Cómo comportarse en clase

A nadie le gusta la escuela todo el tiempo, pero comportarse en clase no tiene que ser necesariamente una lucha. Si te cuesta prestar atención, quedarte quieto y el profesor siempre te llama, podrás aprender a seguir las reglas y canalizar tu energía para ser un mejor alumno. Interesarte más en las clases y enfocarte en el trabajo te ayudará incluso a que la escuela sea menos aburrida, lo cual hará que te comportes mejor. Podrás aprender las reglas y evitar las trampas que solo ocasionan líos para ayudarte a mejorar. Ve al paso 1 para que sepas más.

Aprender las reglas

  1. Aprende las reglas específicas de la clase y cúmplelas. Cada salón de clase tiene una serie diferente de reglas, dependiendo de tu año y del tipo de clase. Los salones de clase de la primaria tienen reglas muy diferentes que las de secundaria. El permiso o no de tener goma de mascar, usar las computadoras o prestarte un lápiz probablemente sea diferente en muchas de tus clases. Muchas reglas serán las mismas, pero escucha siempre a tu profesor para conocer las instrucciones específicas.
    • Al principio de muchas clases, te darán una hoja con las reglas o un programa de estudios. Procura tenerlo en clase siempre. Si te cuesta recordar si permitían algo o no, tendrás la hoja para que lo averigües.
    • En la escuela primaria, habrá reglas diferentes para ir a la sala de música, de arte u otras salas. Solo porque el consejero del aula no esté presente, no quiere decir que será hora para comportarse mal.
    • En la secundaria, será importante conocer las reglas de cada clase que tengas y las reglas de la escuela durante el periodo que estés ahí. Tendrás que comprender cómo ir de una clase a otro sin causar líos.
  2. Escucha a tu profesor y sigue sus instrucciones. Si quieres comportarte mejor en clase, a la primera persona a la que tendrás que pedirle consejos y ayuda es a tu profesor. Haz siempre lo que él o ella te diga durante la hora de clase. Será importante escuchar atentamente sus instrucciones cuando te pida hacer un trabajo, cuando te diga que permanezcas en silencio, que empieces o termines de trabajar, que hagas fila o cualquier otra cosa. Si escuchas la primera vez, no tendrás que preguntar después.
    • Deja de conversar con los demás. Hablar con tus amigos u otros chicos sentados a tu lado te impedirá a ti y a ellos escuchar las instrucciones. Guárdate las charlas para el almuerzo, para el recreo o para después de clase. Si tienes una pregunta sobre el trabajo, pregúntaselo al profesor.
  3. Siéntate en el asiento que te hayan asignado. En muchas clases se emplea la asignación de asientos, es decir, tendrás que sentarte en el mismo asiento durante toda la sección, semestre o unidad. Muchas veces, esa asignación se hace alfabéticamente, pero el profesor podría emplear otros métodos para elaborar esa distribución. Estar en el lugar equivocado es una manera muy boba de meterse en líos.
    • Si te permiten elegir dónde sentarte, probablemente quieras sentarte con tus amigos. No hay problema, pero asegúrate de sentarte lejos de los amigos que probablemente hagan líos. Siéntate adelante para evitar la tentación de hablar en clase. Habrá tiempo de sobra para sociabilizar en el recreo, en el almuerzo y después de clase. Si puedes elegir tu asiento, también te recomendamos evitar a los agresores y a los alborotadores.
