Cómo crear una lista de invitados para una boda

Una boda es una ocasión para juntar a la familia y los amigos, pero puede ser difícil decidir quién puede o no ir a la tuya. Para comenzar a planificar, debes decidir a cuántas personas puedes invitar. Crea reglas y limitaciones para tu lista de invitados a fin de no ofender a los familiares. Finalmente, escribir varias listas puede ayudarte a optimizar la cantidad de personas que puede ir. Con algo de paciencia y suma consideración, tendrás pronto preparada tu lista de invitados para hacer las invitaciones.

Decidir a cuántas personas invitar

  1. Determina una cifra aproximada. Puedes determinar aproximadamente el tamaño que quieres para tu boda, incluso si no tienes la seguridad de una cifra específica. Esto te ayudará a conseguir las cotizaciones de los proveedores de catering y los locales, además de que te permitirá decidir la cantidad específica después.
    • Algunas personas deciden solo invitar a los familiares inmediatos y a algunos amigos cercanos.
    • Una boda pequeña suele constar de aproximadamente 50 y 75 personas.
    • Una boda promedio consta de aproximadamente 150 personas.
    • Una boda grande consta de 200 personas o más.
  2. Considera tu presupuesto. La manera más fácil de decidir a cuántas personas invitar es precisando a cuántas personas puedes costear invitar. Cuantas más personas invites, más costosas serán la recepción y la ceremonia.
    • Si los padres de tu pareja y los tuyos contribuirán, averigua cuánto aportará cada pareja. Incluye esa cantidad en el presupuesto que tu pareja y tú pueden usar.
    • Consigue algunas cotizaciones de los proveedores de catering locales para ver cuánto podría costar la recepción por persona. Recuerda tener en cuenta las bebidas y el pastel. El catering debe abarcar aproximadamente el 25 % del presupuesto.
  3. Determina el tamaño del local. La cantidad de personas que puedas invitar se podría determinar según el lugar donde harás la boda. Si te decides por un local en particular, pregunta a cuántas personas puede recibir. No invites a más de esa cantidad. De lo contrario, es posible que termines teniendo dificultades para hacer que todos entren.
  4. Divide la lista de invitados. Tu pareja y tú querrán invitar a los familiares y amigos importantes. Asimismo, es posible que los padres de ambos tengan sus ideas para los invitados. Una buena manera de decidirlo justamente es dividiendo la lista de invitados entre tu pareja, tú y los padres de ambos. Algunas maneras para decidir son:
    • Dividir la lista en tercios. Un tercio para tus invitados, un tercio para los invitados de tu pareja y un tercio para los amigos en común.
    • Dividir la lista en cuartos. Un cuarto para tus invitados, un cuarto para los invitados de tu pareja, un cuarto para los invitados de tus padres y un cuarto para los invitados de los padres de tu pareja.
    • Una mitad de la lista de invitados es para los amigos de tu pareja y los tuyos. Los padres de tu pareja y los tuyos reciben un cuarto de la lista de invitados.
    • Si bien es cierto que tradicionalmente se aconseja que ambos lados de la familia inviten a la misma cantidad de invitados, debes dividir la lista de invitados según tus circunstancias y gustos.

