Cómo cargar los dados

Los dados cargados, también conocidos como dados trucados, sirven para sorprender, confundir o conquistar. Al alterar ligeramente la distribución del peso de un dado, podrás hacer que caiga más seguido en el lado de tu elección. Ya sea que quieras lucirte con algunos trucos de magia imposibles o ser el mejor en el pase inglés (craps), aprender a cargar un dado secretamente será un truco divertido. Podrás aprender a taladrar, a crear un dado de carga variable o derretirlo un poco para conseguir el efecto deseado.

Taladrar los dados

  1. Reúne los materiales necesarios. Con la manera más tradicional de cargar un dado se necesitan herramientas y materiales sencillos que podrás conseguir en cualquier tienda de artículos para el hogar o en cualquier ferretería. Trata de conseguirte un paquete grande de dados para que puedas probar unas cuantas técnicas diferentes y te salga bien. También te recomendamos tener:
    • Taladro eléctrico
    • Broca de calibre pequeño (no más grande del tamaño de cada punto del dado)
    • Clavo pequeño o bolita de plomo
    • Pegamento extra fuerte
    • Pintura blanca o corrector líquido
    • Varios dados para cargar
  2. Decide qué lado quieres cargar con más peso. La manera más directa de “trucar” o de “cargar” un dado consiste en taladrar el plástico y ponerle más peso a uno de los lados de modo que caiga hacia abajo más seguido. Así que necesitarás elegir qué lado quieres que salga más seguido hacia arriba y poner el peso en el lado opuesto.
    • Cualquier número que sepas tú pero no tus oponentes será efectivo, pero si vas a trucar algunos dados con el fin de jugar el pase inglés, te recomendamos cargarlos de modo que el número seis aparezca más seguido, sino podrías cargar otro número para asegurarte de que los demás jugadores pierdan. Depende de ti.
  3. Taladra directamente en el dado. Deberás agujerear el plástico lo menos que puedas para que la modificación no llame tanto la atención. Lo ideal será usar una broca que no sobrepase los 1,05 mm (1/16 pulgada), la cual podrás usar para abrir el agujero y hacer espacio para que entre la pesa.
    • Para empezar, pon el dado en un tornillo de sujeción de banco para proteger tus dedos. Nunca sujetes el dado mientras lo taladres.
    • Taladra el dado aproximadamente hasta la mitad, hacia el centro, procurando hacerlo lo más recto posible para que el agujero no llame la atención. Quizá tengas que retroceder la broca un poco y alisar los bordes ásperos para asegurarte de que puedas introducir la pesa fácilmente.
  4. Introduce el clavo o las bolitas de plomo. Normalmente las pesas que se usan son los clavos finos o los alfileres, porque encajan directamente en los agujeros taladrados para que un lado del dado sea más pesado. La pesa tendrá que ser lo suficientemente angosta para que entren en el diámetro del agujero de un dado estándar, que por lo general es de 1,05 mm (1/16 pulgada). Si es más gruesa, no podrás cortarla al tamaño apropiado para lijarla y correrás el riesgo de que la pesa llame la atención.
    • Si vas a usar un clavo, sácale el peso de la punta después de que lo hayas introducido al dado. Si vas a usar bolitas, introdúcelas y mételas más al fondo con una aguja. Eso sí, deberán estar lo más cerca posible del borde, sino echarás a perder el efecto del peso.
    • Vuelva a la punta para alisarla con una lija o con una lima de metal. Si hay un mínimo de metal saliendo de la punta del dado, tendrás que recortarlo. Nada te delatará más rápidamente que un poco de metal áspero salido, así que líjalo.
  5. Échale pegamento para sellar el peso. Sella la punta del agujero que acabas de cargar con un poco de pegamento extra fuerte. No necesitarás mucho, solo una cantidad pequeña de pegamento extra fuerte para tapar el agujero y asegurarte de que la pesa no se salga.
    • Después de echar el pegamento, deja que se seque bien y vuelve a lijar esa zona con una lija de grano fino para deshacerte de cualquier pequeña imperfección. Pasa tu dedo para sentir los demás puntos del dado y para que el punto trucado esté uniforme con ellos.
  6. Pinta encima de la pesa. Con un poco de tinta oscura, con un marcador o con una pistola negra, pinta el punto falso que acabas de trucar. Asegúrate de que combine al máximo con los demás puntos. Pintar la pesa ayudará a determinar el éxito o el fracaso del truco. No dejes que te atrapen por pasarte de la línea y pintar la parte blanca del dado. Ten mucho cuidado a la hora de mantener el color dentro de la línea circular del punto. Haz que esté bien marcado y se vea uniforme.
    • Los puntos negros en la mayoría de dados estándar suelen ser brillantes y de un color negro profundo, lo cual quiere decir que la tinta china quizá sea la elección más inteligente para hacerlo. Usa un pincel de punta fina y procura que el punto esté bien marcado. Si quieres, hasta podrías forrar los puntos con tiras muy finas de cinta para enmascarar para que la tinta no manche la parte blanca del dado.