    • Tendrás que estar en tu asiento a tiempo. Deberás estar en el establecimiento cuando empiece la escuela y deberás estar en tu asiento cuando empiece la clase. Si te cuesta llegar a clase a tiempo, podrías conseguir un reloj despertador para que te ayude a movilizarte más rápidamente.
  4. Aunque no sepas qué hacer, mantente en silencio. Aunque tu profesor no te haya especificado que te quedes en silencio, lo más seguro es que cuando estés sentado en clase, será hora de hacerlo. No deberás esperar a que el profesor grite por toda el aula para reconocer recién que tienes que estar en silencio.
  5. Si quieres hablar, levanta la mano. Si tienes una pregunta o quieres decir algo, no lo digas en voz alta ni se lo digas directamente a tus vecinos. Levanta la mano, espera a que te llamen y luego habla cuando te hayan dado permiso.
    • Di algo específico y breve para que no malgastes la hora de clase hablando sin cesar. El momento más apropiado para levantar la mano y hablar es cuando tu pregunta sea una que los demás alumnos también puedan tener, por ejemplo: “¿Qué páginas tenemos que leer para mañana?” y “¿Cómo se encuentra el menor denominador?”.
    • Las preguntas inapropiadas son aquellas que solo te atañen a ti o las cosas que están fuera de tema. Las preguntas “¿Por qué me saqué una mala calificación?” o “¿Qué piensa de Michael Jordan, señorita Gutiérrez?” son inapropiadas para una clase. Si quieres hablar con tu profesor sobre esos temas, espera a que termine la clase.
  6. Trabaja siempre durante tu hora de trabajo. Si te dan parte de la hora de clase para hacer la tarea, asegúrate de emplear ese tiempo apropiadamente. Es decir, trabaja en la tarea que se supone que tengas que hacer. No será hora de molestar a tu amigo, contar chistes, hacer otra tarea ni quedarte sentado mirando al vacío, será hora de hacer el trabajo que te hayan asignado.
    • No hagas las tareas de otras clases durante la hora de trabajo, salvo que te hayan dado un permiso especial para hacerlo. Si te dan tiempo para trabajar en un proyecto grupal, no te retires del grupo para hacer tu tarea de matemáticas. Desperdiciarás tiempo de trabajo y de los demás.
  7. Habla con tu profesor. Si te cuesta tener un buen comportamiento en clase, hazle saber a tu profesor que quieres comportarte mejor y que quieres que juntos busquen una manera para mejorar. La persona indicada para hablar sobre esa situación siempre será tu profesor, porque es quien sí cumple las reglas. Si quieres saber cómo evitar romperlas, pregúntaselo.
    • Si tienes fama de alborotador, muchos profesores se quedarán impresionados si eres sincero sobre tu deseo de mejorar en clase. Hacer el esfuerzo para hablar con tu profesor será un buen primer paso para cambiar la percepción que él o ella tenga de ti.
  8. Si realmente te cuesta mucho, habla con tus padres o tu tutor. Para algunos alumnos es imposible comportarse en clase y por buenos motivos. Si te sientes muy atrás de los demás alumnos o sientes que estás muy adelantado a comparación del resto de la clase, es importante que les digas a tus padres que la escuela podría no ser la ideal para ti. Si te metes en líos y no te gusta la escuela, diles a tus padres que quieres comportarte y que quieres aprender, pero que no crees que podrás hacerlo en esa escuela.
    • Si te cuesta tener un buen comportamiento, las escuelas alternativas, los programas avanzados y demás opciones podrían ser lo que necesitas. Habla con tus padres sobre la posibilidad de cambiarte de escuela. Si tus padres no quieren escucharte, habla con un consejero de tu escuela actual sobre las posibilidades que tienes.

