Cómo practicar el desprendimiento de los bienes materiales

En nuestra vida creamos muchos apegos y alianzas. Practicar el desprendimiento nos ayuda a controlar nuestras emociones y sentimientos en relación con lo que nos sentimos apegados en nuestra vida, de manera que no permitimos que esos apegos nos controlen.

Pasos

  1. Determina por qué crees que tienes un problema de apego.
  2. Evita realizar apegos poco saludables. Es mejor ir despacio a la hora de adoptar nuevas creencias y amistades.
  3. Aprende a lidiar con ciertos problemas de apego. Los siguientes son algunos de los apegos más comunes que detienen a las personas:
    • Cambio en las creencias. Tienes que enfocarse en asegurarte que tus creencias actuales sean justificables moralmente en lugar de desperdiciar la energía preocupándote por lo que antes pensabas.
    • Relaciones con personas tóxicas e indiferentes. Tienes que olvidarte de ellas.
    • Apego a las cosas. Muchos seres humanos tienen la tendencia de permitir que sus bienes materiales los definan, y al final se sienten atrapados por lo que tienen.
    • Tragedias personales o pérdidas. Puedes haber sufrido una experiencia trágica en tu vida, y te aferras al pasado o te culpas a ti mismo. El dolor es una parte natural de la vida, pero no tienes que dejar que te agobie.
  4. Deja de temerle a la pérdida. Cuando suceden cosas malas, y es inevitable que algunas veces sucedan, nuestro dolor puede bloquear nuestro crecimiento y no avanzamos. Acepta el momento por lo que es y que lo que tienes en este momento es suficiente. Al mismo tiempo sé proactivo para evitar que te quedes estancado. Si las cosas no están funcionando en una situación actual, haz planes para cambiar lo que está en tus manos, tales como enviar solicitudes de trabajo, hacerte un cambio de imagen, cambiar el rumbo de tus estudios, etc.
  5. Sé amigo de ti mismo. Tu autoestima tiene que provenir de adentro, no de lo que percibes que los demás piensan de ti. El apego a los demás se convierte en poco saludable cuando estás continuamente alrededor de personas que son tóxicas para ti, simplemente porque no quieres estar solo o que te dejen por fuera. Al ser amigo de ti mismo, no tendrás tanto miedo de las veces en que tengas que estar solo, y estarás más abierto a estar con un grupo más grande de personas en lugar de aferrarte a unas cuantas. Esfuérzate por mantener relaciones saludables con aquellas personas con quienes interactúas diariamente, dándose mutuamente un espacio y no esperando mucho de los demás.
  6. Deja de vivir en una ilusión. Aunque es importante que luches por ser mejor, un mejor mañana, es vital que aceptes vivir el momento, de manera que puedas evitar la ilusión de que tu felicidad o el sentirte satisfecho depende de cosas que aún no se han realizado. No te aferres a esperanzas y sueños de manera que sean una excusa para no arreglar cosas que no estén funcionando actualmente en tu vida. Acepta las cosas tal y como son actualmente y trabaja en lo que te gustaría mejorar con calma y de una manera centrada.
  7. Aprende a desprenderte del apego a los sentimientos. Los sentimientos son poderosos y si permitimos que nos controlen, seremos sus prisioneros. Acepta que algunas veces sentiremos dolor o pérdida, pero podemos elegir el sufrir sin fin o aprender y seguir adelante. Es mejor expresar los sentimientos que guardárselos, así que si los expresas podrás lidiar con ellos de una manera más productiva que acumulándolos adentro tuyo.
  8. Después de que te hayas ayudado a ti mismo, dile a los demás cómo vives. La filosofía más práctica de desapego que puedes practicar es dejar que los demás se ganen tu confianza e ir poco a poco adoptando nuevas creencias, y para realizarlo no tienes que ser un ermitaño. El enseñarle a los demás acerca del desapego puede ser de gran ayuda sin importar cuál es su situación o sus creencias. Puedes hablarle a las personas acerca de ello, escribir blogs, enviar tweets; solamente tienes que ser abierto acerca de tu experiencia para que los demás también puedan aprender.
  9. Entiende que las cosas van y vienen.

Consejos

  • Sé sociable, amistoso y espontáneo. Tu meta es evitar el dolor emocional, no ser un ermitaño. Este tipo de filosofía de desapego está diseñada para tener una aplicación práctica. El estar activo resolviendo tus problemas es el mejor camino para aliviar la soledad y la depresión, más que cualquier otra cosa.

Advertencias

  • Las personas tienen que ser capaces de notar la confianza y felicidad que irradian de ti. No hay necesidad de que des explicaciones si lo que has practicado y predicado muestra resultados positivos. Las personas verán por sí mismas los beneficios.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página