Escoger a quiénes invitar

  1. Decide si quieres que haya o no niños. Algunas personas prefieren no invitar niños ya que se preocupan porque sean ruidosos o interrumpan la ceremonia. Otras personas piensan que una boda es un evento familiar y que los niños son parte de la familia. Otra opción es que los niños solo asistan a la recepción. Ten en cuenta que algunos invitados podrían decidir no ir si sus hijos no están invitados.
    • Es posible que también quieras fijar un límite de edad para decidir si invitarás o no a los adolescentes. Este límite puede ser entre los 12 y 18 años.
  2. Recuerda al acompañante del invitado. Tendrás que decidir quién puede llevar a su invitado. Es posible que quieras obviar la opción de llevar un acompañante dentro de la invitación si no tienes espacio para que todos tus amigos lleven a una persona más con ellos. No obstante, si tienes a un amigo que está en una relación larga o tiene un cónyuge, entonces también debes invitar a su pareja. Ten este aspecto en cuenta en la lista de invitados.
  3. Divide a los invitados en grupos. Diferentes grupos de personas en tu vida podrían tener una importancia diferente para ti. Cuando te encargues de la planificación, crea cuatro grupos diferentes de personas que consideres invitar. Enumera a estos grupos según su prioridad. Por ejemplo, es posible que te resulte más importante invitar a tus amigos cercanos que a los miembros de tu familia extendida. Por lo general, estos cuatro grupos son:
    • familiares inmediatos
    • miembros de la familia extendida
    • amigos cercanos
    • compañeros de trabajo o colegas
  4. Establece reglas con la familia. Es posible que tus padres y los de tu pareja tengan sus propias ideas acerca de a quién invitar. Infórmales de antemano qué tipo de boda quieres tener. Indícales a cuántas personas pueden invitar. Sé firme en cuanto a tus límites. Asegúrate de que cada parte entienda que tiene que seguir estas reglas. Algunas reglas que podrías considerar son:
    • Las personas con las que has hablado el año pasado sí serán invitadas.
    • Los amigos de los novios tienen prioridad por encima de los amigos de los padres.
    • Ciertos familiares separados podrían no ser invitados.

Hacer el borrador de la lista

  1. Escribe dos listas. La primera lista consta de las personas que quieres invitar absolutamente. Esto puede abarcar a los familiares, los amigos cercanos u otras personas especiales. La segunda lista consta de las personas de respaldo. Esta se refiere a las personas que te gustaría invitar, pero para quienes no hay espacio o presupuesto. Si una persona de la primera lista rechaza tu invitación, invita a una de la lista de respaldo.
    • Asume que aproximadamente el 20 % de las personas que invitaste no podrán asistir. Por ello, asegúrate de tener al menos esta cantidad en tu lista de respaldo. Esto te ayudará a optimizar la cantidad de invitados que pueden ir a tu boda.
  2. Edita. Antes de enviar las invitaciones, asegúrate de no invitar a más personas que el máximo. Cuando disminuyas la cantidad de los invitados, ve desde los de menor prioridad (colegas, familiares lejanos, amigos de la familia que podrías no conocer) hasta los de mayor prioridad.
  3. Establece una fecha para invitar a los invitados de respaldo. No querrás enviar invitaciones de último minuto. Asegúrate de enviar la primera ronda de invitaciones con suficiente tiempo de modo que puedas enviar una segunda ronda luego. Una buena pauta es enviar las primeras invitaciones tres meses antes de la boda y la segunda ronda seis u ocho semanas antes de la boda. Esta segunda ronda de invitaciones debe tener su propia fecha de confirmación de asistencia.
  4. Considera invitar solo a algunas personas a la recepción. Si te casarás en un local pequeño, es posible que tengas dificultades para hacer que quepan todos tus amigos queridos en la lista. Es posible que consideres tener una lista de invitados separada para la recepción. Explícales a tus amigos que te encantaría tenerlos presente en la boda, pero que tienes una limitación de espacio.
    • Una buena manera de explicarlo es: “Nuestro local es tan pequeño que no podemos invitar a todos los que queremos en la boda, pero nos encantaría que la celebres con nosotros al unirte a nosotros en la recepción”.
    • Si tendrás la boda en un destino ideal, es posible que decidas tener una recepción en tu ciudad natal. Puedes invitar a todos tus amigos que no pudieron asistir a la boda a esta celebración.

Consejos

  • Si invitas a un miembro de tu familia extendida, es cortés invitarlos a todos. Considera con detenimiento cuánta cercanía tienes con tu familia extendida.
  • Cuando escribas las invitaciones, ten en cuenta que la persona que se nombre en la invitación está invitada. Por ello, recuerda nombrar a los cónyuges de tus amigos.

Advertencias

  • Algunas personas pueden molestarse mucho cuando no se les invita a una boda. Si eso pasa, explica que, si bien es cierto que te encantaría que todos estuvieran presentes, las limitaciones del presupuesto y espacio hacen que sea imposible invitarlos a todos.
  • Trata de no ceder ante la presión de invitar a las personas que no conoces o con las que no sientes comodidad de tener presentes. Después de todo, esta es tu boda.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página