa de cama, incluyendo los edredones, sabanas, etc.
  7. Coloca sólo lo esencial en el cuarto – la cama, la ropa y los artículos personales.
  8. Observa lo que queda del cuarto. Pregúntate a ti misma, "¿realmente necesito todo esto?" De no ser así, simplemente deshazte de ello. Esto puede significar simplemente regresar las cosas a su lugar, como los libros que ya terminaste o los DVDs que ya viste.
  9. Recicla los artículos que no quieras. Si todavía pueden usarse, llévalos a una tienda de caridad o véndelos en línea.
  10. Repite este ejercicio por cada cuarto en la casa hasta que ya no esté desordenada.
  11. Repite regularmente. O al menos, antes de que se vuelva a salir de control.
  12. Deléitate en la limpieza.

Consejos

  • "Poquito y seguido" es mejor que tener un mugrero en la casa que no puedas terminar de recogerla en un sólo día.
  • Empieza con el que creas será el cuarto más difícil de acomodar; todo lo demás parecerá difícil después de eso.
  • Sé estricto contigo misma. Observa críticamente la casa. Si no has usado algo en 6 meses o más (con excepción de las cosas que se usan por temporadas), entonces deshazte de ellos. Existe la probabilidad de que no vuelvas a necesitarlo.
  • No te desanimes; el esfuerzo involucrado realmente te será recompensado con un hogar más brillante y atractivo en el que disfrutarás vivir.

Advertencias

  • Cambiar los hábitos toma tiempo, así que no esperes hacer todo a la primera. Hacer que otros también quieran cambiar es más difícil, pero vale la pena perseverar.
  • Prepárate para arrepentirte de haber tirado cosas. La Ley de Sod dice que la herramienta que no has usado en 5 años es la misma que vas a usar una semana después de haberte deshecho de ella.
  • No te canses de más; si pierdes la energía para completar una tarea no la terminarás, así que tómate tu tiempo y descansa, tómate una taza de té y luego sigue trabajando.
  • Las reglas no son para romperse, así que intenta no perder tu enfoque sobre ellas.
  • Es fácil culpar a otros, así que no pierdas to responsabilidad para completar la tarea que te pusiste.
  • No te obsesiones. Intenta mantener un hogar no una casa de exhibición. Las sillas son para sentarse, no para que estén inmaculadas todo el tiempo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página