Derretir los dados

  1. Forra una bandeja para hornear con papel aluminio. Si no quieres taladrar los dados, un método rápido para hacerlo consiste en derretirlos. Para asegurarte de que tu horno no termine con olor penetrante a plástico quemado, forra una bandeja para hornear con papel aluminio, así todo será seguro. Hazlo en un área bien ventilada, con las ventanas abiertas y observa bien la tinta mientras lo hagas. Es fácil hornéalos demasiado, así que tendrás que estar bien atento.
    • Otra manera de trucar el dado consiste en derretirlo suavemente, lo suficiente para cambiar el peso en la parte inferior y cambiar el efecto cuando se lo tire. Tendrás que ser extremadamente precavido para no derretirlo demasiado ni alterar su apariencia. No te tomará mucho tiempo suavizar el plástico y ampliar la base del lado opuesto para que caiga más seguido en ese lado.
  2. Calienta un horno eléctrico o de convección a unos 90 °C (200 °F). Mantener una temperatura baja te ayudará a tener la garantía de que no se calentará más de la cuenta. 90 °C (200 °F) no es mucho, pero será suficiente para calentar las moléculas de plástico y suavizarlas para que la forma del dado cambie un poco.
    • No lo hagas en el microondas. El horno microondas no derretirá el dado de manera efectiva como lo quieres. Lo más probable será que deformes el plástico y se vea raro, además es peligroso, así que no calientes el dado en el microondas.
  3. Pon los dados en el horno con el número que quieres que aparezca boca arriba. Vigílalos bien y sácalos al cabo de 10 minutos. Saca los dados con guantes y échalos inmediatamente en agua helada para fijar el plástico y para que no se siga derritiendo.
    • Si observas algún burbujeo o que la forma ha cambiado ligeramente, sácalos de inmediato y vuélvelo a intentar, pero la próxima ponlos menos tiempo. Lo ideal será que los saques antes de que observes algún cambio, así que podrías tener que practicar un poco.
    • Mantén la habitación bien ventilada. Los gases tóxicos del plástico derretido son peligrosos, por eso tendrás que ser extremadamente cuidadoso y solo derretir el plástico, no quemarlo ni dejar que se prende fuego.
  4. Prueba el dado unas cuantas veces. Tíralos unas cuantas veces y prueba tu nuevo dado trucado. Si constantemente cae en el lado que quieres que caiga, tendrás un dado cargado correctamente. Si no sale como quieres, tendrás que volver a derretirlo o hacerlo de nuevo con otro dado. A veces es más fácil hacerlo con otro.