Enfocarte en el trabajo

  1. Usa tu imaginación y decide que te gustan los temas. Si te cuesta prestar atención y enfocarte en el trabajo, cambiar tu actitud podría ayudarte muchísimo. En lugar de poner tus ojos en blanco o quejarte cada vez que tengas que aprender historia, practicar tu caligrafía o resolver problemas de matemáticas, trata de usar tu imaginación para que esas tareas sean más entretenidas. Podría parecer tonto, pero imaginar que los trabajos de la escuela son divertidos en realidad podría hacer que lo sean.
    • No “hagas tu tarea de matemáticas”, imagina que eres un científico espacial aprendiendo a trazar los caminos de los cohetes o un astronauta tratando de trazar el curso a casa desde el planeta Zebulón 4. Imagina que eres Albert Einstein descubriendo los secretos de la energía nuclear.
    • No “practiques tu caligrafía”, imagina que vas a traducir los mensajes secretos de una misteriosa agencia gubernamental o que vas a aprender a hablar el idioma klingon.
    • No “leas textos”, imagina que eres un autor famoso preparándose para dar una conferencia frente a un público de fanáticos que te adoran o que eres una supercomputadora subiendo información a su red positrónica.
  2. Toma notas. Una manera excelente para mantenerse enfocado en los temas de la clase y en la lección consiste en tomar notas. Aunque te den una clase de repaso o al final no necesites esa información para el examen, si te cuesta prestar atención, céntrate en anotar todas las cosas importantes que diga el profesor. No te preocupes, no tendrás que escribir todo palabra por palabra, solo tendrás que crear una lista o un bosquejo de lo importante que se dé en clase. Hacerlo te ayudará a seguir enfocado, además tendrás una referencia para después.
    • Tomar notas también te ayudará a mejorar tu caligrafía, cosa que ayudaría a mejorar tus calificaciones y tu relación con el profesor. Nadie quiere leer garabatos.
    • No te preocupes, no tendrás que escuchar toda la lección de una sola vez, solo enfócate en escuchar el siguiente comentario importante del profesor. Ve paso a paso.
  3. Prepárate para la clase. No podrás mantenerte enfocado si no tienes todos los materiales necesarios listos y si no estás en tu asiento a tiempo. No hay cosa que afecte más la reputación en clase que olvidarse el libro de texto de matemáticas, tener que pedir un lápiz o una hoja de papel que olvidaste traer. Para cada clase, normalmente será importante que tengas lo siguiente:
    • El libro de texto o los libros para la clase específica
    • Un lápiz, un bolígrafo u otro dispositivo para escribir
    • La cantidad suficiente de hojas sueltas o de cuaderno para tomar notas o realizar un trabajo
    • Una carpeta o archivador para los materiales de la clase
    • Tu tarea terminada por completo
  4. Participa en las conversaciones grupales en clase. Si no estás acostumbrado a contribuir durante la hora de clase, trata de cambiar esos hábitos. Si conoces la respuesta, levanta la mano y habla durante las conversaciones grupales en clase. No hables por hablar, sino busca una manera de relacionarte con el tema y con los demás alumnos en lugar de quedarte en tu asiento aburrido o causando problemas.
  5. Mejora tus calificaciones tú mismo. Al igual que cambiar de actitud para que disfrutes de las clases, tomar la decisión para mejorar tus calificaciones será un primer paso importante para obtener mejores calificaciones. Si lo logras, estarás más interesado en la clase, porque tendrás buenos comentarios y verás el resultado de tu arduo trabajo.
    • Si te cuesta, averigua si en tu escuela brindan servicios de enseñanza individual o ayuda para las tareas. Muchas escuelas tienen programas gratuitos de tutoría después de clase para los alumnos que quieran mejorar sus calificaciones y obtener un poco de ayuda, cosa que todos necesitamos a veces.

