Cómo hacer fondant a base de malvaviscos

¡Noticia de última hora! El fondant puede saber bien y ser divertido. A muchas personas les gusta como queda el fondant, pero odian como sabe y lo caro que es. Esta receta, en la que se sustituye por malvaviscos, ofrece una solución barata y que sabe mucho mejor que el fondant de verdad.

Haciendo la mezcla de fondant

  1. Usa manteca para engrasar una cuchara de madera y tu zona de trabajo. Los malvaviscos son extremadamente pegajosos y lo pasarás mal trabajando con ellos si no pones mucha manteca durante el proceso de hacer el fondant. La manteca evita que los malvaviscos se peguen a la encimera y la cuchara que estás usando.
    • Pringa manteca por toda la cuchara, no sólo la parte de abajo. Cubre también el mango.
    • Unta manteca en una tabla de cortar grande, una bandeja para hornear o cualquiera que sea la superficie donde tengas pensado amasar y aplanar la masa de fondant. Es un trabajo bastante desordenado, así que necesitarás una superficie grande.
  2. Pon los malvaviscos en un bol grande apto para microondas. Usa el más grande que tengas que quepa en el microondas. Pon todos los malvaviscos en el bol y echa 2 cucharadas de agua por encima.
  3. Calienta en el microondas los malvaviscos en incrementos de 30 segundos. Lo que quieres es fundir los malvaviscos, pero hazlo despacio para que no sea un desastre. Revisa los malvaviscos cada 30 segundos para comprobar su estado y saca el bol del microondas cuando estén fundidos.
  4. Incorpora el azúcar en polvo. Echa media bolsa de azúcar en polvo en la mezcla de malvaviscos y usa la cuchara para mezclarla. Echa más azúcar en polvo y continúa removiendo. La mezcla se hará muy dura y será difícil moverla con la cuchara. Ahí es cuando tienes que dejar de añadir azúcar. Puede que no necesites la bolsa entera.

Amasando y dejando reposar la masa

  1. Incorpora el saborizante y el colorante alimenticio. Ahora es el momento de añadir la esencia y el color que hayas elegido. Si no quieres que todo el fondant sea del mismo color, separa la masa en partes antes de añadir los colores diferentes.
  2. Amasa la masa de fondant. Ponla en tu superficie de trabajo. Úntate bien las manos con manteca. Empieza a amasar el fondant como lo harías para hacer pan. Continúa amasando hasta que la masa sea flexible y tenga la consistencia del fondant de verdad; deberías poder estirarla sin romperla. Necesitarás amasarla unos 8-10 minutos para conseguirlo.
    • Es posible que la masa esté muy caliente al principio, así que ten cuidado cuando empieces a amasar. Espera un par de minutos si es necesario para no quemarte.
    • Deja la manteca cerca para poder untarte los dedos a medida que trabajas; necesitarás bastante durante el proceso.
    • Si la masa parece muy seca, incorpora otra cucharada de agua para hacerla más elástica.
  3. Deja reposar el fondant. Haz una bola con el fondant. Cúbrela con una capa fina de manteca vegetal y tápala con film transparente para que no se seque. Ponla en el frigorífico y deja que repose durante la noche.

Estirando la masa y usando el fondant

  1. Estira la masa justo antes de usarla. Desenvuelve la bola del plástico y ponla en una zona de trabajo engrasada. Usa un rodillo engrasado para estirarla en un disco plano y fino que sea más grande que el tamaño del pastel que quieres cubrir.
    • Puedes usar harina de maíz en vez de manteca para que no se pegue el fondant en tu zona de trabajo.
    • Estirar el fondant hasta que tenga un grosor de 1/16 de pulgada es lo mejor para la mayoría de recetas de pasteles.
  2. Pon el fondant sobre el pastel. Levántalo usando el rodillo y, con cuidado, pásalo al pastel de manera que el centro del disco de fondant quede en medio del pastel. Deja caer los lados del disco sobre los lados del pastel. Con cuidado, presiona alrededor del pastel para que se quede en el sitio y no tenga bultos o arrugas.
    • No estires el fondant en este punto o el pastel acabará teniendo arrugas.
    • Si el fondant se rompe mientras lo cambias de sitio, puedes aplanarlo presionando con cuidado los bordes rasgados para que se vuelvan a pegar.
  3. Recorta el fondant. Usa un cuchillo para recortar el fondant alrededor de la base del pastel. Quita la parte que sobre.
  4. Finished.

Ingredientes

  • Bolsa de 450 g (16 onzas) de malvaviscos (preferiblemente pequeños).
  • 2 cucharadas (30 ml) de agua
  • Una bolsa de 2 libras (900 g) de azúcar en polvo.
  • 1 cucharadita de esencia (vainilla, menta, amaretto, naranja, limón, etc.).
  • Colorante alimenticio líquido
  • Manteca vegetal

Consejos

  • Si tu mezcla está muy dura (por ejemplo, después de refrigerarla), puedes ponerla en el microondas unos segundos en modo descongelar.
  • Puedes usar un bol de plástico, pero el resultado es mejor si usas uno de vidrio.
  • Envuelve doblemente el fondant cuando no lo uses.
  • Para que el fondant sea color marrón, prueba usando polvo de cacao en lugar de mezclar colores, pero ten en cuenta que las propiedades del fondant cambiarán un poco (se seca más rápido y se tarda en hidratar), así que úsalo rápidamente o prepara este color al final.
  • Usa vainilla clara si no quieres que tu fondant agarre un tono amarillento.
  • Si tienes niños, ¡usa las sobras para tenerlos entretenidos los días de lluvia! Pueden hacer pequeñas figuras. Déjalas secar y puedes pintarlas con colorante alimenticio disueltos en agua.
  • Aguanta muy bien el spray y la pintura (comestible, claro está).
  • Cuesta una fracción de lo que el fondant comercial cuesta.
  • No se seca tan rápidamente como el fondant tradicional, así que no tienes que estar pendiente de taparlo cada dos por tres cuando no lo uses.
  • Puedes comprar los materiales para esto a cualquier hora del día en tu supermercado o tienda 24h.

Cosas que necesitarás

  • Bol de cristal
  • Microondas
  • Cuchara de madera
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página