Dados de carga variable

  1. Taladra varios puntos. Si quieres hacer algo más elaborado y que un dado pueda cambiar su peso, tendrás que abrir el interior de uno sin alterar visiblemente su exterior. Necesitarás práctica y paciencia para hacerlo bien, pero lo podrás hacer si empiezas taladrando varios agujeros en lados diferentes del dado con una broca fina.
    • Si puedes, trata de hacerlo con la menor cantidad posible de agujeros. Si te cuesta raspar el interior, tendrás que hacer más. Si tienes que hacer varios, te recomendamos mejor taladrar todos los agujeros para que al menos sean uniformes.
  2. Ahueca el dado con cuidado. Lo mejor para ahuecar el dado es una excavadora dental u otra herramienta similar. Raspa cuidadosa y suavemente el interior del dado poco a poco. Si puedes introducir la herramienta en el agujero, trata de raspar lo más que puedas desde todo ángulo posible. Con un poco de tiempo, se supone que podrás ahuecar todo el interior.
    • Desde cada ángulo, ve lo más profundo que puedas y trata de raspar al máximo de cada ángulo. No podrás ahuecar todo el lado de un dado, pero podrás hacerlo de lados diferentes.
  3. Rellena todos los agujeros menos uno. Echa un poco de pegamento extra fuerte en la abertura de cada agujero y deja que se seque por completo para rellenar la mayoría. Así evitarás que la pesa caiga hasta el otro lado. No te preocupes si el pegamento sobresale del dado, porque podrás alisarlo después con una lija de grano fino o con un poco de cuidado. Por ahora solo te estarás encargando de colocar la pesa correctamente.
  4. Echa unas cuantas pesas de plomo en el centro del dado. Encaja unas cuantas bolitas en el medio del dado. El peso final del dado deberá coincidir con el peso básico de uno normal, así que ten a la mano un dado regular sin trucar para compararlo mientras estés trabajando. El jugador promedio no percibirá las diferencias sutiles, pero el dado cargado no deberá sentirse hueco ni falso.
    • Introduce unas cuantas bolitas de plomo en el agujero abierto. Siente su peso e introduce más si es necesario. Estarán haciendo ruidos en el interior, pero no te preocupes por ellos. Te encargarás de ellos en el próximo paso.
  5. Mezcla parafina y aceite de coco. Vas a rellenar los dados con una mezcla de ceras que tendrá la dureza necesaria para fijar las bolitas y mantenerlas en su lugar a temperatura ambiente. La mezcla ideal es la parafina y el aceite de coco, los cuales se venden por doquier, son relativamente económicos y se pueden mezclar para formar una sustancia sólida pero fundible que podrás elaborar rápidamente en casa.
    • En una sartén, derrite la parafina hasta que esté líquida. Agrega 80 % más aceite de coco a la cera y mézclalos bien en un tazón. Deja que se solidifique.
    • Prueba la consistencia del dado sosteniendo algunos en tu mano y dejando que vuelvan a su estado líquido. Si es demasiado difícil que se derritan, échale más aceite de coco. Si es demasiado fácil, échale más parafina. Rellena el dado con la mezcla de cera cuando estés satisfecho con su consistencia.
  6. Sella el último agujero. Rellena bien el agujero con pegamento y arregla cualquier posible rajadura, espacio y demás grietas que hayan podido aparecer por el taladro. Este proceso es mucho más engorroso que el proceso en el que se taladra un solo agujero, así que te llevará un buen tiempo limpiar todo, darle color y hacer que parezca un dado creíble. Dedícate a que se vea bien.
  7. Tira los dados con la palma de tu mano para hacer trampa. Cuando estés listo para usar los dados, sostén uno con el lado que quieras que caiga boca arriba y sostenlo firmemente en la palma de tus manos. Al final la cera se derretirá, lo cual permitirá que las pesas caigan en el lado opuesto, así se trucará el dado. Deja que el dado repose en alguna repisa o ponlo en el refrigerador unos cuantos minutos para solidificar la cera y mantener el dado cargado.

Consejos

  • En el caso de que los miembros del público quieran inspeccionar los dados después, ten siempre un par idéntico no trucado.

Advertencias

  • Deja que los dados se enfríen antes de tocarlos con las manos.
  • Sé precavido a la hora de manipular sustancias calientes.

Cosas que necesitarás

  • 2 juegos de dados
  • Horno
  • Cera de secado rápido
  • Taladro
  • Tornillo de sujeción de banco
  • Broca pequeñísima
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página