Evitar los líos

  1. Haz buenos amigos. En la escuela, los amigos tendrán una gran influencia en el comportamiento de uno. Si tus amigos interrumpen la clase, se meten en líos o hacen payasadas, será mucho más difícil que te comportes mal. Trata de hacerte amigo de los chicos que quieran obtener buenas calificaciones, que se porten bien y que sean divertidos.
    • Los payasos de la clase siempre destacarán, pero no quiere decir que ellos sean el mejor tipo de amigos que puedas tener. Busca a los chicos tranquilos y pasa tu tiempo con ellos en el recreo o siéntate con alguien con quien normalmente no hables a la hora del almuerzo para que veas si se llevan bien.
    • No tengas temor de decirles a tus amigos que no puedes sentarte a su lado, porque no quieres meterte en líos. Si son amigos de verdad, comprenderán tu deseo de evitar los problemas y te apoyarán.
    • Quédate quieto. Si quieres comportarte en clase, será muy importante que aprendas a relajarte y a prestar atención para enfocarte en el trabajo. La mejor manera de hacerlo es enfocarse en permanecer quieto. No juegues con tus manos, no juegues con los artículos que tengas en el pupitre ni molestes a tus compañeros vecinos. Solo quédate quieto y escucha la lección.
  2. Diviértete mucho fuera de la escuela. Para algunos alumnos, ir a la escuela es la única oportunidad que tienen de ver a sus amigos, lo cual hace que sea mucho más tentador bromear y portarse mal cuando en realidad se supone que tienen que estudiar. Para evitar esa tentación, trata de tomar la determinación de ver mucho a tus amigos los fines de semana, después de clase y durante los momentos más apropiados. Si estás tan ocupado divirtiéndote, quizá empieces a ver la escuela como una oportunidad para por fin quedarte quieto.
    • Si quieres hacer algo después de clase, pregúntales a tus padres si puedes unirte a un equipo deportivo u otro tipo de club. Hay muchos clubs de ajedrez, de música y demás organizaciones disponibles para aquellos alumnos que quieran participar y mantenerse ocupados fuera de la escuela.
  3. Ten el celular en algún lugar donde no puedas tomarlo. Revisar el celular está prohibido en casi todos los salones de clase, ¡es tan tentador! Si no puedes soportar la idea de dejar las actualizaciones de Facebook sin revisar, hazte un favor. Haz que sea imposible, deja el celular en el casillero antes de ir a clase para que no puedas revisarlo aunque quieras o podrías dejarlo en casa. Si es absolutamente necesario que lo lleves contigo, apágalo.
  4. Descansa lo suficiente antes de la escuela. Estar cansado causa que muchos estudiantes estén irritados, lo cual los podría hacer más proclives a comportarse mal, a entretenerse con los amigos e incluso a quedarse dormidos en clase. Estar cansado también dificulta muchísimo aprender de manera efectiva, pero si descansas bien toda la noche, estarás listo para enfrentar el día y prestar atención en clase.
    • Un estudio del sueño realizado por la facultad de medicina de Harvard arrojó que dormir más produce una mejor retención de memoria. Después de pedirle a un grupo de personas, quienes habían dormido más la noche anterior, que memorizara una serie de palabras al azar, obtuvo mejores resultados en la prueba. Si quieres mejorar tu comportamiento y tus calificaciones, descansa más.
    • No tengas el celular al lado de la cama. Muchos chicos, hasta un 10% según un estudio estadounidense sobre el sueño, se despiertan regularmente y se distraen en la madrugada por los mensajes de textos y actualizaciones de Facebook de los celulares, lo cual dificulta acomodarse y dormir. Si estás cansado durante el día, mantén el celular fuera de tu alcance.
  5. Come un buen almuerzo. Muchas veces, es fácil que los alumnos tomen una gaseosa y coman dulces durante la hora del almuerzo, porque entre menos tiempo pasen comiendo, más tiempo pasarán con los amigos. Hacerlo así podría alterar tus niveles de azúcar en sangre, cosa que podría dificultar mucho más tu atención en la tarde. Si quieres mantener tus energías y tu nivel de atención elevados, será importante que tu almuerzo del medio día sea saludable.
    • Los niveles en descenso de la glucosa están directamente relacionados a la producción de adrenalina, es decir, cuando tu azúcar en sangre baja, tu organismo lo compensa hormonalmente produciendo más adrenalina, la cual podría ponerte más irritable e inquieto.
    • Esfuérzate y no comas dulces ni tomes gaseosas durante el almuerzo. Energizarte con la azúcar implica que sufrirás una baja de azúcar en unas cuantas horas, lo cual podría dificultarte mucho portarte bien en la tarde.
    • Si no te gustan las comidas de tu escuela, tómate un poco de tiempo en la mañana para hacer una buena lonchera que disfrutarás comer. Trata de comer un poco de frutas y verduras frescas, tales como manzanas, palitos de zanahoria u otros bocadillos saludables que disfrutarás.

Consejos

  • No llames a tus profesores por su nombre en voz alta. Primero levanta la mano.
  • No interrumpas cuando otro alumno le hable al profesor.
  • Presta atención al profesor siempre. No te distraigas por ejemplo dibujando en tu cuaderno.
  • No traigas a clase cosas con las que te puedas distraer como canicas o tarjetas coleccionables.
  • Sentarte en la primera fila podría ser una técnica muy útil, la cual hará que te sea más fácil prestar atención.

Advertencias

  • No te sientes con tus amigos, sobre todo si por lo general se meten en problemas. Aunque no seas un alborotador, el hecho de no sentarte con tus amigos hará que no tengas tantas ganas de hablar ni de perder el tiempo.
  • Si alguien trata de llamar tu atención, dile que no estás interesado o mejor aún, ignóralo.

Cosas que necesitarás

  • Materiales para la clase
  • Motivación
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página